Skip to content
 

Las pérdidas por fraude al consumidor alcanzan un récord de $5,800 millones

La FTC informa que la suma de dinero perdida por las estafas aumenta con la edad de las víctimas.

Mujer viendo una tarjeta de crédito que sostiene con su mano mientras entra su número en una computadora

Getty Images

In English

Los consumidores declararon haber perdido una cifra récord de $5,800 millones por fraude en el 2021, lo que representa un aumento interanual del 70%, dijo la Comisión Federal de Comercio (FTC) en un nuevo informe (en inglés).

Las pérdidas fueron consecuencia de una variedad de estafas. La mayoría de los casos involucraron a impostores: ladrones que robaban dinero a las personas haciéndose pasar por pretendientes, empleados del Gobierno, familiares en apuros, expertos en asistencia técnica u otros, como representantes de empresas o de organizaciones benéficas.

Hubo casi 1 millón de estafas de impostores entre los casi 2.8 millones de fraudes denunciados en el 2021 a la Consumer Sentinel Network de la FTC.

Promedio de pérdidas por fraude por edad en el 2021

Estadística de pérdidas millonarias por fraude en rangos de edad

AARP

Las pérdidas por fraude de impostores se dispararon a $2,300 millones en el 2021, frente a $1,200 millones en el 2020.

La Consumer Network Sentinel recibe informes de las autoridades del orden público, de las agencias de protección al consumidor y de sus socios, entre ellos la Red contra el Fraude, de AARP. Sus informes se dividen en tres categorías: fraude, robo de identidad y otras quejas de los consumidores que abarcan todo el espectro, desde electrodomésticos defectuosos hasta préstamos predatorios.

Otros fraudes principales

La FTC señaló que, después de las estafas de impostores, las cuatro principales quejas fueron las estafas de compras en línea; los engaños de premios, sorteos y loterías; el fraude de servicios de internet; y las oportunidades de negocio y empleo fraudulentas.

Los consumidores reportaron alrededor de $392 millones en pérdidas por compras en línea en el 2021, frente a los $246 millones del año anterior.

Cuando los consumidores que denunciaron un fraude —independientemente de si sufrieron un impacto financiero— indicaron cómo fueron contactados, la mayoría de las veces dijeron que fue por teléfono. Los estafadores también utilizaron, en orden descendente: mensajes de texto; correos electrónicos; sitios web o aplicaciones; sitios de redes sociales; otros métodos no especificados; el correo postal; y anuncios o ventanas emergentes en línea. La lección para los consumidores es que nunca deben bajar la guardia, sin importar el medio que utilice un desconocido para comunicarse con ellos.

A los delincuentes les encantan las criptomonedas

¿Cómo entregaron las víctimas los fondos a los estafadores? Las pérdidas más grandes involucraron transferencias o pagos bancarios ($756 millones) de las cuentas de las víctimas, aunque las criptomonedas no se quedaron muy atrás ($750 millones). Después de esos dos métodos, las mayores pérdidas involucraron transferencias electrónicas de entidades como Western Union y MoneyGram, tarjetas de regalo o de recarga y efectivo. 

Otros puntos destacados del informe:

  •  El robo de identidad sigue siendo un problema grave, con casi 1.4 millones de denuncias el año pasado.

  • Aproximadamente 1 de cada 4 consumidores que denunciaron un fraude dijo que perdió dinero, con una pérdida media de $500.

  • La suma de dinero robada fue mayor para los consumidores mayores de 60 años que para los adultos más jóvenes. Las personas de 60 años tuvieron una pérdida media de $516; las de 70 años, una pérdida media de $800; y las de 80 años, perdieron una media de $1,500.

Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida. 


  • Ciertos tipos de fraude generaron mayores pérdidas. Los fraudes relacionados con inversiones tuvieron una pérdida media de $3,000. Las ofertas de dinero extranjero y las estafas con cheques falsificados tuvieron una pérdida promedio de $2,000; la pérdida por fraude de oportunidades de negocio y laborales fue de $1,991.

  • Los residentes de Washington D.C. presentaron la mayor cantidad de denuncias per cápita cuando se combinaron dos categorías: fraude y otras quejas de los consumidores. Se presentaron 1,701 quejas por cada 100,000 residentes de Washington D.C. ​

  • Le siguen 10 estados: Georgia (1,421 por cada 100,000 residentes); Maryland (1,415); Delaware (1,410); Nevada (1,407); Florida (1,370); Alabama (1,217); Pensilvania (1,205); Luisiana (1,193); Tennessee (1,157); y Alaska (1,156).

  • Los 10 lugares con más denuncias de robo de identidad fueron Rhode Island (2,857 por cada 100,000 residentes); Kansas (1,355); Illinois (924); Luisiana (732); Georgia (618); Nevada (584); Colorado (583); Washington D.C. (577); Nueva York (563); y Delaware (560).

La FTC comparte las denuncias que recibe con las autoridades policiales federales, estatales, locales e internacionales. Si bien la FTC no interviene en las quejas individuales, sus informes de la Consumer Sentinel Network son una "parte vital de la misión de aplicación de la ley de la agencia", ya que trata de detener el comportamiento ilegal y, cuando es posible, obtener reembolsos para los consumidores, dijo la agencia.

El nuevo informe (en inglés) tiene más detalles sobre las quejas y la suma de dinero perdida el año pasado y examina la clasificación de las áreas metropolitanas en función de las denuncias per cápita.

Para denunciar un fraude a la FTC, visita reportefraude.ftc.gov. Para denunciar el robo de identidad, visita robodeidentidad.gov. Las víctimas también pueden utilizar robodeidentidad.gov para obtener un plan de recuperación personal paso a paso.
 

Katherine Skiba cubre temas de estafas y fraudes para AARP. Anteriormente, fue periodista con el Chicago Tribune, U.S. News & World Report y el Milwaukee Journal Sentinel. Recibió la Beca Nieman de Harvard University y es la autora del libro Sister in the Band of Brothers: Embedded with the 101st Airborne in Iraq.