Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Skip to content
Content starts here
CLOSE ×
Buscar
Leaving AARP.org Website

You are now leaving AARP.org and going to a website that is not operated by AARP. A different privacy policy and terms of service will apply.

Minnesota encabeza la nueva lista de indicadores de cuidados a largo plazo de AARP; otros estados se quedan atrás

Más de 3 años después de que comenzó la pandemia, la atención a largo plazo todavía no se ha recuperado.


spinner image (De izquierda a derecha) Un cuidador empuja a un hombre mayor en silla de ruedas, dos manos sosteniendo la mano de un anciano y una mujer con una prótesis de pierna y muletas.
GETTY IMAGES

Si eres un cuidador familiar que lleva la cuenta —incluso más de tres años desde que la pandemia azotó al mundo—, la puntuación sigue siendo COVID 1, cuidadores 0.

Esa es la conclusión del nuevo Indicador integral de servicios y apoyo a largo plazo (LTSS - en inglés) de AARP, lo que genera un poco de esperanza junto con muchísimas recomendaciones y advertencias de que persisten grandes brechas en el cuidado a largo plazo de los adultos mayores en los 50 estados desde que la COVID afectó económicamente al sistema de prestación de cuidados del país. 

spinner image Image Alt Attribute

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso inmediato a productos exclusivos para socios y cientos de descuentos, una segunda membresía gratis y una suscripción a AARP The Magazine.
Únete a AARP

El problema: el sistema de cuidados a largo plazo en su mayoría no ha logrado recuperarse aún más de tres años después de que comenzara la COVID-19. Este es el primer indicador de servicios y apoyo a largo plazo en el que se analizan los datos —utilizando una variedad de fuentes disponibles públicamente, como los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid, la Encuesta sobre la comunidad estadounidense de la Oficina del Censo de EE.UU. y la Oficina de Estadísticas Laborales— desde el punto más alto de la pandemia y más allá. A pesar de que el costo de la atención en el hogar ha aumentado mucho, la disponibilidad y la calidad de los trabajadores de atención directa han sufrido, concluye el informe.

“¿Qué está tomando tanto tiempo?”, pregunta Susan Reinhard, vicepresidenta sénior del Instituto de Política Pública de AARP. “Si la COVID no nos ha enseñado que se necesita apoyar a los cuidadores familiares, ¿qué más queremos que suceda?”.

Incluso entonces, dos estados indecisos en particular —Minnesota y Washington— y el Distrito de Columbia han seguido innovando con maneras únicas de apoyar a los cuidadores familiares a nivel estatal, dice el informe, que se preparó durante tres años.

El indicador LTSS —un proyecto benéfico que se realizó gracias a una subvención de AARP Foundation, con el apoyo de la SCAN Foundation, el Commonwealth Fund y la John A. Hartford Foundation— se ha actualizado cada tres años desde el 2011. Es un mecanismo innovador para alentar a cada uno de los 50 estados a encargarse de sus propias necesidades en cuanto al cuidado a largo plazo al clasificar a los estados de mejor a peor en los servicios de este tipo de cuidados. El informe, rico en datos, tiene en cuenta todo, desde los servicios de atención familiar hasta la fuerza laboral de cuidados a largo plazo, la equidad en los hogares de ancianos y la preparación para emergencias.

Minnesota (en primer lugar), Washington (en segundo lugar) y el Distrito de Columbia (en tercer lugar) lideraron el camino, principalmente debido a su fuerte apoyo a los cuidadores familiares. Carolina del Sur (en el puesto 49), Virginia Occidental (50) y Alabama (51) están en la parte inferior del indicador LTSS.

Estímulo para que todos los estados mejoren

Los estados que se encuentran entre los primeros puestos por lo general tienen un liderazgo muy sólido tanto dentro del Gobierno como en el sector privado, que han convertido el tema de la reforma del cuidado a largo plazo en una prioridad, dice Reinhard. Los que se encuentran cerca de la parte inferior tienden a estar rezagados en la innovación para los cuidados.

“El cuidado a largo plazo es el hijastro de la atención médica”, dice Reinhard. “A nadie le gusta pensar en ello. A nadie le gusta pensar en ser cuidador familiar”. 

spinner image AARP Membership Card

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

Pero el indicador LTSS, dice, está obligando a todos los estados a considerar el difícil problema al recopilar estadísticas que los estados no pueden ignorar. Luego, al clasificar a los estados públicamente en tantas categorías basadas en datos, AARP esencialmente está lanzando una competencia cuyo objetivo final es alentar a todos a mejorar.

El problema principal, por supuesto, es que Estados Unidos no tiene un plan nacional para el cuidado a largo plazo, dice Reinhard. Así que cada estado debe intervenir e intentar profundizar en el tema por su cuenta. Y, de vez en cuando, las señales de progreso han surgido como resultado. Por ejemplo, dice Reinhard, desde que se implementó el indicador LTSS, la mayoría de los estados ahora centran sus presupuestos de cuidados a largo plazo en la atención basada en el hogar y en la comunidad —donde la mayoría de las personas prefieren recibir y donde rinde más el dinero—, no en los cuidados en hogares de ancianos. Eso, dice, es un verdadero progreso.  Y sí, la COVID ciertamente desempeñó una función en la dirección de este cambio.

Pero en una nación con 48 millones de cuidadores familiares, el peso de la COVID simplemente ha sido demasiado agobiante para que el sistema de cuidados a largo plazo se recupere rápidamente, dice Reinhard. “La COVID-19 puso a prueba nuestros sistemas de cuidados a largo plazo; y fracasaron”, dice.

