Skip to content
 

Un cuidado en el hogar más fácil: Cómo la tecnología puede reducir las visitas al médico

Los nuevos productos permiten más tratamientos, pruebas y monitoreo desde el hogar.

Una enfermera le muestra al paciente cómo tomar y leer su presión arterial

COURTESY OPTIMIZE HEALTH

In English

Para aquellos que se inclinan a buscar el lado bueno de las cosas, ha surgido uno especialmente importante para los cuidadores como resultado de la pandemia de coronavirus: una enorme aceleración tanto en la innovación como en la receptividad de la atención médica en el hogar.

"Estamos presenciando una gran expansión, un gran número de innovaciones y dispositivos que pueden tratar afecciones o tomar signos vitales de nuevas maneras", dice Todd Haedrich, director ejecutivo de Optimize Health, una empresa con sede en Seattle que se autoproclama dedicada a simplificar la atención remota. "Muchos de esos dispositivos que requerían un soporte en el hospital y debían enchufarse de cierta manera se están trasladando al hogar".


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Informe especial: Cuidados a largo plazo

Janet Lenius, 57 (izquierda), que brinda atención continua a su madre, Germaine Bruins, 89. Foto tomada en la habitación de su madre en Minneapolis.

JENN ACKERMAN

Cuidado familiar: Una mirada desde dentro

Una historia oral de esfuerzo, pérdidas y amorosa devoción

Soluciones reales a problemas reales en la crisis del cuidado a largo plazo

Lograr la eficacia del cuidado en el hogar en Estados Unidos comienza por afrontar estos 6 retos

Los desafíos únicos de cuidar a una persona con demencia

Consejos sobre cómo manejar los cuidados que a menudo son tan difíciles

Medicare, Medicaid y cuidados a largo plazo

Qué cubren los programas y qué no

Cuidados a largo plazo: La crisis que todos debemos enfrentar

El sistema de ayuda a las personas que ya no pueden cuidar de sí mismas está quebrado y es costoso

Recursos y herramientas para cuidadores

Esto puede representar un gran impacto para los cuidadores familiares. Según un informe del 2020 de AARP y la National Alliance of Caregiving, el transporte es la responsabilidad más común de los cuidadores, ya que el 80% de ellos se encargan de esta tarea. Muchos de estos viajes pueden incluir citas con el médico y otras necesidades de atención médica. 

Debido a la pandemia, cada vez es más común que los médicos y los pacientes se reúnan por teleconferencia en lugar de en persona. Según un estudio del Departamento de Salud y Servicios Humanos, la cantidad de visitas de telesalud en Estados Unidos en el 2020 fue 63 veces mayor que en el 2019. Pero los cambios de los que hablan Haedrich y otros van mucho más allá de las comunicaciones. La tecnología médica instalada en el hogar puede permitir a los pacientes y a los cuidadores hacer pruebas, como leer la presión arterial y medir la glucosa, e incluso realizar diálisis renales y tomar radiografías.

La asistencia médica cambió aún más a finales del 2020, cuando los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid (CMS) declararon que "más de 60 afecciones agudas diferentes, como el asma, la insuficiencia cardíaca congestiva, la neumonía y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), pueden tratarse de forma adecuada y segura en el entorno del hogar con protocolos de monitoreo y tratamiento adecuados". Ahora, más de 200 hospitales en 34 estados ofrecen programas de atención hospitalaria aguda en el hogar aprobados por los CMS que permiten a los pacientes ir de la sala de emergencias a su hogar para recuperarse, aunque sería necesario extender los fondos más allá de la emergencia actual de la COVID-19.

Vigilancia constante

Un área en auge es el monitoreo remoto de pacientes (RPM), en el que los dispositivos conectados a los profesionales de la salud y los registros de salud electrónicos hacen que la atención sea más rentable y más fácil de administrar. A nivel mundial, se espera que el RPM se convierta en un mercado de $3,400 millones para el 2030, con productos que pueden darle seguimiento a la presión arterial, el oxígeno, la glucosa, el peso, la deshidratación, el ritmo cardíaco anormal, la dificultad para respirar y más, los cuales ya están llegando a los hogares de los pacientes. En Mass General Brigham Home Care, por ejemplo, el Programa Connected Cardiac Care permite que un médico monitoree y maneje de forma remota la salud de un paciente que reciba tratamiento tras una insuficiencia cardíaca.

Otras formas en las que se está utilizando o probando el RPM: dispositivos portátiles que también miden los signos vitales; cápsulas con sensores bioingeribles que miden los datos del paciente, frascos de pastillas "inteligentes" con sensores para controlar la ingesta y "tatuajes" electrónicos que rastrean el progreso de la neumonía. Todas estas innovaciones de alta tecnología ayudan no solo al paciente, sino también a los cuidadores familiares. 


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


El RPM también les permite a los médicos tener un conocimiento profundo de sus pacientes que no pueden conectarse por teleconferencia. En Lexington, Kentucky, antes de implementar el RPM, los pacientes de Kentucky Cardiology anotaban su presión arterial y llevaban hojas de papel al consultorio para hablar con el médico durante las citas. Tras el cambio al RPM, Optimize Health amplió el número de pacientes hipertensos tratados a través de Kentucky Cardiology en un 500% en los tres primeros meses. El monitoreo, dice Haedrich, significa que los pacientes tienen "una conversación continua con un médico".

Procedimientos en el hogar

Para ver cómo se puede brindar una atención médica más intensiva en el hogar, un excelente lugar para comenzar es la diálisis renal. Nieltje Gedney, directora ejecutiva de Home Dialyzors United, dice que el paso de la clínica a la atención en el hogar es como "volver al futuro". En 1930, el 40% de la atención médica se brindaba en el hogar. Con el tiempo, se trasladó a hospitales, clínicas, consultorios médicos y salas de emergencias.

La hemodiálisis y la diálisis peritoneal comenzaron como una forma de tratamiento para la enfermedad renal en la década de 1940. "Al principio, el tratamiento en el hogar [por parte de los médicos] era el único método permitido", dice Gedney. Las clínicas comenzaron a aparecer en los años 80 y la diálisis se trasladó a esos entornos. En el 2005, la FDA autorizó la comercialización de una máquina de diálisis para el hogar fabricada por NxStage. Pero, dice Gedney, "tardó en despegar". Hoy, a pesar de la amplia capacidad de diálisis en el hogar, más del 85% de los pacientes cubiertos por Medicare en el país con enfermedad renal en etapa terminal viajan a un centro de diálisis para recibir tratamiento tres veces por semana, según los CMS.

Gedney dice que está rastreando "ocho nuevos dispositivos" en proceso que proporcionarán una diálisis en el hogar aún mejor, pero agrega que un problema es la falta de infraestructura: personal capacitado, transporte y pacientes dispuestos.

El toque humano

Si bien los dispositivos especiales, el monitoreo remoto y la telesalud se están convirtiendo en una parte rutinaria de la atención, muchos pacientes todavía no creen que hablar con una pantalla (o un asistente de voz) sea una experiencia satisfactoria. Según un estudio de octubre del 2021, encabezado por NPR, la Facultad de Salud Pública T. H. Chan de Harvard y la Robert Wood Johnson Foundation, el 64% de los hogares que usan telesalud dijeron que hubieran preferido una visita en persona.

Puede que estén de suerte. Parte de la tendencia de la atención en el hogar incluye a los profesionales médicos en la puerta de tu casa. Desde el 2013, Landmark Health, con sede en Huntington Beach, California, ha estado enviando profesionales médicos para hacer visitas a domicilio. Landmark tiene contratos con planes de seguro médico, en su mayoría planes Medicare Advantage, dice Carissa Foley, enfermera y supervisora clínica de práctica avanzada. "Para la mayoría de las personas, es un programa gratuito; somos un complemento de la atención primaria con visitas urgentes los siete días de la semana, si una persona lo necesita. No hay nada como ver a los pacientes en el hogar".

Con todos estos esfuerzos, un objetivo clave es mantener a las personas fuera del hospital. "Con el envejecimiento de los baby boomers, nos vamos a quedar sin espacio, así que hay que hacerlo. Y las personas quieren que así sea", afirma el Dr. Michael Maniaci, líder del programa Advanced Care at Home de Mayo Clinic. "Si podemos hacerlo de manera segura y con alta calidad para brindar la mejor experiencia, así es como la comunidad médica y el futuro de la atención médica sobrevivirán en este país".