Skip to content

¿Cómo mantenerte sano durante tus viajes?: Consejos para disfrutar de las vacaciones de verano 

 

Naturaleza: la receta para mejorar la salud mental

Los estudios demuestran que actividades como caminar por el bosque favorecen el cuerpo y la mente.

Una mujer sentada en un árbol caído

WESTEND61/GETTY IMAGES

In English | Cuando te diriges a un bosque, el organismo comienza a cambiar en cuestión de minutos: disminuyen la presión arterial y la frecuencia cardíaca, y lo más probable es que tu estado de ánimo comience a mejorar. Varios estudios confirman que las incursiones frecuentes en la naturaleza también pueden reducir los niveles de la hormona del estréscombatir la depresión, facilitar un mejor sueño, fomentar la creatividad y hacer a las personas más amables y menos agresivas, entre otros maravillosos beneficios.

Los japoneses se toman estos beneficios en serio —lo llaman shinrin-yoku, o baños forestales— y utilizan la inmersión contemplativa en la naturaleza como una forma de terapia. El método también se ha extendido en Estados Unidos, donde puedes contratar a uno de los cada vez más numerosos guías de baños forestales para conducirte en venerables excursiones por un bosque. También puedes darte un baño en la naturaleza tú mismo si sales a dar un paseo reparador por el parque, si trabajas en el jardín o si te sientas a escuchar los pájaros durante 15 minutos debajo de un árbol en el patio trasero.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


El instinto nos dice que con frecuencia estas actividades nos levantan el estado de ánimo y nos calman, pero la relación entre el tiempo que pasamos en entornos naturales y una mejor salud mental también está respaldada por una gran cantidad de investigaciones. Por ejemplo: en una encuesta británica, las personas que habían pasado 120 minutos en la naturaleza durante la semana anterior fueron mucho más propensas a reportar buena salud y bienestar que quienes que no estuvieron expuestas a la naturaleza, “incluidos los adultos mayores y las personas que tienen problemas de salud persistentes”, según el estudio del 2019, que se publicó en Scientific Reports (en inglés). Además, un análisis de más de 140 estudios de todo el mundo que se llevó a cabo en University of East Anglia de Gran Bretaña reveló que “el contacto con los espacios verdes reduce significativamente los niveles de cortisol salival, un indicador fisiológico del estrés”, sin olvidar que también parece reducir el riesgo de diabetes tipo 2, enfermedades cardiovasculares y muerte prematura, según el informe del 2018 que se publicó en la revista Environmental Research (en inglés).

En Gran Bretaña, los médicos del Servicio Nacional de Salud habitualmente les recetan a sus pacientes que pasen tiempo en la naturaleza. Entre ellos, Sue Stuart-Smith, psiquiatra británica y autora del libro del 2020 The Well-Gardened Mind: The Restorative Power of Nature. Ella les dice a sus pacientes que “hagan todo el ejercicio que puedan, pero en un espacio verde siempre que sea posible”. “Es inmediato: a los pocos minutos de estar en un espacio verde, disminuirá la presión arterial”.

En otras palabras, no es necesario acampar en medio del bosque durante una semana para beneficiarse de la madre naturaleza. “Si la gente puede salir durante la hora de almorzar, notará un gran cambio”, advierte Stuart-Smith.

Es más importante que nunca en el mundo moderno, cuando muchos pasamos varias horas del día bajo techo y frente a pantallas, indica Emma Seppala, autora de The Happiness Track, del 2016, y experta en Psicología de la Salud. “Nos estamos privando de este recurso gratuito que hace surgir lo mejor de nosotros”.

Más consejos para encontrar la calma en la naturaleza:

Olvídate del reloj

“Lo más importante es visitar la naturaleza sin prisa”, dice Peter Wohlleben, autor alemán del próximo libro The Heartbeat of Trees: Embracing Our Ancient Bond With Forests and Nature. “Casi siempre llevamos algún tipo de horario laboral en la mente, y lo mismo sucede en la vida cotidiana: debemos caminar una cierta cantidad de millas en un tiempo determinado. Pero ¿por qué no simplemente sentarse debajo de un árbol durante una hora?”. Y definitivamente guarda el teléfono, o al menos ponlo en modo avión, dice Susan Madden, una guía de baños forestales e instructora de meditación cerca del Parque Nacional Yosemite de California, quien lleva a pequeños grupos ($35 por persona) a los alrededores en visitas guiadas en la naturaleza que concluyen con una apacible taza de té junto a un arroyo o riachuelo “porque el agua tiene sus propias virtudes curativas”.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


No te fijes una meta ni sientas que debes “lograr” algo

Antes de comenzar, “simplemente pon la intención de estar dispuesto a recibir lo que la experiencia te pueda aportar”, explica Madden. “No tengas expectativas, no tengas ideas anticipadas. Deja que siga su curso”.

Usa todos tus sentidos

Empieza por sentir el aire en la piel, sugiere Wohlleben. Luego, ¿qué aroma hueles? ¿Escuchas las ardillas que hacen crujir las hojas? ¿Puedes ver insectos si observas el tronco del árbol? Luego siéntate, “cierra los ojos y siente que formas parte de ese lugar”. Tal vez desees caminar despacio y ver lo que percibes en el camino, sugiere Madden, quien lleva a sus grupos a dar “caminatas muy lentas y reflexivas, tal vez un cuarto de milla o media milla durante alrededor de una hora”.

Prueba ocuparte del jardín

Simplemente sentarte en silencio en un hermoso jardín es en sí un elixir, pero el acto de cultivar un huerto también tiene incontables beneficios, advierte Stuart-Smith. Por ejemplo, señala que cuidar las plantas es una actividad enriquecedora y que “las actividades enriquecedoras se vinculan a la liberación de endorfinas (nuestros opioides naturales) y de oxitocina —a veces llamada la hormona del apego— y ambas tienen efectos favorables para la salud mental”. Stuart-Smith agrega que la jardinería también ofrece algunos de los efectos calmantes de la meditación, “cuando quitas las malezas, por ejemplo, o cuando siembras... porque estás completamente presente en lo que estás haciendo”. Si crear un nuevo jardín desde cero parece intimidante, Stuart-Smith sugiere comenzar con algo simple, como plantar girasoles. “Los siembras, las semillas germinan con facilidad y rapidez, y crecerán mucho”, señala. “Me encantan”.

Lleva la naturaleza al interior

Los arquitectos han comenzado a incorporar elementos naturales en los centros para adultos mayores, lo que se conoce como diseño biofílico. Aegis Living Bellevue Overlake, un centro de vida asistida en Bellevue, Washington, abrió el mes pasado con plantas y floraciones por doquier: un solárium de cristal en el vestíbulo, palmeras de seis pies, un estanque de peces koi y muchos espacios al aire libre para estimular la serenidad. El efecto curativo de las plantas es real, insiste Dwayne Clark, el director ejecutivo de Aegis Living: “Las personas en realidad se enferman menos”, dice, y señala estudios que demostraron que incluso tener plantas en las habitaciones de los pacientes en los hospitales puede producir mejores resultados en la salud. Las empresas también están incorporando una gran cantidad de vegetación en los planos de las oficinas. La enorme sede de Amazon en Seattle, conocida como The Spheres, se inauguró en el 2018 con biodomos recubiertos de paneles de cristal que albergan cerca de 40,000 plantas con el fin de inspirar la creatividad de los empleados.

Incorpora el color verde

Se ha demostrado que incluso una mayor presencia de color verde en los ambientes interiores reduce la ansiedad, tal vez porque lo asociamos con la naturaleza. Algunos han sugerido que este efecto calmante es la razón por la que los actores tradicionalmente han tenido “salas verdes” donde esperar antes de actuar.

Haz ejercicio al aire libre

Es sabido que la actividad física reduce el estrés, pero los estudios han demostrado que el efecto es mayor cuando se realiza al aire libre en un entorno natural.

Libros sobre el poder calmante e inspirador de la naturaleza

Dos portadas de libros: Finding the Mother Tree y The Well-Gardened Mind

MOTHER TREE COrtesía de KNOPF; WELL-GARDENED COrtesía de SCRIBNER

The Well-Gardened Mind: The Restorative Power of Nature, de Sue Stuart-Smith

Este libro (ahora disponible en rústica) fue escrito en el 2020 por un psiquiatra británico, quien ofrece un argumento muy bien elaborado a favor de los beneficios de los jardines y la jardinería —y la naturaleza en general— para la salud física y mental.

Finding the Mother Tree: Discovering the Wisdom of the Forest, de Suzanne Simard

Simard, una experta en comunicación e inteligencia vegetal, profundiza en la singular vitalidad e interconexión de los árboles, que según ella tienen “conversaciones” por medio de “una enigmática red de hongos subterráneos”. Se publicó este mes y ya es un éxito de ventas del New York Times.

The Heartbeat of Trees: Embracing Our Ancient Bond With Forests and Nature, de Peter Wohlleben

Este libro, que saldrá a la venta en junio, es un homenaje científico a los árboles escrito por el guardabosques alemán Wohlleben (autor de The Hidden Life of Trees, del 2016). El autor explora lo que describe como la profunda conexión entre los seres humanos y el bosque, y el modo en que los desajustes de la vida moderna que crean obstáculos entre nosotros y la naturaleza son perjudiciales para ambos.

The Nature Fix: Why Nature Makes Us Happier, Healthier and More Creative, de Florence Williams

Williams, una periodista que viajó por el mundo para investigar las bases científicas de los efectos de la naturaleza en el cerebro humano, describe sus descubrimientos en este apasionante libro del 2017. Incluye muchos datos que revelan que conectarse con el mundo natural es fundamental para nuestro bienestar.

Christina Ianzito es una periodista con sede en Washington D.C. que se unió a AARP en el 2010. Es la editora de viajes y libros de aarp.org y AARP The Magazine, y también edita y escribe artículos sobre salud, entretenimiento y otros temas para aarp.org. Recibió un premio Lowell Thomas del 2020 por sus escritos sobre viajes.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.