Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Skip to content
Content starts here
CLOSE ×

Buscar

Leaving AARP.org Website

You are now leaving AARP.org and going to a website that is not operated by AARP. A different privacy policy and terms of service will apply.

Separados, pero aún casados

Una mujer se preocupa por las finanzas después del divorcio.


spinner image Susan Hunnicutt, 63
SARA STATHAS

El problema

¿Permaneces casado o no? Esa fue la pregunta, y es una complicada. Hace casi seis años, 30 años después de casarse, Susan y Carter Hunnicutt de Milwaukee se separaron. Ha sido una separación más que amigable. Susan, una escritora independiente, se queda en la mitad de la casa dúplex que tienen. Carter, un músico y excapitán de bomberos, vive en otro lugar y los ingresos de alquiler de la otra parte del dúplex pagan por su nueva vivienda. Él le envía la mitad de su pensión mensual. Y ella sigue en su plan de salud económico y de alta calidad del departamento de bomberos. “Hemos sido afortunados porque hemos podido cooperar”, dice Carter, de 61 años. Aun así, considera que su acuerdo es “una situación temporal”. Al ver que Carter tiene una novia y sentir que la situación comienza a cambiar, Susan, de 63 años, se preocupa por cómo un divorcio podría afectar sus finanzas. ¿A dónde van a partir de aquí?

spinner image Image Alt Attribute

Oferta de Membresía por tiempo limitado - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso inmediato a productos exclusivos para socios y cientos de descuentos, una segunda membresía gratis y una suscripción a AARP The Magazine.
Únete a AARP

El consejo

Desde 1990, aunque la tasa general de divorcios en el país ha estado disminuyendo, la tasa de divorcios entre las personas mayores de 50 años —un fenómeno a veces llamado “divorcio gris”— se ha duplicado. El efecto es particularmente preocupante para las mujeres mayores. Según una investigación de I-Fen Lin y Susan Brown, profesoras de sociología de la Universidad Estatal de Bowling Green, el nivel de vida de las mujeres mayores que se divorcian experimenta un descenso del 45%, en comparación con el descenso del 21% de los hombres de la misma edad. Brown señala que el divorcio gris es distintivo, porque tiende a suceder después de los años de mayor ganancia de ambas partes. Pero es peor para las mujeres que “no ganaron tanto en promedio y tal vez tienen antecedentes laborales interrumpidos o esporádicos por criar a sus hijos o cuidar de sus padres”, dice. Muchas terminan buscando empleo después de pasar años completamente fuera de la fuerza laboral.

spinner image membership-card-w-shadow-192x134

Oferta de Membresía por tiempo limitado - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

Durante mucho tiempo, Susan ha sospechado que un divorcio pondría en aprieto su estilo de vida modesto, una razón por la que ha alentado a Carter a mantener la situación actual. Pero sospechar no es lo mismo que saber. Así que las dos nos sentamos con Rhonda Noordyk, analista financiera certificada en divorcios y directora ejecutiva del Women's Financial Wellness Center, con sede en Milwaukee, para evaluar los riesgos que implica seguir tres posibles caminos.  

1. Quedarse casados. Esta es claramente una opción que ahorra dinero, especialmente para Susan. Es probable que los impuestos de los Hunnicutt sean más bajos porque presentan una declaración en forma conjunta en lugar de una declaración por separado, como podrían hacer muchas parejas en su situación. Y las primas del seguro de salud de Susan siguen siendo bajas. Esas declaraciones de impuestos conjuntas y la tarjeta de crédito que comparten para los gastos del hogar son una prueba sólida de su capacidad para comunicarse y manejar los asuntos financieros, dice Noordyk. Pero hay riesgos. Un cónyuge podría acumular grandes deudas de las que el otro podría ser parcialmente responsable. Carter, aunque no muestra ninguna indicación de esto, podría dejar de enviarle la mitad de su pensión a Susan, dice Noordyk. En el peor de los casos, si uno de ellos necesita ir a un centro de cuidados a largo plazo (en inglés), el gasto podría agotar los activos de ambos.

Entretenimiento

Juegos de AARP

Juegos y rompecabezas gratis en línea, incluidos los clásicos de Atari

See more Entretenimiento offers >

2. Divorciarse. Aunque un divorcio les traerá el cierre a ambos, cambiará el panorama financiero. Pagar por su propio seguro de salud podría costarle a Susan al menos varios cientos de dólares al mes hasta que cumpla los requisitos para recibir Medicare. Luego está la vivienda. El dúplex de la pareja vale unos $300,000, así que, si lo venden, ella obtendría $150,000. Susan, que no quiere volver a comprar, dice que los apartamentos que ella ha visto en alquiler cuestan alrededor de $2,000 al mes. “A ese ritmo, voy a agotar mis ganancias en siete años”, dice. El divorcio también traería un cambio emocional. Susan no está segura de que quiere eso. “Para mí, parte de mi identidad todavía es estar casada”, dice. Por eso, Noordyk aconseja que se debe considerar un acuerdo posnupcial. 

3. Considera un acuerdo posnupcial. Un acuerdo posnupcial o posmatrimonial, al igual que un acuerdo prenupcial, es un documento legal que a menudo se elabora para esbozar los términos de un posible divorcio antes de que cualquiera de los cónyuges lo solicite. También se puede usar para redefinir un matrimonio y ayudar a evitar el divorcio. La diferencia principal es que se elabora después de una boda —a veces muchos años después— en lugar de antes. En el caso de Susan, dice Noordyk, un acuerdo posnupcial podría reducir sus riesgos financieros al codificar las prácticas que la pareja ha empleado durante los últimos cinco años, incluida la división de los cheques de pensión y el uso del alquiler de la casa para pagar la vivienda de Carter. Los acuerdos posmatrimoniales pueden ser complicados, y las leyes que los rigen varían según el estado. Para poner uno en práctica, es esencial que cada cónyuge tenga su propio abogado, lo que puede costarle a la pareja unos cuantos miles de dólares.

spinner image membership-card-w-shadow-192x134

Oferta de Membresía por tiempo limitado - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

El resultado

El plan de Susan es conseguir un acuerdo posnupcial. Carter dice que los dos han comenzado a hablar de ello. Susan ha comenzado a solicitar empleos a tiempo completo, dada la posibilidad de un posible divorcio. “Creo que mi yo del futuro diría que es una buena idea formalizar esto de alguna manera”, dice Susan. “Creo que estaré en un lugar de poder si tomo las riendas y actúo”.

Discover AARP Members Only Access

Join AARP to Continue

Already a Member?

spinner image membership-card-w-shadow-192x134

Oferta de Membresía por tiempo limitado - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.