Skip to content
 

Durante la pandemia se vio un auge en las empresas lanzadas por mujeres, según AARP

Las mujeres encuestadas dicen estar contentas con su decisión de emprender un negocio.

Dos dueñas de negocio usan mascarilla y se saludan con los codos

GETTY IMAGES

In English

Para las mujeres que soñaban con lanzar un negocio, la pandemia de COVID-19 les brindó una oportunidad única para hacer realidad sus anhelos, según una encuesta reciente de AARP Research (en inglés) .

Dos tercios de las mujeres (67%) que han lanzado una empresa desde enero del 2020 indicaron que la pandemia les sirvió de motivación. En esta encuesta, realizada a nivel nacional en el verano del 2022, participaron 608 mujeres mayores de 40 años que, entre enero del 2020 y junio del 2022, crearon empresas con hasta 100 empleados.

En la encuesta se reveló que estas emprendedoras —si bien se reorientaron rápidamente durante los últimos dos años para dedicarse a lo que les apasiona— tuvieron que lidiar con muchas de las mismas dificultades que suelen afectar a las mujeres que lanzan una pequeña empresa.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida. 


Cuando Grim Kells perdió su empleo como docente de educación especial en marzo del 2020, la música se convirtió no solo en una especie de terapia, sino también en un posible negocio. En el 2018, Kells había cofundado una pequeña empresa discográfica a fin de ayudar a recaudar fondos para una organización sin fines de lucro dedicada a prevenir la violencia contra las comunidades LGBT en Virginia. Ante la falta de otras oportunidades laborales durante la pandemia, Kells se concentró en lograr el éxito de Grimalkin Records, contó en entrevista con AARP (en inglés). Tanto la música de este sello discográfico como su misión de promover a artistas “queer” y LGBT fueron bien acogidas por un público a nivel comunitario. Kells siente satisfacción por lo que ha hecho en los últimos dos años, y en este sentido coincide con el 98% de las encuestadas que dicen estar contentas con su decisión de lanzar su propio negocio.

Muchas empresas nuevas han tenido un buen desempeño financiero

Tras la pandemia se ha visto una proliferación de nuevos emprendimientos inspirados en el estilo de vida. El panorama de la jubilación ha cambiado, y envejecer no significa lo mismo que antes. Muchos empresarios mayores de 40 años, en vez de reducir sus actividades, buscan ser aún más activos. La cuarta parte de las empresarias participantes en la encuesta indicaron que siempre habían querido lanzar un negocio, mientras que una quinta parte dijeron que lo hicieron para seguir su pasión.

Aun así, muchas de ellas entienden que la pasión por sí sola no se traduce automáticamente en el éxito a corto plazo. El 37% de las encuestadas dice que su empresa ha logrado un rendimiento financiero acorde con sus expectativas, mientras que el 22% afirma que el rendimiento ha superado levemente sus expectativas y el 17% afirma haberlas superado con creces.

Las mujeres pueden tener dificultades para obtener fondos

El 46% de las emprendedoras encuestadas estuvieron de acuerdo en que el crecimiento de su empresa se ve afectado por dificultades relacionadas con el género. Entre los principales obstáculos financieros citados figuran, entre otros, la falta de oferta del crédito y dificultades para obtener fondos y comprar inventario.

Los emprendimientos de mujeres, por lo general, siguen careciendo de fondos: según iFundWomen, sus fundadoras reciben solo un 2.8% de las inversiones de capital de riesgo. A pesar de que las empresarias de color representan el 89% de los nuevos emprendimientos de mujeres, menos del 1% de ellas recibe capital de riesgo.

La mayoría de las emprendedoras no se quedan a la espera de inversores. Las investigaciones indican que siete de cada diez empresarias financian sus empresas con fondos propios. Así sucedió con la emprendedora latina Cindy Mason, quien logró construir, con sus propios fondos, una multimillonaria empresa tecnológica llamada Cynergy Professional Systems. Este negocio fue su actividad secundaria durante cuatro años, mientras trabajaba a tiempo completo, antes de que le fuera posible económicamente dedicarse a su propia empresa (situación similar a la de un 30% de las encuestadas). Hoy, Cynergy Professional Systems cuenta con más de 30 empleados y cinco certificaciones para pequeñas empresas, y en el 2019 fue elegida proveedora del año de Northrop Grumman.

Aunque su empresa logró la rentabilidad con la ayuda de certificaciones para empresarios minoritarios, Mason dijo en entrevista con AARP (en inglés) que este tipo de certificación no es una varita mágica que abre todas las puertas. Ella aconseja que las aspirantes a empresarias aprovechen al máximo las oportunidades de cultivar su red de contactos, así como los programas de capacitación, a fin de relacionarse con posibles socios y clientes. Y, lo que es aún más importante, recomienda que las nuevas emprendedoras sepan dónde encontrar estas redes.

La brecha de información puede perjudicar a las empresarias

Los consejos de Mason reflejan otro obstáculo que afecta a las emprendedoras: la brecha de información. Aproximadamente un 52% de las encuestadas dijeron que no habían solicitado fondos por desconocer las oportunidades existentes. Además, un 37% no sabían dónde solicitar fondos ni qué entidades específicas los ofrecen.

Los datos confirman que a muchas propietarias de pequeñas empresas les resulta difícil determinar cuáles de sus actividades deberían priorizar. Las emprendedoras mayores de 40 años citaron la adquisición de clientes, el mercadeo, el financiamiento y la obtención de licencias como sus principales dificultades con respecto a la búsqueda de información. La falta de confianza también contribuye a la brecha de información.

Sorprendentemente, los recursos estatales y locales para pequeñas empresas no están en la mira de la mayoría de los nuevos emprendimientos. ¿A quiénes suelen recurrir primero? A amigos y familiares. El 61% de las encuestadas confían en sus amigos y familiares a la hora de buscar consejos para su empresa, mientras que un 58% dijeron que acuden a la Administración de Pequeñas Empresas (una agencia federal). Y en tercer lugar entre los recursos de confianza, con un 38%, están las organizaciones que permiten desarrollar redes de contactos en el sector.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Puede ser útil desarrollar nuevas habilidades

Barb Taylor coincide con Mason en cuanto a la importancia de la capacitación. Previamente escultora autodidacta de madera, cambió de profesión después de sufrir una lesión del hombro. A Taylor siempre le encantó dibujar y trabajar con las manos, pero se vio obligada a tomar precauciones mientras sanaba su hombro. Fue entonces, a sus 40 años, que optó por tomar un curso de animación. Al poco tiempo quedó fascinada por la animación tridimensional y para juegos, televisión y medios digitales.

Hoy día, Coyle Films es un galardonado estudio de animación que crea oportunidades equitativas para mujeres y personas LGBT que, como artistas, tienen poca presencia en este campo. Taylor opina que la educación no conoce edad. Atribuye su éxito a que adquirió las habilidades necesarias para pasar de la escultura a la animación. Sin embargo, Taylor recalca la importancia de estar dispuesta a aprender. Su experiencia se ve reflejada en los datos. Un 56% de las encuestadas dijeron que toman capacitaciones por internet para cerrar la brecha de habilidades en sus empresas. Las materias más solicitadas para estas capacitaciones son el mercadeo, la elaboración del plan de negocios y la gestión de actividades empresariales, entre otras.

 

Ashley Powdar es la directora de contenidos para empleadores del equipo de Adaptabilidad Económica de AARP. Trabaja con los participantes del Programa de Compromiso de Empleadores de la organización para promocionar el valor de una fuerza laboral multigeneracional. También asiste e informa sobre cuestiones que afectan a los propietarios de pequeñas empresas.