Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Skip to content
Content starts here
CLOSE ×

Buscar

Leaving AARP.org Website

You are now leaving AARP.org and going to a website that is not operated by AARP. A different privacy policy and terms of service will apply.

11 consejos para cuidadores familiares durante las fiestas

¿Te sientes estresado? Redefine tus expectativas y disfruta de los pequeños momentos.


spinner image Mujer decorando en Navidad
GETTY IMAGES

 

Para algunos cuidadores familiares, la temporada de fiestas puede ser un momento alegre cuando los ánimos están más calmados. Es agradable cuidar de los seres queridos y disfrutar del tiempo juntos, celebrando con las tradiciones familiares. Sin embargo, para muchas personas las fiestas de fin de año también conllevan un aumento de estrés. Los cuidadores, ya de por sí ocupados, tienen aún más que hacer durante esta temporada. No todo tiene que salir perfecto.

Está bien darte un descanso este año. Aquí compartimos algunos consejos que te ayudarán a pasar las fiestas con más alegría y menos estrés.

spinner image Image Alt Attribute

Oferta de Membresía por tiempo limitado - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso inmediato a productos exclusivos para socios y cientos de descuentos, una segunda membresía gratis y una suscripción a AARP The Magazine.
Únete a AARP

1. Busca ayuda

Las fiestas son un buen momento para obtener ayuda adicional, incluso si normalmente no lo haces. Solo unas pocas horas de ayuda pueden ser un gran alivio. Un asistente personal o conserje puede completar tu lista de tareas para las fiestas o manejar cosas personales como organizar el correo o hacer mandados. Contrata a alguien para que limpie la casa o te ayude con el lavado de la ropa. Puede ser un buen momento para obtener un relevo —un descanso de tus responsabilidades del cuidado—. Prueba recursos comunitarios y estatales, como centros de cuidado diurno para adultos, servicios de relevo en el hogar, o en centros de cuidado, o asistentes de salud en el hogar remunerados para brindar atención directa a tus seres queridos.

2. Concéntrate en lo que es más significativo

Por mucho que los cuidadores deseen crear la experiencia perfecta durante las fiestas, se debe recordar que la perfección no es el objetivo. Realmente se trata del significado y de la alegría. Hay muchos factores que no pueden controlarse cuando se trata de la salud y las capacidades de un ser querido. Por eso, debes ajustar tu perspectiva de lo que constituye una temporada de fiestas “exitosa”. Habla con tus seres queridos de lo que hace más significativas las fiestas de fin de año, tanto para ellos como para ti, y prioriza esas actividades según corresponda. Concéntrate en los elementos mínimos necesarios para evocar un espíritu festivo y crear buenos recuerdos. Puede ser que baste con poner el mantel de la abuela, la menorá familiar, una flor de pascua o unas velas, acompañados de música y películas propias de la temporada festiva.

3. Simplifica tus actividades festivas

Si esmerarte al máximo durante la temporada de fiestas te exigirá demasiado, recuerda que no tienes que elegir entre todo o nada. Si no puedes poner toda la decoración, elige algunos artículos que sean más significativos. Puedes pedir que un amigo ponga las decoraciones o pagar a alguien para que lo haga. (Mi ayudante, Debbie, quien trabaja como “conserje”, me ayudó muchas veces con las decoraciones festivas mientras yo cuidaba de mis padres, lo cual me dio un gran alivio). Siempre se pueden reorganizar las decoraciones una vez que estén puestas. Si te parece demasiado asistir a todos los servicios religiosos, elige el que sea más significativo para ti. Si el envío de tarjetas te llevaría demasiado tiempo, puedes optar por las tarjetas electrónicas. O bien, puedes enviarlas solo a unas pocas personas muy importantes. Muchos cuidadores familiares también ajustan la ubicación de las celebraciones o posponen los viajes de vacaciones para acomodar a sus seres queridos a su cuidado.

