Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Skip to content
Content starts here
CLOSE ×
Buscar
Leaving AARP.org Website

You are now leaving AARP.org and going to a website that is not operated by AARP. A different privacy policy and terms of service will apply.

Cómo manejar tus expectativas como cuidador

Algunos desafíos relacionados con el cuidado de seres queridos no tienen soluciones fáciles, pero hay diferentes maneras de abordar los problemas.


spinner image Ilustración de una mujer con los ojos cerrados pensando en familiares y citas médicas.
GETTY/AARP

Por mucho que ella amaba a su padre de 83 años, a Ginny, de 57 años, no le gustaba ser su cuidadora principal durante su lento declive a causa de la enfermedad de Parkinson. Encontraba emocionalmente agotador tratar de calmar su frustración cuando él no podía controlar sus movimientos. Cepillar sus dientes, cortarle la carne y mantenerlo firme cuando caminaba suponían una carga física para ella.

Sin embargo, lo que Ginny encontró más difícil durante esos años como cuidadora fue la profunda decepción que sintió. Las personas con las que había contado para acompañarla y apoyarla se distanciaron de ella. Incluso su padre, quien ella sabía que la quería, no siempre la trataba bien.

spinner image Image Alt Attribute

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso inmediato a productos exclusivos para socios y cientos de descuentos, una segunda membresía gratis y una suscripción a AARP The Magazine.
Únete a AARP

Ginny esperaba que apreciara todo lo que estaba haciendo por él, pero a menudo era brusco y a veces la hablaba en un tono desagradable. Ella había confiado en que sus hermanas más jóvenes compartieran la responsabilidad del cuidado, pero continuaron dando excusas poco convincentes. También había esperado que los médicos de su padre le dieran más orientación, especialmente a medida que se triplicó su número de medicamentos, pero tardaban días en responder a sus preguntas. Incluso su esposo la decepcionó. Si bien la ayudaba con tareas específicas si se lo pedía, Ginny creía que un cónyuge realmente dedicado debería ofrecer ayuda sin tener que pedírsela.

Al igual que Ginny, la mayoría de los cuidadores familiares tienen al menos algunas expectativas insatisfechas. Se irritan cada vez que otros dan por sentado sus sacrificios. Se enojan si se ignoran sus solicitudes de ayuda. Algunos cuidadores en estas situaciones sienten que están justificados al enfrentarse directamente a las personas que los han decepcionado para intentar que cambien; declaran que darán por terminada la relación con estos amigos y familiares si no hacen su parte. Otros cuidadores tratan de aceptar las limitaciones de los demás e ignoran la decepción. Pero ellos también pueden terminar sintiéndose abandonados y resentidos.

¿Cómo deben responder los cuidadores cuando no se cumplen sus expectativas? La respuesta correcta varía de un cuidador a otro dependiendo de muchos factores, entre ellos la personalidad del cuidador, el estilo interpersonal y las relaciones que tienen con las personas que los han decepcionado. Ninguna respuesta es perfecta; cada una tiene sus ventajas y desventajas. Estas son algunas cosas que debes tener en cuenta al decidir cómo debes responder a las decepciones como cuidador:

spinner image AARP Membership Card

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

Comparte tus sentimientos

Los cuidadores que se sienten olvidados y heridos pueden dejar que esos sentimientos crezcan antes de decidir decirles a los demás exactamente cómo se sienten, a veces en forma de súplicas apasionadas. Una ventaja de este enfoque es que puede reducir la presión que sienten al liberar sus emociones reprimidas. Otra es que los amigos y familiares, al enterarse de la angustia del cuidador, pueden acudir a su rescate uniéndose al equipo de cuidados. Pero las desventajas de este enfoque también pueden ser muchas. Si un cuidador se muestra vulnerable al pedir ayuda y sus seres queridos se alejan, entonces esa persona puede sentir que simplemente no les importa a los demás, lo que la deja con una sensación de soledad y decepción aún mayor. Ese rechazo puede ser devastador.

Seguro

Planes de seguro de la vista de VSP™, de AARP®

Planes de seguro de la vista exclusivos para los socios y sus familias

See more Seguro offers >

Espera y confía

Debido a que la condición médica y la capacidad para funcionar de manera independiente de la persona que recibe los cuidados a menudo cambian con el tiempo, sus necesidades de atención con frecuencia aumentan. Lo que pudo antes ser un trabajo que un solo cuidador podía manejar fácilmente se puede convertir en una tarea abrumadora para dos o tres cuidadores. Este es un desarrollo sumamente triste, pero les da a los cuidadores primarios cierto tiempo antes de que realmente necesiten la ayuda de otros. Por lo tanto, es posible que esos cuidadores estén dispuestos a esperar a que otras personas ofrezcan ayuda a medida que la enfermedad de su ser querido progrese.

Las ventajas de esta estrategia son que las expectativas de un cuidador —y por lo tanto, la probabilidad de ser decepcionado— pueden ser bajas al principio. Si otros no ofrecen su ayuda, no es tan malo porque no los necesita. Con el tiempo y una mayor aceptación de la situación de la persona que recibe los cuidados, muchos de estos amigos y familiares se dan cuenta de que necesitan hacer mayores esfuerzos. La mayor desventaja de esperar es que puede darles a los demás la falsa sensación de que el cuidador principal puede hacerse cargo de todo sin problemas. Otros pueden incluso ver al cuidador como un héroe autoproclamado que no quiere su ayuda. Ese malentendido puede llevar a sentimientos de ira y amargura, una situación que no es mejor que la del cuidador cuyas súplicas sinceras son totalmente rechazadas.

spinner image AARP Membership Card

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

Deja de tener expectativas preestablecidas

Un tercer enfoque es radicalmente simple: los cuidadores pueden decidir no tener expectativas de lo que esperan de los demás. En el caso de Ginny, eso significaría aceptar plenamente que su padre descargará de vez en cuando sus frustraciones en ella, que sus hermanas tienen derecho a tomar sus propias decisiones y que debería darles a los médicos de su padre el beneficio de la duda y suponer que le están brindando la mejor atención posible. También podría ser paciente con su esposo por no ser consciente de que necesita su ayuda y ser lento para responder. La ventaja de esta táctica es que el cuidador afrontará las situaciones, buenas o malas, a medida que surjan, agradeciendo lo que pueda sin dejarse consumir por la decepción. La desventaja es que esto puede dar pie a que alguien se aproveche de su buena fe.

Es un dilema difícil. ¿Tener expectativas como cuidador te llevará a defender mejor tus derechos o te causará un mayor dolor emocional? Es una decisión que, después de evaluar tu propia situación y tus necesidades, está en tus manos.

Discover AARP Members Only Access

Join AARP to Continue

Already a Member?

spinner image AARP Membership Card

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.