Skip to content

Es el momento de reevaluar tu cobertura de Medicare: Revisa esta guía sobre el período de inscripción abierta.

 

Lo que tus heces pueden decirte sobre tu salud

La principal razón para prestar atención a tus heces es que estas dan pistas sobre enfermedades potencialmente graves.

Una mano se estira para tomar un poco de papel de baño

BROOK RIEMAN/GETTY IMAGES

 

In English | Seguramente sea un tema tabú para conversaciones de cóctel, y definitivamente no es algo que se hable durante las comidas pero, en lo que se refiere a la salud, la materia fecal es un asunto importante.

Y es que lo que sale de tu cuerpo puede dar muchas pistas sobre lo que sucede dentro. Los cambios en tus heces pueden reflejar cambios en tu dieta, tu estado de ánimo o tu actividad física.

Antes de comenzar a obsesionarte con tus deposiciones, ten presente que "las heces de todas las personas cambian ligeramente de vez en cuando" en función, entre otras cosas, de lo que comas, de cuánto te muevas y de los medicamentos que tomes, afirma el Dr. William Chey, profesor de Gastroenterología y Ciencias de la Nutrición en la Facultad de Medicina de Michigan University. En resumen, es mejor "no sobreinterpretar"


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Pero, por otro lado, "también es fácil no hacer caso de lo que vemos y no preocuparnos cuando deberíamos hacerlo", agrega Chey. La clave está en saber lo que es normal para ti. Hay personas que defecan más de una vez al día, mientras que lo hacen unas cuantas veces a la semana. Debes empezar a prestar atención "si observas un cambio repentino en tus hábitos intestinales que se prolonga durante más de un día".  

A continuación presentamos algunas cosas a las que debes prestar atención

Heces rojas, granates o negras

Uno de los cambios más preocupantes es la presencia de sangre en las heces, que puede ser de color rojo, granate o incluso negro. La sangre de color rojo vivo suele indicar que la hemorragia procede del extremo inferior del tracto gastrointestinal (GI), "y la causa son casi siempre las hemorroides", dice Chey. Un poco de sangre de color rojo intenso también puede deberse a un pequeño desgarro del tejido del recto. 

La presencia de sangre más oscura, que parece casi negra, puede indicar una hemorragia en un punto más alto del tracto gastrointestinal, como en el estómago o en el intestino delgado. En este caso, debes consultar con tu médico. "Una posible explicación preocupante sería un tumor o un pólipo que ha crecido lo suficiente como para desarrollar un suministro de sangre propia y que ha empezado a sangrar de forma intermitente", dice el doctor Nitin Ahuja, gastroenterólogo y profesor adjunto de Medicina Clínica en el Perelman Center for Advanced Medicine de University of Pennsylvania. Las úlceras también pueden sangrar en cualquier punto del tracto gastrointestinal, señala.

Pero debes saber también que hay otras razones menos angustiosas por las que tus excrementos pueden aparecer rojos o negros. "Si de repente nos da por empezar a comer remolacha, por ejemplo, esa sería una explicación alternativa a un enrojecimiento continuo", dice Ahuja. Tomar suplementos de hierro o subsalicilato de bismuto (más conocido por su nombre comercial, Pepto-Bismol) puede hacer que tus heces se vuelvan negras, algo que también puede suceder si comes pasta con tinta de calamares o regaliz negro. 

¿Qué son las heces?

Aunque cueste de imaginar, las heces son el sobrante de la comida ingerida, las partes que tu cuerpo necesita descartar. Después de que el intestino delgado absorba todos los nutrientes que el cuerpo quiere y necesita de lo que comes, lo que queda (el residuo digestivo) pasa al intestino grueso, donde el residuo líquido se convierte en heces sólidas, en preparación para su evacuación.

Fuente: Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales

Heces pálidas

Si tus heces parecen pálidas o incluso flotan en el inodoro, eso puede ser un indicio de que tu páncreas (un órgano que participa en el proceso de digestión) no funciona correctamente, explica Chey. Según la Clínica Mayo, las heces con un olor excesivamente intenso y de aspecto graso o aceitoso también pueden apuntar a problemas de páncreas y pueden indicar que a tu cuerpo le cuesta digerir las grasas.  

La palidez de las heces también podría deberse a un problema del hígado, ya que este órgano se encarga de liberar la bilis que suele dar a las heces su tono marrón. Si cualquiera de estos problemas (heces pálidas o grasientas) persiste durante más de unos días, sobre todo si experimentas también pérdida de peso o dolor abdominal, consulta con un médico.

¿Con qué frecuencia vas al baño?

La constancia es otra característica importante a la que hay que prestar atención, y, junto a ella, la frecuencia.