5. Varía las comidas

La comida es una gran parte de muchas fiestas, por lo que es especialmente difícil pensar en cambiar las tradiciones a la hora de comer. Pero las comidas también exigen mucho tiempo, dinero y coordinación. A lo largo de muchos años de cuidados, encontré que hornear y cocinar durante las fiestas era tan agotador que ni siquiera podía disfrutar de los resultados. Así que en vez de cancelar por completo las comidas festivas, he aprendido a hacer ajustes como estos:

spinner image membership-card-w-shadow-192x134

Oferta de Membresía por tiempo limitado - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

Simplifica el menú. Prueba menos platos de acompañamiento o un postre en vez de tres. Prioriza los platos tradicionales que evoquen ese espíritu festivo.

Divide las compras de comestibles y la cocina entre otros miembros de la familia e invitados. No hay nada de malo en que cada invitado aporte un plato.

Paga a alguien para que cocine las comidas en tu casa con anticipación o durante las fiestas.

Encarga la totalidad o una parte de las comidas festivas a un supermercado o un restaurante local, en un pedido para llevar. Estas comidas pueden venir completamente cocinadas o listas para cocinar en la casa.

Coman en la casa de otra persona o en un restaurante.

Trabajo y empleos

Lista de empleos, de AARP

Busca oportunidades de empleo para trabajadores con experiencia

See more Trabajo y empleos offers >

6. Sé más eficiente en cuanto a los regalos

Regalar obsequios es parte de muchas tradiciones, pero puede ser costoso y tomar mucho tiempo. Intenta comprar en línea (muchas tiendas en línea también envolverán los regalos). Puedes pedirle a un amigo o un familiar que compre y envuelva los regalos por ti, o siempre se puede recurrir a las tarjetas de regalo. Los cuidadores familiares a menudo sufren de estrés por las finanzas, por lo que podría ser necesario reducir tu presupuesto de regalos este año y la cantidad de obsequios. Regala tiempo o atención, como programar paseos o ayudar con un proyecto. Si tu familia es grande, hagan un intercambio de regalos y regala así a una sola persona. Organiza un intercambio de regalos que has recibido anteriormente. Pide un regalo fotográfico —como una taza, una almohada o un calendario con fotos— o escribe una carta significativa que pueda disfrutarse durante todo el año.

7. Anticipa los posibles problemas

¿Hay actividades festivas o familiares tóxicos que desencadenan estrés o recuerdos infelices? Tal vez los sentimientos de dolor o pérdida te superen en ciertos momentos del día. ¿Tendrás visitas durante los días de fiesta de familiares que no ayudan, pero critican tu labor de cuidador? Para algunas familias, es inevitable que resurjan antiguos conflictos en las reuniones. Podría ser mejor limitar —o hasta evitar— ciertos lugares, eventos, conversaciones o personas. Si eso no es posible, prepárate. Minimiza el drama y no intentes resolver problemas durante las fiestas. En vez de ello, intenta tener encuentros cortos y desarrolla estrategias de salida rápida. Protégete mentalmente e imagínate dentro de una burbuja; de esta forma la energía negativa rebotará contra ella sin lastimar, molestar o angustiarte.

8. Controla tu actitud

Una actitud negativa activa la respuesta de tu cuerpo al estrés, así que dirige tu mente hacia lo positivo cuando percibes que te estás afectando. Intenta permanecer atento, concentrándote en el momento presente. Piensa en lo que puedes lograr en vez de lo que no podrás hacer; celebra lo que tus seres queridos pueden hacer en lugar de insistir en las actividades en las que ya no pueden participar; goza los placeres de la temporada que sí disfrutas, en vez de enfocarte en los que no tendrás; aprecia la ayuda que recibes en lugar de resentirte con los que no te apoyan.

spinner image membership-card-w-shadow-192x134

Oferta de Membresía por tiempo limitado - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

spinner image Amy Goyer y su familia en Navidad
Amy Goyer (centro) durante las fiestas.
Cortesía de Amy Goyer