Por ejemplo, agrega, como resultado de la COVID, los centros de cuidado diurno para adultos en todo el país siguen en grave declive. Muchos de estos centros, que dan a los adultos un lugar seguro y familiar para estar durante el día, cerraron durante la pandemia y nunca volvieron a abrir. Estos centros no solo benefician a los clientes, sino que también les dan a los cuidadores familiares un descanso durante el día. “Cuando cierras un negocio como este, es difícil volver a abrirlo”, dice.

Compara esta situación con los muchos restaurantes que cerraron durante la COVID y nunca reanudaron el servicio. No solo no pudieron mantenerse a flote económicamente, sino que tampoco pudieron atraer al personal para que regresara cuando la pandemia disminuyó. Los centros de cuidado diurno para adultos —muchos de los cuales son pequeñas empresas— sufrieron un destino similar, dice.

“Tenemos que reinvertir en operaciones como esta que sufrieron a causa de la COVID”, señala.

Seguro

Planes de seguro de la vista de VSP™, de AARP®

Planes de seguro de la vista exclusivos para los socios y sus familias

See more Seguro offers >

Incluso entonces, hay mejoras que hacer. El indicador LTSS ofrece las siguientes recomendaciones clave para que los estados mejoren su apoyo a los cuidados a largo plazo:

  • Fortalecer la fuerza laboral. Los hogares de ancianos y las fuerzas de trabajo de cuidados en el hogar necesitan mejorar el reclutamiento y la capacitación, y aumentar los salarios para atraer y retener a trabajadores calificados.
  • Ampliar modelos innovadores. Los modelos eficaces de hogares de ancianos con instalaciones más pequeñas y habitaciones privadas pueden mejorar la calidad de la atención y la calidad de vida.
  • Abordar las desigualdades. Hacer inversiones que cierren las brechas en el acceso a centros de atención de calidad.
  • Apoyar a los cuidadores familiares. Priorizar el apoyo a los cuidadores familiares con licencia remunerada y créditos tributarios para ayudar con las necesidades financieras.
  • Invertir en infraestructura para cuidadores. Mejorar el apoyo y la capacitación de los asistentes de salud en el hogar y las visitas a domicilio, y actualizar las regulaciones clave de Medicaid.
  • Crear coaliciones. Apoyar a los sistemas de salud favorables hacia las personas mayores que les permiten vivir de manera independiente a través de viviendas asequibles y transporte accesible, entre otras cosas.
  • Apoyar la innovación.  Crear planes integrales para el envejecimiento que puedan ofrecer nuevos enfoques con elementos como hogares de ancianos más pequeños y amables con los huéspedes.
  • Exigir planes de emergencia. Elaborar planes sólidos de preparación para emergencias en todos los estados para apoyar a los residentes de hogares de ancianos en tiempos de crisis.
spinner image AARP Membership Card

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

Tomar iniciativa

Entonces, ¿qué pueden hacer las personas preocupadas?

Haz oír su voz, dice Reinhard. Tal vez la medida más impactante sea comunicarles a los representantes de la legislatura de tu estado si no estás satisfecho con la clasificación de tu estado en el indicador LTSS.

Hace algunos años, cuando Reinhard era madre primeriza, estaba molesta por un sitio tóxico del que había leído que estaba relativamente cerca de su hogar. Llamó a su senador estatal para quejarse, sin esperar escuchar una respuesta. Sin embargo, de repente, estaba hablando por teléfono con ella.

“Quedé asombrada”, dijo. “Pero cuando es tu distrito, quieren tu voto”.

Ella se dio cuenta de que muy pocas personas tienen la iniciativa de tomar este tipo de medidas. “Así que quienes hacen algo al respecto pueden tener una voz alta”, dice.

¿Te preguntas qué lugar ocupa tu estado?

El indicador LTSS divide a los estados en cinco niveles según una serie de 50 indicadores en áreas como la asequibilidad, la seguridad y el apoyo a los cuidadores familiares.

Estas son las clasificaciones estatales del indicador 2023 de AARP:

  • Nivel 1: 1) Minnesota; 2) Estado de Washington; 3) Distrito de Columbia; 4) Massachusetts; 5) Colorado.
  • Nivel 2:  6) Nueva York; 7) Oregón; 8) Hawái; 9) Vermont; 10) Nueva Jersey; 11) California; 12) Rhode Island; 13) Connecticut; 14) Maryland; 15) Wisconsin; 16) Maine.
  • Nivel 3: 17) Delaware; 18) Nebraska; 19) Dakota del Norte; 20) Nuevo México; 21) Pensilvania; 22) Arizona; 23) Iowa; 24) Nuevo Hampshire; 25) Illinois; 26) Alaska; 27) Indiana; 28) Virginia; 29) Utah; 30) Kansas; 31) Míchigan; 32) Ohio; 33) Montana; 34) Texas; 35) Idaho.
  • Nivel 4: 36) Dakota del Sur; 37) Arkansas; 38) Misuri; 39) Georgia; 40) Wyoming; 41) Carolina del Norte; 42) Kentucky; 43) Florida; 44) Nevada; 45) Luisiana; 46) Oklahoma.
  • Nivel 5: 47) Tennessee; 48) Misisipi; 49) Carolina del Sur; 50) Alabama; 51) Virginia Occidental.

Para ver detalles más específicos sobre la clasificación de cada estado individual, visita: Indicadores estatales de servicios de cuidado y apoyo a largo plazo (en inglés).

Discover AARP Members Only Access

Join AARP to Continue

Already a Member?

spinner image AARP Membership Card

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.