Skip to content
 

4 buenas razones para llorar

¿Tuviste una semana —o un año— difícil? Por qué los psicólogos dicen que ceder a las lágrimas puede aportar beneficios para la salud mental.

Una mujer llora sentada en un sofá

GETTY IMAGES

In English

Adelante, llora bien. Lejos de ser un signo de debilidad o una fuente de vergüenza, los psicólogos dicen que ceder a las lágrimas es un importante mecanismo de afrontamiento y una forma de higiene mental.  

"Llorar puede ser una manera importante de comunicarse y conectar con los demás", dice Daniel Coletti, psicólogo clínico en la Division of General Internal Medicine de Northwell Health en Great Neck, Nueva York.

Aquí te compartimos algunas razones más específicas para dejar fluir las lágrimas.

1. Realmente te sentirás mejor después

Shannon O'Neill, una psicóloga y profesora adjunta de Psicología en Mount Sinai, en Nueva York, dice que llorar es una señal de que necesitas prestar atención a algo a lo que tu cuerpo está reaccionando. Hacerlo, dice, te permite aceptar las emociones que puedes o no haber reconocido del todo.

Leo Newhouse, un trabajador social sénior de Neurología en el Beth Israel Deaconess Hospital, en Boston, dice que una vez que te permites leer la señal de tu cuerpo de que algo te está molestando significativamente, puedes aceptar mejor lo que sientes y lograr una sensación de calma.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Llorar también puede hacer que te sientas mejor a corto plazo, gracias a que activa el sistema nervioso parasimpático (SNP), una especie de regulador interno de cómo gasta energía nuestro cuerpo. El SNP se relaciona a menudo con procesos de descanso ("rest and digest"). "Una vez que el llanto activa el SNP, empezarás a sentirte tranquilo", dice O'Neill.

Los psicólogos también dicen que no poder llorar puede ser un problema en sí mismo. Natalie Dattilo, directora de Psicología del Departamento de Psiquiatría del Brigham and Women's Hospital, en Boston, dice que estar bloqueado o insensible de esta manera puede indicar que no estás en contacto con tus emociones o, posiblemente, que estás clínicamente deprimido.

2. Disminuirás tu estrés

Además de activar el sistema nervioso parasimpático, el llanto desencadena otras respuestas fisiológicas que pueden mejorar tu bienestar. Cuando estás bajo presión, dice Dattilo, tu cuerpo libera la hormona cortisol. Si se deja que se acumule con el tiempo, el cortisol puede llegar a ser físicamente perjudicial. Pero después de haber llorado, los niveles de cortisol disminuyen y tu cuerpo libera otras hormonas que pueden actuar como sedantes, lo que crea una sensación de calma. 

"Justo antes de comenzar a llorar, tu respiración y tus latidos aumentan y entonces tu cuerpo comienza a calmarse", dice Laur en Bylsma, profesora adjunta de Psiquiatría y Psicología en la Facultad de Medicina de University of Pittsburgh.  

Las lágrimas, dice Coletti, también liberan oxitocina y endorfinas, hormonas que pueden ayudarte a sentir una sensación de calma interior y bienestar.  Como resultado, después de llorar, es probable que te sientas tranquilo, más calmado e incluso aliviado físicamente de algún grado de dolor.

3. Crearás lazos sociales más fuertes

Bylsma dice que una teoría evolutiva sugiere que el llanto sirve como una señal social para los demás de que necesitas ayuda y apoyo. También señala que la capacidad de comprender y compartir sentimientos indica una mayor probabilidad de poder llorar y que la capacidad de sentir empatía aumenta con la edad.

El llanto no solo suscita el apoyo de los demás, dice Dattilo, sino que también puede promover la cercanía y parece fortalecer las conexiones sociales. "Cuando estás conmovido emocionalmente, tiendes a estar más conectado con la humanidad", agrega.

Las mujeres tienden a llorar más que los hombres, y los psicólogos creen que esto las ayuda a formar lazos más estrechos con los demás, entre otras cosas, al establecer “una sensación de seguridad” dentro de un grupo, dice Coletti.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


4. Mantendrás tus ojos más sanos

Más allá de los muchos beneficios sociales y emocionales, derramar lágrimas también ayuda a mantener los ojos sanos, dice Deborah S. Jacobs, profesora adjunta de Oftalmología en la Facultad de Medicina de Harvard. Como explica, la córnea, o superficie frontal del ojo, es similar al cristal de un reloj en el sentido de que protege el globo ocular y debe permanecer despejado. También necesita mantenerse húmedo. Las lágrimas ayudan con ambas funciones e incluso contienen enzimas y anticuerpos que ayudan a combatir las infecciones.

"Las lágrimas tienen componentes inmunitarios, por lo que quienes no las producen son más propensos a tener problemas", afirma Valerie I. Elmalem, especialista en oculoplastia en el New York Eye and Ear Infirmary de Mount Sinai, en Nueva York.

A medida que envejeces, notarás que produces menos lágrimas y puedes tener problemas con el ojo seco o la irritación ocular. Esto es más evidente décadas antes en las mujeres que en los hombres, dice Jacobs, por el efecto de la menopausia en las hormonas relacionadas con nuestra capacidad para producir lágrimas.

Barbara Sadick, radicada en Nueva York, es una periodista de salud independiente.  Su trabajo ha aparecido en The Wall Street Journal, U.S. News & World Report y The Washington Post, entre otras publicaciones.