Skip to content
 

El sobrepeso en la mediana edad puede restarle 5 años a tu vida

Los investigadores encontraron una fuerte asociación entre el índice de masa corporal y la longevidad.

Un doctor mide la circunferencia de su paciente

SEFA OZEL / GETTY IMAGES

In English

¿Necesitas otro motivo para perder peso? Un nuevo estudio dirigido por investigadores en Northwestern University reveló que las personas obesas en la mediana edad murieron casi cinco años antes que las que no eran obesas. Es más, las personas con sobrepeso en la mediana edad tenían más problemas de salud que las personas de la misma edad más delgadas. 

En el 2014, la tasa de longevidad en el país disminuyó por primera vez en más de dos décadas. Gran parte de la culpa fue atribuida a un aumento en las enfermedades cardiovasculares, a pesar de que un gran número de informes de investigación demostraron que la obesidad tiene un impacto negativo en la salud general y en la vida de una persona. Para ver si existe un vínculo directo entre el índice de masa corporal (IMC) y la longevidad, los investigadores analizaron los datos de los seguros médicos de 29,621 personas de 65 años o más que participaron en una encuesta de salud durante las décadas de 1960 y 1970. A diciembre del 2015, 13,000 de esos participantes habían fallecido. Los investigadores estudiaron a ese grupo para encontrar un vínculo entre el IMC, la obesidad y los costos de la atención médica.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Índice de masa corporal y longevidad

Para analizar las tasas de mortalidad, los investigadores clasificaron a los participantes fallecidos en grupos basados en el IMC. El IMC mide la grasa corporal en función de la altura y el peso. El Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos lo clasifica de la siguiente manera: 

  • IMC menor de 18.5 = bajo peso
  • IMC de entre 18.5 y 24.9 = peso normal
  • IMC de 25 a 29.9 = sobrepeso
  • IMC de 30 o más = obesidad

Los investigadores también analizaron las tasas de longevidad de los participantes y los costos del cuidado de la salud en las diferentes regiones. Después de estudiar detenidamente los datos, los científicos descubrieron que las personas con un IMC más alto tenían tasas de expectativa de vida más cortas y pasaron más años con problemas de salud. Eso, a su vez, se tradujo en un mayor gasto en el cuidado de la salud. 

Aquellos que se clasificaron bajo la categoría de obesos, con un IMC de más de 30, vivieron en promedio, hasta los 77.7 años. Aquellos que estaban en el rango de 25 a 29.9 vivieron hasta los 80.8 años. La diferencia entre las personas clasificadas en las categorías normal y ligeramente con sobrepeso fue escasa, y ambas vivieron hasta alrededor de los 82 años. Las personas con un poco de sobrepeso sufrieron 7.22 años, en promedio, de mala salud y gastaron $12,390 más en costos de atención médica que sus homólogos más delgados, quienes tuvieron 6.10 años de mala salud. Las personas muy obesas vivieron 10.2 años con mala salud y gastaron $23,396 más en atención médica que las personas que tenían un peso normal.

“Nuestros hallazgos proporcionan evidencia de que padecer sobrepeso u obesidad décadas antes, en la mediana edad, se asocia de manera independiente con un riesgo acumulativo de morbilidad al llegar a la adultez mayor”, escribieron los investigadores en un informe publicado en la revista JAMA Network Open (en inglés). “Esta asociación también se traduce en costos más altos de atención médica al llegar a edades más avanzadas. Se necesitan con urgencia recursos y estrategias a nivel individual y de la población para abordar el creciente desafío que el sobrepeso supone para la salud pública en el contexto del envejecimiento de la población”.

Donna Fuscaldo es una escritora y editora colaboradora especializada en finanzas personales y salud. Lleva más de dos décadas escribiendo y cubriendo noticias para varias publicaciones nacionales, como el Wall Street Journal, Forbes, Investopedia y HerMoney.