Skip to content
 

Trabajadores mayores contraatacan luego de verse obligados a renunciar

Cómo algunos de ellos afrontaron lo que consideran prejuicios contra la edad en esta etapa de sus carreras.

Theresa Siebert vació su cuenta de retiro para pagar lo que debía

Michael Rubenstein

Para los trabajadores mayores como Theresa Seibert es una situacion difícil.

In English | Al principio los signos están disimulados y luego son terriblemente notorios, dicen. Las revisiones de desempeño sólidas de pronto se tornan negativas. Ya no te llegan invitaciones a reuniones semanales y mensuales. Las nuevas exigencias y cuotas parecen severas y poco razonables. En lo que algunos llaman prejuicios contra la edad, los trabajadores mayores se ven obligados a dejar sus empleos. Lee los cinco perfiles en estas páginas para ver cómo algunos trabajadores han afrontado la situación en esta etapa de sus carreras.

¿Qué dice la ley? Los reclamos por discriminación por edad han ido en aumento desde 1997, cuando se presentaron 15,785 informes, de acuerdo a la Equal Employment Opportunity Commission (Comisión para la Igualdad de Oportunidades en el Empleo). El año pasado, se registraron 21,396 reclamos. No todas las demandas son válidas, dicen los expertos. Muchas se resuelven sin asignar culpas. A veces la ley impide que las empresas den su versión de los hechos en los casos de discriminación por edad.

Mira también: 5 negocios para hacer desde tu casa.

Por otro lado, los defensores del consumidor y los abogados dicen que las quejas registradas representan solo una parte del número total de empleados que son despedidos de un trabajo porque son mayores.

Una posible razón de esta tendencia: una población que envejece. Más del 20% de los trabajadores en Estados Unidos, unos 33 millones, tienen 55 años o más, de acuerdo con la BLS (Oficina de Estadísticas Laborales).

La Ley contra la Discriminación por Edad en el Empleo de 1967 protege a los trabajadores de 40 años o más de las decisiones de personal basadas ​​únicamente en la edad en cuanto a contratación, despidos, promociones o descensos se refiere. La ley se aplica a los empleadores con al menos 20 trabajadores. Esa ley se debilitó en el 2009, dicen sus defensores, cuando un fallo de la Corte Suprema de EE.UU. dificultó a los trabajadores demostrar la discriminación por edad. El tribunal dictaminó que la carga de la prueba recae ahora sobre el trabajador, quien deberá demostrar que la edad fue el factor decisivo —en lugar de uno en una serie de factores, como antes— en un despido, descenso o cualquier otra acción adversa.

La legislación bipartidaria presentada el año pasado restauraría algunas protecciones. La Ley de protección contra la discriminación de trabajadores mayores, la cual AARP apoya firmemente, enmendaría y aclararía las leyes federales contra la discriminación.

Los trabajadores dicen que se necesita la legislación. En una encuesta de más de 1,502 adultos mayores, aproximadamente 64% dice que ha visto o experimentado discriminación por edad en el trabajo. De ellos, 92% dice que es muy o algo común, de acuerdo con el informe de AARP "Staying Ahead of the Curve" (Mantenerse en la delantera — en inglés).

Grant Morris, un abogado laboral de Washington, D.C. dice que muchas empresas evaden las leyes en contra de la discriminación por edad al ofrecer una indemnización por despido a los trabajadores de más edad​​, con la condición de que firmen un acuerdo que exonere a la empresa de toda responsabilidad.

"Todo el mundo enfrenta enormes presiones financieras cuando lo despiden de una empresa", dice, entonces los trabajadores se apresuran a aceptar las condiciones.

Cindy Levering es la presidenta voluntaria del equipo de investigación de pensiones en la Sociedad de Actuarios, la cual realizó un estudio en el 2013 que preguntó a las personas recientemente jubiladas por qué habían abandonado sus puestos de trabajo.

"Las personas que se habían jubilado voluntariamente, resultó que no había sido tan voluntariamente", dice. "Sintieron que habían sido expulsados. Algunos dijeron que los empleadores establecieron metas poco realistas. Otros no podían hacer su trabajo debido a las exigencias físicas, o no se sentían valorados. No muchos dijeron que querían jubilarse para seguir sus sueños o una pasión".

