Skip to content

Es el momento de reevaluar tu cobertura de Medicare: Revisa esta guía sobre el período de inscripción abierta.

 

Conoce los síntomas de la enfermedad ocular tiroidea o enfermedad ocular de Graves

La sequedad, el enrojecimiento o la hinchazón de los ojos son algunas de las señales de que puedes tener una enfermedad subyacente.  

Una mujer visita al oftalmólogo

VLADIMIR VLADIMIROV / GETTY IMAGES

In English

Si al mirarte en el espejo del baño notas que tienes los ojos rojos, hinchados e irritados, puedes tener la tentación de culpar a la ambrosía. Pero es posible que las alergias estacionales no sean las culpables. Una afección conocida como enfermedad ocular tiroidea puede causar estragos en la apariencia de tus ojos, así como en la vista. Ocurre cuando las células inmunitarias de tu cuerpo atacan los músculos y el tejido conectivo detrás del ojo, lo cual causa inflamación.

¿A qué se debe esto?

La enfermedad ocular tiroidea (EOT) también se conoce como oftalmopatía de Graves o enfermedad ocular de Graves, y con razón. Por lo general, se presenta en personas con una tiroides hiperactiva causada por la enfermedad de Graves, un trastorno autoinmune que hace que la tiroides produzca más hormonas de las que el cuerpo necesita (hipertiroidismo). De hecho, aproximadamente una de cada tres personas con la enfermedad de Graves padecerá problemas oculares.

Ojos de una mujer

ABLOKHIN / GETTY IMAGES

¿Por qué? Nuestras células inmunitarias producen anticuerpos y los investigadores sospechan que, por lo general, cualquier lugar del cuerpo que tenga un receptor de tiroides puede ser atacado por esos anticuerpos. La tiroides, obviamente, tiene receptores de tiroides, y da la casualidad de que los receptores de tiroides también se pueden encontrar detrás del ojo.

"Eso explica en parte por qué los ojos se ven afectados", dice Simon Pearce, profesor de Endocrinología en Newcastle University en Gran Bretaña. "Hay una proteína compartida entre la tiroides y los músculos y los tejidos detrás del ojo".

Aun así, las personas con hipotiroidismo (tiroides hipoactiva) o incluso con niveles hormonales normales también pueden tener la EOT, aunque esto ocurre con mucha menos frecuencia.

Síntomas comunes

Los síntomas pueden ser de leves a graves, pero solo un porcentaje muy pequeño de personas sufrirá una EOT que ponga en peligro su vista. En las primeras etapas de la enfermedad, los ojos se enrojecen y se hinchan. Pueden sentirse secos, con comezón e irritados (imagínate que te entra un poco de arena en los ojos). Los párpados a menudo se retraen, lo que significa que el párpado superior está demasiado alto y se puede ver el blanco del ojo por encima de la córnea, lo que les da a las personas una apariencia ligeramente asustada.

"Como se expone más el área blanca, la conjuntiva [la membrana mucosa transparente que cubre la superficie del globo ocular] se seca", dice Pearce.

Esto puede provocar mucho lagrimeo, que puede nublar la vista, así como sensibilidad a la luz. Además, según el doctor Jules Winokur, vicepresidente de Oftalmología del Manhattan Eye, Ear & Throat Hospital en la ciudad de Nueva York, “un párpado retraído puede provocar una menor frecuencia de parpadeo. Y si no parpadeas, las lágrimas no se esparcen por la superficie del ojo".

Si la EOT no se trata, la inflamación puede empeorar. La hinchazón progresiva puede provocar un aumento de la presión y el dolor en la parte posterior de la cuenca del ojo, que empeora con los movimientos oculares. Los músculos de los ojos también pueden tensarse y dificultar el movimiento ocular, lo que puede provocar visión doble. "Si la hinchazón por la acumulación de tejidos en la cuenca del ojo es lo suficientemente grave, la presión puede causar la compresión del nervio óptico, lo que da lugar a la progresión de la pérdida de la vista", afirma el doctor Matthew Zhang, cirujano oculoplástico del Eye Institute de Harborview, en Seattle, y profesor adjunto de Oftalmología en University of Washington.  

En las etapas avanzadas, puede aparecer una protuberancia o abultamiento del ojo porque los músculos y los tejidos blandos detrás del globo ocular se hinchan y empujan el ojo hacia adelante.

La enfermedad tiene dos fases. Cuando la EOT está en su fase activa e inflamatoria, los síntomas, como el dolor, la sensación arenosa y la hinchazón de los ojos, pueden durar de seis meses a dos años. Pero para la mayoría de las personas, los síntomas se calmarán y mejorarán por sí solos. La segunda fase es la fase estable, cuando la inflamación activa se calma. "La enfermedad se eliminará por sí sola", dice Zhang. "Pero a menudo, los pacientes quedarán con cierto grado de protuberancia del ojo, retracción del párpado o visión doble que requiere atención médica".

Problemas de calidad de vida

No todos los desafíos son físicos. Según una encuesta de médicos que tratan la EOT, a los pacientes les resulta difícil funcionar en situaciones sociales, y alrededor de un tercio experimenta ansiedad o depresión. Los problemas con la alineación de los ojos y la visión doble, en particular, pueden afectar la calidad de vida. "La visión doble puede impedirte conducir o realizar actividades normales", dice Winokur. "Y hay personas que tienen un dolor constante por el ojo seco. Usan gotas para los ojos y obtienen alivio durante cinco minutos, luego se conectan a la computadora y no pueden trabajar".

