Skip to content
 

5 razones para tener cuidado con la subvariante BA.5 de ómicron

Es muy contagiosa y se está propagando por todo Estados Unidos. Aquí te explicamos cómo protegerte durante el aumento de casos este verano.

Un hombre usa una mascarilla N95

WESTEND61 / GETTY IMAGES

In English

Más del 70% de los adultos mayores de 50 años aún no han recibido una segunda vacuna de refuerzo contra la COVID-19. Si eres parte de ese grupo, las autoridades de salud pública de EE.UU. dicen que ahora es el momento de recibir la vacuna.

Los casos de COVID-19 están aumentando una vez más —las hospitalizaciones son el doble de lo que eran a principios de mayo— y una versión altamente contagiosa de la variante ómicron, conocida como BA.5, está detrás del aumento y es responsable de alrededor del 65% de las infecciones por coronavirus en EE.UU.


Para información actualizada sobre la COVID-19 visita aarp.org/ElCoronavirus


Esos números podrían seguir aumentando, advierten los expertos, en gran medida debido a las capacidades de la BA.5 para evadir la inmunidad. Esto es lo que necesitas saber sobre la BA.5, además de los pasos que puedes tomar para mantenerte sano este verano.

1. La subvariante BA.5 ‘evade la inmunidad al máximo’

Cuando los virus se replican, pueden mutar. Algunos se convierten en versiones menos amenazantes, mientras que otros pasan por cambios que los hacen más problemáticos. Es un proceso que hemos observado durante toda la pandemia con la aparición de alfa, delta y luego ómicron.

La BA.5 es lo que se conoce como una subvariante de ómicron; es como una rama en el árbol genealógico de ómicron. Tiene varias mutaciones que la diferencian de otras variantes del virus, incluida su variante madre. Y estas mutaciones —muchas de las cuales se encuentran en la parte del virus que se adhiere a las células— hacen que sea más fácil para el virus evadir las defensas de primera línea que brinda la vacunación o una infección previa.

Incluso aquellos que tuvieron COVID-19 este invierno o primavera son susceptibles a contagiarse de nuevo de esta subvariante, dicen los expertos.

“Así que es una subvariante que evade la inmunidad al máximo”, dice Andy Pekosz, virólogo de la Facultad de Salud Pública Bloomberg de Johns Hopkins.

2. Es muy contagiosa

Además de sus habilidades para evadir la inmunidad, la BA.5 también se transmite de persona a persona más fácilmente que otras subvariantes de la familia de ómicron, incluida la variante ómicron original (BA.1), que llegó a finales del 2021 y causó el mayor aumento de infecciones, hasta la fecha.

“Y esos virus se transmitían de forma mucho más eficaz que las variantes anteriores”, señala Pekosz. “Así que ha alcanzado un pináculo en cuanto a no solo la transmisión, sino también la habilidad de evadir las respuestas inmunitarias presentes en la población, y es por eso que estamos vigilando la situación detenidamente y haciendo un seguimiento del aumento de casos”.  

3. Los síntomas todavía envían algunos al hospital

“No hay pruebas que sugieran” que la BA.5 es más letal que sus predecesoras, dijo la Dra. Rochelle Walensky, directora de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), en una conferencia informativa del 12 de julio, aunque aún se están recopilando y revisando datos. Y los síntomas que causa la subvariante parecen ser similares a los de sus cepas hermanas. La fatiga, la secreción nasal, el dolor de garganta, la tos y la fiebre son todos síntomas comunes de la BA.5.

“No estamos viendo tanto la pérdida del olfato”, dice la Dra. Abinash Virk, profesora de Medicina y Enfermedades Infecciosas en Mayo Clinic. Para muchas personas, en su mayoría son síntomas similares a los del resfriado y la gripe, agrega, aunque “algunas personas todavía se enferman de gravedad y necesitan ingresar al hospital”.

De hecho, alrededor de 5,775 personas, en promedio, son hospitalizadas por COVID-19 cada día, según datos de los CDC. Los índices de hospitalización de los adultos de 70 años o más son mucho más altos (en inglés) que los de las personas más jóvenes.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


4. La mayoría de las personas en el país no tienen todas las vacunas recomendadas

Aun así, la eficacia de la vacuna contra la enfermedad grave y la muerte por COVID-19 sigue siendo alta para ómicron y sus otras subvariantes, “y probablemente también para la BA.4 y la BA.5”, dijo Walensky. “Así que mantenerte al día con tus vacunas contra la COVID-19 brinda la mejor protección contra las consecuencias graves”.

Sin embargo, muchas personas en Estados Unidos no están al día. Menos de la mitad (aproximadamente el 48%) de las personas que reúnen los requisitos para recibir la primera dosis de refuerzo han recibido una. Y menos de un tercio (aproximadamente el 28%) de los adultos de 50 años o más, que tienen un mayor riesgo de sufrir complicaciones por la COVID-19, han recibido su segundo refuerzo, según datos federales.

“Sabemos que la inmunidad disminuye con los coronavirus, ya sea [inmunidad brindada por] las infecciones naturales o la vacunación”, dijo el Dr. Anthony Fauci, experto principal en Enfermedades Infecciosas, durante la conferencia informativa del 12 de julio. “Por eso, si te infectaste o te vacunaste y es hora de recibir tu refuerzo, deberías administrártelo en ese momento”.

Los adultos mayores, en especial, tienen una respuesta inmunitaria menos robusta que los adultos más jóvenes, lo que hace que los refuerzos sean aún más importantes. “Se trata de reforzar las defensas de quienes tienen un riesgo más alto de enfermar gravemente para que puedan enfrentarse a un problema potencialmente grave”, dice Virk.

Los datos muestran que al mes de abril, las personas de 50 años o más que recibieron una dosis de refuerzo tenían cuatro veces más probabilidades (en inglés) de morir a causa de la COVID-19 que las que se administraron dos dosis de refuerzo. Y los adultos de 50 años o más que se habían vacunado y habían recibido dos dosis de refuerzo tenían 42 veces menos probabilidades de morir a causa de la COVID-19 que las personas no vacunadas en el mismo grupo de edad.

“Si tienes más de 50 años, ese refuerzo adicional disminuye drásticamente el riesgo de que te hospitalicen, te internen en la unidad de cuidados intensivos y mueras”, dijo el Dr. Ashish Jha, coordinador de respuesta contra la COVID-19 de la Casa Blanca.

5. Las reinfecciones conllevan riesgos

Las reinfecciones se están volviendo más comunes ahora que han pasado dos años del inicio de la pandemia. Y es probable que esto continúe a medida que las variantes capaces de evadir el sistema inmunitario, como la BA.5, se propagan por el país.

Pero las reinfecciones conllevan riesgos, advierten los expertos. Es posible que tus síntomas no sean tan graves si contraes COVID-19 por segunda o tercera vez, ya que “tienes cierta inmunidad que va a evitar que la enfermedad progrese rápidamente y llegue a ese estado de enfermedad grave”, dice Pekosz.

Sin embargo, investigaciones recientes demuestran que con cada infección, incluso una asintomática, aumenta el riesgo de sufrir complicaciones —como ataques cardíacos, derrames cerebrales, diabetes y deterioro cognitivo a largo plazo—.

Otra preocupación: “No sabemos cómo la reinfección va a afectar cosas como la COVID prolongada”, dice Pekosz, un término que se usa para describir los síntomas nuevos o que empeoran y que persisten mucho después de una infección inicial por coronavirus. “Y, por supuesto, si te vuelves a infectar, puedes transmitir el virus a otras personas y continuar los ciclos de transmisión”, agrega.

Cómo protegerte de la ola de verano

1. No demores tu refuerzo

La BA.5 puede parecer muy amenazante, pero los expertos en salud dicen que tenemos las herramientas que necesitamos para protegernos de algunos de los peores resultados. Las vacunas encabezan la lista. Todas las personas de 6 meses o más pueden recibir una serie primaria; las personas de 5 años o más pueden recibir un primer refuerzo; y los adultos de 50 años o más pueden recibir dos, al igual que las personas con ciertas enfermedades.

Si recientemente tuviste COVID-19, no necesitas esperar meses, ni tampoco semanas, antes de vacunarte o recibir el refuerzo. Solo necesitas asegurarte de que haya concluido tu período de aislamiento antes de recibir la próxima vacuna, dicen los CDC. Para la mayoría de las personas, eso es alrededor de 10 días.

