Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

8 de cada 10 hogares de ancianos fueron citados por problemas de control de infección antes de la pandemia

Fue el tipo de deficiencia más común, según un nuevo informe.

Una enfermera lleva un residente de un hogar de ancianos en silla de ruedas

RESOLUTION PRODUCTIONS/GETTY IMAGES

In English | Incluso antes que el coronavirus causara la muerte de unas 30,000 personas en centros de cuidados a largo plazo en EE.UU., las deficiencias en el control de las infecciones en los hogares de ancianos eran "generalizadas" y "persistentes", de acuerdo con un informe publicado por la Oficina de Responsabilidad Gubernamental de EE.UU. (GAO), una agencia federal de vigilancia.

El informe halló que el 82% de los hogares de ancianos evaluados entre el 2013 y el 2017 fueron citados por una deficiencia en el control y la prevención de infecciones en uno o más años. Alrededor de la mitad de los hogares fueron citados por la misma deficiencia en múltiples inspecciones durante el período de cinco años. "Esto es un indicador de problemas persistentes en estos hogares de ancianos", indicó el informe.

Según el informe, los evaluadores de los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid (CMS), los cuales regulan los hogares de ancianos, clasificaron las deficiencias como "no severas" en el 99% de los casos cada año, lo que significa que los residentes no sufrieron daños.


Para información actualizada sobre la COVID-19 visita aarp.org/ElCoronavirus


Pero los comportamientos que alguna vez se clasificaron como "no severos", como una higiene de manos inadecuada entre el personal, un enfermero que va al trabajo con síntomas de tos y fiebre, o el no desinfectar apropiadamente el equipo antes de usarlo en otro residente, en la actualidad pueden marcar la diferencia entre la vida y la muerte.

"Muchas de estas prácticas pueden ser esenciales para prevenir la propagación de enfermedades infecciosas, incluida la COVID-19", dijo en una entrevista John Dicken, director de cuidado de salud en la GAO. "Entendemos que actualmente hay muchos desafíos, pero estas son prácticas básicas que pueden ser eficaces en ayudar a limitar la propagación y prevenir otras infecciones".

Unos 1.4 millones de personas viven en los aproximadamente 15,500 hogares de ancianos, que han resultado ser el epicentro de la pandemia. Alrededor de un tercio de las muertes por coronavirus en el país han ocurrido en hogares de ancianos. Más de 150,000 residentes han dado positivo a la COVID-19.

"Es completamente indignante que 8 de cada 10 hogares de ancianos no seguían los procedimientos básicos de control de infección", dijo Bill Sweeney, vicepresidente sénior de Asuntos Gubernamentales de AARP. "Los residentes de hogares de ancianos en EE.UU. se merecen mucho más".

"Este informe demuestra, una vez más, la necesidad urgente de que el Congreso tome medidas para mejorar drásticamente la seguridad y calidad dentro de estos centros, que deben incluir equipo de protección personal (PPE), administración de pruebas y visitas virtuales", expresó.

El Dr. David Gifford, director médico de la American Health Care Association, la cual defiende los derechos de los hogares de ancianos, dijo en un comunicado que las citaciones anteriores y los efectos devastadores de la pandemia en los hogares de ancianos no están directamente relacionados.

"Muchas de estas citaciones por control de infección no tenían nada que ver con una infección real o un daño causado a un residente", comunicó la declaración. "La mayoría de las citaciones también se rectificaron rápidamente, lo que sugiere que los proveedores estaban tan preparados como podían para la pandemia, ya que los centros habían corregido las prácticas deficientes identificadas por el equipo de evaluación".

A los hogares de ancianos usualmente se les da la oportunidad de corregir las citaciones "no severas" antes de que los CMS tomen medidas de ejecución. Según el informe, cada año se les aplica medidas de ejecución a menos del 1% de estas citaciones.

Gifford señaló que, de acuerdo con nuevas investigaciones, "la prevalencia de la COVID-19 en los centros de enfermería especializada se relaciona con la tasa de COVID-19 en la comunidad, el tamaño del establecimiento y la proximidad a un área urbana, pero no tiene que ver con las deficiencias pasadas".

"La realidad es que los proveedores de cuidados a largo plazo enfrentan una situación sin precedentes que los ha dejado con una gran necesidad de pruebas, equipo de protección personal y dotación de personal", declaró. "Al igual que los hospitales, hemos pedido ayuda. En nuestro caso, nadie nos ha escuchado".

"La GAO planea evaluar las pautas de los CMS y las medidas de control de infección que los hogares de ancianos adoptan durante la pandemia, dijo Dicken.

"Ciertamente, estaremos buscando lecciones aprendidas que puedan mejorar la supervisión federal y las respuestas futuras", indicó. "Los efectos devastadores de la COVID-19 en los hogares de ancianos han demostrado que, para esta población, es sumamente importante que se enfoque la atención en estos centros".

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.