Skip to content

Navegador de beneficios de salud: Revisa esta guía para veteranos y sus familiares.

 

Qué podrían estar intentando decirte esos ruidos corporales

Desde rodillas que crujen hasta barrigas que gorgotean, esos sonidos podrían ser síntomas preocupantes.

Una mujer se cubre la boca mientras ríe

GETTY IMAGES

In English | Si parece que tu cuerpo es más ruidoso de lo que solía ser, quizás no sea tu imaginación. Pero cuando gorgoteos, gruñidos, resoplidos, silbidos o crujidos caricaturescos provienen de varias partes de tu cuerpo con frecuencia —a veces en momentos inoportunos—, es hora de detenerte y escuchar lo que esos sonidos podrían estar intentando decirte.

A continuación, analizamos por qué se producen varios sonidos y cuándo son motivo de preocupación.

Ruidos estomacales

Por qué sucede: el gorgoteo estomacal y la flatulencia pueden ser recompensas desagradables por aumentar tu consumo de frutas, verduras y otros saludables alimentos ricos en fibra que producen gas en el intestino. Estos síntomas también pueden ser una señal de intolerancia a la lactosa, incluso si nunca antes has sido intolerante. “Es mucho más probable que nos volvamos intolerantes a la lactosa después de los 40 años porque a medida que envejecemos, hay una notable disminución de la cantidad de lactasa [la enzima que se necesita para digerir la lactosa de la leche y otros productos lácteos] que se produce en el intestino”, dice la Dra. Cynthia Yoshida, profesora de Gastroenterología del Digestive Health Center de University of Virginia.

Motivo de preocupación: el gorgoteo estomacal que está acompañado de dolor abdominal y vómito puede deberse a un bloqueo gastrointestinal, así que asegúrate de consultar con tu médico si tienes esta combinación de síntomas. Para la gran mayoría de las personas, el gorgoteo estomacal por sí solo no es nada de qué preocuparse, dice Yoshida. Si los ruidos intestinales están acompañados de dolor por gases, tomar un medicamento de venta libre que contenga simeticona —como Gas-X, Mylanta o Maalox Plus— podría ayudar.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Articulaciones que truenan

Por qué sucede: si tus articulaciones emiten ruidos, “esto no es algo que deba causar temor en sí mismo”, dice el Dr. Joel Press, fisioterapeuta en jefe del Hospital for Special Surgery de Nueva York. El sonido puede producirse por burbujas de aire o de gas que se revientan dentro del líquido sinovial que rodea la articulación; esto es lo que suele suceder cuando las muñecas, las rodillas y los pies truenan. O puede producirse cuando un músculo o un tendón choca con el hueso del tobillo o el hueso de la cadera al estirar la pierna después de permanecer sentado por mucho tiempo. En cambio, un rechinido en las rodillas puede ocurrir debido a la degeneración. “A medida que envejecemos, las articulaciones se desgastan; son como las canas y las arrugas”, explica Press. “Al desgastarse el cartílago, tienes menos amortiguación; así que cuando dos partes se rozan, puedes escuchar ruido”.

Motivo de preocupación: la pregunta clave es: ¿Te duele la articulación cuando hace ruido? Si te duele o si la articulación está hinchada, roja o amoratada; tiene movilidad limitada; o se atora o traba, esas son señales de un problema. Los ruidos de las articulaciones acompañados por cualquiera de estos síntomas pueden ser indicios de artritis, una lesión o un problema con el movimiento de la articulación, dice Press. Si presentas estos síntomas, consulta con tu médico de atención primaria, un especialista en músculos y huesos, un fisioterapeuta o un cirujano ortopédico.

Ronquidos

Por qué sucede: cuando duermes, el aire que fluye por los tejidos blandos y los músculos relajados en la parte de atrás de la garganta crea un efecto vibratorio que puede producir un resoplido o un estertor. El proceso de envejecimiento y el consumo de alcohol pueden intensificar este efecto, ya que hacen que los tejidos se relajen aún más, explica el Dr. Clete Kushida, jefe de división y director médico del Sleep Medicine Center de Stanford University. Además, debido a que las personas suelen subir de peso a medida que envejecen, es más probable que hagan ruido al dormir. “Esto podría deberse a que si tienes más tejido graso alrededor de las vías respiratorias superiores en el cuello, eso puede reducir el tamaño de las vías y hacer que sea más probable que se bloqueen mientras duermes”, explica Kushida. Las alergias y los cambios en el funcionamiento nasal, que podrían ser causados por tener el tabique desviado (el tabique separa las fosas nasales), también te pueden hacer respirar más por la boca mientras duermes, lo cual puede provocar ronquidos.

Motivo de preocupación: roncar de vez en cuando no es nada de qué preocuparse. Pero roncar con frecuencia se ha relacionado con la presión arterial elevada, y es un síntoma de apnea obstructiva del sueño —un trastorno potencialmente grave que provoca que la respiración se detenga repetidamente y luego vuelva a comenzar durante el sueño—, explica Kushida. Además, si siempre estás exhausto a pesar de pasar suficiente tiempo en la cama, o si tu pareja se da cuenta de que a veces dejas de respirar, te atragantas o haces ruidos como si te estuvieras ahogando cuando roncas, consulta con un especialista en sueño o un otorrinolaringólogo. Si no se trata, la apnea del sueño puede aumentar tu riesgo de presión arterial alta, enfermedades cardíacas y derrame cerebral.

Chasquidos en la mandíbula

Por qué sucede: puede deberse a inflamación de los músculos que rodean la articulación mandibular, sobreestiramiento de la mandíbula (si abres la boca demasiado), artritis o incluso una lesión previa, explica Gigi Meinecke, dentista de Potomac, Maryland y portavoz de la Academy of General Dentistry. “En conjunto, a estos problemas se los denomina trastorno de la articulación temporomandibular”. Sin embargo, no es justo culpar a la articulación, ya que se ejercita cada vez que hablas, bostezas o masticas, lo cual provoca su desgaste con el tiempo. El estrés puede empeorar el problema, especialmente si esta zona se tensa durante el día o si rechinas los dientes por la noche, dice Meinecke. “Algunos medicamentos pueden causar que rechines los dientes. Si tu dentista determina que tu medicamento recetado es el motivo, puede recomendar Botox para aliviar este problema”.

Motivo de preocupación: si el chasquido o el crujido está acompañado de dolor o sensibilidad o si se te traba la mandíbula, programa una cita con tu dentista. Te puede dar una placa de mordida o un protector bucal especiales para que uses por la noche o recomendarte un medicamento antinflamatorio para el dolor (como ibuprofeno). Si el problema en la mandíbula es muy grave, tu dentista puede recomendar inyecciones en la articulación para aliviar el dolor o cirugía para restaurar la alineación adecuada si tu mordida es asimétrica.