Skip to content
 

Por qué el inversionista Jim Cramer cambió su estrategia fuera de cámara

El experto de TV en el mercado bursátil habla sobre envejecer y reducir el riesgo.

Jim Cramer

MATTHEW SALACUSE

In English

Durante 16 años, el exuberante James J. Cramer ha celebrado las alegrías y recompensas de apostar en el mercado de valores. En el programa de CNBC Mad Money With Jim Cramer, el exgestor de fondos de alto riesgo analiza las tendencias económicas, entrevista a directores ejecutivos y brinda consejos de compra y venta relámpago a su audiencia de inversores. Siempre entusiasta en la búsqueda de acciones que rindan más que el mercado, Cramer, de 66 años, anunció recientemente nuevos emprendimientos para propagar su evangelio de inversión activa.

Pero, a fin de cumplimentar restricciones éticas, ya hace muchos años que no usa su propia riqueza para comprar acciones individuales. En su lugar, compra y vende en nombre de un fideicomiso de beneficencia. Todas sus inversiones personales en acciones están en fondos indexados, que operan en piloto automático, sin una persona al timón que elija las acciones, y están compuestos por valores de empresas que representan una amplia fracción del mercado.​

Y algo tal vez más sorprendente: Cramer vendió la mitad de sus inversiones en el 2020. Y a pesar del tema central de su programa de televisión, considera que para muchas personas, tratar de invertir en acciones que le ganen al mercado es una muy mala idea. Aquí se explica ante George Mannes, editor sénior de AARP que trabajó en TheStreet.com, cofundado por Cramer, entre 1998 y el 2005.

¿Cómo está invertido su dinero personal?

Digamos que es una gráfica circular del 100%. La distribución que me gustaba era el 80% en acciones de Estados Unidos, el 10% en acciones internacionales y el 10% dividido entre oro y criptomonedas.

¿Por qué dice “me gustaba”? 

Eso era lo que hacía. Pero cuando cumplí 65 años, reduje eso a la mitad. Antes, casi no tenía dinero en efectivo. Ahora tengo el 40% en fondos indexados de acciones de Estados Unidos, el 5% en internacional y el 5% dividido entre oro y criptomonedas. La otra mitad de mi dinero está en efectivo.​​

¿A qué se debe el cambio?

Cuando cumplí 65 años, tuve una larga conversación con mi esposa, Lisa, y ella dijo: “¿Sabes qué? Siempre has dicho que querías reducir [las acciones] al hacerte mayor, pero te has negado a hacerlo”. Yo respondí: “Bueno, de verdad creo que debo estar expuesto al mercado de valores tanto como sea posible”. “¿De qué hablas?”, me contestó Lisa. “Nos hicimos ricos. Ahora solo podemos 'desenriquecernos'. Eso es todo lo que nos puede pasar”​.

“Sí, pero para empezar, mi padre vivió hasta casi los 92 años, y yo siempre le digo a la gente que lo que no deben hacer es apostar contra ellos mismos; que las acciones son mejor que cualquier otra inversión”, le expliqué. Y entonces ella contestó: “No, no. Debes ser fiel a lo que siempre dices: solo hay que hacerse rico una vez. No podemos seguir arriesgando”​.

Tuvimos muchas discusiones sobre esto. Ella ha preguntado una y otra vez: “¿Qué sucederá si te sobrevivo? No quiero sentir que estoy en problemas, que tuve mucho dinero y que, de algún modo, porque mi marido insensato decidió apostar todo, ahora no lo tengo”. Así que reduje [nuestras inversiones] a lo que pienso es razonable.​

Creo que todos deben hablar con su pareja, y ambos tienen que sentirse cómodos. Yo bien podría haberle dicho a Lisa: “Tengo un programa de televisión, trabajé en Goldman Sachs, fui administrador de fondos de alto riesgo. Esto es lo que vamos a hacer”. Y he llegado a la conclusión de que eso está mal, que el dinero es una sociedad, y que esa sociedad se forja en la mesa del comedor, y que todos tienen que estar contentos. Necesitaba que ella se sintiera muy segura, y eso requería reducir muchas acciones. Eso fue lo que hice.

¿Cómo se sintió después de eso?

Fue muy difícil. Recuerdo cuando lo hice, después el mercado subió los dos días siguientes y yo dije “¿viste?”. Y ella respondió: “Jim, de lo que estoy hablando es de tener tranquilidad, y te agradezco muchísimo que me permitas tener esa paz mental. Y ahora ya no tenemos que hablar de dinero”. Y no hemos hablado de dinero desde entonces.

¿Qué es lo que las personas no comprenden sobre el mercado bursátil? 

El mercado bursátil es algo muy ilógico. Cuando la economía está mal, muchas veces el mercado bursátil está bien, y cuando la economía está bien, muchas veces el mercado bursátil está mal. Y las acciones no son lo que parecen. La gente debe saber que las acciones ya no reflejan realmente mucho de lo que está sucediendo en una empresa. Reflejan lo que está sucediendo en el mercado bursátil. Estas acciones en su mayoría se negocian juntas ahora, y antes eso no era así.

