Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Cómo se preparan las localidades costeras para la oleada del verano

En las regiones playeras más populares del país se toman precauciones para proteger la vida y los medios de subsistencia.

Casas frente al mar en Nags Head, Carolina del Norte.

Barry Winiker/Getty Images

Casas frente al mar en Nags Head, Carolina del Norte.

In English | Un pequeño grupo de empresarios se encontraba parado junto al puente en Kitty Hawk que lleva a los turistas a Outer Banks en Carolina del Norte. Este grupo sostenía carteles que decían “Bienvenido nuevamente” y “Estamos felices de verlos”. Ese lunes por la mañana, a principios de mayo, su intención era expresar gratitud a los visitantes que regresan a la región playera para preparar su casas de verano.

Los propietarios de casas de veraneo no habían podido ir de visita desde el 20 de marzo, cuando el condado tuvo que cerrar sus puertas debido al brote de coronavirus.

Las autoridades y los habitantes de Outer Banks y otros lugares populares de verano en el país, como Cape Cod y el condado de Door en Wisconsin, están buscando maneras de recibir visitantes, ya que sustentan la economía. A la vez, las autoridades se empeñan en mantener la seguridad de los turistas y de los habitantes, preocupados de que las multitudes causen más casos de COVID-19.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) continúan recomendando a los habitantes “quedarse en casa en la medida de lo posible” y “no viajar si están enfermos o con alguien enfermo”.

Sin embargo, es posible que esas pautas no impidan la llegada de turistas a las playas durante el verano.


dynamic a logo mark for a a r p

Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Al destacar la necesidad de que los turistas cumplan con las normas del uso de mascarillas y el distanciamiento físico, las autoridades indican que limitarán las actividades que se llevan a cabo en sus regiones si los visitantes no cumplen con las normas establecidas para parar la propagación del coronavirus.

“Realmente necesitamos que todos cumplan con las normas de salud pública [del condado]”, advierte el senador estatal Julian Cyr, representante de Cape Cod en Massachusetts, que ha sufrido el brote con aproximadamente 88,000 casos y 6,000 muertes. Quienes no cumplen con las normas, “no solo se arriesgan y ponen en peligro a su familia y a los demás, sino también ponen en peligro la viabilidad económica de toda una región”, añadió. 

No se sabe si los visitantes de estos paraísos veraniegos harán caso de las restricciones. Alisa Justice, de 46 años, quien viajará a Outer Banks a mediados de junio para pasar una semana con su familia, dice que sin duda obedecerá las restricciones, y que alquilar una casa hace más fácil cumplir con las normas de distanciamiento social. “Estás aislado y tienes pleno control de tu entorno”, señala Justice, de Westminster, Maryland, quien se reunirá con su esposo, tres hijos adolescentes, tres amigos de sus hijos, su madre, sus suegros y el perro de la familia en una casa de cinco habitaciones con piscina que reservó en noviembre pasado. Han alquilado bicicletas, kayaks y tablas de paddle que se enviarán antes de que lleguen a la casa, que está situada sobre el canal en la localidad de Corolla. "En realidad, el plan es quedarnos en casa, cocinar en casa, tal vez comprar algo para llevar de vez en cuando”, dice Justice. “Vamos a ser muy responsables”.

Te presentamos cuatro playas donde las autoridades trabajan para mantener la economía a flote y prevenir la COVID-19.

Familias compran helado que venden desde un bote

William DeSousa-Mauk

Cape Cod, Massachusetts

La mayor parte de los $1,300 millones que genera anualmente Cape Cod con el turismo se produce en los meses de verano. Sin embargo, los 213,000 residentes permanentes del área incluyen una gran cantidad de jubilados, muchos de los cuales están preocupados por contraer coronavirus con la llegada de las acostumbradas multitudes de visitantes de Nueva York, Boston y otros lugares a sus pequeños pueblos. En abril, algunos residentes solicitaron a las autoridades, sin éxito, que prohibieran a los visitantes, incluso a los propietarios de viviendas, cruzar los dos puentes que conducen al cabo desde el territorio continental de Massachusetts.

En consecuencia, ha habido gran presión sobre las autoridades estatales del condado de Barnstable (que gobierna el cabo) para “salvar vidas y medios de subsistencia”, según lo indicó esta semana en una llamada a los medios de difusión Cyr, miembro del grupo de trabajo Cape Cod Reopening Task Force.

