Skip to content

¿Cómo mantenerte sano durante tus viajes?: Consejos para disfrutar de las vacaciones de verano 

 

¿Cómo recibirán los hogares de ancianos las primeras vacunas contra la COVID-19?

El plan de distribución nacional cuenta con la colaboración de CVS y Walgreens, pero se esperan algunos contratiempos.

Una enfermera le pone a un residente de un hogar de ancianos una vacuna en el brazo.

FG Trade/Getty Images

In English | A pocos días de la aprobación inicial de la primera vacuna contra el coronavirus en el país, muchas personas de la comunidad de cuidados a largo plazo, tan afectada, han centrado su atención en la logística. Si se aprueba la vacuna, ¿cómo la recibirán?

Vacunar a los residentes y al personal de los hogares de ancianos y otros centros de cuidados a largo plazo, que han sufrido más de 100,000 muertes por COVID-19 —o alrededor de un 40% de todas las muertes causadas por el coronavirus en el país— no será una tarea fácil. El programa Pharmacy Partnership for Long-Term Care (asociación de farmacias con centros de cuidados a largo plazo - enlace en inglés), una iniciativa federal, ha llegado a un acuerdo con las cadenas de farmacias de CVS y Walgreens para que suministren y administren las vacunas contra el coronavirus sin costo para los residentes y empleados de los centros de cuidados a largo plazo y en sus mismos centros. Pero los detalles específicos están aún por determinarse, como por ejemplo cuántas vacunas asignará cada estado y territorio exactamente a este programa durante las fases de distribución inicial, si el personal de los centros de cuidados a largo plazo estará incluido en estas asignaciones y si será posible atender a los centros rurales.


Para información actualizada sobre la COVID-19 visita aarp.org/ElCoronavirus


Y todo esto se irá revelando a medida que la crisis en los centros de cuidados a largo plazo se intensifica con la llegada del invierno, y con un aumento sin precedentes en el número de casos y muertes. “Es una iniciativa masiva que no se ha intentado antes”, dice Jennifer Kates, vicepresidenta sénior y directora de salud global y política de VIH de la Henry J. Kaiser Family Foundation. “Proporciona una excelente plataforma para llegar a esta población... pero no significa que no vaya a haber desafíos”.

"La fase de prueba”, añade, “será también la fase real”.

¿Qué recibirá cada persona y cuándo?

La vacuna de Pfizer contra la COVID-19 que, en un estudio en etapa final realizado en noviembre, se demostró tiene una eficacia del 95%, es la primera que será considerada para recibir autorización para el uso de emergencia por la Administración de Alimentos y Medicamentos. La aprobación, que podría ocurrir esta misma semana, pondría en marcha rápidamente la distribución de la primera ronda de vacunas con 6.4 millones de dosis.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) han recomendado que los residentes de los centros de cuidados a largo plazo y el personal de atención médica —los trabajadores de los centros de cuidados a largo plazo, hospitales, clínicas ambulatorias, cuidado de la salud en el hogar, farmacias, servicios de emergencia y otros entornos de salud pública— sean los primeros en recibir la vacuna. Pero no hay suficientes dosis en el primer lote para todos. Estados Unidos tiene aproximadamente 3 millones de residentes en centros de cuidados a largo plazo: 1.3 millones en centros de atención especializada, 800,000 en centros de vida asistida y 900,000 en otros tipos de centros residenciales de cuidados. Y hay alrededor de 21 millones de profesionales de la salud.

Quién específicamente recibirá las primeras dosis varía según el estado. Aunque el Gobierno federal dividió los primeros 6.4 millones de dosis entre todos los estados y territorios en base a cuántos adultos viven en cada uno, fueron los gobernadores y los líderes locales quienes determinaron exactamente quién se vacunaría primero.

En Texas, sus primeras 224,250 dosis se están enviando a los hospitales, para vacunar a los trabajadores de salud. Aunque los residentes y el personal de los centros de cuidados a largo plazo figuran en el grupo prioritario del estado para la vacunación, parece que tendrán que esperar hasta la próxima ronda de vacunas. Por otra parte, Ohio repartió 88,725 dosis de su primer lote a Walgreens y CVS, para vacunar a los residentes y el personal de hogares de ancianos. Solo 9,750 dosis se dirigirán a hospitales, para los trabajadores de salud. Los trabajadores de salud, y los residentes y el personal de centros de cuidados a largo plazo, son también parte del grupo prioritario de Ohio. 

Aunque Glen Lewis, director ejecutivo de la comunidad de adultos mayores Edgewater en West Des Moines, está encantado de que los residentes y el personal de centros de cuidados a largo plazo hayan sido categorizados como un grupo prioritario en Iowa, se pregunta qué significa eso para su centro, el cual ofrece diferentes tipos de cuidados para personas mayores.

Aún no sabemos mucho sobre qué tipo de prioridades recibirán las comunidades como la nuestra con respecto a las vacunas, ya que no se nos considera una comunidad de cuidados a largo plazo al 100%”, dice. “Algunas secciones de nuestros centros [son de cuidados a largo plazo]; nuestros centros de atención médica, así como las secciones de vida asistida y cuidados para pacientes con trastornos de la memoria, reúnen los requisitos, pero todavía no sé a qué categoría pertenecen los residentes de la sección de vida independiente”.

Después del envío inicial de vacunas contra la COVID-19, se continuarán distribuyendo lotes cada semana. Se espera que se enviarán 40 millones de dosis, suficientes para vacunar a 20 millones de personas (ya que se requieren dos dosis), antes de fin de año, si las vacunas de Pfizer y Moderna ambas reciben autorización para el uso de emergencia. La vacuna de Moderna, que se demostró tiene un 94.5% de eficacia en un estudio en etapa final realizado en noviembre, será evaluada para su autorización para uso de emergencia el 17 de diciembre.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Farmacias con experiencia se preparan para un plan sin precedentes

CVS y Walgreens dicen que más de 48,000 de las aproximadamente 50,000 comunidades de atención especializada y vida asistida en el país se han inscrito con una de las cadenas para recibir las vacunas a través de la colaboración con el Gobierno federal. La inscripción fue especialmente alta entre las instalaciones de atención especializada, con una tasa de inscripción del 99% en el país y del 100% en 20 estados. Tanto CVS como Walgreens tienen la capacidad de vacunar a los residentes y al personal, pero quién recibirá la vacuna dependerá de los planes de cada estado.

En el caso de aquellos operadores que no se inscribieron en el programa, el proceso de vacunación puede ser más largo. “Es importante reconocer que creemos que este plan será la manera más rápida y fácil de proporcionar vacunas a los residentes de los centros de cuidados a largo plazo”, comentó Paul Mango, director adjunto de personal encargado de políticas del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS), durante una conferencia de prensa en octubre para anunciar el lanzamiento de la colaboración federal.

Una vez que las vacunas sean asignadas al programa, los centros colaborarán con las farmacias CVS o Walgreens locales para coordinar la administración de vacunas. Las farmacias son responsables de solicitar las vacunas y los suministros relacionados, como jeringas, agujas y equipo de protección personal (EPP). También es la responsabilidad de las farmacias programar y coordinar las fechas en que se celebrarán las clínicas en cada centro; asegurarse de que las vacunas se almacenen a la temperatura adecuada (-70º C para la vacuna de Pfizer y -20º C para la de Moderna); entregar las vacunas; e informar los datos requeridos al Gobierno. Los CDC esperan que el programa continúe durante unos dos meses y después de ese período cada centro podrá decidir si desea continuar la colaboración con CVS o Walgreens o si prefiere cambiar a otra farmacia.

"Todos debemos estar preparados para enfrentar algunos obstáculos”, advierte Kates, de Kaiser, que está satisfecha con el plan en general, el cual opina que es preferible a un mosaico de planes distintos para cada estado. “Este programa proporciona cierta uniformidad y utiliza como base la infraestructura de CVS y Walgreens ya existente en Estados Unidos, la cual es bastante extensa”, explica. “Esto pondrá en marcha el proceso mucho más eficazmente”.

Rick Gates, vicepresidente sénior de farmacia y atención médica de Walgreens, está seguro de que su personal podrá vacunar a las más de 23,000 comunidades de cuidados a largo plazo que se han inscrito con su cadena. “Tenemos extensa experiencia en la administración de vacunas en centros de cuidados a largo plazo, ya que hemos realizado más de 150,000 clínicas desde el 2015”, explicó en un correo electrónico. “Aunque la vacuna sea nueva, el modelo y nuestra experiencia no lo son”.

La incertidumbre sobre si el programa puede llegar a las comunidades rurales es una de las principales preocupaciones. CVS y Walgreens solo se han comprometido a proporcionar sus servicios a los centros de cuidados a largo plazo dentro de un radio de 75 millas de una de sus tiendas, y los CDC recomiendan que los centros más remotos consulten con los departamentos de salud estatales y las farmacias locales para averiguar las opciones de vacunación. “Estamos preparados para superar uno de los principales obstáculos… las comunidades rurales y desatendidas”, Gates añadió en su correo electrónico. “Estamos dispuestos a usar distintos modelos de entrega para llegar [a ellos], incluidas clínicas móviles y distintos métodos para transportar las vacunas”.

¿Estamos regresando a la normalidad?

Para los hogares de ancianos y otros centros con visitas limitadas de sus seres queridos, actividades comunes anuladas y que han luchado por contener el coronavirus, las vacunas no llegarán lo suficientemente rápido. Lewis ha empezado a considerar cómo se reabrirá el comedor comunitario de Edgewater, se volverá a introducir excursiones y se recibirá de nuevo a los familiares en el centro. Pero es consciente de que el camino para regresar a la normalidad seguramente será largo.

"La vacuna parece ser la respuesta milagrosa, y pienso que hay algo de verdad en ello, pero al mismo tiempo la puesta en marcha va a ser un proceso lento”, dice. “Si se determina que todo el centro cumple los requisitos de cuidados a largo plazo y todos tienen derecho a recibir vacunas, empezaremos a reabrir y a recuperar un sentido de normalidad, pero va a requerir un enfoque muy cauteloso”.

Mientras tanto, Lewis dice que su estrategia debe también incluir prácticas rigurosas de control de la infección. “Sin duda, hemos tenido la mira puesta en [la vacuna]. He comunicado a nuestros residentes y equipo que hay luz al final del túnel… pero también debemos asegurarnos de que entre ahora y ese momento futuro, continuemos haciendo todo lo que hemos estado haciendo para mantener la seguridad de todos”.

Bill Sweeney, vicepresidente sénior de Asuntos Gubernamentales de AARP, está de acuerdo, y señala que deben continuar las pruebas, el uso adecuado de equipo de protección personal, la contratación de suficiente personal y las visitas virtuales. “Es muy emocionante recibir buenas noticias sobre las vacunas, pero este virus continúa aquí y sigue matando a miles de personas cada día”, dice. “No podemos volvernos complacientes”.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.