Además, recibir un refuerzo este verano no te impedirá recibir una de las vacunas actualizadas que se esperan este otoño o invierno. Tanto Pfizer como Moderna están trabajando en versiones más nuevas de sus vacunas contra la cepa original del coronavirus, así como la variante ómicron, incluida la BA.5.

“Para las personas de 50 años o más, mi mensaje es simple: si no han recibido una dosis de la vacuna en el año 2022... deben aplicarse una”, dijo Jha.

2. Establece un plan de tratamiento 

La pastilla antiviral recetada Paxlovid todavía es eficaz contra una infección causada por la BA.5, “y, por lo tanto, todos deberían estar al tanto de esto”, dice Pekosz. Se ha demostrado que el tratamiento reduce el riesgo de hospitalización o muerte por COVID-19 en aproximadamente un 90% de los pacientes de alto riesgo.

Comenzar el medicamento poco después de que aparezcan los síntomas de COVID-19 es clave para su eficacia, por lo que Pekosz recomienda saber dónde está el centro de pruebas y tratamiento más cercano (en inglés). Estos sitios hacen pruebas de detección de COVID-19 y recetan y surten el medicamento para las personas que obtienen un resultado positivo y reúnen los requisitos para el medicamento. (Es posible que ciertas enfermedades e interacciones entre medicamentos no te hagan un buen candidato).

Tu médico de atención primaria también puede recetar Paxlovid, al igual que algunos farmacéuticos. Además de Paxlovid, se prevé que el tratamiento con anticuerpos monoclonales bebtelovimab funcione contra una infección causada por BA.5, dijo Fauci.

3. No te olvides de las pruebas

Una prueba rápida casera puede darte pistas sobre tu estado de COVID-19 en cuestión de minutos, lo que puede ayudar a reducir la propagación del virus y ayudar proteger a las personas a tu alrededor. Virk recomienda hacerte una antes de viajar o asistir a reuniones en lugares cerrados.

Reducir la propagación de la COVID-19 también ayuda a mantener a raya las nuevas variantes. “Si un virus no se está replicando y propagando de manera robusta, le da menos posibilidades de mutar, lo que le da menos posibilidades de que se convierta en otra variante”, dijo Fauci.

Ahora hay 17 pruebas caseras rápidas y de venta libre autorizadas por el Gobierno federal en EE.UU., y muchos planes de salud, incluido Medicare, cubren el costo de hasta 8 pruebas cada mes. También puedes solicitar pruebas caseras gratuitas del Gobierno.

4. Usa mascarilla   

Usar una mascarilla en espacios cerrados, incluso cuando otras personas a tu alrededor no llevan puesta una, puede ayudar a prevenir una infección de coronavirus, dicen los expertos. Solo asegúrate de elegir una de alta calidad, como un respirador N95 o similar. Además, verifica que se ajuste correctamente. Asegúrate de que la mascarilla cubra completamente la nariz y la boca y de que no haya espacios en los bordes.

Walensky señaló que aproximadamente un tercio de las personas en el país viven en comunidades (en inglés) donde los CDC recomiendan que deberían usar mascarillas en espacios cerrados, según los niveles de transmisión local y otros factores.

5. Practica otras precauciones contra el coronavirus

No te olvides de todas las herramientas que utilizamos antes de que las vacunas, los tratamientos, las pruebas y las mascarillas N95 estuvieran ampliamente disponibles. Observa el distanciamiento social cuando estés cerca de otras personas y, si es posible, opta por eventos al aire libre en lugar de eventos en lugares cerrados. Además, evita las multitudes en áreas mal ventiladas.

“Estamos volviendo a la normalidad, pero vamos a estar luchando contra este virus por un tiempo y tenemos que usar el arsenal que tenemos ahora con respecto a las intervenciones de salud pública, las vacunas y los antivirales para realmente minimizar los efectos negativos de esta infección”, dice Pekosz.

“Si hacemos las cosas que hemos aprendido en los últimos dos años, podemos superar los obstáculos que la Madre Naturaleza nos presente en las próximas cuatro, seis u ocho semanas. Y también los que la Madre Naturaleza nos presente este otoño e invierno”, dijo Jha.

Rachel Nania escribe sobre atención médica y políticas de salud para AARP. Anteriormente fue reportera y editora de WTOP Radio en Washington, D.C. Recibió un Premio Gracie y un Premio Regional Edward R. Murrow, y también participó en un programa sobre demencia con la National Press Foundation.