El 18 de mayo, el gobernador de Massachusetts Charlie Baker anunció un plan de reapertura de cuatro etapas, y se anticipa que cada etapa dure por lo menos tres semanas. Ahora está en la primera fase, que incluye permitir la reapertura de algunas fábricas y de ciertos lugares de culto. La segunda etapa, cuando los alquileres a corto plazo y los hoteles puedan volver a recibir huéspedes y los restaurantes puedan servir comida, no comenzará hasta el 8 de junio como mínimo y dependerá de que no aumenten los casos de COVID-19. (Al 19 de mayo, el condado de Barnstable había contabilizado 1,177 casos y 96 muertes relacionadas con el coronavirus).

Las reglas: las playas, entre ellas Cape Cod National Seashore (en inglés), han estado y continuarán estando abiertas, aunque muchos baños públicos no lo están. También se les pedirá a los visitantes que mantengan una distancia de 6 pies cuando caminen hacia la playa o se sienten en la playa, así como un espacio de 12 pies entre las mantas y toallas de distintos grupos de personas. No se permite que se reúnan grupos de más de diez personas en la playa ni en ningún otro lugar de Massachusetts.

Se espera que tanto los visitantes como los residentes se cubran la nariz y la boca cuando no puedan estar alejados de los demás; que se laven las manos y limpien las superficies con frecuencia; que mantengan distancia de los demás, y que estén alertas a los síntomas que podrían indicar una enfermedad. Los restaurantes solo pueden vender comida para llevar.

Tres personas montan a caballo en la playa

Outer Banks Visitors Bureau

Outer Banks, Carolina del Norte

El condado de Dare, en Carolina del Norte, es el hogar de Outer Banks, una cadena de islas de barrera de 200 millas salpicadas de pequeñas aldeas. Sus residentes se enteraron el 6 de mayo de que los no propietarios podrían comenzar a visitar a partir del 16 de mayo. Desde entonces, el mercado de alquiler de casas de vacaciones “ha sido una locura”, señala Doug Brindley, de 63 años, quien dirige la agencia de alquileres Brindley Beach Vacations, con sede en Corolla. Advierte que si bien ha tenido una gran cantidad de cancelaciones —600 en los últimos meses— de las 4,000 propiedades que administra, ahora la empresa está recibiendo numerosas solicitudes para alquilar muchas de las lujosas casas frente al mar que normalmente se tendrían que reservar con un año de anticipación.

Sin embargo, algunos de los cerca de 58,000 residentes permanentes no están entusiasmados con la posibilidad de que sus costas prístinas reciban visitas posiblemente infectadas del territorio continental. Los periódicos reportaron que se habían dejado volantes en los parabrisas de algunos automóviles de visitantes con placas de otros estados. Los volantes decían: “¡Los residentes del condado de Dare no quieren que vengas tú ni ningún otro visitante de otro estado durante esta pandemia!”

Los propietarios de negocios, como Brindley, insisten en que los detractores son minoría, y señalan lo fácil que es para los visitantes mantener su distancia de manera segura. “Tenemos una ubicación perfecta para cumplir con el distanciamiento social”, observa Brindley, y señala las millas de playa salpicadas de pequeñas comunidades de pocos habitantes, entre ellas Cape Hatteras National Seashore (en inglés), de 70 millas de largo, que recibe visitantes con ciertas restricciones. También pueden estar tranquilos por el hecho de que casi todos los visitantes llegan en automóvil, que es un medio de transporte menos peligroso que un avión o un tren cuando se trata de transmitir el coronavirus.

Las reglas: Carolina del Norte también se encuentra todavía en la primera etapa de la reapertura, y el servicio de restaurante en Outer Banks también es solo de comida para llevar. En las playas, las autoridades solicitan que los visitantes mantengan los 6 pies habituales entre ellos y los demás. Las instalaciones sanitarias abrirán la semana que viene en el pabellón Wright Brothers y en la playa de Cape Hatteras, y se ofrecerán servicios de salvavidas en algunas playas populares, como Cape Hatteras Lighthouse Beach, Frisco Beach y Ocracoke Beach.

El sitio del Servicio de Parques Nacionales para la costa, en el que puedes consultar las actualizaciones, les pide a todos que “recuerden usar mascarillas, mantener 6 pies de distancia en las líneas y lavarse bien las manos”.

Sillas de playa en una terraza de madera

Destination Door County/DoorCounty.com

Condado de Door, Wisconsin

Un encantador destino para veranear en una península rural que se proyecta en el lago Michigan, el condado de Door recibe más de 2.5 millones de visitantes cada año, muchos provenientes de las zonas de Chicago y Milwaukee, y la mayoría durante el verano y principios del otoño. Si bien el condado se encuentra actualmente bajo órdenes de permanencia en el hogar, los residentes esperan recibir esta semana nuevas pautas del estado (parte del Badger Bounce Back Plan), según Jon Jarosh, director de comunicaciones de Destination Door County, quien agrega que el distanciamiento social seguirá siendo obligatorio. Jarosh sostiene que el consejo de turismo encuestó a los lectores de su boletín, y el 87% de los 10,000 que respondieron dijeron que estarían dispuestos a usar mascarillas durante su visita.

