Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

7 preguntas si estás planificando celebraciones navideñas en tiempos de pandemia

Cómo mantenernos sanos y seguros durante la época festiva.

Ilustración de un globo de nieve con una casita adentro

MITCH BLUNT / AARP

In English | Sabemos que más de 237,000 personas han muerto de la enfermedad en EE.UU. hasta principios de noviembre y que el 95 por ciento de las muertes han sido mayores de 55 años. Sabemos que los problemas de salud preexistentes —como la obesidad, las enfermedades del corazón, las enfermedades autoinmunes y la diabetes tipo 2— hacen que la infección por coronavirus sea aún más riesgosa. Sabemos que la COVID-19 puede crear coágulos de sangre que pueden hacer estragos en los pulmones, y que causa inflamación que puede dañar el corazón y otros órganos; un ataque viral al páncreas puede incluso causar “diabetes por COVID”. Y las infecciones a veces pueden persistir durante meses.

Sin embargo, nos hemos aislado durante más de ocho meses, y el daño psicológico de la COVID-19 es real. Un estudio llevado a cabo al principio de la pandemia encontró que los síntomas de depresión “moderada” y “grave” se habían triplicado.


Para información actualizada sobre la COVID-19 visita aarp.org/ElCoronavirus


Ahora que están llegando las fiestas, extrañamos más que nunca a nuestros amigos y seres queridos. ¿Podemos celebrar con seguridad las fiestas y el fin de un largo y pésimo año?

“No estamos fuera de peligro con la COVID-19”, afirma el Dr. Michael G. Ison, especialista en enfermedades infecciosas de Northwestern Medicine en Illinois. “El virus sigue ahí. Sigue siendo peligroso”.

Para ayudarnos a sobrellevar las próximas celebraciones, preguntamos a los mejores expertos sobre cómo navegar la temporada de manera segura y cálida.

1. Un pariente tuvo COVID-19 hace varias semanas. ¿Todavía puede contagiarme?

Las personas que han tenido el virus generalmente dejan de propagarlo 10 a 14 días después de presentar síntomas. Pero cuanto más aprendemos sobre el coronavirus, más vueltas y recodos descubrimos. Por eso, cualquier persona que haya contraído el virus, o que piense que ha estado expuesta a él, debe ser autorizada por un médico antes de ver a nadie, dice el Dr. Sten Vermund, decano de la Facultad de Salud Pública de Yale.

Dicho esto, “esas personas están a salvo, en gran medida”, afirma Vermund. “‘Totalmente seguro’ sería una ligera exageración, pero la realidad es que un paciente recuperado del coronavirus supone un riesgo mínimo para los demás”.

2. Di positivo para COVID0-19 a principios de este año. ¿Eso significa que ahora soy inmune?

Lamentablemente, aún no sabemos la respuesta. Las personas que se recuperan del virus tienen cierto nivel de inmunidad adquirida, pero es difícil saber cuánto o por cuánto tiempo. La investigación es conflictiva: Un estudio de 1,100 pacientes de COVID-19 en New England Journal of Medicine encontró que los pacientes no mostraban una reducción de los anticuerpos cuatro meses después del diagnóstico. Pero otro estudio halló que los anticuerpos alcanzaban su máximo nivel 60 días después del diagnóstico y disminuían a partir de entonces. Y, por supuesto, ha habido un pequeño número de casos ampliamente reportados de personas que han contraído el virus más de una vez.

“Cuando analizamos las respuestas inmunitarias, observamos la cantidad de anticuerpos que hay en la sangre”, explica Ison. “Con la mayoría de los virus, ese nivel baja lentamente con el tiempo, en particular entre las personas mayores”. Pero el coronavirus es algo completamente nuevo. “Solo conocemos este virus desde hace unos nueve meses”, dice Ison. “Incluso para los primeros pacientes, lo único que podemos decir es que la inmunidad puede durar nueve meses. Si dura más tiempo, no lo podemos saber todavía”.

