Skip to content

¿Cómo mantenerte sano durante tus viajes?: Consejos para disfrutar de las vacaciones de verano 

 

La verdad sobre el glaucoma

El diagnóstico y el tratamiento tempranos pueden reducir el riesgo de pérdida de la visión.

Doctor examina los ojos de su paciente

GETTY IMAGES

In English | Durante años, Andrew Iwach, director ejecutivo del Glaucoma Center of San Francisco, ha tratado de convencer a los pacientes de que dejen el hábito de fumar. Palabras como "enfisema" y "cáncer de pulmón" no siempre tuvieron éxito. Pero cuando las personas se enteraron de que fumar podía aumentar el riesgo de glaucoma, bueno, eso fue otra historia. "He ayudado a más pacientes a dejar de fumar haciéndoles saber que fumar afecta la pérdida de visión", afirma Iwach, portavoz de la American Academy of Ophthalmology.

No es de extrañar. En lo que se refiere a enfermedades, el diagnóstico de glaucoma puede ser particularmente devastador. Es algo furtivo: aparece lentamente, a menudo sin previo aviso, y puede llevar a una ceguera irreversible si no se trata a tiempo. El glaucoma es causado por la acumulación de líquido en la parte delantera del ojo, lo que aumenta la presión y daña el nervio óptico, que es una especie de cable eléctrico que envía la información visual del globo ocular al cerebro.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Según la American Academy of Ophthalmology, más de 2.7 millones de personas de 40 años o más tienen glaucoma, pero solo la mitad lo sabe. La enfermedad es una de las principales causas de ceguera en el mundo. Riesgo especial: las personas mayores de 40 años. La Glaucoma Research Foundation informa que las personas mayores de 60 años tienen seis veces más probabilidades de sufrir de glaucoma. Quienes tienen antecedentes familiares de la enfermedad, los afroamericanos, los hispanos, los diabéticos y los fumadores también son más vulnerables que el promedio.

Ilustración de un ojo que padece de glaucoma

GETTY IMAGES

Tipos de glaucoma

Glaucoma de ángulo cerrado

Una forma más rara —pero potencialmente más dañina— de la enfermedad que se produce cuando "el iris sobresale hacia adelante y bloquea el ángulo de drenaje del ojo", explica Sayoko Moroi, oftalmóloga de Ann Arbor, Míchigan, y profesora de Oftalmología en el Kellogg Eye Center (en inglés) de University of Michigan. Cuando el ángulo de drenaje se bloquea por completo, la presión del ojo se eleva con rapidez.

Los signos de un ataque agudo incluyen visión borrosa repentina, dolor intenso en los ojos, dolor de cabeza, náuseas o vómitos, y ver anillos del color del arcoíris o halos alrededor de las luces. Toda persona que presente estos síntomas debe ser examinada por un oftalmólogo lo antes posible; el glaucoma de ángulo cerrado puede causar pérdida irreversible de la visión si no se trata de inmediato.

Glaucoma de ángulo abierto

Es el tipo más común de glaucoma, responsable de aproximadamente el 90% de los casos. Se le llama el "ladrón silencioso de la vista", porque generalmente se produce de forma lenta y gradual, y no suele haber señales de advertencia en las primeras fases. A medida que fluye nuevo líquido al ojo, la misma cantidad debe drenar a través de un canal en forma de malla, llamado malla trabecular (un área de tejido localizada en la base de la córnea). Sin embargo, en el glaucoma de ángulo abierto, la malla se bloquea de manera parcial con el paso del tiempo, lo que hace que se drene menos líquido desde el ojo. La presión en el ojo aumenta poco a poco y con el tiempo puede dañar irreversiblemente el nervio óptico.

El primer síntoma suele ser una cierta pérdida de visión periférica, que solo se puede descubrir a través de hallazgos mensurables en un examen ocular, dice Iwach: "Los pacientes pueden tener una gran pérdida y nunca se dan cuenta".

Tratamiento

Afortunadamente, las revisiones periódicas y el tratamiento pueden ayudar a retrasar o prevenir la pérdida de visión, especialmente si los síntomas se detectan a tiempo. Junto con la medición de tu agudeza visual, un examen ocular estándar también incluirá una medición de la presión ocular y una prueba de visión de campo, que evalúa tu visión periférica (o lateral). "La crisis de la COVID ha acentuado el interés por encontrar formas de ayudar a controlar a los pacientes en sus propios hogares", afirma Iwach. MyEyes es una empresa que alquila dispositivos a los pacientes para que los utilicen en casa y comprueben su presión intraocular (PIO). Los investigadores también están desarrollando dispositivos, similares a las gafas de realidad virtual que utilizan los jugadores de videojuegos, para comprobar la visión periférica en casa. Genial, sin duda. "Pero este tipo de dispositivos no sustituyen la necesidad de acudir a un oftalmólogo", afirma Iwach. "Son un complemento".

Aunque el daño causado por el glaucoma no puede revertirse, dice Iwach, la mayoría de los pacientes pueden controlar y manejar la enfermedad mediante colirios medicados, tratamiento láser o cirugía en el consultorio.

Medicamentos

  • Las gotas recetadas para los ojos, que deben usarse todos los días, son la forma más común de reducir la presión ocular y controlar el glaucoma. Es posible que tu médico te recete una o más para que las uses de forma combinada. Algunas tratan el glaucoma reduciendo la cantidad de líquido que produce el ojo y otras aumentan la cantidad de líquido que se drena fuera del ojo.
  • Los análogos de las prostaglandinas son el tratamiento preferido por muchos pacientes. Esta categoría incluye el latanoprost (Xalatan), travoprost (Travatan), el bimatoprost (Lumigan) y el latanoprosteno bunod (Vyzulta). Otra clase de fármacos, los inhibidores de la Rho-cinasa, entre los que se encuentra el netarsudil (Rhopressa), también reducen la PIO al ayudar a la salida del líquido. Un nuevo medicamento, aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos en el 2019: Rocklatan. Contiene dos principios activos: netarsudi y latanoprost. "Rhopressa como gota independiente funciona bastante bien", dice Iwach. "Pero cuando se combina con el latanoprost, un potente medicamento que reduce la presión ocular, puede ser muy eficaz".
  • Aunque los colirios con receta pueden ser eficaces, no son necesariamente prácticos. Algunos pacientes se olvidan de usarlos; otros encuentran difícil ponérselos en el ojo (una tarea especialmente complicada para las personas mayores a las que les tiemblan las manos). Durysta, aprobado por la FDA en el 2020, es una buena noticia. Este gránulo soluble, que se inyecta en el ojo durante un procedimiento de cinco minutos en el consultorio, libera lentamente el medicamento para reducir la PIO y está diseñado para durar hasta seis meses.

La cirugía

  • Cirugía con láser También hay dos tipos principales de cirugía láser que ayudan con el drenaje de fluidos. El tipo más común que se realiza para el glaucoma de ángulo abierto es la trabeculoplastia selectiva con láser, un procedimiento en el que se utiliza un láser para abrir los canales obstruidos en la malla trabecular para aumentar el flujo de salida del líquido.

La trabeculoplastia selectiva con láser se suele utilizar en pacientes cuyo glaucoma se controla con colirios, pero a veces puede utilizarse en lugar de la medicación. "Hay datos que sugieren que los medicamentos que se toman a diario tienen efectos secundarios y que son incómodos para los pacientes, y que tal vez deberíamos considerar la posibilidad de hacer tratamientos con láser antes de empezar con las gotas", dice Iwach. "Hubo un estudio interesante del [Reino Unido], que recomendaba considerar la posibilidad de hacer un tratamiento de trabeculoplastia selectiva con láser —que puede reducir la presión en aproximadamente el 80% de los pacientes— y retrasar la necesidad de colirios para algunos pacientes. De hecho, en los últimos 10 años se ha producido una migración gradual hacia el uso de láser en una fase más temprana del régimen de tratamiento, aunque no resulta adecuado para todas las personas".

  • Cirugía tradicional Si los colirios y los tratamientos con láser no funcionan, o si no puedes manejar los efectos secundarios de los medicamentos, tu oftalmólogo puede recomendar la cirugía convencional con el fin de crear una nueva manera de que el líquido salga del ojo. En la trabeculectomía, se hace una abertura en la esclerótica (la parte blanca del ojo), que permite que el exceso de líquido se drene del ojo y pase a un pequeño depósito, que se oculta bajo el párpado superior. A partir de ahí, el líquido es absorbido por el tejido que rodea el ojo. Los dispositivos que se implantan también aumentan el flujo de salida de líquido. Se inserta un pequeño tubo de drenaje en la cámara delantera del ojo, que conduce a la parte posterior del mismo, donde se crea una pequeña área de recolección para drenar el exceso de líquido.

El tratamiento estándar para el glaucoma de ángulo cerrado es la iridotomía periférica con láser. "Se utiliza un láser para hacer un pequeño orificio en el iris que ayude a liberar el líquido", dice Anne Coleman, oftalmóloga de Los Ángeles afiliada al Ronald Reagan UCLA Medical Center. Estos procedimientos son muy cómodos y suelen realizarse en el consultorio del oftalmólogo o en un centro de atención ambulatoria.

  • Microcirugía Se utilizan una serie de técnicas y dispositivos para abordar el glaucoma que no tienen la complejidad ni los riesgos de la cirugía tradicional, afirma Iwach. Estos nuevos procedimientos, llamados MIGS (microcirugías invasivas de glaucoma), son operaciones microinvasivas más rápidas y menos invasivas en las que se utilizan equipos de tamaño microscópico e incisiones diminutas. Estos procedimientos se realizan en un quirófano y pueden durar tan solo cinco minutos. Sin embargo, como no son tan eficaces para reducir la presión ocular, son más apropiados para quienes se encuentran en la fase inicial o moderada de la enfermedad. Habla con tu médico y con la compañía de seguros sobre la cobertura.

Las MIGS pueden realizarse como procedimiento independiente, pero es más frecuente que se realicen en el momento de la cirugía de cataratas. "Cuando los pacientes se someten a una operación de cataratas, abrimos el ojo, sacamos las cataratas y ponemos lentes", dice Iwach. "Eso nos da la oportunidad de tener acceso a la malla trabecular". La realización de una cirugía dos en uno también puede reducir las complicaciones. "Uno de los riesgos al realizar una cirugía ocular es que la incisión puede crear una vía potencial para bacterias e infecciones", dice Iwach. "Pero en este caso se hace una incisión más pequeña, por lo que hay menos posibilidades de que eso ocurra". Si vas a someterte a una operación de cataratas, puede valer la pena preguntar a tu médico si considera la posibilidad de realizar uno de estos procedimientos al mismo tiempo.

Prevención

Es un problema que asusta, pero hay buenas noticias: si el glaucoma se diagnostica a tiempo y se trata, es posible que puedas prevenir una pérdida adicional de la visión y evitar la ceguera. "El pronóstico es excelente, pero la gente suele dar por hecho que sus ojos están bien y se olvidan de ellos hasta que notan los síntomas", dice Coleman. "Por eso es importante que te examinen para evaluar tu riesgo".

La American Academy of Ophthalmology (en inglés) recomienda que los adultos se hagan regularmente exámenes oculares completos a partir de los 40 años con un oftalmólogo. Las personas de 65 años o más deben hacerse un examen de la vista cada uno o dos años. Es posible que las personas con enfermedades crónicas —como diabetes o hipertensión—, enfermedades oculares conocidas u otros factores de riesgo deban hacerse un chequeo más a menudo.   


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


¿Qué sigue?

Estos avances prometedores podrían estar disponibles en el consultorio de algún oftalmólogo cercano.  

Inyectables de larga duración Investigadores de Georgia Tech han desarrollado una posible alternativa a los colirios diarios: una inyección, dos veces al año, para controlar la acumulación de presión ocular. La premisa: una inyección de un hidrogel biodegradable, colocado justo debajo de la superficie del ojo, abre una vía alternativa para que el exceso de líquido se drene fuera del ojo, cuando la vía dominante, la malla trabecular, está bloqueada.

Láser sin contacto Al realizar una trabeculoplastia selectiva con láser, los oftalmólogos utilizan un gonioscopio (un instrumento que incluye una lente de contacto que se coloca directamente sobre la córnea). Aunque el procedimiento no es doloroso, hay un cierto factor de repulsión. Una empresa israelí ha creado un posible tratamiento alternativo con láser para reducir la PIO. La trabeculoplastia selectiva directa con láser se realiza a través del limbo (el límite entre la córnea y la esclerótica) y no implica una lente, por lo que no hay contacto con la superficie del ojo. Además, tarda menos en realizarse que la trabeculoplastia selectiva con láser: "Un segundo o menos para todo el tratamiento", dice Iwach.

Suministro de fármacos 24 horas al día, siete días a la semana Los investigadores están trabajando en un diminuto tubo implantable, conectado a un pequeño depósito, que suministra la cantidad justa de medicamento al ojo. (De vez en cuando, el depósito se rellena con el medicamento). "Hay algunos beneficios interesantes", dice Iwach. "En primer lugar, está la comodidad: no tendrías que ponerte dos gotas cada día". Después está el sistema de administración de liberación lenta, que permite una administración a largo plazo del fármaco. "Es como regar el jardín", dice. "Puedes anegar la planta o instalar un sistema de riego por goteo. El sistema de riego por goteo es como la dosificación baja. No recibes niveles altos del fármaco, y eso puede reducir los efectos secundarios".

Barbara Stepko es escritora de salud y estilo de vida y exeditora de Women’s Health e InStyle. Su trabajo ha aparecido en The Wall Street Journal, Parade y otras revistas nacionales.

Nota del editor: este artículo, publicado originalmente el 7 de enero de 2019, ha sido actualizado para reflejar los nuevos desarrollos médicos.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.