Skip to content
 

8 diferentes y deliciosos tipos de té helado para preparar este verano

Del té verde al negro, prepáralos para obtener una buena dosis de antioxidantes.

Diferentes tipos de té

CHRISTOPHER TESTANI

In English

Tres breves razones para preparar té helado en casa, en vez de comprarlo embotellado: es más económico, es probable que agregues menos azúcar y es más saludable; los tés embotellados contienen mucho menos polifenoles que el té recién preparado, según estudios. Y los polifenoles son beneficiosos. Estos antioxidantes protegen los tejidos del cuerpo contra los radicales libres, es decir, moléculas inestables que pueden aumentar el riesgo de enfermedades como la enfermedad coronaria y el cáncer. También hay una cuarta razón: puedes elegir exactamente cuál té deseas. Le pedimos a la dietista certificada y nutricionista Janette Marsac su opinión sobre las variedades más comunes.

1. El té negro

El té negro contiene la mayor cantidad de cafeína de cualquier té —47 miligramos (mg) en 1 taza, aproximadamente la mitad de la cantidad de un café— y es una fuente rica de teaflavinas, que pueden ayudar a reducir el colesterol en la sangre.

Cómo preparar té helado

Todos los tés se pueden convertir en té helado.

  • Prepara té caliente de cualquier tipo, luego colócalo en el refrigerador y sírvelo frío.
  • Pon una bolsa de té en agua fría y refrigérala entre seis y ocho horas antes de beber.
  • Prepara té caliente de cualquier tipo usando dos bolsas, luego vierte sobre hielo y sirve.
  • Para los tés granulados, como el matcha, agrégalos al agua y revuelve antes de añadir hielo, para que no tengan una textura grumosa.

2. El té verde

El té verde retiene más compuestos para combatir enfermedades que el té negro, debido a su proceso de secado al aire, que resulta en menos oxidación. El té verde también puede estimular el metabolismo y mejorar la sensibilidad a la insulina. Contiene 29 mg de cafeína por taza.

3. El oolong

El oolong es un té chino tradicional con un sabor que puede variar desde ligero y afrutado hasta intenso y aromático. Tiene 38 mg de cafeína por taza, y sus antioxidantes son similares a los del té negro y verde.

4. El té matcha

El té matcha se prepara con hojas enteras de té verde molidas en polvo fino, y luego se mezcla con agua caliente. Tiene alrededor de tres veces más antioxidantes que el té verde y tiene más cafeína, aproximadamente 70 mg por cada taza de té preparada con 1 cucharadita de polvo. 


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


5. El masala chai

El masala chai es té negro con especias, desde cardamomo hasta nuez moscada y canela. Estas especias mejoran las propiedades antioxidantes y antiinflamatorias del té.

6. El té blanco

El té blanco se cosecha en brotes, en vez de hojas, y conserva un alto nivel de antioxidantes. Por lo general tiene un sabor más claro y menos cafeína que el té negro o el té verde. El té blanco también tiene beneficios para la salud oral, como la prevención de placa (además, no te manchará los dientes).

7. El té de manzanilla

El té de manzanilla es un té de hierbas sin cafeína con un sabor dulce y ligeramente aromático. Contiene apigenina, un antioxidante que puede inducir el sueño y reducir el insomnio, especialmente en los adultos mayores.

8. El té de hibisco

El té de hibisco es afrutado y ligeramente agrio, y este té sin cafeína contiene altos niveles de antioxidantes. Bébelo con precaución: consumir demasiado hibisco puede tener un efecto laxante.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Consejos para un té saludable

Evita el azúcar

El té dulce es una bebida muy popular en el sur del país, pero el alto contenido de azúcar contrarresta los beneficios del té para la salud, dice la nutricionista Janette Marsac. En vez de eliminar el azúcar de un día para el otro —el té sin endulzante puede saber insípido si estás acostumbrado a agregar azúcar—, redúcela en incrementos. Elimina 1 cucharadita de azúcar a la vez o diluye el té con agua cada semana. Otra opción: agrega sabor al té negro sin endulzante con un poco de limón; al té verde, oolong o negro con unas cuantas hojas de menta fresca; y al té blanco con una sola hoja de albahaca. Marsac también recomienda verter té helado en una botella de agua con una cámara de infusión (puedes llenarla con fresas frescas cortadas a la mitad o rodajas de durazno para agregar sabor) o congelar fruta en cubos de hielo, para darle sabor al té a medida que se derriten.

No te sobrepases

El té puede no tener los niveles de cafeína del café, pero beber demasiado puede causar ansiedad, problemas para dormir y acidez, señala Marsac. Los taninos en el té también pueden bloquear la absorción de hierro, si bebes mucho. ¿Eres nuevo al ritual del té? Marsac aconseja comenzar con una taza de 8 onzas al día para ver cómo respondes.

Kelsey Ogletree escribe sobre comida para Bon Appétit y Shape.