La gravedad de la infección puede determinar los niveles de anticuerpos posteriores y su duración. Un estudio de pacientes afectados por COVID-19 en China que no tuvieron ningún síntoma encontró niveles de anticuerpos significativamente más bajos que en los pacientes con síntomas. El sentido común indicaría que las personas asintomáticas son más vulnerables a la reinfección por tener pocos o ningún anticuerpo. Pero no sabemos lo suficiente sobre qué nivel de anticuerpos se requiere para proteger a las personas de la COVID-19.

3. ¿El contagio está relacionado con el tiempo que pasamos juntos?

La cantidad de exposición al virus —tanto en términos de cuán enferma está la otra persona como de cuánto tiempo pasas con ella— parece determinar el riesgo de contagio, dice el Dr. Thomas Fekete, profesor de Microbiología e Inmunología de Temple University. Es por eso que tantos proveedores de atención médica se han enfermado, sobre todo al comienzo de la pandemia, cuando el equipo de protección personal que tenían era inadecuado.

Aunque no hay directrices establecidas, Fekete sugiere manejarse en espacios cerrados en forma similar a lo establecido en las políticas de la Facultad de Medicina de Temple: más de 15 minutos de exposición a otra persona es “significativo”, mientras que menos de 15 minutos de exposición es menos preocupante. “Nos preocupa menos si una persona viaja en ascensor con alguien durante 30 segundos que si comparte un espacio pequeño durante una hora”, dice. “Nuestra política también exige el uso de mascarillas y protección ocular. Dicho esto, no hay garantías”.

Y eso es lo que hace que las reuniones festivas sean tan problemáticas. Una persona infectada expulsa más virus cuando habla que cuando respira, y más aún cuando canta villancicos o grita para que la escuchen.

4. Ya hemos tenido un brote importante en mi ciudad. ¿Hemos alcanzando la inmunidad colectiva?

A medida que la pandemia ha ido avanzando, es posible que hayas oído hablar de llevar a la población de EE.UU. a un punto en el que suficientes personas hayan estado expuestas al virus —ya sea por infección o por vacunación—, como para que ya no suponga una amenaza. Esta “inmunidad colectiva” es algo real: EE.UU. casi erradicó el sarampión porque una vacuna efectiva creó la inmunidad de la manada. Pero no esperes que esto suceda pronto con la COVID-19.

“La inmunidad colectiva requiere que aproximadamente entre el 60 al 70% de la población tenga inmunidad”, explica Ison. “Los estudios de epidemiología nos dicen que incluso en las peores zonas, como Nueva York, está en el rango del 20%, y en la mayoría de las áreas en el rango del 3 al 10%”.

Una vacuna contra la COVID-19 podría cambiar eso, pero de nuevo, no estamos ni cerca de ese punto. “Como hemos visto con otros virus, si la gente no se vacuna, se producen brotes”, dice. “Así que la inmunidad colectiva no solo requiere una vacuna efectiva, sino la voluntad de vacunarse”.

5. Si organizo una reunión para las fiestas. ¿Hay alguna regla que deba poner para mi familia?

Esta es una buena: nadie puede venir a cenar a menos que se haya vacunado contra la gripe.

Las razones van mucho más allá de lo habitual en el 2020. Los síntomas de gripe y COVID-19 son similares, así que si te enfermas de gripe, podría ser necesario ir al médico o incluso al hospital, lo que aumenta tu riesgo. Y sí, es posible tener ambas, ya sea una después de la otra o las dos al mismo tiempo, asegura Vermund. Imagínate que te contagias de COVID-19 después de que tus pulmones ya han estado lidiando con la gripe.

Vermund lo dice sin rodeos: “Es esencial que las personas se vacunen contra la gripe. Y me refiero a todo el mundo: niños, mujeres embarazadas, jóvenes, adultos, adultos mayores, ancianos, todos”.

6. Toda mi familia está en excelente estado de salud. ¿La COVID-19 realmente representa una amenaza para nosotros?

El hecho es que los investigadores no pueden predecir cuán grave se pondrá una persona si se infecta por el coronavirus. Investigaciones recientes de Stanford sugieren que los pacientes con síntomas más graves de COVID-19 tienden a tener niveles más altos de ciertas moléculas inflamatorias en la sangre. Esto podría ayudar a los expertos a predecir la gravedad en los años venideros. Pero ¿y ahora?

“Ninguno de nosotros sabe con certeza lo que va a pasar”, dice Fekete. Lo que significa que aunque seas una persona “sana”, contraer la COVID-19 es un riesgo para ti y para todos los demás.

“En el mejor de los casos, [las precauciones] reducirían el impacto del coronavirus, pero también de otros virus respiratorios. Si ese es el resultado, creo que la gente estará relativamente bien durante los meses de invierno”, argumenta Fekete. “Dicho esto, creo que se verán brotes significativos en ciertas poblaciones, como los hogares de ancianos y los centros de vida asistida, y también en personas inmunodeprimidas”.

“Hemos visto un terrible prejuicio contra la edad que se extiende a la política y la medicina”, dice Vermund. “Hay gente que tiene una actitud de ‘¿por qué debo sufrir solo para proteger a los ancianos?’. Y ese es un giro muy desafortunado en la sociedad estadounidense”.

¿Qué puedes hacer? Cuídate a ti y a los tuyos, por supuesto, pero da un buen ejemplo a otras personas que conoces y sabes que pueden no tener tanto entusiasmo como tú por evitar la propagación del virus.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


7. ¿Nuestras tradiciones festivas están arruinadas?

Después de más de seis meses de distanciamiento y aislamiento, la presión de reunirse para el Día de Acción de Gracias y otras fiestas será enorme. Pero esto es solo un año, y sería trágico que un pariente o amigo (¡o tú mismo!) se enfermara. Recuerda: una boda en agosto en Maine se vinculó con 178 casos de COVID-19 y ocho muertes, aunque ninguno de los que fallecieron siquiera asistió al evento.

“El Día de Acción de Gracias es una de mis fiestas favoritas, pero este año no se puede hacer con seguridad de la manera habitual”, dice Ison. “No solo tendremos la COVID-19. También tendremos la gripe y otros virus respiratorios. Así que existe la posibilidad de que sea el peor escenario, y no podemos bajar la guardia. Tendremos que ser creativos con las celebraciones, lo que requerirá más reuniones virtuales”.

La buena noticia: es temporal. “No estamos condenando a la gente a vivir así toda la vida”, señala Vermund. “Tengo mucho optimismo para el 2021, porque tenemos más de 400 ensayos clínicos de nuevos fármacos antivirales, nuevos agentes biológicos, como anticuerpos monoclonales, y diferentes estrategias de esteroides. Tenemos 10 vacunas en ensayos clínicos de fase 3, lo que es absolutamente notable. Y podemos evitar la circulación del virus. Así que estoy tratando de recordarles a las personas que el 2020 no es el 2021. Probablemente podamos estar más cerca de la normalidad a finales del próximo año”. 

Ilustración de una persona lavándose las manos con agua y jabón

MITCH BLUNT / AARP

Lista de seguridad

  • Aprovecha la situación al máximo: ordena o haz máscaras personalizadas para todos.
  • Si el tiempo lo permite, sal al aire libre. Si no, ventila la habitación lo mejor que puedas.
  • Mantén a las personas en circulación para limitar la exposición prolongada entre individuos.
  • Adopta medidas enérgicas de higiene: ten jabón en cada lavabo, gel de manos en cada habitación.
  • Apóyate en la tecnología. Una cena por Zoom puede no ser ideal, pero puede ser divertida.
  • Respeta a los que deciden no asistir o te piden que te mantengas alejado y no los toques.
  • Evita el transporte público innecesario. Si viajas en avión, sé ultracauteloso y mantente alejado de los extraños lo más que puedas.
  • Si estás enfermo, quédate en casa. ¡Nos veremos el año que viene!

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.