Si eres una persona que suele producir heces blandas, por ejemplo, y un día de pronto no puedes ir al baño (o solo puedes producir heces delgadas como un lápiz), podría deberse a una obstrucción, como una masa o una lesión, en alguna parte del tracto gastrointestinal, dice la Dra. Reezwana Chowdhury, gastroenteróloga y profesora adjunta de Medicina en Johns Hopkins Medicine.  

Los problemas de evacuación también pueden estar relacionados con la dieta. Aumentar la ingesta de agua y fibra (intenta consumir más frutas, verduras y cereales integrales) puede ayudar a combatir el estreñimiento. Otra posible solución es hacer ejercicio.

"A muchos de mis pacientes con problemas de estreñimiento les digo siempre lo mismo: cuanto más te muevas, más se moverá tu intestino", dice Chowdhury. "Y, al contrario, un estilo de vida sedentario ralentiza el intestino".  

El estreñimiento suele ser también un problema que se agrava con la edad. "Todo tiende a ralentizarse" a medida que envejecemos, explica Chey. Con la edad, las personas se vuelven menos activas, su dieta cambia y empiezan a tomar más medicamentos. Y la suma de todos estos factores se traduce en un aumento de las probabilidades de sufrir estreñimiento.

Si tus problemas se sitúan en el lado opuesto del espectro, y tus deposiciones son frecuentes y acuosas (diarrea), el motivo puede ser algo que has comido, pero también puede ser una señal de que tu cuerpo está luchando contra un virus o contra alguna intolerancia alimentaria.

El gráfico Bristol sobre las heces y sus descripciones

GETTY IMAGES

Escala de heces de Bristol.

La diarrea es un fenómeno habitual y suele desaparecer por sí sola, afirma Ahuja. Pero si dura más de unos días, esta podría ser señal de un problema más grave. Otro escenario al que hay que prestar atención: producir heces poco densas e ir frecuentemente al baño por la noche.

"Siempre decimos a nuestros pacientes que, si tienen diarrea por la noche, deben acudir al médico, ya que podría ser síntoma de una enfermedad subyacente, como la enfermedad inflamatoria intestinal, la colitis microscópica o alguna enfermedad celíaca. Siempre hay algo más", dice Chey.

Muchos profesionales de la salud usan lo que se conoce como la Escala de heces de Bristol (en inglés) para ayudar a los pacientes a evaluar la consistencia de sus deposiciones. En esta escala, las heces grumosas, con aspecto de piedras pequeñas y con forma de salchicha son señal de estreñimiento; las heces más suaves y blandas representan movimientos intestinales más normales, y las heces blandas o acuosas son señal de diarrea. (Para más información, consulta la imagen del margen).

Mantente al día con las pruebas de detección

Cualquier cambio repentino en tus hábitos intestinales que dure más de uno o dos días justifica una llamada a tu médico, que puede solicitarte una colonoscopia "para asegurarse de que no haya ninguna inflamación, indicio de cáncer o cualquier otro problema que pueda haber provocado ese cambio brusco en tus hábitos intestinales", dice Chey.

La American Cancer Society recomienda que los adultos a partir de 45 años se sometan a revisiones de cáncer colorrectal periódicas. Una opción es hacerse una colonoscopia cada diez años; la alternativa es un análisis de heces, que se lleva a cabo con una frecuencia de entre uno y tres años. Es posible que las personas con un mayor riesgo de padecer cáncer de colon deban someterse a pruebas de detección antes y con mayor frecuencia.

"Mi conclusión siempre se reduce a la misma frase: ‘en caso de duda, habla con el médico’. Siempre estamos ahí para conversar sobre qué es preocupante y qué no lo es", dice Ahuja.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


¿Tienes estreñimiento? Prueba estos alimentos

En Estados Unidos hay 63 millones de personas que padecen estreñimiento crónico. Ingerir mucha agua y otros líquidos, así como hacer ejercicio, puede ayudar a que las cosas se muevan. También puede ayudar comer más fibra y, en particular, los siguientes alimentos:

  • Cereales integrales: pan y pasta integrales, avena y cereales de salvado
  • Legumbres: lentejas, frijoles, frijoles negros, soya y garbanzos
  • Frutas: bayas, manzanas con piel, naranjas y peras
  • Verduras: zanahorias, brócoli, guisantes y col berza
  • Frutos secos: almendras, cacahuates y nueces

Fuente: Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales

Rachel Nania escribe sobre atención médica y políticas de salud para AARP. Anteriormente fue reportera y editora de WTOP Radio en Washington, D.C. Recibió un Premio Gracie y un Premio Regional Edward R. Murrow, y también participó en un programa sobre demencia con la National Press Foundation.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.