Skip to content
 

Demasiada marihuana puede causar ataques cardíacos

Los consumidores frecuentes de marihuana tienen un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares en la mediana edad.

Un hombre se lleva la mano al pecho como si sufriera un ataque cardíaco

PROSTOCK-STUDIO

In English

Si bien la marihuana es legal en 18 estados, Washington D.C. y Guam, eso no significa que el uso frecuente sea saludable. Una nueva investigación dirigida por científicos de Stanford Medicine determinó que fumar marihuana más de una vez al mes puede aumentar el riesgo de enfermedades cardiovasculares y ataque cardíaco en la mediana edad.

Además, el THC (tetrahidrocannabinol), el componente que te hace sentir drogado, puede causar inflamación en las células que recubren los vasos sanguíneos. También es el responsable de la ateroesclerosis, o la acumulación de grasas en las paredes de las arterias, en ratones de laboratorio. La buena noticia para las personas que usan la marihuana para estimular el apetito, controlar las náuseas o aliviar el dolor leve: los investigadores descubrieron que la genisteína, una molécula que se encuentra naturalmente en la soya y las habas, puede prevenir la inflamación y la ateroesclerosis sin eliminar la sensación de sentirse drogado. 

“A medida que más estados legalizan el uso recreativo de la marihuana, los usuarios deben saber que podría tener efectos secundarios cardiovasculares”, comentó el Dr. Joseph Wu, profesor de Medicina Cardiovascular y Radiología, y director del Stanford Cardiovascular Institute, en un comunicado de prensa que describe la investigación. “Sin embargo, la genisteína funciona muy bien para mitigar el daño causado por la marihuana en los vasos endoteliales sin bloquear los efectos que la marihuana tiene en el sistema nervioso central, y podría ser una manera para que los usuarios de la marihuana medicinal se protejan desde un punto de vista cardiovascular”.

El uso frecuente de la marihuana puede causar daños 

Para determinar el efecto que la marihuana tiene en el corazón, los investigadores analizaron datos médicos y genéticos de unas 500,000 personas de entre 40 y 69 años en el estudio de UK Biobank. De esas personas, cerca de 35,000 informaron haber fumado cannabis, y 11,000 dijeron haber fumado marihuana más de una vez al mes. Los investigadores realizaron un control por edad, sexo y masa corporal, que pueden tener un efecto en el corazón, y encontraron que los que dijeron que fumaban más de una vez al mes eran más propensos que los demás participantes en el estudio a tener un ataque cardíaco. Además, los consumidores frecuentes de marihuana fueron más propensos que los que se abstuvieron a tener su primer ataque cardíaco antes de los 50 años, conocido en la comunidad médica como un “ataque cardíaco prematuro”. Tener uno antes de los 50 años aumenta las posibilidades de sufrir ataques cardíacos posteriores, insuficiencia cardíaca y arritmias potencialmente mortales más adelante en la vida. 


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


La causa de todos estos problemas cardíacos: el THC, que se adhiere al receptor cannabinoide tipo 1 (CB1), un receptor en las células del cerebro humano, del corazón y del sistema vascular. El receptor reconoce los cannabinoides que se producen en forma natural y que controlan el estado de ánimo, el dolor, el metabolismo y la función inmunitaria. Pero cuando una persona usa demasiada marihuana, provoca la activación inadecuada del CB1, lo que lleva a inflamación y ateroesclerosis. 

La genisteína no bloquea las sensaciones placenteras

Para comprobar la eficacia de la genisteína para contrarrestar este efecto, los investigadores agregaron la molécula a las células endoteliales humanas tratadas con THC y la administraron a ratones inyectados con THC y colesterol alto. Encontraron que la genisteína bloqueó los efectos negativos del cannabis, pero no los efectos psicoactivos del THC en el cerebro. Los investigadores todavía no han probado la genisteína en los seres humanos. Esperan realizar ensayos clínicos para ver si puede reducir las enfermedades cardiovasculares en las personas que fuman marihuana. 

“Hay una percepción pública cada vez mayor de que la marihuana es inofensiva o incluso beneficiosa”, dice Wu. “La marihuana claramente tiene usos medicinales importantes, pero los usuarios recreativos deben pensar cuidadosamente en el uso excesivo”.

Donna Fuscaldo es redactora y editora especializada en finanzas personales y salud. Lleva más de dos décadas escribiendo y cubriendo noticias para varias publicaciones nacionales, como The Wall Street JournalForbes, Investopedia y HerMoney.