Skip to content
 

¿Una ventaja adicional del bridge? La capacidad intelectual

Jugar bien tus cartas puede mantenerte la agudeza mental después de la jubilación.

Warren Buffet y Bill Gates jugando cartas

Borsheims Fine Jewelry

Warren Buffett (segundo desde la izquierda) y Bill Gates (derecha) están entre las personas para quienes el bridge desempeña un papel en mantener la agudeza mental.

In English l A punto de cumplir 90 años, Leonard Melander se dedica apasionadamente a su romance de toda una vida con el bridge, ese juego de cartas tan sofisticado, complejo y señorial.

En el 2007, a los 82 años, Melander se convirtió en el jugador de mayor edad en haber ganado un campeonato nacional estadounidense de bridge duplicado; lo hizo de nuevo en la división para personas mayores cuatro años más tarde. El juego sigue siendo una actividad gratificante, aunque a veces desconcertante, para el médico jubilado de West Bloomfield, Michigan.

“El reto intelectual, la satisfacción de resolver problemas” es lo que hace que el bridge sea tan atractivo, dijo Melander, de 89 años, quien quedó en segundo lugar en la categoría Super Senior Pairs en el Fall North American Championships en diciembre pasado en Providence, Rhode Island. “Pongámoslo de esta manera: cualquier actividad que disfrutes previene la aparición de la depresión clásica”.

“El bridge”, agregó Melander con un suspiro audible, “es el equivalente a los efectos de las drogas”.

Los beneficios de la acrobacia mental

El juego tiene un encanto parecido para los aproximadamente 25 millones de jugadores en Estados Unidos, entre ellos fanáticos como Warren Buffett y Bill Gates. La mayoría de ellos tienen más de 50 años. Los investigadores descubrieron que los juegos que representan un reto para la mente, como el bridge, son muy apropiados para las personas mayores, porque brindan estimulación intelectual y social de manera habitual.

Las complejidades del bridge lo hacen muy atractivo para quienes quieren aumentar su agudeza con acrobacias mentales. Un estudio realizado en University of California en Berkeley en el 2000 descubrió pruebas convincentes de que un área del cerebro que se usa para jugar bridge estimula el sistema inmunitario. Los investigadores sugieren que eso se debe a que los jugadores tienen que usar la memoria, la visualización y la secuenciación.

“Cuando comencé a jugar casi a los 20 años, no me podía acordar de las cartas que se habían jugado”, dijo Burt Saxon, de 67 años, un maestro jubilado de Milford, Connecticut. “En mis 50, me acordaba de casi todas las cartas. Ahora que soy mayor, tengo que esforzarme para hacerlo. Creo que el bridge ayuda a prevenir que la memoria a corto plazo se me deteriore por completo”.

Keith A. Josephs, un neurólogo en la Mayo Clinic de Rochester, Minnesota, dijo: “Son datos subjetivos que dicen, ‘Vaya, tal vez jugar estos juegos y ser activo en el plano social dan como resultado un mejor desempeño’. Los pacientes tienen menos probabilidades de estar deprimidos; por eso, duermen mejor, tienden a hacer más ejercicio y viven una vida mejor en general. Les va mejor desde un punto de vista cognitivo”.

Josephs enfatizó que hay muy poca evidencia médica de que “jugar cualquiera de estos juegos prevendrá un proceso degenerativo o el comienzo de la enfermedad de Alzheimer. Más bien, podría retrasar la aparición de síntomas para que el individuo pueda funcionar a un nivel más alto”, dijo.

Heather Snyder, directora de las operaciones médicas y científicas en la Alzheimer’s Association (Asociación de Alzheimer), dijo que lo que falta en la investigación relacionada con la enfermedad de Alzheimer “es la receta de qué es lo que va a disminuir el riesgo de una persona o retrasar la aparición de la enfermedad”.

El año pasado, la Alzheimer’s Association compartió los resultados de un estudio clínico de gran escala en Finlandia que demostró los beneficios de combinar el entrenamiento cognitivo y la actividad social —dos de los beneficios principales del bridge— con otros elementos de estilo de vida: que los cambios múltiples en el estilo de vida pueden mejorar la memoria y las habilidades del pensamiento en quienes corren riesgo de padecer deterioro cognitivo.

Mujer jugando cartas

Jabin Botsford/ The New York Times/Redux

Jugar bridge podría mejorar la memoria.

Un estudio del 2014 realizado por University of Wisconsin-Madison descubrió que jugar juegos de cartas y de mesa puede ayudar a las personas mayores a mantener la agudeza mental. Los investigadores descubrieron que la frecuencia con la que se participa en juegos se asocia con un mayor volumen cerebral en varias regiones que son afectadas por la enfermedad de Alzheimer. Quienes jugaban con mayor frecuencia también obtuvieron puntajes más altos en pruebas cognitivas.

Cómo mantener la interacción social

En el caso de Melander, jugar bridge hasta sus años dorados parece haber sido beneficioso para su bienestar general. Gracias al bridge, él mantiene su interacción social y enfrenta retos cognitivos. Por supuesto, no tenía que preocuparse de cosas como esas cuando era adolescente, una época en que el bridge le ganaba a la mayoría de las actividades de ocio en Estados Unidos.

“En los años 30, todo el mundo jugaba; mal, pero jugaban”, dijo Melander riéndose. “El bridge era noticia de primera plana. Durante la Depresión, nadie tenía nada más que hacer sino jugar bridge”.

Una razón principal es el gran componente social de este juego. Por décadas, amigos y familiares a menudo se reunían para tomarse unas copas, cenar y jugar bridge, el cual proviene del juego inglés de cartas del siglo XVII llamado whist.

El bridge de contrato, que incluye cuatro jugadores y se desarrolló en los años 20, requiere que los jugadores pujen cuántas rondas o “bazas” creen que pueden ganar en una partida. El bridge duplicado es la variación más popular y competitiva del juego. Reduce el elemento de la suerte, porque grupos múltiples de jugadores juegan manos idénticas y comparan los puntajes.

La popularidad del bridge ha disminuido desde sus idílicos tiempos en los años 30 y 40. A principios de los años 60, había un programa de televisión nacional para los seguidores del bridge, pero luego los cambios radicales en los hábitos sociales y de ocio disminuyeron la popularidad del juego. Hoy en día, el póquer está muy de moda; el bridge, para los jóvenes, es un vestigio del pasado. La edad promedio del jugador de bridge competitivo en Estados Unidos en la actualidad es 71 años.

La atracción para los boomers

Aunque hace mucho tiempo que el bridge se convirtió en un nicho del mercado, The New York Times todavía publica una columna sobre bridge. El juego recibió impulso cuando fue nombrado deporte de exhibición en los Juegos Olímpicos de Invierno del 2002 en Salt Lake City. Los partidarios del bridge se niegan abandonar las cartas de este juego distinguido. Todavía lo juegan millones, de manera social en hogares y clubes, y a nivel competitivo en torneos. En los últimos años ha llegado a un público más amplio con sus versiones en línea. Lily Hansen, de 103 años, de Ludington, Michigan, ha jugado bridge por nueve décadas. “Soy la única silver life master en mi pueblo”, lo cual quiere decir que ha acumulado 1,000 masterpoints de la American Contract Bridge League (ACBL, Liga Estadounidense de Bridge de Contrato) durante su vida. “Para convertirte en gold life master, necesitas 2,500. En mi caso, no creo que viva tanto”.

Hansen juega bridge dos veces por semana y es directora de un club de bridge duplicado, lo cual mantiene afinadas sus habilidades matemáticas. “Todo el mundo pregunta por qué tengo 103 años y todavía conduzco [...] todavía estoy aquí”, dijo. “El bridge duplicado es competitivo. Te mantiene el cerebro trabajando. Honestamente lo creo”.

Cartas para jugar

Getty Images

Cada vez que se reparten cartas, hay miles de millones de posibilidades. “Cada mano es como un copo de nieve”, dice George Jacobs, un columnista del “Bridge Bulletin”.

En los últimos años, la ACBL lanzó varias iniciativas de mercadeo para atraer a más boomers, muchos de quienes jugaron bridge de jóvenes.

“Descubrimos que podemos volver a atraer a personas en sus 50” con programas educativos e instructivos, dijo Robert Hartman, director ejecutivo de la ACBL.

El público más importante de la ACBL consiste en graduados universitarios de entre 55 y 75 años, con ingresos hogareños anuales de más de $75,000. Algunos boomers no conocen el juego, pero muchos, como Bobby Levin, el jugador del año de la ACBL en el 2014, aprendieron a jugar cuando eran niños. Levin comenzó a jugar a los 12 años. Al cumplir los 15, era un life master, la denominación más alta para un jugador de bridge en ese entonces.

“Mi madre me enseñó después de que se divorció. [Jugar] era para ella una buena manera de conocer gente”, dijo Levin, de 57 años, quien es un jugador profesional de bridge de tiempo completo. Los mejores profesionales ganan más de medio millón de dólares al año.

Miles de millones de posibilidades

El bridge proporciona grandes beneficios, independientemente de la edad, los ingresos o el estado físico. Es un reto, no cuesta mucho y puede adaptarse para personas con discapacidades graves, tales como la ceguera.

“Para muchas personas mayores que yo y menos capaces físicamente, es la única actividad por la que salen”, dijo Paul Kelley, de 74 años, un ingeniero eléctrico jubilado de Plymouth, Massachusetts. “En verdad es bueno para que las personas mayores mantengan la agudeza mental, en particular con el deterioro de la memoria”.

Cada vez que se reparten cartas, hay miles de millones de posibilidades. George Jacobs, de 65 años, un columnista del Bridge Bulletin, dijo: “Cada mano es como un copo de nieve”.

“Los mejores jugadores cometen tantos errores durante una sesión, que si fueran jugadores de béisbol, los despedirían”, dijo Jacobs, quien fue capitán del equipo olímpico estadounidense de exhibición en el 2002. “Sigues tratando, así que tu cerebro tiene que trabajar más duro”.

Jugadores superestrella

Dos de los hombres más inteligentes en Estados Unidos, aunque no los jugadores de bridge con mayores logros, son Warren Buffett, de 84 años, y Bill Gates, de 59. Buffett dijo una vez que no le importaría que lo metieran a la cárcel si tuviera tres compañeros de celda que fueran jugadores decentes de bridge.

“Warren ha jugado por casi 70 años”, dijo Sharon Osberg, de 65 años, quien ha sido campeona mundial dos veces y es amiga y pareja de bridge habitual del multimillonario. Él “aprendió en una época en que no pasaba mucho más y todos jugaban bridge. Internet en verdad le ha dado más oportunidades. No necesita conseguir cuatro personas en Omaha para jugar. Bill jugó con sus padres y luego dejó de jugar por mucho tiempo hasta que conoció a Warren, quien hizo que Bill volviera a interesarse en el juego”.

Hace 10 años, los tres desarrollaron un programa nacional para jugadores de bridge jóvenes, pero “hubo una tormenta perfecta, porque la economía se derrumbaba”, dijo Osberg. “No podíamos regalárselo a las escuelas”.

“En términos generales, el ajedrez y el bridge sufren el mismo destino; hay demasiada competencia por el tiempo libre de los jóvenes”, añadió. “El bridge es un juego difícil. Requiere una gran inversión de tiempo. Mientras más sabes, más entiendes que en verdad no lo entiendes”.

En el prólogo de la guía de enseñanza Bridge, la estrella de tenis y miembro del Salón de la Fama Martina Navratilova escribió que el bridge “es más que solo un juego de cartas. Es un deporte cerebral. El bridge te enseña lógica, razonamiento, rapidez de pensamiento, paciencia, concentración y habilidades de juego en pareja”.

El juego tiene un encanto tan intemporal, elegante y de ritmo lento, que impulsó a Marcia Tompkins, de 74 años, a redescubrirlo hace cuatro años.

“El bridge es algo que puedo hacer ahora”, dijo la auditora bancaria jubilada de Surry, Maine. “Puedes jugar bridge siempre y cuando estés en tu sano juicio”.

Cómo empezar
Sin importar la edad, educación o estado físico de un jugador principiante de bridge, hay herramientas disponibles para ayudarle a aprender el juego.

“No hay duda de que cualquiera puede aprender”, dijo Robert Hartman, director ejecutivo de la ACBL. “Tenemos varios programas elaborados de manera que resulte sencillo”.

En los últimos años, la ACBL ha aumentado el alcance de sus programas a través de tecnología e internet. Los principales entre ellos son:

  • Un nuevo software llamado Learn to Play Bridge, un curso individual para aprender jugando.
  • Programas gratuitos de software para computadoras personales, entre ellos Learn to Play Bridge I para los principiantes.
  • Learn Bridge in a Day?, un curso de cinco horas dirigido a los principiantes.

“Le da la vuelta al concepto de que toma años aprender el bridge”, dijo Hartman de este último curso, que se ofrece en el North American Bridge Championships y otros lugares. “Esencialmente, enseñamos lo básico en un día”.

Las comunidades para jubilados y los grupos locales de bridge acogen a los jugadores nuevos. Para quienes quieren aprender a jugar en persona, acbl.org/findateacher (en inglés) es un buen recurso. Otros sitios web útiles incluyen bridgedoctor.com (en inglés), learn.acbl.org (en inglés) y abtahome.com (en inglés), que pertenece a la American Bridge Teachers' Association (Asociación Estadounidense de Maestros de Bridge).

“Puedes sentirte cómodo y tener metas sin importar quién eres”, dijo el fanático de bridge Steve Emerson, M.D., de 61 años, director del Herbert Irving Comprehensive Cancer Center en New York-Presbyterian Hospital/Columbia University Medical Center.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO