Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

10 consejos prácticos para los cuidadores durante la temporada de fiestas

¿Te sientes estresado? Redefine tus expectativas y disfruta de los pequeños momentos.

Mujer decorando en Navidad

GETTY IMAGES

In English |  Para algunos cuidadores familiares, la temporada de fiestas puede ser un momento alegre cuando los ánimos están más calmados. Es agradable cuidar de los seres queridos y disfrutar del tiempo juntos, celebrando con las tradiciones familiares. Pero para muchos la temporada de fiestas también trae estrés adicional; un cuidador que normalmente vive ocupado encuentra que por estos días hay muchas más cosas por hacer. ¡Algo tiene que ceder! Está bien darte un descanso este año. A continuación, brindamos algunos consejos para ayudarte a pasar unos días festivos más alegres, con menos tensión.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


1. Enfócate en lo que es más significativo

Por mucho que nos gustaría crear la experiencia perfecta de una temporada de fiestas, recuerda que la perfección no es el objetivo, sino el significado y la alegría. Hay muchos factores que no podemos controlar cuando se trata de la salud y las capacidades de nuestros seres queridos, por lo que debes ajustar tus expectativas para una temporada de fiestas exitosa. Prioriza las actividades de la temporada de fiestas que tengan mayor significado para ti. Concéntrate en lo que te parezca que es necesario para preparar un entorno festivo y crear buenos recuerdos.

2. Simplifica tus actividades festivas

Si una buena temporada de fiestas te exigirá demasiado este año, recuerda que no tienes que elegir entre todo o nada. Si no puedes colocar todas tus decoraciones, elige algunos artículos que sean más significativos. Puedes pedirle a un amigo que te ayude a decorar, o pagarle a alguien para que lo haga; siempre se pueden reorganizar las decoraciones una vez que estén puestas. Si asistir a todos los servicios religiosos es demasiado para ti, elige el que sea más significativo. Si el envío de tarjetas requiere demasiado tiempo, intenta enviar tarjetas electrónicas. Muchos cuidadores familiares también modifican dónde se harán las celebraciones o posponen los viajes durante esta época para acomodarse a los seres queridos que tienen bajo su cuidado.

3. Crea nuevas tradiciones

En vez de enfocarte en lo que has perdido y en lo que tú o tus seres queridos no pueden hacer este año, intenta hacer algo nuevo. Si tu ser querido tiene problemas para desplazarse, hagan un recorrido en el auto para ver las decoraciones de luces o vean un concierto navideño en la televisión. Si no pueden asistir a una celebración de las fiestas, hagan presencia por videollamada. ¿Tus seres queridos no pueden participar en la decoración este año? Invita a un amigo a que te ayude, y ten a tus seres queridos cerca para que vean y te animen. Comienza una tradición navideña de una noche de cine en casa o vean películas caseras para que todos puedan participar.

4. Ajusta las comidas

La comida es una parte importante de muchas festividades, por lo que es especialmente difícil pensar en cambiar las tradiciones de las comidas. Pero las comidas también exigen mucho tiempo, dinero y coordinación. Después de tantos años de brindar cuidados, descubrí que hornear y preparar comidas en las festividades era tan agotador que ni siquiera podía disfrutarlo. Entonces, en lugar de cancelar por completo las comidas de las fiestas, he aprendido a hacer ajustes como estos:

  • Simplifica el menú. Prueba a hacer menos platos de acompañamiento o un postre en lugar de tres.
  • Divide las compras y las tareas de la cocina entre otros miembros de la familia e invitados. No hay nada malo con una reunión en la que todos traigan un plato.
  • Paga a alguien para que prepare las comidas en tu casa con anticipación o en el día de las festividades.
  • Compra la totalidad o parte de la comida en un supermercado o restaurante local; ya sea completamente cocinada o lista para cocinar en tu casa.
  • Coman en la casa de otra persona, o en un restaurante.

5. Sé más eficiente en cuanto a los regalos

Regalar es parte de muchas tradiciones, pero puede ser costoso y tomar mucho tiempo. Intenta comprar en línea (muchas tiendas en línea también envolverán en papel de regalo). Puedes pedirle a un amigo o familiar que haga tus compras y envuelva los regalos por ti. También se puede recurrir a las tarjetas de regalo. Los cuidadores familiares a menudo sufren de estrés por las finanzas, por lo que podría ser necesario reducir tu presupuesto de regalos este año y la cantidad de regalos. Intenta dar el regalo de tu tiempo o atención, como programar salidas o ayudar con un proyecto. Si tu familia es numerosa, rifa los nombres e intercambien regalos con una sola persona. Haz un intercambio de regalos recibidos, para que compartan los artículos que ya tienen. Ordena un regalo fotográfico, como una taza, un cojín o un calendario con una foto, o escribe una carta significativa que se pueda disfrutar durante todo el año.

