Skip to content

Es el momento de reevaluar tu cobertura de Medicare: Revisa esta guía sobre el período de inscripción abierta.

 

Cultiva un floreciente jardín de té para tus infusiones

Las hierbas y hojas de té que plantas en casa pueden darle sabor a tu bebida.

Un hombre huele una planta de menta

Lorena Endara/Getty Images

In English | La albahaca, la melisa (o bálsamo de limón), la salvia y la menta pueden ser populares en el pesto, la lasaña y la sopa, pero Christina Dedora prefiere utilizar estas hierbas en su té.

Dedora comenzó a mezclar y vender tés —como Afternoon Delight, Dream Sweet y Flower Power— en su negocio, Sanctuary Herbs of Providence (en inglés). El proceso, dice, es fácil de replicar en un jardín casero.

"Las hierbas son una gran adición al jardín [y] la gente no sabe lo fácil que es hacer tu propio té", dice.

Técnicamente, los "tés" hechos de hierbas no son tés en absoluto: son tisanas o infusiones de hierbas. Solo las bebidas elaboradas con las hojas de la planta Camellia sinensis (té) merecen realmente la denominación de "té".

Pero, informalmente, a estos brebajes de hierbas se los llama "té porque... si los llamáramos tisanas o infusiones de hierbas, la gente no sabría de qué estamos hablando", explica Dedora.

Los jardineros aficionados pueden cultivar plantas para dar sabor a las versiones de té auténtico o té a base de hierbas.

Cultivo de un verdadero arbusto de té

Las hojas de la planta Camellia sinensis se utilizan para elaborar té negro, verde, blanco y oolong. Como otras especies de la camelia, este arbusto de hojas perennes crece mejor en climas cálidos.

Steve Lorch, fundador de Table Rock Tea Company, sugiere que los jardineros por debajo de la zona 7 cultiven la Camellia sinensis en invernaderos o macetas que puedan trasladar al interior en invierno. (¿No estás seguro de tu zona de cultivo? Consulta el mapa de zonas de resistencia de plantas del Departamento de Agricultura –en inglés–). Las plantas de té toleran el sol o la sombra, pero prefieren los suelos ácidos.

"Es una planta ornamental bonita y útil [y] una vez que se establece, es una planta fácil de cuidar", dice Lorch.

Después de cuatro a seis años, las plantas se consideran maduras y producen hasta cinco raciones de té al año. Procesar la Camellia sinensis requiere un poco de trabajo.

Lorch, que describe detalladamente el proceso en su libro How to Grow and Make Tea in the United States, señala que consiste en cosechar las hojas jóvenes y utilizar una combinación de calor o vapor, secado y enrollado de las hojas (dependiendo de si se trata de té blanco, negro, verde u oolong) para llevar las hojas desde el jardín hasta la taza de té. Las hojas también se pueden remojar frescas, pero no tendrán el mismo sabor robusto que el té seco y procesado a mano.

Hay una curva de aprendizaje, admite Lorch, pero con un poco de práctica puedes disfrutar de un té de cosecha propia. Añade que "el té existe desde hace miles de años; no se necesita ningún equipo especial".

Hierbas para aromatizar tu infusión

Cultivar hierbas para tisanas o "tés" de hierbas es mucho más fácil. Elige un lugar soleado del jardín para plantar plántulas de manzanilla, lavanda, equinácea o hierba de limón, que se venden en la mayoría de los viveros. La menta, la hierbabuena y la hierba gatera pueden incluso cultivarse en macetas en el patio.

Las infusiones herbales también ofrecen importantes beneficios para la salud: la manzanilla está relacionada con una mejor calidad del sueño; la menta tiene propiedades antimicrobianas y antivirales y se ha demostrado que alivia el malestar digestivo, y el jengibre se asocia con reducción de la inflamación.

Si cultivas hierbas para el té, Dedora sugiere evitar los pesticidas. Cosecha las hierbas frescas por la mañana, cuando los aceites —y el sabor— son más fuertes. Puedes poner hierbas frescas en agua hirviendo para hacer infusiones directamente del jardín a la taza, pero las hierbas secas tienen más sabor.

"Las hojas secas son lo mejor", dice Dedora. "Absorben los aceites, por lo que usas menor cantidad".

Para secarlas, recoge un puñado de hierbas con el tallo y ata el extremo de los tallos con un elástico; cuélgalos en una habitación oscura. La exposición a la luz solar directa degradará los aceites de las hojas, mientras que un lugar húmedo —como un baño— podría hacer que crezca moho en las hojas.

Una vez que las hojas están secas, lo que lleva unas dos semanas, sepáralas de los tallos (un proceso llamado garbling) y guárdalas en una bolsa de papel o en un tarro de cristal hasta que estés listo para hacer el té. Dedora señala que las hierbas secas tienen una vida útil de hasta dos años.

Calcula utilizar aproximadamente una cucharada de hierbas secas por taza de té; duplica la cantidad si utilizas hierbas frescas. Puedes comprar bolsas de té reutilizables o un colador de té (también conocido como bola infusora de té) para separar las hierbas frescas o secas del agua. Puedes utilizar una sola variedad de hierba, como la menta, o mezclar varias hierbas, como lavanda, hierba luisa y menta verde, para hacer mezclas de té personalizadas. No tengas miedo de ser creativo.

"[El té hecho con hierbas que crecen en tu jardín] no solo es más sano y fresco, sino que también reduces la huella de carbono", dice Dedora. "Ciertamente, hay un factor sorpresa".

Hojas de limón junto a una taza de té

Getty Images

Té de limón.

Recetas de infusiones para hacer en casa

Mezcla de melisa

  • 1/4 de taza de hojas secas de menta
  • 1/4 de taza de hojas secas de melisa
  • 2 tazas de agua

Coloca las hojas de menta y melisa en una tetera. Haz hervir agua en un hervidor y viértela sobre las hojas. Deja reposar de tres a cinco minutos. Cuela antes de beber.

Té energizante de cítricos

  • 1 cucharada de hojas secas de hierba luisa
  • 1 cucharada de hojas secas de melisa
  • 1 cucharada de hojas secas de bálsamo de abeja
  • 2 tazas de agua

Hierve el agua, añade la hierba luisa, la melisa y el bálsamo de abeja; deja reposar de tres a cinco minutos. Cuela el té en una taza caliente y sírvelo.

Las recetas son del libro Growing Your Own Tea Garden: The Guide to Growing and Harvesting Flavorful Teas in Your Backyard, de Jodi Helmer

Jodi Helmer es una colaboradora que cubre temas de jardinería, salud y medioambiente. También ha escrito para Scientific American, National Geographic Traveler y NPR.