Skip to content
 

5 cosas que debes saber antes de ir a la piscina este verano

Consejos de expertos sobre la seguridad en las piscinas a medida que la pandemia de coronavirus se disipa.

Una mujer flota en una piscina

GETTY IMAGES

In English | La pandemia no ha terminado por completo, pero a medida que más personas en el país se vacunan y menos se enferman a causa de la COVID-19, este verano se vislubra más alegre que el último, en particular para los entusiastas de las piscinas.

Según información recién publicada (en inglés) de la National Recreation and Park Association, un 93% de las piscinas al aire libre planean abrir este verano. Pero con menos de la mitad de la población de Estados Unidos completamente vacunada, muchos todavía tendrán restricciones para minimizar el riesgo de propagación del virus. Estas reglas variarán según las pautas de los Gobiernos estatales y locales. También, los establecimientos individuales pueden establecer sus propios requisitos para los bañistas.

Esto es lo que puedes esperar cuando vayas a la piscina este verano.

1. Es posible que todavía se necesiten mascarillas

Nunca se deben usar mascarillas en el agua (una mascarilla húmeda puede dificultar la respiración), pero se recomiendan en las guías para piscinas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), actualizadas recientemente, por lo que algunas piscinas pueden requerir el uso de mascarillas fuera del agua y en áreas concurridas, como en la cafetería o la oficina de la piscina, independientemente del estado de vacunación.


Para información actualizada sobre la COVID-19 visita aarp.org/ElCoronavirus


Si no necesitas usar mascarillas en tu piscina local, tal vez quieras llevarlas de todos modos, especialmente en los baños, vestuarios y otros entornos interiores, los que se consideran de mayor riesgo que al aire libre, dice Joshua Petrie, profesor adjunto de Investigación del Departamento de Epidemiología de la Facultad de Salud Pública de University of Michigan. Su consejo: vigila las tasas de transmisión en tu comunidad. Si los casos están aumentando y el virus está circulando, tal vez quieras ser más cauteloso que si las cifras en tu área son bajas.

Algo adicional que debes considerar es que los niños menores de 12 años —que constituyen una parte importante de quienes acuden a las piscinas— no han podido vacunarse, por lo que incluso en ausencia de mandatos de uso de mascarillas, los padres y abuelos pueden querer el uso de mascarillas en sus niños pequeños (de 2 años o más) cuando juegan fuera de la piscina, dice Lori Tremmel Freeman, directora ejecutiva de la National Association of County and City Health Officials (NACCHO).

2. Habrá menos personas

Muchas piscinas limitarán su capacidad este verano para asegurar que las personas puedan mantener una distancia segura entre ellas, lo que significa que es posible que tengas que reservar tiempo para nadar con anticipación. También es probable que tengas que responder algunas preguntas sobre tu salud antes de usar las instalaciones. El personal querrá asegurarse de que cualquiera que no se sienta bien se quede en casa y lejos de los demás.

La distribución del área alrededor de la piscina también podría ser un poco diferente de lo que recuerdas. Las pautas de los CDC para las piscinas recomiendan fuertemente el distanciamiento físico dentro y fuera del agua, por lo que es probable que las sillas y las mesas estén separadas y que las personas que esperan en fila para usar los trampolines, los baños y otros servicios similares tengan que estar al menos a 6 pies de distancia.

3. El agua no te infectará de COVID-19

No hay evidencia científica de que el coronavirus se propague a través del agua en piscinas, jacuzzis, parques acuáticos y otros lugares acuáticos con aguas tratadas, por lo que no hay necesidad de preocuparse por infectarse de COVID-19 por el agua. Sin embargo, si no estás vacunado y estás cerca de una persona infectada en el agua, que grita o habla en voz alta —tal vez estés jugando polo acuático, por ejemplo— es posible que también te infectes, ya que el modo principal de transmisión es a través de gotitas respiratorias pequeñas y grandes.

No obstante, las probabilidades [de que eso suceda] son bastante bajas porque estás al aire libre”, dice Tremmel Freeman, de NACCHO. “No son cero, pero son bajas”.

4. Prepárate para no usar la ducha

Las piscinas pueden limitar el número de personas permitidas en espacios compartidos interiores, como los vestuarios, por lo que es más fácil estar preparado, dice Allison Colman, directora de salud de la National Recreation and Park Association, que ha ayudado a los parques y a las agencias de recreación en todo el país a implementar la orientación y los protocolos de seguridad de la COVID-19.

“Ven duchado, vestido y listo para entrar a la piscina, y trata de evitar congregarte en áreas interiores tanto como sea posible”, agrega. “Ha quedado bastante claro que el riesgo de las actividades al aire libre es significativamente menor que en los espacios interiores. Esto se debe principalmente a la mala ventilación de las áreas interiores, por lo que las [piscinas] realmente están tratando de [mantener a las personas] al aire libre tanto como sea posible”.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida. 


5. Desinfección estratégica

Empacar tus propios líquidos y toallitas desinfectantes para limpiar las mesas y sillas antes de sentarte “probablemente sea exagerado”, dice Petrie, especialmente porque los salvavidas y el personal de la piscina seguramente limpien con más regularidad que antes de la pandemia, según las pautas federales. Además, ahora sabemos que el riesgo de infectarse por una superficie es muy bajo, por lo general menos de 1 en cada 10,000, dicen los CDC.

Pero todavía es sensato practicar una buena higiene de manos. Lávate con agua y jabón a menudo, dice Petrie, especialmente antes de comer. Si no hay estaciones de lavado de manos al aire libre y los vestuarios interiores y los baños están demasiado concurridos, usa desinfectante de manos en su lugar.

Otro consejo para que tu viaje a la piscina sea seguro y sin problemas: lleva tu propio equipo, como gafas de natación, tablas de flotación y juguetes, así como espátula y pinzas si planeas asar a la parrilla. Esto no solo evitará compartir gérmenes con otros, sino que también facilitará al personal encargado de limpiar objetos compartidos que pertenecen a la piscina entre usos, dice Colman.

Rachel Nania se incorporó en el 2019 a AARP como reportera sobre temas de salud, después de trabajar varios años como periodista y editora radial en Washington D.C. Recibió los galardones "Gracie Award" en el 2018 y "Edward R. Murrow Award" (a nivel regional) en el 2019, y fue becaria de la National Press Foundation en el 2019 para realizar labores de información sobre la demencia.

Vacunarse puede hacer que el verano sea más seguro

La manera más sencilla de garantizar tu seguridad este verano es vacunarte contra la COVID-19 si aún no lo has hecho, dice Joshua Petrie, profesor adjunto de investigación del Departamento de Epidemiología de la Facultad de Salud Pública de University of Michigan. La Administración de Alimentos y Medicamentos ha autorizado tres vacunas diferentes en Estados Unidos: regímenes de dos dosis de Moderna y Pfizer-BioNTech y una vacuna de una sola inyección de Johnson & Johnson. Habla con tu médico o farmacéutico si tienes preguntas sobre cuál es el mejor para ti.