Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Transporte: lo que deben saber los cuidadores

Cómo ayudar a tu ser querido a desplazarse cuando tú no puedes llevarlo.

Nota: Haz clic en el botón de “CC” y selecciona el idioma español.

In English | Según la National Association of Area Agencies on Aging (n4a), cada año unos 600,000 adultos mayores dejan de conducir.

Debido a eso, puede ser más difícil para los seres queridos enfermos o de edad avanzada desplazarse a las citas médicas, comprar lo que necesitan, visitar a la familia o asistir a eventos sociales. Esto aumenta su aislamiento y afecta negativamente su salud y bienestar.

El transporte puede convertirse en una de las mayores responsabilidades de quienes cuidan a un ser querido. Según una encuesta del 2018 realizada por el National Aging and Disability Transportation Center (NADTC), un programa administrado por n4a y Easterseals que promueve el transporte accesible, un 40% de los cuidadores pasan al menos cinco horas por semana organizando el transporte o llevando ellos mismos a su ser querido.

Proporcionar transporte no siempre es fácil ni práctico. “Algunos cuidadores familiares no pueden ausentarse del trabajo cada vez que alguien necesita que lo lleven al médico, y mucho menos al supermercado”, señala Virginia Dize, directora de programas de n4a y codirectora de NADTC.

Es probable que necesites hacer averiguaciones a fin de encontrar alternativas para cuando no puedas llevar a tu ser querido a donde necesita ir. Hay varias opciones disponibles que pueden aliviar la carga de los cuidadores y ayudar a las personas mayores o con discapacidades a ir a sus citas y mantener las conexiones sociales.

Cuando no puedes proporcionar transporte

Los tipos de transporte que están disponibles, al igual que las posibilidades de obtener servicios especializados o con descuento, varían mucho de un lugar a otro.

Las zonas metropolitanas tienden a ofrecer muchos métodos de transporte, como servicios públicos de autobuses, líneas ferroviarias y tranvías, al igual que una variedad de opciones comerciales. En los pueblos y regiones rurales, quizás tengas que depender de servicios de “respuesta a pedido” reservados por anticipado o de organizaciones voluntarias.

En una publicación conjunta sobre opciones de transporte, NADTC y Eldercare Locator (en inglés), un directorio del Gobierno federal que incluye servicios para adultos mayores, ofrecen una lista de varios programas y servicios de distintos niveles para ayudar a personas mayores o con discapacidades a desplazarse. Recuerda que no todas estas opciones estarán disponibles en todas partes, pero es probable que en tu zona haya por lo menos algunas.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Transporte público

Estos sistemas, que principalmente ofrecen servicios de autobuses y trenes operados y financiados por gobiernos federales, estatales y locales, con rutas fijas y horarios programados, por lo general ofrecen tarifas con descuento para los adultos mayores y las personas con discapacidades. Tal vez puedan obtenerse vales para usar los servicios gratuitamente.

Algunas agencias de transporte y organizaciones locales que trabajan en asuntos relacionados con el envejecimiento y las discapacidades brindan capacitaciones gratis para que los pasajeros aprendan a viajar de manera segura. Los buses, vagones y estaciones de tren por lo general tienen adaptaciones que brindan accesibilidad. Sin embargo, el transporte público podría no ser una alternativa adecuada para personas a quienes les costará trabajo subir y bajar escaleras, esperar al aire libre o caminar hasta o desde las paradas.

Paratránsito (servicio de transporte para personas con discapacidades)

Las agencias de transporte público están obligadas por ley a brindar “servicio complementario de paratránsito” a personas que no pueden usar los métodos de transporte habituales. El servicio de paratránsito opera con el mismo horario que el servicio normal y cubre rutas comparables.

Los pasajeros deben cumplir los requisitos que establece la Ley de Estadounidenses con Discapacidades (ADA). Por lo general, los vehículos son camionetas adaptadas a fin de ser accesibles para personas con discapacidades.

Los viajes deben programarse por lo menos un día antes y por lo general se comparten con otros pasajeros que reservaron un horario parecido. Los proveedores de servicios de paratránsito típicamente tienen un período de 30 minutos para recoger a los pasajeros —desde 15 minutos antes hasta 15 minutos después de la hora programada—, por lo que estos últimos deben estar listos y esperándolos por lo menos 15 minutos antes.

Respuesta a pedido

La respuesta a pedido, a veces conocida como “Dial-a-Ride”, es otro servicio de transporte compartido que lleva a varios pasajeros que hacen reservas individualmente para que los recojan y los dejen en diferentes lugares. Por lo general, las reservaciones deben hacerse por lo menos 24 horas antes, en internet o por teléfono.

Taxis

Algunas comunidades exigen que las flotas de taxis con licencia local incluyan vehículos accesibles para personas con discapacidades. Es posible que además ofrezcan vales para desplazarse en taxi a los pasajeros de mayor edad o con discapacidades.

Servicios de transporte en vehículos privados

Los servicios de transporte como Uber y Lyft conectan a los pasajeros con choferes que brindan transporte puerta a puerta en su propio vehículo. Las reservaciones y los pagos se realizan por medio de sitios web o aplicaciones de teléfonos celulares.

En algunas ciudades, los pasajeros de Lyft y Uber pueden solicitar ayuda con su silla de ruedas como parte de su reservación, y en los últimos años las empresas han ampliado sus iniciativas de accesibilidad.

El programa Uber Assist capacita a los choferes para atender a pasajeros que tienen problemas de movilidad y usan silla de ruedas, andador o escúter. Lyft se está uniendo a United Way para proporcionar transporte gratis por medio del servicio de teléfono 211 para quienes tienen dificultades para usar el transporte público.

