Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Anatomía de una estafa de abuelos Skip to content
 

Anatomía de una estafa de abuelos

El relato de los problemas de su nieto le pareció tan verosímil, dice una víctima.

Mujer mayor hablando por un teléfono móvil.

MLADEN ZIVKOVIC/GETTY IMAGES

Ten cuidado con las llamadas telefónicas fraudulentas que sostienen ser de familiares.

In English | Jamie Langlie estaba frenéticamente haciendo sus maletas para un viaje al extranjero con su esposo a finales del año pasado cuando sonó el teléfono de su casa. Cuando lo contestó, el señor en la línea se presentó y le dijo que era un abogado que la llamaba en nombre de su nieto, que en ese momento se encontraba en una cárcel en Florida. Le dijo que su nieto de 18 años, estudiante de una escuela secundaria en Maryland, estaba en Florida para asistir al funeral de un amigo que había fallecido en un accidente automovilístico.

El señor que llamó le explicó que los padres del amigo le habían enviado el pasaje aéreo a su nieto para que asistiera al funeral y que mientras estaba en un Uber de regreso al hotel desde el velorio, la policía detuvo el auto porque una de las luces traseras no funcionaba. Cuando la policía solicitó que el conductor abriera el maletero, el equipaje de su nieto estaba ahí, al lado de un ladrillo de marihuana. De inmediato detuvieron a ambos el conductor y a su nieto, informó el señor que llamaba, y su nieto necesitaba dinero para pagar la fianza.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Entonces, el "abogado" le pasó el teléfono a su nieto, y "la voz era tan parecida que no lo dudé", dice Langlie, de 68 años, empleada pública jubilada que vive en Kensington, Maryland, y tiene tres hijos adultos y tres nietos. "Me dijo que sus padres no podían conseguir tanto dinero tan rápidamente. Mi nieto y yo tenemos una relación íntima y quería ayudarlo". El "abogado" le dijo que podía pagar su fianza con una tarjeta de crédito, pero ella le dijo que no tenía una a mano. Entonces le dijo que le aceptarían tarjetas de regalo de Home Depot.

Como no podía consultar con su esposo —él estaba ocupado tratando de terminar su trabajo antes del viaje— Langlie se fue en automóvil al Home Depot más cercano y compró con su tarjeta de crédito de Home Depot varios miles de dólares en tarjetas de regalo. "Le dije al empleado que estaba comprando regalos de Navidad temprano para mis hijos adultos", dice ella. Aun así, el empleado llamó a dos gerentes, pues era necesario aprobar una compra de tal magnitud. La aprobaron y Langlie regresó a su casa, llamó al "abogado" y le leyó los códigos de la parte de atrás de las tarjetas de regalo. "Un rato después me volvió a llamar y me dijo que todo se había resuelto", recuerda ella.

Cuando Langlie y su esposo llegaron al aeropuerto, ella llamó a su hijo para preguntarle cómo seguía su nieto. Resulta que su nieto estaba con su hijo. En ese momento, Langlie se dio cuenta de que había sido víctima de una estafa. "Esto es muy vergonzoso porque soy una persona bien educada y cosmopolita y por naturaleza escéptica; [normalmente] nunca hago nada por teléfono o en internet", dice ella. "Es solo una casualidad que estaba apurada haciendo maletas, por lo que estaba rendida. No es posible que ese hombre lo hubiera sabido".

"En realidad no sé por qué no se me ocurrió llamar a sus padres antes", agrega ella. "Debería haber llamado y verificado con ellos que era una situación real. Normalmente lo verifico todo. El cuento era, sencillamente, tan verosímil".

Después de regresar de su viaje, Langlie y su esposo se comunicaron con la policía y el Home Depot local. "El policía que ha estado trabajando en este caso me dijo que muchas personas se sienten demasiado avergonzadas para informar sobre estas cosas; pero dice que mientras más personas denuncien estas estafas, mejor podrán reconocer los patrones", dice Langlie. "Decidí compartir mi historia porque si yo puedo ser víctima de esto, cualquier persona también lo puede ser".

Las tarjetas de regalo probablemente se usaron y no pueden recuperarse. "Las estafas de tarjetas de regalo, en general, son un problema al que todas las tiendas minoristas se enfrentan", dice Matt Harrigan, portavoz corporativo de Home Depot. "Capacitamos a nuestros cajeros sobre las estafas de las tarjetas de regalo, y les damos instrucciones sobre lo que deben hacer si nos informan sobre alguna estafa. Planeamos seguir tomando medidas preventivas en nuestras tiendas".

Para más información sobre cómo identificar y evitar las estafas, la Red contra el Fraude, de AARP, provee alertas oportunas y otros recursos útiles.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.