9. Mantén el cuidado personal al principio de la lista

Como cuidadores, damos, damos y damos, y durante las fiestas damos aún más. Y las fiestas pueden generar emociones más intensas. Todo eso puede dejarte exhausto, con altos niveles de estrés o incluso un agotamiento total. Ten cuidado con los altibajos emocionales extremos, la fatiga, la mente nublada y la incapacidad de sentarte quieto —o lo opuesto, sentirse congelado e incapaz de hacer nada—, o el deseo de huir. Busca asesoramiento o habla con tu médico si te sientes deprimido o ansioso. Cuando estamos ocupados, es fácil dejar que el cuidado personal se olvide, justo cuando lo necesitamos más. Como los automóviles, no podemos funcionar con el tanque vacío. Así que piensa en lo que te llena y hazlo con más frecuencia. Asegúrate de dormir lo suficiente, con un sueño de alta calidad, y no dejes de moverte: Camina con tus seres queridos en un centro comercial decorado, o baila al ritmo de la música festiva. Disfruta de las golosinas festivas con moderación, ya que si comes demasiados dulces azucarados, tu energía podría desplomarse más tarde. Pon atención a tu manera de lidiar con el estrés, y ten cuidado con las tendencias poco sanas, como comer o beber en exceso. Sal al aire libre para absorber vitamina D de la luz solar, que mejora el estado de ánimo, o si padeces de trastorno afectivo estacional, considera las luces terapéuticas. Relájate con un poco de aromaterapia con aromas festivos para calmar y mejorar tu estado de ánimo.

10. Conéctate con otros cuidadores

Si bien es posible que quienes no cuidan de un ser querido no entiendan tus sentimientos, otros cuidadores están experimentando muchas de las mismas emociones que tú. Conéctate con ellos para compartir tus sentimientos y obtener consejos para sobrevivir durante las fiestas. Si es difícil acudir a un grupo de apoyo presencial para cuidadores, ya sea por problemas de salud, las actividades festivas o el mal tiempo, puedes probar los tableros de mensajes en línea (en inglés) o los grupos en redes sociales, como el AARP Family Caregivers Discussion Group (en inglés), un grupo de conversación entre cuidadores familiares, organizado por AARP en Facebook, del cual soy moderadora. ¡Te invito a que nos acompañes!

11. Crea tu lista de deseos

Deja que tus amigos y familiares sepan qué regalos, serían más —o menos— útiles y significativos para ti este año. Pueden regalarte ayuda con tus preparativos navideños, como decorar, envolver regalos o preparar comidas navideñas. En cualquier época del año, ayuda con la limpieza de la casa, la jardinería, la organización, ordenar el correo o pasar tiempo con tus seres queridos son regalos maravillosos. Los amigos y familiares también pueden pagar por la ayuda si no pueden ofrecerla ellos mismos. Si hay artículos prácticos que quieres que te ahorren tiempo y dinero, pídelos. Si lo que realmente necesitas son las indicaciones de autocuidado, pide una tarjeta de regalo para un masaje, manicura, ronda de golf o cualquier cosa que nutra tu cuerpo y espíritu. Podría ser que este año solo quieres tener a alguien que te escuche; pide una llamada telefónica de apoyo una vez a la semana.

Recuerda, serás más feliz si puedes ir con la corriente y si esperas que haya algunos retrasos, una crisis o dos, y tal vez algunas decepciones. Pero aun así se puede encontrar la auténtica alegría. Nuestra familia pasó la Navidad en el hospital con mi papá un año en el que él estaba enfermo. Lo aprovechamos al máximo con decoraciones y música, y en la cabeza nos pusimos artículos festivos (gorros, diademas, etc.). El hospital también preparó una excelente comida festiva para nosotros. Fueron momentos estresantes, pero también nos reímos y nos dimos amor, y creamos nuevos recuerdos.

La conclusión es que este tiempo es precioso. Aunque esta temporada festiva no incluya todas tus tradiciones familiares, disfruta de los momentos y crea recuerdos nuevos y significativos que podrás conservar para siempre.

Nota de redacción: Este artículo, que originalmente fue publicado en el 2018, ha sido actualizado con información más reciente.

Discover AARP Members Only Access

Join AARP to Continue

Already a Member?

spinner image membership-card-w-shadow-192x134

Oferta de Membresía por tiempo limitado - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.