Hasta ahora han tenido 33 casos positivos de COVID-19 y tres muertes por su causa entre los 27,000 residentes del condado de Door, y es natural que no quieran que las cosas cambien.

Las reglas: muchas de las precauciones de seguridad del lugar siguen los consejos más generales de los CDC sobre el distanciamiento social. No hay regulaciones específicas para visitar las más de 50 playas públicas de la zona, por ejemplo, además de las advertencias de los CDC. Lo mismo ocurre con los senderos para bicicletas y los parques. Los restaurantes solo ofrecen servicio de comida para llevar, pero muchos planean ofrecer servicio al aire libre con suficiente distanciamiento, señala Jarosh, según la evolución de las regulaciones estatales.

Algunos hoteles tomaron la iniciativa de agregar medidas para prevenir infecciones y proteger y tranquilizar al personal y a los huéspedes. Greg Stillman, cuya empresa Foremost Management administra cuatro hoteles en el condado de Door, señala que los nuevos procedimientos incluyen requerir que los empleados usen mascarillas, instalar divisores entre los huéspedes y el personal en la recepción, disponer estaciones de desinfección de manos para los huéspedes tan pronto como entran al vestíbulo, eliminar la limpieza diaria de las habitaciones y mantener las habitaciones vacías durante 24 horas entre huéspedes para efectuar una desinfección adecuada.

Sin dudas será una nueva experiencia para los visitantes que regresan, “Estamos intentando ajustar las expectativas”, señala Stillman.

Gente camina por el paseo marítimo de Ocean City, MD

The Washington Post/Getty Images

Ocean City, Maryland

Ocean City, en Maryland, es una ciudad playera clásica centrada en un paseo entablado de 3 millas de largo con puestos de papas fritas y crema congelada, salas de videojuegos, y hoteles y condominios en lo alto. Cuenta con 7,100 residentes permanentes en sus 4.5 millas cuadradas y recibe 8 millones de visitantes en un año normal.

Ya han estado llegando quienes visitan por un día: un maravilloso día soleado trajo multitudes, muchos con mascarillas, y hay una larga línea de clientes en espera —a una distancia de 6 pies marcada con conos anaranjados— para comprar las tentadoras papas fritas en el famoso Thrashers French Fries, señala Jessica Waters, gerente de comunicaciones del Ocean City Convention & Visitors Bureau. “Estamos realmente alentando a todos a que cumplan con el distanciamiento físico y respeten a quienes los rodean”, agrega. “Creo que este verano la responsabilidad personal será esencial para protegernos, no solo en Ocean City sino en todo el país”.

Las reglas: la ciudad está flexibilizando de a poco las restricciones por el coronavirus. El Roadmap to Recovery del gobernador Larry Hogan ahora permite la apertura de las playas de Maryland. La playa y el paseo entablado de Ocean City abrieron a las visitas el 9 de mayo, y el 14 de mayo el alcalde Rick Meehan anunció el levantamiento de la prohibición de visitantes no esenciales en hoteles, casas de alquiler y otros hospedajes de corta duración. La ciudad todavía prohíbe las reuniones sociales de más de diez personas (como en todo el estado) y queda prohibido servir comida en los restaurantes hasta que el estado comience la segunda etapa, lo que ocurrirá solo si no hay un pico en los casos. 

Los restaurantes se están preparando para las restricciones menos estrictas mediante la implementación voluntaria de nuevas medidas de seguridad: Buxy's Salty Dog Saloon, el bar y restaurante deportivo favorito de los fanáticos de los Pittsburgh Steelers, ha instalado plexiglás entre los reservados, por ejemplo, y algunos lugares de comida para llevar han agregado divisores de plexiglás entre los clientes y los cajeros.

Mientras tanto, las canchas de minigolf y otras diversiones familiares populares entre los turistas de Ocean City permanecen cerradas. “Es otro modo de hacer negocios aquí en la ciudad”, dice Joe Mitrecic, presidente de la Worcester County Commission, “así que cuando vengan [los visitantes] tendrán que comprenderlo”.

¿Algún otro consejo de Mitrecic para los futuros visitantes? “Si no se sienten bien, quédense en casa”.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO