Skip to content

Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena

¿Necesitas ayuda para preparar tus impuestos? Visita Tax-Aide.
Impuestos: ¿Eres chofer de Uber? También tienes que pagarle al IRS
Impuestos: Tienes hasta el 17 para rendir tu planilla, Tax-Aide te ayuda.
Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena
 

Tratamientos para el Alzheimer: ¿cuán efectivos son?

La calidad de vida del paciente sigue dependiendo, en gran medida, de la dedicación y esfuerzo de familiares y personal de la salud.

Madre e hija en un abrazo

Getty Images

Uno de los padecimientos más temidos por el ser humano es la demencia, enfermedad que se caracteriza por la pérdida de las funciones intelectuales superiores. Estas incluyen juicio, raciocinio, memoria y la orientación en tiempo y espacio, así como poder reconocerse a sí mismo. Existen muchas causas de demencia, siendo la enfermedad de Alzheimer la más común, presente en aproximadamente el 70% de los casos.

La enfermedad de Alzheimer exige un gran sacrifico tanto de parte de la familia como del personal de salud. Esto hace que la investigación sobre nuevos tratamientos sea uno de los aspectos de mayor prioridad en la comunidad científica y de mayor interés entre los familiares de los pacientes. Pero, ¿hay algo nuevo en el desarrollo de medicamentos contra esta enfermedad?

Los potenciadores cognitivos

Como no hay cura para la enfermedad, los tratamientos están centrados en aliviar los síntomas, principalmente la pérdida de memoria y la orientación en el tiempo y el espacio. Este grupo de medicamentos, llamados nootrópicos o mejoradores cognitivos, incluyen decenas de sustancias muy poco estudiadas, de las cuales, sin embargo, cuatro han sido ampliamente evaluadas y se usan para tratar la enfermedad. Esos medicamentos son el donepezil (Aricept), rivastigmine (Exelon), galantamine (Razadyne) y el memantine (Namenda).

Efectividad: un reciente estudio, llevado a cabo por investigadores canadienses, revisó 142 publicaciones científicas sobre estos medicamentos. Los autores concluyeron que ninguno de esos productos demostró ser superior al otro en mejorar los síntomas relacionados a la pérdida de memoria, o al mejoramiento del juicio, el raciocinio, la orientación o las capacidades ejecutivas. Siendo su efectividad, en el mejor de los casos, muy modesta.

Efectos secundarios: los investigadores reportan que, considerando el modo en que actúan sobre el sistema nervioso, ninguno de los medicamentos causó caídas de los pacientes o latidos lentos del corazón (bradicardia). Por otro lado, dolores de cabeza, náuseas, vómitos y diarreas fueron los principales efectos secundarios de las cuatro medicinas antes mencionadas.

Bloqueadores de la beta-amiloide

Debido a que se cree que el depósito en las células cerebrales de una proteína llamada beta-amiloide podría ser la causa de la enfermedad, la mayor parte de los tratamientos se han concentrado en bloquear o disminuir la acumulación de esa sustancia en las neuronas. Lamentablemente, largos y costosos estudios encaminados a probar esa hipótesis han experimentado grandes fracasos. El problema es que la presencia o la ausencia de dicha proteína no siempre guarda relación con los síntomas de la enfermedad. En otras palabras, hay personas que tienen imágenes cerebrales con grandes depósitos de la proteína que no presentan síntomas, y viceversa.

Medicamentos para el estado de ánimo

En lo que se refiere al uso de otros medicamentos, y debido a que la enfermedad de Alzheimer causa problemas de comportamiento y de sueño, los médicos disponen de medicamentos ya conocidos para controlar esos síntomas. Antidepresivos, ansiolíticos, antipsicóticos y medicamentos para el sueño son comúnmente usados con diverso grado de efectividad y efectos secundarios.

¿Qué esperar en los próximos años?

Los científicos se encaminan a demostrar alteraciones genéticas que puedan ser el blanco de tratamientos moleculares en el futuro.

Este tema es muy frustrante, pues no solo no se tiene medicina específica para curar la enfermedad, sino que los medicamentos para mejorar la pérdida de las funciones superiores tampoco brindan un beneficio importante. En otras palabras, el tratamiento es básicamente de tipo paliativo, es decir, de controlar los síntomas y mejorar la calidad de vida a corto plazo.

Sabiendo que existen 47 millones de personas que están viviendo con la enfermedad de Alzheimer en la actualidad, y que en el 2050 ese número llegará a 131 millones, hay una necesidad urgente de desarrollar mejores tratamientos, lo cual solo se logrará con más presupuesto para la investigación médica.

Mientras tanto, la dedicación y el esfuerzo de familiares y profesionales de salud seguirán siendo el pilar fundamental sobre el que reposa el bienestar y calidad de vida de los pacientes con enfermedad de Alzheimer.

También te puede interesar

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTICULO