Skip to content
 

¿Cuándo deberían los cuidadores familiares solicitar Medicaid para un ser querido?

Conoce los conceptos básicos del programa antes de que se presente una emergencia.

Una mujer mayor que camina con la ayuda de un cuidadora.

Getty Images

In English

Imagínate que uno de tus padres o tu pareja sufrió una caída o un derrame cerebral y está hospitalizado. Normalmente, los días y semanas siguientes las pasarás tratando de que lo estabilicen, hablando con familiares y médicos, y haciéndote a la idea de lo que ocurrió. Puede ser una etapa traumática y abrumadora. Estas situaciones suelen ser el comienzo de un gran cambio de vida, en el que la familia debe aceptar que las necesidades y capacidades del ser querido están cambiando. ¿Dónde vivirá? ¿Quién cuidará de él? ¿Tenemos los documentos adecuados listos o tenemos que solicitar la ayuda de un juez? ¿Y quién va a pagar todo?

Desde el hospital, al paciente normalmente le darán el alta médica para rehabilitación en un centro de enfermería especializada. El objetivo de la rehabilitación es mejorar las capacidades del paciente, y solo permanecerá allí durante un período limitado. El seguro médico y Medicare cubrirán parte del costo (a veces todo) por la estancia en el centro de rehabilitación. A esta altura los familiares que cuidan del paciente sin recibir remuneración deben decidir los pasos siguientes. Es posible que las señales sean claras: tu ser querido ya no puede regresar a su casa sin contar con mucha ayuda y quizás sea hora de trasladarlo a un centro de vida asistida o a un hogar de ancianos. Además, este es el momento de explorar si reúne los requisitos para Medicaid, si es que no lo has hecho todavía.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Introducción a Medicaid

Es bastante costoso (enlace en inglés) pagar en forma privada la atención médica en un centro o el servicio de cuidado en el hogar. El cuidado diurno para adultos cuesta alrededor de $20,000 por año, y una habitación privada en un hogar de ancianos puede llegar a más de $100,000 por año. Aparte de contar con la opción de pagar en forma privada, los beneficios de veteranos o el seguro de cuidados a largo plazo, la cobertura de salud de Medicaid comienza en esta etapa para la mayoría de las personas del país.

Si no estás familiarizado con el programa de Medicaid y nunca lo has solicitado antes, el proceso de descifrarlo solo sin ayuda puede agregar más estrés a tus obligaciones de cuidador. Ten cuidado con seguir los consejos que te den los que no son profesionales. Averigua por ti mismo la información real.

Medicaid es un programa federal y estatal que ayuda con los gastos de salud si la necesidad del cuidado médico está fundamentada y la persona reúne los requisitos financieros. Cada estado tiene distintas leyes sobre Medicaid (enlace en inglés). Si analizas los requisitos en cuanto a nivel de ingresos y bienes de tu estado y sabes con certeza que tu ser querido no posee los ingresos o los bienes cerca o por encima de esos límites, quizás te resulte sencillo solicitar los beneficios sin ayuda en una oficina de Medicaid. En esos casos, los hogares de ancianos o los trabajadores sociales pueden colaborar contigo para llenar las solicitudes.

Sin embargo, si existe duda sobre los recursos o ingresos del paciente que podrían impedirle recibir Medicaid, un profesional calificado puede ahorrar tiempo, dinero, estrés y evitar la descalificación de Medicaid. El profesional podría ser un abogado especializado en los derechos de adultos mayores (esto se aplica aunque el paciente tenga menos de 65 años si está discapacitado), un profesional de planificación de Medicaid, la oficina local de la agencia sobre envejecimiento (enlace en inglés) o un administrador de atención geriátrica. Estas personas deberían poder aconsejarte sobre las distintas técnicas de planificación, incluidos cómo reducir legalmente tus bienes antes de solicitar Medicaid y cómo evitar transacciones financieras que descalifiquen a tu ser querido.