Transporte médico no urgente

El transporte médico no urgente (NEMT) es un beneficio de Medicaid que cubre el transporte hacia y desde las citas médicas. Es posible que los seguros médicos privados, entre ellos algunos planes de Medicare Advantage, también cubran el transporte médico no urgente; verifícalo con tu seguro.

Las reglas para cumplir los requisitos, los tipos de destino y los medios de transporte permitidos varían de un estado a otro. Los taxis, las camionetas para silla de ruedas y los vehículos enviados por agentes especializados o grupos comunitarios a menudo ofrecen el servicio, pero un número creciente de aseguradoras y programas estatales de Medicaid están cubriendo el transporte a través de Lyft y Uber.

Programas de voluntariado

Algunas organizaciones sin fines de lucro y religiosas ofrecen transporte a citas médicas y otros lugares. Esto puede incluir servicio de “puerta a puerta” o de “lugar a lugar” para los pasajeros que necesitan que alguien los ayude a subirse y bajarse de automóviles y a entrar y salir de edificios, o que permanezca con ellos durante todo el viaje.

Los conductores voluntarios brindan transporte en su propio automóvil o en vehículos de propiedad de las agencias. Deben recibir capacitación y someterse a una verificación de antecedentes.

Los viajes por lo general se planifican por anticipado y quizás se cobre un pequeño cargo.

Cómo encontrar opciones de transporte

Es poco común que la información sobre el transporte provenga de una fuente única de referencia, aunque el objetivo de las estrategias emergentes de transporte público es cubrir esa brecha. Algunas organizaciones de transporte locales y regionales desarrollaron centros de “una llamada/un clic en internet” o programas de gestión de movilidad (en inglés) que ayudan a encontrar, evaluar y hasta reservar servicios de transporte rápidamente en línea o por teléfono.

Los programas de apoyo a cuidadores, cuidado para adultos mayores y agencias de servicios sociales, además de los familiares y amigos, también pueden ser buenos recursos.

“Explora un poco en la comunidad sobre lo que está disponible, para que incluso antes de que necesites el servicio, sepas que puedes obtenerlo”, aconseja Dize.

A continuación, algunas maneras de empezar tu búsqueda:

Usa Eldercare Locator

“El transporte es invariablemente la razón principal por la cual la gente llama a Eldercare Locator” (en inglés), afirma Joellen Leavelle, directora de comunicaciones de n4a.

El sitio web, operado por la agencia Administration for Community Living del Gobierno federal, puede dirigirte a la Area Agency on Aging (Agencia del Área sobre Envejecimiento) más cercana para recibir información y recomendaciones sobre opciones de transporte.

También puedes llamar por teléfono a Eldercare Locator al 800-677-1116.

Encuentra un gestor de movilidad

Los gestores de movilidad trabajan con comunidades para desarrollar programas de transporte coordinados y ayudar a los pasajeros individuales, en particular a las personas de mayor edad, con discapacidades o de bajos ingresos, a navegar la variedad de opciones de transporte en su zona.

Tu agencia local de transporte público, la Agencia del Área sobre Envejecimiento o el Center for Independent Living (CIL, Centro de vivienda independiente, en inglés) pueden ponerte en contacto con un gestor de movilidad si hay uno en tu zona. El National Center for Mobility Management tiene un directorio en línea (en inglés) con programas estatales y regionales.

Llama al 211

El código de teléfono 211 está reservado para que quienes llaman obtengan información y derivaciones para servicios sociales y de salud en su comunidad, lo que incluye transporte y otros servicios de apoyo para los adultos mayores y las personas con discapacidades.

El servicio 211 se encuentra disponible en los 50 estados del país, en Puerto Rico y en el Distrito de Columbia, y llega al 94.6% de la población de Estados Unidos.

Los capítulos de United Way operan y financian la mayoría de los centros de llamadas. Para obtener más información, llama al 211 o encuentra tus servicios locales en 211.org.

Opciones de transporte: qué preguntar

Ya sea que explores opciones para un ser querido o para ti, no todas las soluciones de transporte son iguales. Piensa en estas variables al considerar los programas y los servicios:

• Disponibilidad. ¿Cuáles son las horas o los días de servicio? ¿Se ofrece transporte de noche, los fines de semana o durante los días feriados?

• Requisitos. ¿Hay criterios relacionados con la edad, las discapacidades, los ingresos o la movilidad para usar el servicio? ¿Se ofrecen beneficios de transporte para los veteranos?

• Programación. ¿Necesitas reservar por anticipado o puedes hacerlo a pedido? ¿Se hace por medio de una aplicación, por teléfono o en un sitio web?

• Zona de servicio y tipo de viaje. ¿El servicio se limita a cierta zona geográfica o a un tipo de viaje definido, como por ejemplo las citas médicas?

• Adaptaciones y ayuda. ¿El servicio es de acera a acera, es decir, solo recoge y deja a la persona? ¿Es de puerta a puerta? ¿Los pasajeros pueden obtener ayuda para subirse y bajarse de los vehículos y entrar y salir del edificio? ¿Los vehículos pueden llevar un andador, una silla de ruedas u otro dispositivo?

• Costo y pago. ¿Cuál es el precio? ¿Se ofrecen descuentos o vales a pasajeros de mayor edad o con discapacidades? ¿El transporte está cubierto por Medicaid o el seguro médico privado?

• Autorización para los choferes. ¿Se exige que los choferes reciban capacitación o licencias especiales? ¿Se requiere que aprueben una verificación de antecedentes?

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.