Skip to content
 

Cómo sacudirse el dolor de espalda

La abogada Bettye Ames empezó a practicar la danza del vientre para ponerse en forma y encontró una comunidad.

Bettye Ames

CHERISS MAY

Bettye Ames, de 66 años, es abogada e instructora de Misako Dance en Columbia, Maryland.

In English

Alrededor del 2007, hice un pacto con una de mis amigas. Las dos nos quejábamos de nuestro peso y le dije: "Si encuentras una clase de ejercicios, voy a tomarla contigo". Sin embargo, cuando me propuso una clase de danza del vientre, pensé que iba a tener que romper mi promesa. Me habían diagnosticado ciática y me dolían mucho las piernas y la espalda a causa de un nervio que estaba comprimido. Menear las caderas no me parecía una buena idea, pero le pregunté a mi fisioterapeuta si me haría daño tomar la clase, y me dijo que sería bueno para mi espalda porque fortalecería los músculos abdominales. Y ahí quedó mi pretexto.

Nos inscribimos en un curso de introducción en una universidad comunitaria local y nos gustó tanto que seguimos. Descubrí que la danza del vientre es mucho más que mover las caderas. Es un sistema de movimientos que se centra en aislar ciertos músculos. Si ves a una bailarina mover las caderas lentamente, es posible que pienses: "Eso es fácil". Pero se necesita mucha fuerza para moverse despacio. Se requiere equilibrio y flexibilidad. Tener control de tu cuerpo y ejecutar bellos movimientos te da autoestima, y eso me encanta.


Venta del Día de la Recordación: Únete a AARP por solo $9 al año cuando te inscribes por un período de 5 años. Únete hoy y recibe un REGALO.


Además, está la cuestión cultural. En varias culturas del Medio Oriente y del norte de África se practica la danza del vientre. Las mujeres se reúnen y celebran la música y a sí mismas; no se trata de entretener a los hombres. Nos divertimos con nuestros brillantes trajes y pelucas exageradas, pero en el fondo, la danza es sobre el compañerismo de estar con otras mujeres. Y sobre cómo te hace sentir: hermosa, poderosa y valorada.

Desde que mi hijo menor se graduó de la universidad, hace cinco años, he estado actuando y tomando clases. También empecé a dar clases de danza del vientre en un estudio local. Antes pensaba que sin hijos que cuidar, mi vida sin ellos en la casa iba a ser muy aburrida. Me pregunté qué iba a hacer con todo ese tiempo libre. Madre mía, qué sorpresa me llevé. ¡Hay toda una vida por vivir! 

Los pasos básicos de Bettye

Amplio círculo exterior con la cadera

Ponte de pie con los pies directamente debajo de las caderas, las rodillas ligeramente flexionadas, el pecho levantado y los brazos abiertos. Manteniendo la parte superior del cuerpo inmóvil, mueve lentamente las caderas hacia la derecha, luego hacia delante, luego hacia la izquierda y luego hacia atrás.

Meneo de la rodilla

Ponte de pie con los pies un poco separados, con las rodillas ligeramente dobladas. Empuja una rodilla hacia atrás (no la trabes),  luego vuelve a doblarla y endereza la rodilla contraria. Comienza lentamente, aumenta la velocidad y alterna las rodillas.

Aislamiento del torso

Ponte de pie como si fueras a menear la rodilla. Aprieta los abdominales inferiores, desde el ombligo hasta la parte superior de la cadera. Mueve el torso hacia la derecha, luego hacia la izquierda y de vuelta al centro Mueve el pecho hacia adelante y hacia atrás. Repite.