Los beneficios del consejo profesional

No subestimes lo valiosa que es la asistencia de un profesional. Como cuidadora, he intentado manejar todo yo misma. Aunque en ese momento parecía que no había tiempo para detenernos y explorar nuestras opciones, en retrospectiva sé que si hubiera consultado a un profesional me habría evitado horas de investigaciones exasperantes y miles de dólares en gastos de bolsillo.

Recuerdo un período que fue quizás el más estresante de toda mi vida como cuidadora: acababan de dar de alta a mi mamá del hogar de ancianos donde había pasado unos meses. (Pagamos esos meses de nuestro bolsillo). Había llegado al punto en que podía caminar con un andador, lo cual era una enorme mejoría de cuando apenas podía pararse. La primera noche que estuvo en casa la escuché gritar desde el baño. Las piernas le habían flaqueado. No podía sostenerse de pie y pensó que estaba teniendo un ataque al corazón. Los paramédicos la llevaron al hospital, donde los médicos determinaron que no era un ataque cardíaco y la dieron de alta. El alta no fue para rehabilitación, sino a un centro de cuidados paliativos. Una vez que la estabilizaron, el equipo médico del centro sugirió primero enviarla a otro centro de cuidados a largo plazo. Por mi mente se cruzaban todos estos pensamientos: desde '¡mi mamá puede caminar y nos vamos a casa!' hasta 'se está muriendo en el piso del baño', 'no me digas que tenemos que volver a rehabilitación', 'no me digas que se está muriendo' y 'no tenemos dinero para otro hogar de ancianos'. Era paralizante y un nivel de estrés que no se lo deseo ni a mi peor enemigo. En última instancia, le permitieron quedarse en el centro de cuidados paliativos, pero ahora sé que hubiera tenido más opciones si yo me hubiera comprometido a explorarlas.

Nunca es demasiado tarde para reevaluar opciones

Aunque tu ser querido ya esté en un hogar de ancianos, tal vez no sea demasiado tarde para planear otra asistencia financiera relacionada con su atención médica. Un beneficiario de Medicaid puede reunir los requisitos para recibir a la vez Medicare o beneficios para veteranos. Un solicitante de Medicaid puede estar casado con alguien que tiene bienes con un límite mucho más alto que el de un solicitante individual de Medicaid. Explora todas las opciones porque el proceso de solicitud puede llevar un tiempo. Existe una variedad de programas y servicios y, desde ya, Medicaid no es la solución perfecta para todos. Entiende que puede haber pocos servicios, listas de espera y límites de inscripción que podrían ser impedimentos para recibir los servicios de inmediato.

Cuando ocurre un incidente médico importante, aunque se te venga el mundo encima, busca orientación lo antes posible sobre las opciones de Medicaid y seguros para tu ser querido. Los beneficios de Medicaid hasta pueden aplicarse retroactivamente al paciente. En Florida, donde vivo, el solicitante de Medicaid que no ha pagado sus cuentas médicas tres meses antes de su solicitud podría recibir cobertura de esos gastos. No hay un período de inscripción abierta para Medicaid (es decir, no hay un momento específico de cada año para tramitar las solicitudes) así que tú o tu compañero de cuidados puede solicitarlo en cualquier momento.

Y si están considerando trasladar a tu ser querido del estado donde vive al tuyo, ten presente que Medicaid no transfiere los beneficios de un estado a otro y que tendrás que iniciar el trámite otra vez en el nuevo estado de residencia. Considera eso cuando planees un traslado.

Aunque tú y tus seres queridos gocen de buena salud hoy en día, recuerda que las personas que cumplen 65 años hoy tienen un 70% de probabilidades de necesitar cuidados a largo plazo. Si bien puede ser incómodo hablar de dinero con nuestros padres o hijos, trazar un plan sobre los recursos financieros que podrías necesitar en el futuro facilitará enormemente los momentos de crisis.

Cómo recibir remuneración como cuidador

Amanda Singleton recibió el premio nacional Caregiving Visionary Award de CareGiving.com y presta servicios a cuidadores durante todas las etapas de la vida a través de su bufete de abogados. Síguela en Twitter y Facebook (enlace en inglés).