¿Cuándo cambiaron las cosas?

En realidad, el cambio comenzó cuando la gente perdió mucho dinero en la década del 2000. Y después perdió aún más en el 2007. De modo que muchos dijeron: “¡Al diablo con esto! Es muy difícil, pero algo tengo que hacer. Pondré dinero en un fondo indexado”​.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Entonces, ¿por qué su programa se enfoca tanto en identificar acciones ganadoras?

Bueno, yo trato de encontrar las anomalías. Pero las acciones que pueden despegar de verdad son muy, muy pocas. 

Jim Cramer en su estudio de grabación

Matthew Salacuse

El show de Cramer, Mad Money se emite en las noches en CNBC.

El programa 'Mad Money' de Cramer se transmite por la noche en CNBC casi todos los días de semana.

¿Qué me aconsejaría a mí si estoy tratando de encontrar esas acciones ganadoras?

Si vas a comprar las acciones de una empresa, tienes que saber qué hace la empresa. Tienes que saber quiénes son sus clientes. Tienes que saber cómo le va cuando la economía está bien y cuando la economía está mal. Tienes que leer artículos sobre la empresa. Tienes que leer las [transcripciones de las] conferencias telefónicas [en las que las empresas analizan sus resultados financieros].​

Y la verdad es que, para la mayoría de las personas, eso es mucho que hacer. No tienen tiempo y, lo que es más importante, no sienten la inclinación a hacerlo. Y eso está bien. Si no tienes tiempo, entonces inviertes en un fondo indexado; eres dueño de lo bueno y de lo malo. Está perfectamente bien que un individuo tenga un fondo indexado.

Las personas no quieren hacer el trabajo necesario. Tengo amigos que me dicen: “Estas acciones parecen buenas y las voy a comprar”. Y yo les digo que no, que por favor no lo hagan.

Usted dice que no poseer acciones es como apostar contra uno mismo. ¿Qué les dice a las personas mayores que tienen miedo de invertir en fondos de inversión?

Pienso que lo que les preocupa es la posibilidad de no tener suficiente dinero para cubrir sus gastos médicos. Lo mejor para las personas temerosas sería comenzar de a poco. Yo no querría que ingresaran al mercado y descubrieran que hoy bajó un 5%. Poco a poco, a lo largo de varios meses, prueben. Entren. No pido que la gente invierta todo [en acciones].​

¿Qué opina de un fondo mutuo equilibrado? ¿Uno que sea 60% en acciones y 40% en bonos?

Adoro el 60/40. Pienso que es una idea genial.

Los mercados extranjeros no parecen interesarle. ¿Por qué? 

Me he convencido de que a un gran porcentaje de otros países no les gusta el capitalismo. Se han visto comprometidos en formas que no producen grandes resultados, y me cansé de vigilar eso.

¿Qué le preocupa de la economía estadounidense?

Mi preocupación principal es que los chinos avancen sobre Taiwán, que es un aliado clave, y allí es donde se fabrican casi todos los semiconductores. Eso sería increíblemente malo para nuestra economía.

¿Y en qué se siente optimista con respecto a nuestra economía?

En la impresionante naturaleza empresarial. Vienen muchas compañías a mi programa y siempre me sorprendo al ver cuán inteligentes son las personas. Comprenden de verdad las cosas y saben cómo dirigir bien su negocio.

Volvamos a la vida familiar. Sus dos hijas no se dedicaron a las inversiones, ¿verdad?

No, para nada. Una era orientadora juvenil y luego se fue a España a enseñar inglés. La otra se graduó en mitad de la pandemia. Está tratando de decidir qué hará a continuación.

¿Qué ha tratado de inculcarles con respecto al dinero? 

La austeridad. Que no sean víctimas de estafas. Que sepan y estén atentas porque otros podrían querer hacerles daño financieramente, pero que hagan lo que les dicte el corazón, porque, afortunadamente, su padre ganó mucho dinero. Yo no tuve esa ventaja. Mis padres no estaban en buena posición económica.

Espero que, si lo desean, lleven una vida orientada a actividades benéficas. Si mi hija quiere ser maestra, yo veo eso como un gran legado. Quiero que sean independientes, y que sean conscientes de las personas que tienen más necesidades que ellas.

¿Hay alguna otra cosa importante que no cubrimos?

Este año me lesioné. Me lastimé la espalda. Estuve cuatro días sin poder caminar. Yo había pensado que era indestructible y no tenía un plan para no ser indestructible. Tenía seguro médico, pero pienso que todos tienen que ser conscientes de que nada funciona a menos que haya buena salud. De modo que hay que sacrificar todo primero para tener buena salud. Todo.

Esa debería ser la primera prioridad, porque el dinero puedes ganarlo o perderlo, y ojalá lo ganes. Pero si no te ocupas de tu salud, entonces se acaba todo. Ahí, no puedo ayudarte.