Incluso cuando se desafían las prácticas de la empresa, las posibilidades de ganar un caso no son buenas.

"Es tan difícil demostrar la discriminación por edad que los empleadores están envalentonados", dice Laurie McCann, abogada sénior del departamento de litigios de AARP Foundation. "Creen que pueden salirse con la suya".

Theresa Seibert
Exempleador:
Quest Diagnostics
Tiempo de empleo: 26 años
Edad al momento del despido: 52

En Quest Diagnostics, uno de los mayores laboratorios médicos del país, la caída de Theresa Seibert fue rápida, dice. Ahora de 57 años, había trabajado para la compañía con sede en Nueva Jersey durante casi la mitad de su vida. "Te ponen en un pedestal cuando haces bien tu trabajo", dice.

Entonces una nueva gerencia cambió su territorio de ventas y hacía casi imposible hacer dinero o alcanzar nuevas cuotas, afirma. En el 2010, fue despedida por mal desempeño y se le negó indemnización por sus 26 años de servicio.

Cómo afrontó la situación: Seibert demandó a Quest en el Tribunal de Distrito de EE.UU. en Nueva Jersey, alegando que su despido fue parte de un plan para expulsar a los representantes de ventas de más edad y reemplazarlos con personas más jóvenes que no estaban obligadas a alcanzar los mismos estándares.

"Quest infringió las leyes al despedir deliberadamente a Seibert y unos 100 trabajadores de más edad usando como excusa falsas evaluaciones de desempeño con el fin de evitar pagarles una indemnización", dice Glen Savits, uno de sus abogados de la firma Green, Savits y Lenzo en Morristown, Nueva Jersey. "El patrón era bastante claro. Tienes que demostrar estos casos circunstancialmente, porque nadie es tan estúpido como para decir: 'te voy a despedir debido a tu edad'", dice. El juicio está pendiente y Quest se ha negado a comentar.

Seibert volvió a la universidad para estudiar liderazgo organizativo y poder venderse mejor. Ella usó la mitad de su cuenta 401(k) para pagar las cuentas, que incluyen los gastos de su matrícula universitaria.

Ha estado sin empleo permanente durante más de tres años. "No existe la jubilación en mi futuro", dice Seibert.

Ellen Mednick
Exempleador:
Starz
Tiempo de empleo: 15 años
Edad al momento del despido: 66

Ellen Mednick acababa de cobrar un cheque de bono de $14,000 por impresionar a sus jefes en el canal de películas Starz. Como directora ejecutiva de servicios creativos, se anotó un éxito importante al lograr que los actores Harrison Ford y James Caan grabaran en cámara unas promociones para la red de forma gratuita.

También celebraba un aniversario: 15 años de un desempeño "increíble", como ella lo describe, y de haber ganado varios premios de la industria por su trabajo. Otro evento notable pronto le siguió: su despido. En mayo del 2013, dice Mednick, la echaron. Fue por culpa de su edad, afirma.

"Realmente estaba en mi mejor momento", dice Mednick, que vive en Denver. "Tengo 67 años pero estoy llena de energía y talento creativo. Tenía mucho más que aportar".

Cómo afrontó la situación: Mednick contrató a Diane King, una abogada laboral de Colorado. King dice que esta primavera se presentará una demanda contra Starz en nombre de Mednick y otros tres trabajadores mayores que fueron despedidos en lo que ella llama un patrón de discriminación por edad. La compañía no quiso hacer comentarios.

"Se deshicieron de la persona de mayor edad en cada departamento donde hubo despidos", dice King. "Ellos eran empleados de muchos años, eran muy respetados, nunca los amonestaron por escrito, recibieron aumentos y bonos. Hoy en día normalmente no hay evidencia directa de discriminación porque las personas saben que no deben hacerlo. Pero si siempre eligen a la persona de más edad, eso es un patrón".

Mednick, que mantiene a un hijo adulto discapacitado, ha usado los ahorros en su cuenta de 401(k) para ayudar a pagar las cuentas mientras busca trabajo. También solicitó al Seguro Social, cosa que había pensado hacer más adelante para recibir un pago más alto.

"Realmente he reducido mi estilo de vida", dice. "No ha sido fácil".

Paul Oravez
Exempleador:
Johnson & Johnson
Tiempo de empleo: 10 años
Edad al momento del despido: 59 años

Paul Oravez estaba a punto de recibir una prebenda muy codiciada por trabajar durante más de una década en el gigante del ciudado de la salud Johnson & Johnson: beneficios médicos para jubilados. En cambio, fue despedido.

"Llegar a eso es un sueño dorado", dice Oravez, que ahora tiene 64 años. "Casi lo logro".

De hecho, habría sido elegible mucho antes para recibir beneficios de los jubilados si le hubiesen reconocido los ocho años que trabajó para una compañía farmacéutica que Johnson & Johnson adquirió.

Un portavoz declinó comentar sobre el historial laboral de los exempleados.

"Uno empieza a preguntarse si debe presentar una demanda por discriminación por edad", dice Oravez, que vive en West Chester, Pensilvania. "Pero la empresa te da un paquete de indemnización, y si no firmas un documento que dice que no los demandarás, no obtendrías este buen desembolso para ayudarte a hacer la transición a una nueva vida...  Son como unas esposas de oro. Aceptas el dinero y sales corriendo".

Cómo afrontó la situación: La idea de buscar trabajo lo desgastaba, dice. Al mismo tiempo, se había convertido en el cuidador de su esposa, quien murió tras una larga enfermedad. Con sus inversiones, una pensión y sin una hipoteca que pagar, Oravez decidió jubilarse. "Cuido mucho lo que gasto", dice.

Dave Lundin

Exempleador: General Motors
Tiempo de empleo: 26 años
Edad al momento del despido: 58

Han pasado casi 14 años desde que Dave Lundin aceptó un retiro voluntario de General Motors después de una carrera de marketing de 26 años. Lundin dice que la compañía le dijo que ya no necesitaba sus destrezas.

"No me quería jubilar. No podía darme el lujo de hacerlo", dice Lundin, que ahora tiene 72 años y vive en Troy, Michigan. "Pasé por un contenedor de basura y pensé que debería lanzarme adentro. Me desecharon".

Luego de solicitar a "docenas y docenas de trabajos en mercadeo a la edad de 58 años, no obtuve ninguna respuesta", dice. "Ganaba unos $200,000 al año en GM y estaba dispuesto a trabajar por $50,000. Ni siquiera logré una entrevista".

Cómo afrontó la situación: Lundin regresó a la universidad y obtuvo una segunda maestría en consejería. Trató de establecer una práctica de psicoterapia, pero no pudo lograrlo, incluso después de una década. Usó parte de su 401(k) y fondos de pensión para comprar dos empresas, una tras otra. Ninguna de las dos fue rentable. Hace un año, Lundin consiguió un trabajo a tiempo completo en una clínica, donde gana $40,000. "Tengo que seguir trabajando", dice. "Elegí la psicoterapia porque puedes seguir trabajando mientras aun consigas clientes. Es un área donde se valora la edad".

Bonjet Sandigan

Exempleador: Dun & Bradstreet
Tiempo de empleo: 26 años
Edad al momento del despido: 51

Cuando Bonjet Sandigan fue despedido a principios del 2011 de su trabajo en gerencia de tecnología en Austin, Texas, fue la tercera vez en una carrera que abarcó 27 años.

"Yo era el mayor en un grupo de unos doce trabajadores y era el mejor pagado", dice Sandigan, que ahora tiene 53 años. "Me hice de la vista gorda porque no tenía sentido tratar de hacer algo. Pasas por un momento de silencio para averiguar lo que quieres hacer. Dije que no seguiría siendo víctima de un despido".

Cómo afrontó la situación: Sandigan, que se mudó a EE.UU. de las Filipinas, tomó casi un año de descanso y usó su indemnización por despido y sus ahorros para investigar las oportunidades de franquicia. En el 2012 se decidió por ShelfGenie, que construye estantes deslizantes para gabinetes. Se mudó a Delray Beach, Florida, y dice que espera obtener un ingreso suficiente esta primavera como para no tener que seguir usando sus ahorros. También tiene planes para comprar un segundo negocio este verano y espera poder jubilarse cómodamente cuando tenga poco más de 60 años.

"Sacas un ingreso mensual", dice de su franquicia, "y es una inversión para cuando lo vendas, siempre que se trate de un negocio exitoso".

Cómo obtener ayuda

Los trabajadores mayores y la discriminación por edad

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO