Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Maneras sencillas para que vuelva a funcionar normalmente el aparato digestivo

Los especialistas responden a preguntas sobre el tubo gastrointestinal, los laxantes y la fibra.

Un hombre se queja de malestar estomacal con su médico

WAVEBREAKMEDIA/ISTOCK/GETTY IMAGES PLUS/GETTY IMAGES

In English | El envejecimiento se revela de manera más obvia en el espejo, pero algunos de los mayores cambios del cuerpo suceden en el aparato digestivo. El tracto gastrointestinal se vuelve más lento, la cantidad de ácido estomacal disminuye y las enzimas a lo largo del tubo digestivo comienzan a transformarse, lo que cambia la manera en la que el cuerpo digiere los alimentos. Los medicamentos pueden tener efectos secundarios indeseados sobre el aparato digestivo. El llevar una vida más sedentaria y tener hábitos alimenticios poco saludables, algo que una vez pudiste ignorar, podría comenzar a afectarte. El resultado: comienzan a suceder cosas en el tubo digestivo. Cosas extrañas, que hacen pasar vergüenza y que tal vez sean peligrosas.

Lamentablemente, muchos de nosotros vacilamos en preguntarles a nuestros médicos sobre los problemas digestivos, en particular los que nos hacen sonrojar. Por eso, para averiguar lo que es normal y lo que puede ser causa de preocupación, nosotros hicimos las preguntas.

No defeco todos los días. ¿Estoy estreñido?

No necesariamente. “Nuestra definición de los ‘hábitos normales de defecación’ es desde una vez cada tres días hasta tres veces al día”, dice Charles McMahon, gastroenterólogo en Loyola Medicine cerca de Chicago. En tu próxima cita médica, no solo digas que estás estreñido, porque eso es subjetivo. Más bien, especifica cuántas veces defecas por semana, al igual que la consistencia (dura, blanda).


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


A veces necesito laxantes, pero escuché que pueden causar adicción en el tubo gastrointestinal. ¿Es verdad?

No. “La mayoría de los laxantes pueden usarse de manera segura, tal como se indica, una o dos veces al día. No hay pruebas de que esto cree dependencia”, señala McMahon. Habla con tu médico antes de empezar a tomarlos porque (como mencionamos) podrías pensar que estás estreñido cuando en realidad no lo estás.

La barriga me gruñe de manera extraña hasta cuando no tengo hambre. ¿Eso a qué se debe?

Todos esos gruñidos del abdomen tienen un nombre divertido: borborigmos. Por lo general es solo gas que pasa por los intestinos. “Estos sonidos que oyes cuando el tubo gastrointestinal está funcionando son normales y no sugieren que esté pasando nada serio”, comenta McMahon.

Cuando me limpio, queda un poco de sangre en el papel higiénico. ¿Es cáncer de colon?

Es más probable que sea algo benigno, como una hemorroide o una fisura anal. Según McMahon: “Los cánceres de colon crecen despacio y hace falta que sean avanzados para ver sangre roja en las heces”. Independientemente de esto, consulta con tu médico; la sangre es una señal de alerta que él o ella querrá investigar, además de asegurarse de que estés al día con los exámenes de detección de cáncer de colon. Si se trata de una hemorroide, es probable que el médico te recomiende que consumas alimentos ricos en fibra y pruebes baños de asiento para sentirte más cómodo. Las cremas de uso externo para aliviar el dolor pueden ayudar a sanar una fisura.

Escuché que la preparación para una colonoscopia es horrible. ¿Puedo evitarla?

No, no puedes. De hecho, en el 2018 la American Cancer Society empezó a recomendar que todos los adultos se sometan a una colonoscopia cada 10 años desde que tengan 45 años, en vez de a partir de los 50. “Hemos visto un aumento reciente en casos de cáncer de colon en la comunidad más joven”, dice la gastroenteróloga Felice Schnoll-Sussman de New York-Presbyterian/Weill Cornell Medical Center. Para que el proceso sea menos desagradable, Schnoll-Sussman les pide a los pacientes que coman una dieta con bajo contenido de residuos, lo que significa que pueden consumir yogur y helado durante la mañana del día de preparación, y así no se sienten tan restringidos como si solo pudieran tomar líquidos. Enfría la solución de preparación para que sea más agradable, y usa una pajita para ayudar a evitar que te toque la lengua.

Fuentes principales de fibra para alimentar los intestinos

Variedad de moras en una taza y en un plato

KARANDAEV/GETTY IMAGES

Frutas

  • Frambuesas, 1 taza: 8 gramos
  • Moras, 3/4 taza: 5.7 gramos
  • Pera, mediana: 5.5 gramos
  • Manzana, mediana: 4.4 gramos
Alcachofas en una canasta

FUNWITHFOOD/E+/GETTY IMAGES

Verduras

  • Alcachofa, mediana: 6.9 gramos
  • Zanahoria, cruda, 1 taza: 3.6 gramos
  • Calabaza de verano, cruda, 1 taza: 1.2 gramos
Frijoles negros frescos

BHOFACK2/GETTY IMAGES

Semillas y frijoles

  • Semillas de chía, 2 cucharadas: 7.8 gramos
  • Frijoles blancos, cocidos, 1/2 taza: 9.6 gramos
  • Frijoles negros, cocidos, 1/2 taza: 7.5 gramos

Tengo el estómago más hinchado que nunca. ¿Por qué?

Piensa qué tan sedentario has estado últimamente, porque si tú bajas el ritmo, tu tubo gastrointestinal también lo hace. “La acumulación de heces y líquido en los intestinos puede llevar a estreñimiento, dolor abdominal e hinchazón”, explica Schnoll-Sussman. Los intestinos también pueden volverse lentos después de que comienzas a tomar suplementos de calcio o de hierro (un efecto secundario es el estreñimiento).

Tengo mucha flatulencia. ¿Por qué?

Los alimentos procesados, en particular las comidas preenvasadas para pérdida de peso o bajas en calorías, a menudo contienen alcoholes del azúcar o endulzantes artificiales, que son horribles para el tubo gastrointestinal, —hasta los sustitutos del azúcar que son “naturales”—, según Joseph Fiorito, jefe de gastroenterología en Danbury Hospital en Connecticut. Cuando se metabolizan estos sustitutos del azúcar, las bacterias normales en el tubo gastrointestinal los descomponen y los convierten en subproductos que irritan el colon y causan gases intestinales, diarrea e hinchazón. Lee las listas de ingredientes, porque estos endulzantes se encuentran en bebidas, dulces, condimentos, salsas y pan.

A veces no puedo llegar a tiempo al inodoro cuando tengo que defecar. ¿Es normal?

No, y probablemente hay una solución sencilla, dice el gastroenterólogo Daniel Sussman, profesor adjunto de medicina clínica en University of Miami. Ciertos medicamentos, como las píldoras para la presión arterial, pueden alterar los niveles de hidratación y afectar la rapidez con la que todo atraviesa el tubo gastrointestinal. Si bien los cambios relacionados con la edad en los músculos y los nervios pueden debilitar el esfínter anal (el músculo que te da tiempo para llegar al baño), hay maneras de controlar este problema. Intenta consumir más fibra para aumentar el volumen de las heces, y elimina los alimentos con endulzantes agregados o alcoholes del azúcar.

¿Debería tomar un probiótico para ir al baño con más regularidad?

No. En un metanálisis de 21 estudios se descubrió que los probióticos que contienen lactobacilos o bifidobacterias aumentaron el número de deposiciones en solo 0.8 por semana. Además, los probióticos no están regulados y no hay manera de saber si la marca que tomas contiene muchos cultivos vivos, o incluso ninguno. Es mejor que comas más fibra (para dar a tus bacterias naturales algo que consumir) y que incluyas yogur con cultivos en tu alimentación.

¿Es posible que haya adquirido una intolerancia a la lactosa con la edad?

Sí. Después de cierta edad, la enzima lactasa, que metaboliza la leche, comienza a disminuir en el cuerpo. Eso puede suceder en cualquier momento a partir de la pubertad. No significa que algo va mal; solo quiere decir que el cuerpo cambió, así que modifica tu alimentación de acuerdo a eso. Si no deseas eliminar por completo los lácteos, experimenta con cuidado para descubrir cuál es tu propio límite.

Mi médico me dijo que comiera más fibra, pero ahora solo estoy hinchado y con gases intestinales. ¿Se equivocó?

Esto sucede mucho, en especial si tratas de aumentar rápido el consumo de fibra. La cantidad diaria recomendada de consumo de fibra para hombres y mujeres mayores de 50 años es 30 y 21 gramos, respectivamente. La mayoría de las personas en este país consumen solo la mitad de esta cantidad a diario. Si tienes un estómago sensible, Daniel Sussman sugiere que disminuyas el consumo recomendado de fibra a la mitad para ver si es más fácil de digerir, y luego poco a poco volverlo a aumentar.

Jessica Migala, escritora que vive en Chicago, se especializa en temas de bienestar, nutrición, acondicionamiento y cuidado de la piel.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO