Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Guía sobre la gripe: lo que debes saber esta temporada

7 factores que aumentan la mortalidad de la gripe

Lo que debes saber si tienes factores de riesgo, como cardiopatías, diabetes o cáncer, y novedades sobre los principales síntomas que debes vigilar.

Tres fotos que muestras tres condiciones; diabetes, asma y bajos niveles de oxígeno

VITAPIX, NIMIS69, PETER DAZELEY / GETTY IMAGES

In English | La COVID-19 puede ser una prioridad estos días, pero los expertos en salud advierten que este año es igual de importante protegernos contra la gripe estacional común, en particular si pertenecemos a un grupo que corre un mayor riesgo de tener complicaciones graves o mortales.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), durante la temporada de gripe 2019-2020, esta enfermedad causó hasta 740,000 hospitalizaciones. Hubo peores temporadas de gripe; la 2017-2018 fue especialmente difícil y causó cerca de 61,000 muertes en el país.


Para información actualizada sobre la COVID-19 visita aarp.org/ElCoronavirus


No hay modo de saber cuán dura será la temporada de este año, pero a los expertos les preocupa la superposición de la gripe y la COVID-19. Ambas enfermedades son especialmente peligrosas para los adultos mayores y pueden causar la sobrecarga de hospitales que intentan tratarlas al mismo tiempo.

Si bien cualquiera puede tener una gripe fuerte, ciertos grupos son más propensos a tener complicaciones peligrosas que van desde neumonía y deshidratación a insuficiencia cardíaca y muerte. Muchos de los mismos grupos también tienen un mayor riesgo a causa de la COVID-19.  

Cuantos más factores de riesgo tengas, mayor será la posibilidad de sufrir consecuencias desfavorables. Te presentamos siete factores comunes de riesgo, las razones por las que representan un peligro para ti y lo que puedes hacer al respecto, además de recibir la importante vacuna contra la gripe para atenuar o eliminar los peores efectos de la gripe. 

Factor de riesgo: tienes 65 años o más 

Los adultos mayores son el grupo más afectado por la gripe y por la COVID-19. Los CDC calculan que del 70 al 85% de las muertes por gripe y hasta el 70% de las hospitalizaciones por gripe ocurren en personas de 65 años o más.

Cerca de la mitad de los adultos de 65 años o más también tienen un segundo factor de riesgo que los hace vulnerables, según los cálculos de la National Foundation for Infectious Diseases.

Sin embargo, aun los adultos mayores saludables corren riesgo debido a que “el sistema inmunitario simplemente no es tan fuerte como a los 25 años”, advierte el Dr. William Schaffner, director médico de la National Foundation for Infectious Diseases y profesor de Enfermedades Infecciosas en el Vanderbilt Medical Center en Nashville, Tennessee. 

Además, los síntomas comunes de la gripe no siempre se presentan en los adultos mayores, lo que demora el diagnóstico y el tratamiento. 

“El síntoma más importante que puede no aparecer en las personas mayores es la fiebre”, indica Schaffner. “Las personas pueden tener tos, sentir debilidad e incluso sentirse confundidas, pero no tener fiebre, por lo que sus familiares no saben que tienen gripe”. 

Factor de riesgo: tienes una cardiopatía o antecedentes de derrame cerebral 

En los últimos años, los investigadores han descubierto un vínculo preocupante entre la gripe y las complicaciones cardíacas. 

Por ejemplo, un estudio de los CDC publicado en agosto descubrió que uno de cada ocho pacientes adultos hospitalizados por gripe tuvo un episodio cardíaco grave (y el estudio incluyó un grupo grande de pacientes: 80,000 en total). Otro estudio publicado en el 2018 halló que tienes seis veces más posibilidades de tener un ataque cardíaco durante la semana siguiente a recibir un diagnóstico de gripe que en otro momento.  

En ambos estudios, los antecedentes de cardiopatía y derrame cerebral aumentaron la posibilidad de que surgiera una complicación cardíaca repentina. Los médicos consideran que la gripe desencadena una respuesta inflamatoria en el organismo, lo que a su vez puede crear coágulos peligrosos en los vasos sanguíneos. 

“Es como el daño colateral en una guerra”, explica Schaffner. “Hasta un mes después de recuperarte de la gripe, la respuesta inflamatoria del organismo sigue estimulada y produciendo efectos, lo que te expone a un mayor riesgo de tener un ataque cardíaco y un derrame cerebral”.  

En este caso, la vacuna contra la gripe es esencial. En un estudio reciente se descubrió que los adultos mayores de 50 años que recibieron la vacuna contra la gripe durante una hospitalización tuvieron un 28% menos de riesgo de tener un ataque cardíaco durante el año siguiente. También tuvieron el 47% menos de riesgo de tener un derrame cerebral leve, el 85% menos de riesgo de tener un paro cardíaco y un 73% menos de riesgo de morir en general.

Factor de riesgo: tienes diabetes

La diabetes debilita el sistema inmunitario, por lo que al organismo le cuesta más combatir la enfermedad, indica el Dr. Joseph Gastaldo, director del sistema de enfermedades infecciosas en OhioHealth en Columbus, Ohio. La gripe también dificultar el control del nivel de azúcar en sangre: los niveles pueden aumentar en respuesta a la infección, o pueden disminuir si no sientes deseos de comer mientras estás enfermo. Mientras tanto, los síntomas pueden hacer que sea difícil reconocer los signos de un nivel alto o bajo de azúcar en sangre. 

“Para los diabéticos [que reciben la vacuna] es muy fácil deshidratarse o tener problemas en los riñones”, señala Gastaldo. 

Las personas que padecen diabetes tienen tres veces más posibilidades que el resto de morir o tener complicaciones por la gripe y seis veces más posibilidades de hospitalizarse. Afortunadamente, la vacuna contra la gripe reduce el riesgo de hospitalización hasta en un 79%, según los estudios.  

Factor de riesgo: tienes una enfermedad pulmonar o asma

Si tienes una enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), como enfisema o bronquitis crónica, la gripe puede causar la inflamación de las vías respiratorias y se pueden obstruir con mucosidad, y eso hace que sea más difícil respirar. Si eres asmático, incluso si la enfermedad está controlada, el virus probablemente inflame las vías respiratorias y produzca ataques de asma. 

Los adultos que tienen EPOC y asma corren un mayor riesgo de tener neumonía y otras infecciones respiratorias a consecuencia de la gripe. Puedes tener que hospitalizarte o sufrir un daño grave y permanente en los pulmones.  

Recibir la vacuna contra la gripe puede ayudar. Según un estudio que se publicó en el 2019 en la revista científica Chest, se vincula a una disminución del 38% de las hospitalizaciones por gripe entre los pacientes que tienen EPOC. 


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Factor de riesgo: tienes una enfermedad crónica o un sistema inmunitario débil

Además de problemas tales como enfermedades cardíacas o pulmonares, muchos otros trastornos aumentan la posibilidad de sufrir consecuencias desfavorables por la gripe. Por ejemplo, enfermedades del hígado, enfermedades de los riñones, trastornos en la sangre, trastornos metabólicos y problemas neurológicos. 

Algunas enfermedades crónicas aumentan el riesgo, ya que debilitan el sistema inmunitario o te obligan a tomar un medicamento que tiene ese efecto, según Gastaldo. 

“Muchos adultos mayores actualmente toman inmunosupresores por problemas tales como artritis reumatoide o cirrosis”, explica Gastaldo. “Y hay más personas que viven con trasplantes de corazón, riñón y médula ósea que toman esos tipos de medicamentos”. 

Los pacientes inmunocomprometidos tal vez no tengan fiebre con la gripe, por lo que es importante prestar atención incluso a los síntomas leves. Según los CDC, corren un riesgo especialmente alto de contraer una segunda infección, como neumonía. 

Factor de riesgo: has tenido cáncer 

Muchos tratamientos contra el cáncer inhiben el sistema inmunitario, por lo que no debería sorprendernos que los pacientes con cáncer tengan de tres a cinco veces más probabilidades de ser hospitalizados por gripe que la población general. 

Sin embargo, los estudios demuestran que también corres un mayor riesgo si has tenido cáncer, en particular leucemia o linfoma. Además, algunos tipos de quimioterapia alteran el sistema inmunitario durante mucho tiempo, por lo que eres más propenso a tener un caso grave de gripe. 

Si actualmente recibes tratamiento contra el cáncer, la American Cancer Society recomienda consultar con el oncólogo para saber cuándo es el mejor momento de recibir la vacuna contra la gripe, pero es necesario que te vacunes sin falta. En un estudio del 2019 que analizó datos de más de 26,000 pacientes con cáncer, quienes recibieron la vacuna contra la gripe tuvieron muchas menos posibilidades de contraer gripe y ser hospitalizados debido al virus. 

Factor de riesgo: tienes obesidad 

Según los CDC, las personas que tienen un índice de masa corporal de más de 40 corren un mayor riesgo de tener complicaciones de la gripe, incluso los adultos obesos que no tienen otros problemas de salud. 

Gastaldo indica que no se sabe con exactitud por qué la obesidad es un factor, pero podría deberse a que la vacuna es menos eficaz en las personas que tienen sobrepeso porque la misma obesidad debilita la respuesta inmunitaria o porque el sobrepeso dificulta la respiración profunda necesaria para oxigenar los pulmones. 

Los estudios demuestran que las personas obesas también portan el virus de la gripe durante más tiempo y es más probable que lo transmitan. 

Cómo puedes protegerte si corres un mayor riesgo

Dos vacunas que necesitas y por qué esta temporada no deberías dudar en llamar al médico

Si perteneces a un grupo de alto riesgo, puedes fortalecer el sistema inmunitario con una dieta saludable, ejercicio frecuente y suficiente sueño. Además, también te protegerás contra la gripe si tomas las precauciones que toman casi todas las personas en el país para protegerse del coronavirus: lavarte las manos, usar mascarilla y mantenerte a seis pies de los demás. 

Sin embargo, los expertos concuerdan en que las tres medidas más importantes que puedes tomar para protegerte contra la gripe son los siguientes:

Ponte la vacuna anual contra la gripe

Recibir la vacuna es sin duda el modo más eficaz de protegerte contra la gripe. La vacuna es segura para casi todos después de los seis meses de edad, y estudio tras estudio demuestran que reduce considerablemente el riesgo de complicaciones, hospitalizaciones y muerte debido a la gripe. Los adultos mayores deberían pedir específicamente la vacuna de alta dosis o una vacuna con un ingrediente llamado adyuvante debido a que intensifica la respuesta inmunitaria. 

Ponte la vacuna contra la neumonía

La complicación más común de la gripe es la neumonía, y puedes ayudar a protegerte contra ella y contra otras infecciones peligrosas si recibes esta vacuna. Los CDC recomiendan que todas las personas mayores de 65 años reciban por lo menos una vacuna contra la neumonía y los que tengan enfermedades crónicas reciban dos vacunas diferentes contra la neumonía con un intervalo de por lo menos un año. 

Comunícate con el médico cuando aparezca el primer síntoma

Llamar a tu proveedor médico sin demora es especialmente importante este año, dado que la COVID-19 y la gripe comparten muchos de los mismos síntomas. Lo más probable es que el médico quiera hacerte pruebas de inmediato para determinar si tienes COVID-19 y gripe. 

“Queremos que presten mucha atención a los síntomas”, recomienda Gastaldo. “Si tienes más dificultad para respirar, menos energía, una fiebre leve, falta de aire o si tienes diabetes y el nivel de azúcar en sangre de pronto es muy alto, llama de inmediato”.

Schaffner advierte que si tienes gripe es esencial actuar con rapidez, debido a que los medicamentos antivirales como Tamiflu son más eficaces cuando se toman durante las primeras 48 horas. Los medicamentos pueden reducir el riesgo de que aparezcan complicaciones y acortar la duración de la enfermedad.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.