6. Anticipa los temas que podrían provocar tensión

¿Existen actividades festivas o familiares problemáticos que provocan tensión o recuerdos poco placenteros? Tal vez los sentimientos de dolor o pérdida te invadan en ciertos momentos del día. ¿Tendrás visitas durante los días de fiesta de familiares que no ayudan, pero critican tu labor de cuidador? Quizás los viejos problemas familiares estallen inevitablemente en las reuniones. Podría ser mejor limitar —o hasta evitar— ciertos lugares, eventos, conversaciones o personas. Si no puedes hacerlo, prepárate. Minimiza el drama; no intentes resolver problemas durante las fiestas. En vez de ello, intenta encuentros cortos y desarrolla estrategias de salida rápida. Protégete mentalmente e imagínate dentro de una burbuja; de esta forma la energía negativa rebotará contra ella sin lastimar, molestar o angustiarte.

Amy Goyer y su familia en Navidad

Cortesía de Amy Goyer

Amy Goyer (centro) durante las fiestas.

7. Presta atención a tu actitud

Una actitud negativa en realidad activa la respuesta de tu cuerpo al estrés, así que dirige tu mente hacia lo positivo cuando comiences a bajar esa pendiente resbaladiza. Intenta permanecer atento, concentrándote en el momento presente. Piensa en lo que puedes lograr en vez de lo que no podrás hacer; celebra lo que tus seres queridos pueden hacer en lugar de insistir en las actividades en las que ya no pueden participar; goza los placeres de la temporada que disfrutas, en vez de enfocarte en los que no tendrás; aprecia la ayuda que recibes en lugar de resentir a los que no te apoyan.

8. Dale máxima importancia a tu propio cuidado

Como cuidadores, damos muchísimo, y durante los días festivos, damos aún más. Tanto dar te puede dejar sin energía, con altos niveles de estrés o incluso totalmente agotado. Ten cuidado con los altibajos emocionales, fatiga, torpeza mental, si te sientes incapaz de quedarte tranquilo o al contrario —te sientes como si estuvieras inmovilizado e incapaz de resolver nada— . Hay que lidiar con estas señales de advertencia, pero cuando estamos ocupados es fácil olvidarse del cuidado personal, justo cuando más lo necesitamos. Encuentra maneras de llenar el tanque. Duerme lo suficiente. Camina con tus seres queridos en un centro comercial decorado, baila al ritmo de la música navideña, haz estiramientos y ejercicios mientras miras películas navideñas. Disfruta de las golosinas navideñas, pero ten en cuenta que demasiados dulces azucarados pueden hacer que tu energía se desplome más tarde. Mantente atento a las estrategias de afrontamiento que son poco saludables, tales como comer o beber demasiado. Sal al aire libre para absorber vitamina D de la luz del sol, que mejora el estado de ánimo, o si padeces de trastorno afectivo estacional, considera las luces terapéuticas. Relájate con un poco de aromaterapia con aromas navideños para calmar y mejorar tu estado de ánimo.

9. Conéctate con otros cuidadores

Otros cuidadores sienten muchas de las mismas emociones que tú, incluso cuando otros no entienden. Conéctate para compartir tus sentimientos y obtener consejos para sobrevivir durante las fiestas. Si es difícil encontrar un grupo de apoyo para cuidadores debido a la actividad de las fiestas o al clima, intenta los foros de mensajes en línea o los grupos en redes sociales.

10. Pide ayuda

Aun si normalmente no lo haces, las fiestas son un buen momento para obtener ayuda adicional, incluso unas pocas horas pueden ser un gran alivio. La familia y los amigos pueden ayudar con los preparativos de las fiestas. Un asistente personal o conserje puede completar tu lista de tareas para las fiestas o manejar cosas personales como organizar el correo o hacer mandados. Pídele a alguien que limpie la casa o que te ayude con el lavado de la ropa. Pídeles a familiares y amigos que te ayuden con el cuidado directo de tus seres queridos, o prueba los recursos de la comunidad como centros de cuidado diurno para adultos, cuidado de relevo en el hogar o en un centro, o ayudantes/cuidadores de salud a domicilio.

Recuerda, serás más feliz si puedes ir con la corriente y si esperas que haya algunos retrasos, una crisis o dos y tal vez algunas decepciones. Nuestra familia pasó la Navidad en el hospital con mi papá un año en el que él estaba enfermo. Lo aprovechamos al máximo con decoraciones y música, gorros y cuernos navideños. El hospital también preparó una excelente comida festiva para nosotros. La conclusión es que este tiempo es precioso. Disfruta de los momentos con tus seres queridos y crea buenos recuerdos que podrás conservar para siempre.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.