Afortunadamente, hay ayuda disponible. La Graves' Disease and Thyroid Foundation (en inglés) ofrece recursos y grupos de apoyo en línea para quienes padecen la enfermedad ocular tiroidea, como el sitio web onegravesvoice.com (en inglés).

Cómo aliviar la incomodidad en los ojos

Un médico que sospeche que tienes la enfermedad ocular de Graves te examinará primero la tiroides en busca de anomalías y se asegurará de que una tiroides hiperactiva —si esa es la causa— esté bien controlada con medicamentos antitiroideos. Sin embargo, aunque la enfermedad de Graves y la enfermedad ocular tiroidea comparten una biología similar, ambas son causadas por el ataque del sistema inmunológico al tejido sano, una no necesariamente causa la otra. La EOT puede presentarse cuando los niveles de tiroides son altos, normales o bajos. 

Para aquellos con una EOT leve, algunas medidas simples pueden aliviar la incomodidad. Usar gafas de sol puede ayudar con la sensibilidad a la luz. Agregar prismas a tus anteojos puede acabar con la visión doble.

La irritación se puede controlar con compresas frías, lágrimas artificiales de venta libre, gotas oftálmicas recetadas para estimular la producción de lágrimas o un gel de ojos por la noche. "Si hay una protuberancia del ojo y este es más prominente, no puedes cerrar bien el párpado cuando estás dormido", dice Pearce. "Un gel lubricante puede proteger la superficie del ojo".

Y si eres fumador, considera esta una razón más para dejar de fumar: los fumadores con enfermedad de Graves tienen aproximadamente el doble de probabilidades de padecer una EOT que aquellos que no fuman, y fumar empeora la enfermedad.  

También hay pruebas recientes que indican que el selenio, un mineral que se encuentra principalmente en los granos y las nueces, puede ser útil. "Si la dieta de un paciente es pobre en selenio, podemos recomendarle que coma nueces de Brasil, que tienen una gran cantidad de selenio", dice Pearce. “También es un antioxidante, por lo que ayuda con la inflamación de los ojos. O podemos darle un suplemento mineral con selenio".


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Tratamientos asistidos por un médico

Corticosteroides. Para los síntomas más agresivos, tu médico puede sugerirte utilizar corticosteroides (particularmente prednisona) para reducir la inflamación. "Los ojos inflamados —con mucho enrojecimiento y lagrimeo, hinchazón de los párpados o de la parte blanca del ojo, y sensación arenosa— pueden tratarse muy bien con esteroides", dice Pearce.

Tepezza. Otra opción es Tepezza, aprobado por la FDA en el 2020 como el primer medicamento recetado para tratar la EOT. Se administra por vía intravenosa en el brazo cada tres semanas hasta un total de ocho veces. Tepezza detiene el crecimiento de los músculos y los tejidos blandos detrás del ojo para reducir el abultamiento de los ojos, la visión doble y el dolor. Es un medicamento prometedor, pero querrás hablar con tu médico. Para empezar, puede haber efectos secundarios. (Recientemente, más de la mitad de los participantes de un pequeño estudio experimentaron pérdida auditiva en diversos grados después de recibir tratamiento). Y el precio te dejará con la boca abierta: se estima que Tepezza cuesta $15,000 por vial, y el tratamiento de seis meses cuesta alrededor de $200,000. La cobertura del seguro y los costos de bolsillo del paciente varían según los planes de seguro. 

Cirugía. En última instancia, incluso después de que la EOT esté controlada, las personas pueden necesitar una cirugía de rehabilitación para corregir el aspecto de sus ojos, para devolver al ojo su forma anterior.

  • La cirugía de descompresión orbitaria se realiza generalmente cuando la presión sobre el nervio óptico amenaza la vista. Se maniobra con cuidado un endoscopio a través de la nariz y el seno cerca de los ojos, y se extraen trozos de hueso y tejido para que el ojo tenga más espacio para volver a su lugar. “También reduce parte de la compresión alrededor del nervio óptico”, dice Winokur. Un par de procedimientos ambulatorios, realizados con anestesia local, pueden abordar otros problemas.

  • La cirugía de los músculos oculares se realiza cuando el tejido cicatricial, que se forma alrededor de los músculos oculares se vuelve rígido, lo que provoca el desalineamiento de los ojos y la visión doble. Un cirujano reposiciona los músculos y alinea los ojos.

  • La cirugía de reposicionamiento de párpados puede ayudar cuando los músculos de los párpados están demasiado tensos, lo que hace que los párpados se abran demasiado. Se liberan los músculos o los tendones del párpado, lo que permite que el párpado vuelva a una posición más natural.

Incluso después de completar las cirugías correctivas, es posible que te queden algunos remanentes no deseados. "Debido a que los párpados se hinchan con la inflamación y el líquido, y porque probablemente te los frotas mucho", explica Pearce, "se estira la piel. Por lo tanto, es común que las personas queden con los ojos flácidos y con bolsas". El tejido inflamado e hinchado alrededor del ojo se puede tensar con una blefaroplastia (más comúnmente conocida como estiramiento de ojos). El rejuvenecimiento con láser y las inyecciones, como Restylane, pueden mejorar la apariencia de la piel flácida.

Barbara Stepko tiene una larga trayectoria como escritora de salud y estilo de vida, y ha sido editora de Women’s Health e InStyle. Su trabajo ha aparecido en The Wall Street Journal, Parade y otras revistas nacionales.