Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Estás preparado para cuidar a un ser querido en casa Skip to content
 

7 preguntas que hacerte si piensas cuidar a un ser querido en casa

Evalúa las condiciones de vivienda, el equipo necesario, y si estás física y mentalmente preparado para asumir el cuidado de otra persona.

Una silla de ruedas frente a una escalera

Istock

La responsabilidad de cuidar de los nuestros puede darnos inmensas satisfacciones a pesar de los desafíos que presentan las labores de cuidado. Sin embargo, cuando un ser querido está hospitalizado es muy posible que, en nuestro afán de cuidarlo en casa, subestimemos las demandas que implica tal labor. Podemos tener la mejor de las intenciones y, a la vez, dejar que las emociones no nos permitan evaluar la situación de una forma realista. Pero es importante que lo hagas, por el bienestar de tu ser querido y el tuyo. Comparto contigo algunas cosas a considerar:

1. ¿Qué nivel de cuidado necesita el ser querido?

Primero evalúa si tu ser querido puede caminar sin ayuda o necesita ayuda para hacerlo (podría necesitar ayuda de más de una persona). Algunas preguntas a las que debes responder son: ¿cuál es el grado de movilidad de mi ser querido?; ¿puede asistirlo una sola persona para caminar?; ¿puede sostener su peso una sola persona y ayudarlo a ponerse de pie? Por otro lado, si tu ser querido se encuentra inmovilizado en cama, debes considerar, entre otras cosas, un horario para cambiarlo de posición por lo menos cada dos horas. En ambas situaciones, debes evaluar el grado de dependencia de tu ser querido y si cuentas o no con la ayuda suficiente en casa para este tipo de cuidado. 

2. ¿Estás preparado para responder a las necesidades del diario vivir?

Si bien algunas personas necesitan de un poco de ayuda para bañarse, vestirse o comer, otras requieren que alguien se encargue completamente de sus necesidades diarias. Es importante equilibrar el cuidado personal con las labores que demanda el cuidado de otra persona. Para dar un cuidado integral a un ser querido, no puedes ser negligente con tus propias necesidades. Por eso, antes de llevarte a casa a un adulto mayor necesitas aprender a bañarlo, darle de comer, transferirlo, vestirlo, y mucho más. Debes preguntarte si tienes la energía, la salud y las fuerzas necesarias para hacerlo; de lo contrario, comprometerías la seguridad y el bienestar de ambos.  


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


3. ¿Qué tipo de equipo médico necesitarás en casa?

Más allá de un bastón, muletas o caminador, la persona podría necesitar una silla de ruedas o una grúa Hoyer para traslados. La grúa es un aparato eléctrico o hidráulico que permite levantar a una persona para moverla, por ejemplo, de la cama a la silla de ruedas, o de una silla a la silla plástica con orificio en el asiento para las necesidades físicas y el aseo de los genitales. Antes de llegar a casa, tienes que contar con todo el equipo necesario; y aún más importante, tienes que saber cómo usarlo y qué normas de seguridad debes seguir para prevenir accidentes.

4. ¿Has revisado la casa para prevenir caídas y otros accidentes? ¿Hay suficiente espacio en el baño para maniobrar una silla de ruedas?

Es importante preparar el entorno en casa. Cuida de que el piso esté sin objetos que puedan causar una caída y retira completamente los tapetes o las alfombras, o asegúralos con adhesivo de doble faz. Como los baños no tienen el espacio suficiente para maniobrar una silla de ruedas y la tina se convierte en un impedimento para el aseo personal diario en silla de ruedas, considera remodelar el baño, haz quitar la tina para instalar un área de ducha sin niveles en la que se pueda rodar la silla de ruedas. En otra ocasión, instala barras de seguridad en las paredes, ya que proporcionan la seguridad necesaria. Estos cambios, y la rampa de acceso para las sillas de ruedas, se hacen, idealmente, antes de llevar a casa al ser querido de la familia.   

5. ¿Te sientes a salvo cerca de tu ser querido?

Si el ser querido a quien quieres cuidar en casa es agresivo, o ha intentado o logrado golpearte antes, debes tomar en cuenta que tu seguridad es tan importante como la de él. Por ejemplo, si presenta conductas relacionadas con la demencia y son difíciles de manejar como golpes, empujones y otro tipo de agresión que resulta de la enfermedad, tal vez sea mejor no cuidarlo en casa.

6. ¿Tu ser querido necesita cuidados y supervisión las 24 horas del día en el hospital o en una entidad de rehabilitación?

Es importante darse cuenta de que en hospitales, centros de rehabilitación y hogares para adultos mayores, el equipo del personal médico presta servicios de cuidado por turnos. Al final del turno, estos profesionales van a descansar y cambiar de actividad. Considera esto: ¿vas a contar con relevo en casa para tomarte descansos? Pensar que “querer es poder” no es la mejor estrategia en este tipo de situaciones. Al cuidar a tu ser querido en casa podrías estar creando una situación delicada para ambos, a menos que estés seguro de que contarás con personas que te ayuden en todos los aspectos físicos del cuidado.

7. ¿Te sientes mental y físicamente saludable para asumir la responsabilidad del cuidado de tu ser querido?

Antes de cuidar de un ser querido, responde a estas preguntas: ¿me siento bien para cuidar a otra persona? ¿Me siento mental y físicamente saludable?

No seas un juez implacable contigo mismo al exigirte hacer algo imposible. Eres humano. Tu corazón y tus sentimientos nobles de responsabilidad con la familia son valiosos y, por lo mismo, parte de esa responsabilidad es reconocer las circunstancias que exigen una alternativa al cuidado en casa. Los profesionales de la salud a cargo de tu ser querido pueden ayudarte a tomar la mejor decisión y explorar otras alternativas. Así es como cuidarás mejor de tu ser querido.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO