Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Trabajar desde casa: cinco pasos para establecer límites

Cómo separar lo profesional de lo personal cuando tu hogar se convierte en tu oficina.

Un hombre trabajando en casa mientras su hijo juega al lado.

GETTY IMAGES

In English | Ahora que la mayoría del país está bajo órdenes de quedarse en casa para frenar la propagación del nuevo coronavirus, millones de personas se encuentran trabajando a distancia por primera vez y enfrentando un nuevo dilema: cómo mantener la vida laboral separada de la familiar cuando ambas se llevan a cabo en el mismo lugar.

"Con la imposición repentina de trabajo remoto, junto con la posibilidad de que la pareja, los compañeros de casa, los hijos y los padres también estén en aislamiento, necesitas poder establecer los mismos límites que las personas que llevan décadas trabajando desde casa han definido”, Glenn Fleishman, un periodista de tecnología con vasta experiencia en oficinas en casa, escribe en su nuevo libro electrónico Take Control of Working From Home Temporarily.

Los expertos en el trabajo a distancia ofrecen estos consejos sobre cómo crear entornos y rutinas para ayudarte a mantener el profesionalismo y la productividad en tu nueva “oficina” y evitar que el trabajo invada tu tiempo personal y familiar.

Establece un área dedicada al trabajo

Designa un lugar solo para trabajar durante, al menos, una parte del día: un lugar donde puedas trabajar y donde las demás personas en casa sepan que no deben molestarte, a menos que sea necesario.

Idealmente, debe ser una habitación con una puerta, pero también puede ser “un área definida en un espacio que otros usen o un entorno temporal que armes y desarmes cada día”, según Fleishman. Incluso se puede usar un vestidor amplio en caso de que sea necesario, apunta (solo asegúrate de que tenga la ventilación adecuada).

Si los hijos tienen que permanecer en casa en lugar de ir a la escuela, desarrolla señales fáciles de entender para demarcar el área de trabajo y minimizar las interrupciones, sugiere Debra Dinnocenzo, presidenta de VirtualWorks!, una firma de consultoría que asesora a compañías sobre temas relacionados con el teletrabajo y los lugares de trabajo virtuales.

Recursos para teletrabajadores repentinos

Puedes encontrar consejos prácticos y detallados sobre cómo adaptarte al trabajo a distancia y establecer límites entre la vida laboral y familiar en estos libros electrónicos, ambos disponibles para descargarlos gratuitamente.

Emergency Telecommuting: A Quick-Start Guide to Working Well in a Crisis — From Wherever You Are, por Debra Dinnocenzo (Mancini-M'Clintock Press —en inglés—)

Take Control of Working From Home Temporarily, por Glenn Fleishman (Take Control Books —en inglés—)

"Si tienes papel crepé o cinta adhesiva, delimita un área con el papel o la cinta. Pon un cartel”, explica. “Busca formas creativas de desarrollar señales visuales: ‘Cuando papi tenga puesto este sombrero, significa que papi está trabajando'”.

Mantén un horario regular

En tiempos en los que el desempleo está en aumento y de incertidumbre económica, Dinnocenzo señala que “nadie quiere ser aquella persona [percibida como la que] no está poniendo de su parte”. Esto puede estar aunado a que los empleadores consideren que las personas que trabajan desde casa están, en efecto, siempre en el trabajo.

Es importante resistir la presión de trabajar días más largos, ya sea que provenga del empleador o de ti. “Cada oficina y empleo será diferente, pero debes luchar por sostener la misma cantidad de trabajo cuando estés en casa que sostendrías en la oficina”, escribe Fleishman.

Eso podría significar mantener tu horario anterior de 9 a 5 (u 8 a 4, o 10 a 6), o modificar tu turno para atender las necesidades de los hijos o los padres mayores confinados en casa. Independientemente de tus circunstancias, programa un horario que tenga sentido para ti y para tu empleador, y cúmplelo.

Tómate descansos

Nadie trabaja ocho horas seguidas en la oficina, por lo que tampoco deberías hacerlo en casa. Haz lo que harías en tu lugar de trabajo habitual: levántate con regularidad y estira las piernas, busca un té o un café, tómate un descanso para almorzar.

Si tu día normal en la oficina incluye charlar ocasionalmente con los compañeros de trabajo, continúa haciendo eso también, señala Dinnocenzo.

"Puedes programar actividades similares, o levantar el teléfono y llamar a alguien, así como irías a su oficina o te la encontraras al buscar un café y decir: ‘¡Hola! ¿Cómo estás?’ Es así de simple".

No llenes tu tiempo de viaje diario con trabajo

Al igual que tomarse descansos con regularidad, mucho de lo que Dinnocenzo aconseja a los teletrabajadores nuevos está relacionado con lo que ella denomina “reproducir y simular": reproduce en casa los hábitos y las situaciones que te ayudan a sentirte satisfecho y productivo en el trabajo. Pero “no tienes que reproducir ni simular el viaje de dos horas”, afirma.

Si tenías que levantarte a las 6 de la mañana para hacer tu viaje diario, “eso no significa que [ahora] tengas que levantarte a las 6 de la mañana y trabajar desde esa hora”, señala. Considera dedicar ese tiempo para hacer algo que “nunca tuviste tiempo para hacer antes”, como leer, hacer ejercicio o meditar.

Cuando hayas terminado, que así sea

"Tienes que poder desconectarte de verdad. Apaga Skype y la computadora; haz que la gente lo sepa”, dice Dinnocenzo. Designa tu estado como “ausente” en las plataformas de chat de la oficina, y déjales claro a tus colegas que, a no ser que sea una emergencia, no responderás correos electrónicos de trabajo hasta el día siguiente.

En lugar de salir de tu oficina y viajar a casa, agrega, haz algo concreto para marcar el fin de la jornada laboral, especialmente si es algo que solías hacer al llegar a casa.

"Ya no contamos con esa transición, y algunas personas la necesitan”, afirma Dinnocenzo. “Muchas personas hacen la transición [en el viaje diario], lo que tiene una simbología de la que nunca estuvieron conscientes”.

Podría consistir en una caminata breve, una cerveza fría o preparar la cena con la familia: “Lo que normalmente harías para simplemente decir: ‘He terminado'".

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO