Skip to content
 

Servicios de relevo: crea un plan para tomar un descanso de tus responsabilidades de cuidar a un ser querido

El agotamiento tanto emocional como físico puede ser peligroso para quien cuida a un familiar.

Persona por un campo abierto

JED SHARE/KAORU SHARE/GETTY IMAGES

In English |  Cuidar de un familiar mayor o enfermo puede ser sumamente gratificante, pero también puede ser agotador física y emocionalmente.

Dos de cada cinco cuidadores familiares clasifican su tarea como una carga emocional, y uno de cada cinco dicen que tienen un nivel alto de tensión física, según el último informe Caregiving in the U.S. (en inglés) del Instituto de Política Pública de AARP y la National Alliance for Caregiving.

La labor puede ser factible a corto plazo, pero demasiado tiempo sin descanso puede llevar al agotamiento del cuidador, depresión y problemas de salud. Cada cuidador necesita a otro cuidador, alguien que atienda a tu ser querido por unas horas, días o semanas para que tú puedas cuidar de ti mismo.

El relevo de descanso para el cuidador te ayuda a sobrellevar tu labor a largo plazo, lo cual resulta favorable tanto para tu ser querido como para ti. El relevo puede provenir de familiares y amigos, pero también de grupos de voluntarios; organizaciones religiosas; agencias locales, estatales y federales; o empleados remunerados que proporcionan servicios de relevo. Puede llevarse a cabo en el hogar o en una instalación como un centro de cuidado diurno para adultos.

Algunos planes de seguro de cuidados a largo plazo cubren parte del costo de los servicios de relevo.

Diseña un plan familiar para cuidados de relevo

El primer paso para elaborar un plan familiar es pensar en tus necesidades y en quiénes se encuentran disponibles para ayudar a satisfacerlas.

  • ¿Qué necesitas tú? ¿Tres horas libres, dos veces por semana? ¿Veinticuatro horas lejos de la casa? ¿Una salida habitual en el día (o de noche) con tu cónyuge o amigos? ¿Una combinación de todo lo anterior?

  • ¿Qué necesita tu ser querido? ¿Comidas? ¿Lavandería? ¿Limpieza de la casa? ¿Cuidado personal? ¿Paseos diarios? ¿Asistencia con tareas médicas? Haz una lista de todas las necesidades, grandes y pequeñas.

  • ¿Quién puede sustituirte? Amplía tus horizontes. Elabora una lista de familiares —cercanos y lejanos—, de tus amigos y de los de tu ser querido.

Organiza una reunión familiar

Incluye a los hermanos, los hijos adultos y los familiares lejanos que viven fuera de la ciudad por medio de una videollamada. Explica que necesitas un descanso habitual (y cuando sea necesario) del cuidado del familiar de todos ustedes.

Unos cuantos elementos son esenciales para tener éxito en una reunión familiar para hablar sobre la prestación de cuidados.

Sé específico. No esperes que tu familia sepa automáticamente tus necesidades. 

Diles lo que necesitan tú y la persona a tu cargo. ¿Deberán preparar comidas o dar los medicamentos recetados? ¿O sencillamente brindarán tranquilidad y conversaciones?

Sé flexible. Ofrece opciones, porque eso facilita la participación de la familia.

Si los miembros de la familia se excusan porque el trabajo y los niños les consumen los días de semana, pregúntales si pueden cubrir los viernes por la noche o el transporte al centro de cuidado diurno temprano por la mañana.

El hermano que no puede contribuir con su tiempo tal vez pueda aportar dinero para cubrir un servicio de transporte o un cuidador profesional una vez por semana. Tu hermana que vive fuera de la ciudad y su familia pueden venir a quedarse una semana mientras tomas unas vacaciones.

Responde preguntas. Muchas personas esperan que cuidar a un ser querido será abrumador o temen cometer un error. Pregúntales a tus familiares sobre sus preocupaciones y abórdalas lo mejor que puedas.

Por ejemplo, si alguien se siente incómodo con tareas como bañar, vestir o ayudar al ser querido a ir al baño, piensa en la posibilidad de contar con un asistente de atención médica a domicilio durante su turno de relevo.

Si la persona a quien cuidas tiene problemas de movilidad, demuestra la manera de ayudarla. Avísales a tus sustitutos que dejarás instrucciones por escrito sobre las comidas y los medicamentos, y los números de teléfono de cuidadores que podrían actuar como suplentes y del equipo médico de tu ser querido.

Considera la posibilidad de usar un calendario en línea gratuito como Lotsa Helping Hands o CareCalendar (ambos enlaces en inglés), en el que puedes especificar lo que necesitas y otros pueden inscribirse para brindar los servicios y recibir actualizaciones sobre la situación de tu ser querido. Envía por correo electrónico el enlace y la información para iniciar sesión a tu familia y amigos, y a los amigos y vecinos de tu ser querido.

Los amigos y vecinos de mucho tiempo suelen estar contentos de pasar algunas horas al mes ayudando a alguien con quien comparten muchísimos recuerdos.

Encontrar servicios de relevo externos

Muchas organizaciones locales y nacionales ofrecen información y contactos de servicios de cuidados de relevo remunerados y voluntarios. En algunos casos, agencias federales como el Departamento de Asuntos de los Veteranos y Medicare ofrecen ayuda para cubrir los costos.

Un buen lugar para empezar tu búsqueda es la National Association of Area Agencies on Aging (en inglés). Encontrarás contactos de agencias locales que pueden conectarte con acompañantes, servicios por hora de relevo de descanso para el cuidador, cuidados diurnos para adultos y proveedores de cuidado de relevo nocturno.

Esta asociación además puede informarte sobre programas de relevo gratis o de bajo costo en tu zona, y si se encuentra disponible asistencia financiera de programas gubernamentales u otras fuentes.

Varias agencias gubernamentales y sin fines de lucro ofrecen ayuda de relevo gratuita, entre ellas:

  • Organizaciones religiosas de prestación de cuidados, lo que incluye las sucursales locales de Faith in Action e Interfaith Caregivers (ambos enlaces en inglés). Muchas tienen programas que organizan visitas sociales habituales a tu ser querido de dos o tres horas, lo que te da tiempo para disfrutar algo que tú quieras hacer.

  • Elder Helpers (en inglés), un servicio en línea sin fines de lucro que preselecciona a voluntarios locales que desean visitar a adultos mayores y ayudarlos a realizar tareas básicas, y publica sus fotos y biografías. Las visitas o los servicios son gratuitos.

  • Senior Corps (en inglés), una sucursal de la organización federal Corporation for National & Community Service. Su programa Senior Companions (en inglés) conecta a voluntarios mayores de 55 años con personas de edad avanzada que viven de manera independiente para que las acompañen y las ayuden con tareas cotidianas, y para dar un descanso a los cuidadores familiares.

Otra opción son los centros de cuidados diurnos para adultos. Existen más de 4,000 programas de este tipo en Estados Unidos, que ofrecen actividades supervisadas, interacción social, comidas y servicios limitados de salud. La mayoría de los centros están abiertos cinco días a la semana y algunos tienen actividades de noche o los fines de semana.

Los costos de los cuidados diurnos para adultos pueden variar de $25 a más de $100 por día, según la organización federal Administration for Community Living (en inglés). Las tarifas y los reglamentos varían según la ubicación geográfica, el tipo de servicios que se ofrecen y si reúnes los requisitos para obtener asistencia financiera del Gobierno (por ejemplo, por medio de Medicaid, la Administración de Salud de Veteranos o la Ley de Estadounidenses Mayores (en inglés).

Encontrarás información adicional en el artículo del centro de recursos de AARP “Cuidando a los nuestros” sobre las opciones de servicios de cuidado diurno.

Haz clic y ponte en contacto con servicios de relevo (en inglés)

Varios grupos intentan ayudar a combatir el agotamiento de los cuidadores por medio de servicios de relevo para darles un descanso:

Nota del redactor: este artículo que originalmente se preparó en el 2017 está actualizado con información del 2019.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO