Skip to content

Vota: temas críticos como Medicare y el Seguro Social están en juego

¿Necesitas ayuda para preparar tus impuestos? Visita Tax-Aide.
Impuestos: ¿Eres chofer de Uber? También tienes que pagarle al IRS
Impuestos: Tienes hasta el 17 para rendir tu planilla, Tax-Aide te ayuda.
Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena
 

Cómo llevarse bien con un jefe más joven

Estos 10 consejos te pueden ayudar a reducir la brecha generacional.

Dos hombres de negocio con la oficina al fondo

Istock

Trabajar para un jefe más joven puede ser un reto. Busca formas de reducir la brecha generacional y encuentra puntos en común en el ambiente laboral.

In English | Uno de los retos más recientes para los trabajadores de 50 años o más es encontrar la forma de trabajar eficaz y felizmente con un jefe más joven.

Muchos de nosotros ya lo hacemos, o nos tocará. A medida que más boomers retrasan las fechas de su jubilación y que el trabajo a tiempo parcial durante la jubilación se convierte en un pilar de los planes de jubilación, este cambio generacional se está produciendo en pequeñas y grandes empresas en todo el país.

Una encuesta realizada por el sitio web de empleos CareerBuilder en septiembre del 2012 encontró que una tercera parte de los empleados de Estados Unidos reportó que tenía un jefe más joven. El 15% dijo que su jefe era, por lo menos, 10 años más joven.

Aunque la mayoría de los trabajadores dijeron que no era difícil trabajar para un jefe más joven, a menudo surgieron diferencias en los estilos de trabajo y de comunicación. La verdad es que incluso si tu jefe es brillante y excelente líder, es difícil no tener roces a la hora de seguir órdenes de alguien que tiene la misma edad que tus hijos.

He aquí 10 formas de ayudarte a enfrentar la diferencia de edad.

1. No asumas una mala actitud

Ten en cuenta que alguna vez tú también fuiste ese jefe joven impetuoso o la estrella en ascenso, lleno de ideas inteligentes y nuevas formas de hacer las cosas. Así que escucha con atención lo que el jefe tiene que decir y respeta el título y la posición. "Esfuérzate por mostrar tu disposición a intentar nuevos esquemas", dice Beverly Jones, asesora ejecutiva de personal de la compañía Clearways Consulting en Washington, D.C.

Según la encuesta de CareerBuilder, algunos empleados se quejaron de que sus jefes más jóvenes actuaban como si supieran más que los trabajadores de más edad, cuando no era el caso. Puede que esto sea verdad en algunos casos, pero no estés seguro de que tú sabes más. No te conviene dar la impresión de ser un sabelotodo. Así que elimina el tono condescendiente en tu voz. La forma de tratar a alguien, incluso subliminalmente, por lo general se refleja en ti.

Cuidado con crearte pensamientos negativos repetitivos, como: "¿Y qué sabe él? No tiene experiencia", dice Jones. "Reformula tu manera de pensar y repítete regularmente un recordatorio positivo, como: 'él es el jefe. Averiguaré lo que quiere y necesita y se lo daré'".

Luego, trata también de ver las cosas con la perspectiva de tu jefe. Cuando te quejas de que no valora tu experiencia, a tu supervisor, de hecho, puede molestarle que estés actuando como un padre o mentor y no le des el respeto que se merece por su educación y experiencia.

2. Habla del tema que nadie quiere tocar

Los jefes más jóvenes pueden preguntarse si te va a resultar difícil reportarle a alguien de su edad. Les preocupa que seas de ideas fijas, que no estés dispuesto a probar nuevas formas de hacer las cosas, no estés al día con la tecnología y posiblemente no tengas el temple para hacer el trabajo. Diles que entiendes que pueden tener estas preocupaciones, pero explícales por qué no deben preocuparse. Mejor aún, demuéstralo.

"Socializa", dice Jones. "Es posible que no tengas ganas de salir con tus compañeros de trabajo más jóvenes, pero hazlo de todos modos, por lo menos a veces. Hacer conexiones en eventos casuales te puede ayudar a construir relaciones vitales y te mantendrá al tanto de lo que acontece". Si es apropiado para tu posición, participa en las redes sociales tales como los grupos empresariales de LinkedIn, Google+ o Twitter mediante la publicación de artículos interesantes. Le podrías enviar un artículo a tu jefe que pienses que es de vanguardia, con una nota que indique que lo encontraste en una de tus plataformas de medios sociales.

3. Concéntrate en lo que tienes que ofrecer

"Creo que es importante para el trabajador con más experiencia tratar de centrarse en lo que él o ella ofrece al empleador en lugar de concentrarse en exceso en el tema de la edad", dice Miriam Salpeter, consultora de búsqueda de empleos en Keppie Careers y autora de un nuevo libro electrónico gratuito: 5 Mistakes Job Seekers Make and How to Avoid Them (Cinco errores que cometen los buscadores de empleo y cómo evitarlos). "Considera tu experiencia como un activo y pon atención a lo bien que estás preparado para hacer el trabajo. Por ejemplo, tu madurez y experiencia te ayudan a resolver más rápido los problemas". Ofrécete como voluntario para guiar a los trabajadores más jóvenes o recibe orientación de colegas más jóvenes en áreas donde tu jefe pudiera mostrar cierta preocupación por tus destrezas.

4. Encuentra un aspecto positivo

El entusiasmo que un jefe más joven aporta al trabajo puede ser contagioso. Absórbelo. "Si has administrado alguna vez a otras personas, sabes que puede ser un trabajo difícil", dice Michelle Hynes, consejera ejecutiva de carreras en Portland, Oregón. "Tu supervisor te apreciará si eres de las personas que le hace la vida fácil —y hasta divertida—".

Sé positivo. "En cualquier relación pueden surgir malentendidos entre generaciones", dice Hynes. "Pero estar abiertos a nuevos aprendizajes, hacer preguntas cuando algo sale mal y querer trabajar realmente en un ambiente de cordialidad ayuda mucho".

¿La clave del éxito al trabajar con un jefe más joven? "Entiende que estás construyendo una relación que les permita a cada uno ser exitoso en el terreno laboral", dice Hynes. "Pregúntate: ¿cómo puedo ser un buen compañero?"

Y sé curioso, aconseja. "La experiencia de todas las personas tiene límites y siempre hay más que aprender. ¿Qué oportunidades de crecimiento ofrece el trabajar con y para esta persona?"

Finalmente, sé generoso. "Tienes conocimientos y contactos que has construido durante varias décadas", dice. "Al compartilos, ¿cómo podría esto ayudar a tu jefe a tener éxito?"

5. Entra en la onda de los mensajes de texto

Un gerente más joven tal vez quiera comunicarse contigo vía mensajes de texto, servicio de mensajes instantáneos o correos electrónicos en lugar de charlas cara a cara o por teléfono. Los mensajes de voz son obsoletos. Una llamada perdida en el celular es equivalente a un mensaje de voz para la generación nueva. No te resistas. Te toca adaptarte.

6. Prepárate para tener menos contacto cara a cara

Para muchos gerentes el tiempo que pases en la oficina no es tan vital como los resultados que produzcas. Así que puede ser que esa ética de trabajo bien afinada de llegar a tu escritorio muy temprano, ya no impresione. Trabajar en forma remota tiende a ser visto de forma más favorable, sobre todo si se puede hacer más trabajo al no perder el tiempo en la vía durante las horas pico.

Las reuniones tienen más posibilidades de hacerse vía teleconferencia y webinars. Familiarízate con las aplicaciones basadas en la web como GoToMeeting, WebEx de Cisco, Join.me, TeamViewer o Hangouts de Google+. Verifica cuál plataforma prefiere el departamento de informática de tu empresa. Si no las has probado en el trabajo, familiarízate con estas plataformas probándolas con alguien fuera de la oficina.

7. Considera tus logros más recientes

"Deja atrás el pasado", dice Jones. "Está muy bien sentirse orgulloso de los logros del pasado, pero ten en cuenta que no tienen peso en el ambiente laboral de hoy". Tu jefe se concentra en los retos actuales y quiere saber con regularidad cómo estás ayudando a abordar los problemas de hoy y las metas de mañana".

8. Abstente de hacer comentarios relativos a la edad

Evita sugerir que algo que hacen los gerentes más jóvenes es similar a algo que hacen tus hijos adultos o traer a colación lo que tú hacías cuando tenías su edad. Esto suena obvio, pero a veces se escapa porque lo estabas pensando. Tu jefe rara vez quiere saber que él o ella te recuerda a tu hijo.

Y evita sostener conversaciones sobre tu vida personal que delaten tu edad. Por ejemplo, "no hay necesidad de divulgar que tu tercer nieto está en camino", dice Salpeter.

9. Manten al día tus destrezas

Si actualizaste recientemente algunas certificaciones de software o si eres competente con los medios sociales, hazlo saber a tu jefe. Aprovecha las oportunidades de capacitación para que mantengas todas tus destrezas al día. También podrías solicitar hacer un curso en línea o asistir a un taller un fin de semana que mejore tu desempeño en cualquier forma. Tal vez el programa de rembolso de matrícula educativa de tu oficina pueda pagarlo.

"Acepta nuevos esquemas", dice Jones. "Un jefe joven puede asumir que un empleado mayor se resiste al cambio. Demuéstrale lo contrario. Dedícate a aprender nuevas tecnologías y mantente al tanto de las tendencias del mercado. Tu edad será irrelevante si tus destrezas están al día y te concentras en el futuro".

10. No actúes como una persona mayor

Si te ves y suenas como una persona mayor, tu joven jefe puede asumir que tus destrezas laborales también están obsoletas, dice Jones.

Presta atención a lo que dices. ¿Te quejas de un dolor de espalda constantemente, le recuerdas a las personas cómo se hacían las cosas en el pasado y sueles hablar de tu edad? "Si ese es el caso, entonces estás haciendo de la edad un impedimento", dice.

Sería bueno que consideraras hacerte un pequeño cambio de imagen. No es necesario que te tiñas el pelo o ponerte inyecciones de Botox o hacerte una exfoliación química de la cara, pero hay cosas que puedes hacer para tener una apariencia más lozana. Si no estás en forma físicamente, haz de eso una prioridad y come sano.

Considera un cambio de imagen, dice Jones. Actualiza tu vestimenta y pelo para darles una apariencia fresca y actual. En las tiendas hay asistentes de compras gratuitos que pueden ayudarte o puedes pedirles consejo a tus amigos.

Cuando estás en forma y te sientes bien contigo mismo, tienes una cierta vitalidad y empuje que hace que la gente te rodee, sin importar tu edad. Es una manera sutil de decir "Estoy listo para el trabajo, así que utilízame".

Kerry Hannon, experta de AARP en trabajo, se especializa en segundas carreras y es autora galardonada. Su último libro es Great Jobs for Everyone 50+: Finding Work That Keeps You Happy and Healthy … and Pays the Bills (Excelentes empleos para las personas de 50 años o más: Cómo encontrar trabajo que lo mantenga contento y saludable... y capaz de pagar las cuentas).

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTICULO