Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Skip to content
Content starts here
CLOSE ×

Buscar

Leaving AARP.org Website

You are now leaving AARP.org and going to a website that is not operated by AARP. A different privacy policy and terms of service will apply.

5 cosas que debes saber antes de comenzar a hacer ejercicios oculares

¿Deberías ejercitar los ojos? Esto es lo que dicen los expertos sobre los programas de terapia visual que afirman mejorar la visión.


spinner image ilustración de globo ocular haciendo ejercicio con mancuernas

Tal vez hayas visto publicaciones en las redes sociales, aplicaciones para teléfonos inteligentes o anuncios que promueven los ejercicios de la vista como una manera de aliviar la fatiga ocular, mejorar la visión o desvanecer las arrugas. Algunos incluso prometen eliminar la necesidad de usar anteojos o lentes de contactos.

Si bien hay algunos ejercicios oculares que pueden ser beneficiosos, los expertos dicen que es importante saber que no hay evidencia científica que demuestre que un régimen de ejercicios oculares pueda “corregir” la vista.

spinner image Image Alt Attribute

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso inmediato a productos exclusivos para socios y cientos de descuentos, una segunda membresía gratis y una suscripción a AARP The Magazine.
Únete a AARP

“No existe ninguna evidencia científica que demuestre que los recursos de autoayuda que puedes encontrar en internet sean eficaces”, dice Ron Benner, presidente de la Asociación Americana de Optometría y optometrista en Laurel, Montana. “Debes diferenciarlos de la terapia de la vista prescrita por tu médico”. 

La terapia de la vista es un tipo específico de programa que los médicos pueden recetar para ayudar con ciertos problemas oculares, pero esos trastornos afectan principalmente a los pacientes más jóvenes, señala Benner.

Estas son cinco cosas más que debes saber antes de comenzar a hacer ejercicios oculares:

1. Los ejercicios oculares no corrigen la mayoría de los problemas de la visión

Si bien es poco probable que los ejercicios oculares causen daño, tampoco hay pruebas de que los ejercicios o el entrenamiento de la vista puedan mejorar la visión, dice la Academia Americana de Oftalmología.

Los problemas que requieren lentes correctivos como la miopía, la hipermetropía o el astigmatismo son causados por la estructura o la forma del ojo —no por la debilidad muscular—, por lo que es poco probable que los ejercicios tengan algún beneficio, dice Benner.

Los ejercicios tampoco te ayudarán a dejar de usar los anteojos para leer. La presbicia, la enfermedad que dificulta concentrarse en objetos cercanos a medida que envejeces, ocurre cuando el cristalino se engrosa con la edad y se vuelve más rígido.  Fortalecer los músculos oculares no mejorará la flexibilidad del cristalino, explica Benner.

Otras enfermedades que afectan la visión, incluidas las cataratas y la degeneración macular, tampoco pueden tratarse con ejercicios, dice.

 “En realidad no hay ejercicios para ayudar con los problemas de la vista que tienden a presentarse cuando envejecemos”, dice Benner.

spinner image membership-card-w-shadow-192x134

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

2. Las flexiones visuales con lápiz y otras terapias pueden ayudar con ciertos trastornos

Si un paciente sufre una de un reducido número de enfermedades, en su mayoría relacionadas con el control de los músculos oculares, los ejercicios de terapia de la visión recetados por un médico pueden ayudar.

Los estudios demuestran que los ejercicios oculares son eficaces para tratar una enfermedad llamada insuficiencia de convergencia, dice Ethan Greenberg, oftalmólogo de M Health Fairview y profesor adjunto de la Facultad de Medicina de la Universidad de Minnesota.

Esto sucede cuando los ojos no trabajan juntos para enfocarse en objetos cercanos. Los estudios demuestran que la enfermedad puede mejorar si los pacientes hacen un ejercicio llamado “flexiones con lápiz”, en el que miran fijamente un lápiz a medida que lo acercan y alejan de la nariz.

“Este es el único caso en el que se ha demostrado que los ejercicios pueden definitivamente mejorar la visión”, dice Greenberg. “Todos los demás ejercicios que a veces promocionan los optometristas o los terapeutas de la visión no cuentan con mucho apoyo dentro de la comunidad oftalmológica”.

Los oftalmólogos también pueden recetar terapia de la vista para el estrabismo, la ambliopía (ojo vago), la visión doble o la mala percepción de la profundidad, señala Benner. Algunos estudios pequeños también sugieren que los ejercicios oculares podrían ayudar a mejorar la miopía en los niños cuyos ojos todavía están creciendo.

Salud y bienestar

Target Optical

Descuento de un 50% al comprar un par de anteojos adicional y un descuento de $10 en anteojos y lentes de contacto

See more Salud y bienestar offers >

3. Los ejercicios oculares pueden ayudar con la fatiga ocular

Si pasas mucho tiempo mirando tu computadora o teléfono, puedes “ejercitar” los ojos para ayudar a prevenir la fatiga visual digital.

Los síntomas incluyen ojos enrojecidos, llorosos o irritados, párpados pesados, visión borrosa, dolor de cabeza o espasmos oculares. Muchos adultos mayores también sufren una enfermedad llamada síndrome del ojo seco que se agrava cuando pasas mucho tiempo delante de una pantalla.

El ejercicio más fácil y comprobado que puedes hacer para aliviar la fatiga ocular es seguir la regla 20-20-20. Los expertos recomiendan: después de 20 minutos de mirar una pantalla, descansa durante 20 segundos y mira un objeto ubicado a 20 pies de distancia.  

“Cuando realizas tareas que requieren un esfuerzo visual a corta distancia, los ojos deben enfocarse más cerca el uno del otro, y eso realmente pone presión en el sistema muscular”, dice Benner. “Tus ojos se fatigan después de un tiempo. Es esencial dejar que descansen para asegurarte de que se sientan cómodos”.

Si tienes el ojo seco, Christopher Starr, portavoz de la Academia Americana de Oftalmología y oftalmólogo de Weill Cornell Medicine, también recomienda agregar un cuarto paso al ejercicio: cerrar y apretar los ojos durante 20 segundos, lo que “distribuye las lágrimas por la superficie ocular y rehumedece el ojo”.

spinner image membership-card-w-shadow-192x134

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

4. Los mejores ejercicios para tus ojos pueden ser los que ejercitan todo el cuerpo

Si realmente quieres proteger tu vista, ejercitar tu cuerpo puede ser una mejor opción que ejercitar los ojos. Las investigaciones demuestran que las personas que hacen ejercicio con regularidad tienen menos probabilidades de padecer enfermedades oculares graves.

En un estudio de más de 3,800 personas, los investigadores descubrieron que las personas que hacían ejercicio tres veces a la semana tenían significativamente menos probabilidades de desarrollar degeneración macular relacionada con la edad (en inglés) que las personas que no hacían ejercicio.

Otro estudio publicado en Medicine & Science in Sports & Exercise encontró que el ejercicio regular estaba relacionado con un riesgo un 53% menor de glaucoma (en inglés), una enfermedad ocular grave que puede dañar el nervio óptico y causar pérdida de la visión o ceguera si no se trata.

El ejercicio también ayuda a las personas con diabetes a controlar la enfermedad y reducir el riesgo de complicaciones, incluida la retinopatía diabética. La retinopatía diabética es la causa principal de pérdida de la visión entre los adultos en edad laboral, dice la academia.

5. No olvides tu examen ocular anual

A Benner le preocupa que las personas que invierten en aplicaciones y programas de ejercicios oculares puedan posponer acudir a un médico que pueda diagnosticar la causa real de sus problemas de visión.

Si tienes el ojo seco, por ejemplo, tu optometrista tal vez pueda aliviar tus síntomas con un tratamiento para cerrar los conductos lagrimales. Un examen ocular también es importante para diagnosticar enfermedades oculares relacionadas con la edad, como cataratas, retinopatía diabética, glaucoma y degeneración macular, que pueden dañar la vista si no se identifican temprano.

“Los ejercicios no son la respuesta para el envejecimiento de los ojos”, dice Benner. “En vez de eso, asegúrate de mantener tus ojos saludables. Cerciórate de obtener la corrección visual adecuada. El primer paso es hacerte un examen completo de la vista”.

Discover AARP Members Only Access

Join AARP to Continue

Already a Member?

spinner image membership-card-w-shadow-192x134

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.