Skip to content

Dr. Elmer Huerta

 

Mitos y verdades sobre las cataratas

¿Cuándo es el momento ideal para la operación?

Las cataratas constituyen la causa más importante de ceguera en el mundo y una de las principales causas de ceguera en Estados Unidos, donde se calcula que más del 50% de personas mayores de 65 años tiene ya algún grado de cataratas.

ojo de cerca mirando a letras en pantalla

ShutterStock

Las cataratas son lesiones del cristalino que se encuentra detrás de la pupila, y que concentra y proyecta los rayos de luz a la retina, que es la parte del ojo con la que vemos. Como su nombre lo indica, el cristalino es un lente completamente transparente, pero por diversas razones se va opacando en el trascurso de la vida, y ocasiona visión borrosa, brillo molestoso de objetos y dificultad para apreciar el contraste de los colores.

Los siguientes son algunos de los mitos más comunes sobre las cataratas.

1-    Las cataratas solo se desarrollan en gente mayor.

Falso, si bien es cierto que la gran mayoría de cataratas ocurren en personas mayores como consecuencia del envejecimiento natural del cristalino, las cataratas pueden presentarse en recién nacidos (catarata congénita), o en gente más joven que padece diabetes o que fuma cigarrillos

2-    Las cataratas pueden doler.

Falso. Las cataratas por lo general no duelen y sus principales síntomas están relacionados con la dificultad para ver con claridad. Solo en casos muy avanzados pueden doler.

3-    Las cataratas crecen encima del ojo.

Falso, las cataratas se desarrollan dentro del ojo, y se producen por la opacidad del cristalino o lente transparente que se encuentra detrás de la pupila.

4-    Las cataratas pueden “volver a crecer”.

Falso, las cataratas no son “crecimientos” ni fuera ni dentro del ojo. Son opacidades progresivas que se presentan en los cristalinos.

5-    Las cataratas pueden pasar de un ojo al otro

Falso, las cataratas se pueden desarrollar en solo un ojo, en los dos o en ninguno. Al no ser una enfermedad contagiosa, las cataratas “no pasan” de un ojo a otro.

6-    Las cataratas empeoran al esforzar la vista cosiendo, bordando o leyendo.

Falso, las cataratas no se producen por realizar esas actividades. Las cataratas se forman cuando las proteínas que componen el cristalino “envejecen” y se precipitan, al igual que sucede cuando una clara de huevo trasparente se vuelve opaca con el calor. Lo que pasa es que esas actividades se hacen más difíciles cuando la persona tiene cataratas, lo que hace que la gente piense que se están empeorando.

7-    Tomar vitaminas C, E o aspirina pueden prevenir o revertir las cataratas.

Falso, no está probado que el consumo de esas vitaminas pueda prevenir o revertir las cataratas. Del mismo modo, no está probado que el uso de la aspirina pueda prevenir las cataratas. Es importante recordar que altas dosis de vitamina A pueden tener serios efectos secundarios y que la aspirina puede provocar sangrado del estómago y solo debe consumirse después de una evaluación médica.

8-    Las cataratas pueden ser tratadas con gotas en los ojos.

Falso, las cataratas solo pueden tratarse con una intervención quirúrgica. El glaucoma es otra enfermedad, también causante de ceguera, que por lo general se trata con gotas en los ojos.

9-    La operación de cataratas es peligrosa.

Falso, la operación de cataratas es una de las más seguras que existen, más del 95% de las operaciones son exitosas. La operación se hace bajo una sedación profunda, extrayéndose el cristalino opaco a través de una pequeña incisión en el borde de la cornea en la parte delantera del ojo. El paciente vuelve progresivamente a hacer su vida normal dos días después de la operación.

10-    La operación de cataratas debe hacerse apenas se diagnostica el problema.

Falso, la operación de cataratas es una operación electiva que debe hacerse cuando los síntomas interfieran con la calidad de vida de la persona. Un seguimiento y consejos adecuados, por parte de un oftalmólogo decidirán el momento preciso para la operación.

11-      Las cataratas deben estar muy “maduras” para operarlas.

Eso era cierto en el pasado, cuando se esperaba mucho tiempo antes de operar porque las técnicas quirúrgicas no estaban avanzadas. En la actualidad, es posible operar cuando las cataratas empiezan a interferir con la calidad de vida de la persona, antes de que estén muy avanzadas.

12-      Las cataratas se operan con rayos láser.

Falso, las cataratas se operan de dos maneras, ninguna de las cuales usa rayos láser:

  • La primera técnica, llamada facoemulsificación, consiste en hacer un pequeño corte de 2 milímetros en el borde de la córnea, que es la membrana transparente que cubre la parte delantera del ojo.  A través de esa incisión, se introduce una delgada sonda metálica que emite ultrasonido de alta frecuencia la que hace que el cristalino se disuelva y sea extraído por succión con una aspiradora. Una vez extraído el cristalino, se le reemplaza con un lente intraocular de plástico. No se ponen puntos de sutura en el lugar del corte, el cual cicatriza rápidamente.
  • La segunda técnica operatoria se llama operación extra capsular, y consiste en hacer un corte más grande en el cristalino y extraer el cristalino completo y reemplazarlo con el lente intraocular.

Los rayos láser solo se usan cuando ocurre una complicación de la operación en la que la membrana detrás del lente se vuelve opaca.

13-      No hay necesidad de usar anteojos después de la operación de cataratas.

Falso, después de la operación, la persona necesita seguir usando los mismos anteojos que usaba antes de la intervención quirúrgica, a no ser que el cirujano haya implantado un lente intraocular multifocal que le permite dejar de usar sus anteojos.

14-      La recuperación de la operación puede tomar varios meses.

Falso, el paciente nota una mejoría casi inmediata al día siguiente después de la operación, que es el momento en que se le retira el parche del ojo. Aparte de no hacer esfuerzos por tres semanas después de la operación y no sobarse los ojos, la persona puede volver a hacer sus actividades normales al día siguiente después de la intervención quirúrgica.

El punto más importante es entender que la operación es electiva y que no se necesita tomar una decisión apresurada.

También te puede interesar:

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO