Skip to content

¿Cómo mantenerte sano durante tus viajes?: Consejos para disfrutar de las vacaciones de verano 

 

¿Qué son los gastos de trabajo relacionados con la discapacidad?

In English | Los gastos de trabajo relacionados con la discapacidad (IRWE), son aquellos a los que el Seguro Social llama costos no reembolsados en los que incurren las personas con discapacidad para poder trabajar. Por ejemplo, si necesitas un servicio de paratránsito para llegar a la oficina o un perro guía para desplazarte, eso es un IRWE.

Estos gastos podrían influir en tu derecho a recibir beneficios por discapacidad. Los dos beneficios mensuales de este tipo que administra el Seguro Social, el Seguro por Discapacidad del Seguro Social (SSDI) y la Seguridad de Ingreso Suplementario (SSI), están diseñados para proporcionar apoyo financiero cuando no seas capaz de cuidar de ti mismo en gran medida debido a una enfermedad. Desde el punto de vista del Seguro Social, si eres capaz de ganar más de una determinada cantidad mediante tu trabajo, no tienes discapacidad.

Sin embargo, como parte de su conjunto de programas e incentivos para ayudar a las personas con discapacidad a reincorporarse a la vida laboral, el Seguro Social permite a los beneficiarios de la SSI y el SSDI restar de sus ingresos los gastos de trabajo relacionados con la discapacidad a efectos de determinar el derecho a obtener beneficios.

En qué consiste

Puedes trabajar de forma remunerada mientras recibes beneficios por discapacidad, pero solo dentro de unos límites estrictos. Los ingresos que superen un determinado nivel representan lo que el Seguro Social denomina "trabajo sustancial y lucrativo" (SGA).

En el 2021, ese nivel es de $1,310 al mes, de $2,190 si sufres de ceguera. Si ganas más de esa cantidad cuando solicitas los beneficios por discapacidad, en la mayoría de los casos, el Seguro Social rechazará tu solicitud y puede suspender los pagos que ya estés recibiendo si tus ingresos superan el límite.

Sin embargo, para decidir si realizas un trabajo sustancial y lucrativo, el Seguro Social deducirá de tus ingresos brutos los gastos de trabajo relacionados con la discapacidad. Si eso reduce tus ingresos contables por debajo del límite, puedes seguir teniendo derecho a los beneficios.

La prueba SGA se aplica a cualquier persona que solicite o reciba el SSDI. Para la SSI, es un factor que solo se tiene en cuenta cuando se solicitan beneficios. Una vez que se aprueban los pagos de la SSI, no están sujetos al límite del SGA.

Sin embargo, las personas discapacitadas que reciban la Seguridad de Ingreso Suplementario pueden seguir beneficiándose de los gastos de trabajo relacionados con la discapacidad. El SSI tiene su propio conjunto de límites estrictos de ingresos. En el 2021, los beneficiarios de la SSI que solo tengan ingresos procedentes del trabajo no pueden ganar más de $1,673 al mes. Al igual que en el caso del SGA, los gastos directamente relacionados con tu capacidad para trabajar pueden deducirse del límite de ingresos de la SSI y pueden ayudarte a cumplir con los requisitos.

¿Qué cuenta como IRWE?

Para tener la consideración de gasto de trabajo relacionado con la discapacidad, un producto o servicio debe cumplir todos los siguientes criterios:

  • Lo necesitas para poder trabajar.
  • Esa necesidad surge de una discapacidad física o mental.
  • Lo pagas tú mismo. Cualquier parte del costo cubierta por otra fuente, como Medicare, Medicaid o un seguro médico privado, no es un IRWE.
  • El costo es "razonable", lo que significa que lo que pagues refleja una tarifa estándar para ese artículo o servicio en el lugar en el que vives.

El Libro Rojo, la guía del Seguro Social sobre las disposiciones relacionadas con el trabajo de los programas de beneficios por discapacidad, enumera los bienes y servicios de varias categorías que cumplen estos criterios. Estos son algunos ejemplos de gastos generalmente deducibles de tus ingresos por su clasificación como IRWE.

Transporte

  • El costo de las modificaciones relacionadas con la discapacidad de un vehículo que utilizas para ir y volver del trabajo. No puedes deducir el costo del propio vehículo.
  • El millaje de tus desplazamientos, hasta un punto y con una tarifa fijada por el Seguro Social.
  • Servicios de paratránsito, taxi, transporte compartido u otros servicios que utilices para desplazarte debido a que tu discapacidad te impide utilizar el transporte público habitual.

Servicios y dispositivos médicos

  • Medicamentos con receta, tratamientos y terapias que tengan la finalidad de controlar tu enfermedad para que puedas trabajar. Algunos ejemplos son los antidepresivos, el tratamiento de radioterapia o la cirugía para tratar una enfermedad que afecta a la columna vertebral.
  • Procedimientos de diagnóstico relacionados con la evaluación, el control o el tratamiento de tu enfermedad, como tomografías cerebrales y electroencefalogramas.
  • Dispositivos médicos duraderos, como sillas de ruedas, equipos de diálisis, marcapasos, respiradores, equipos de tracción y aparatos ortopédicos.
  • Material médico fungible, como medias de compresión, catéteres o compresas para la incontinencia.
  • Miembros y caderas artificiales, y otras prótesis, siempre que tengan fines médicos y no sean principalmente cosméticos.

Asistentes de cuidados y animales de servicio

  • Pagos a los cuidadores por la asistencia que, de forma demostrable, permita a una persona con discapacidad realizar tareas laborales, ir y volver del trabajo y prepararse para este, como bañarse, vestirse, cocinar o administrar medicamentos.
  • Gastos relacionados con la compra y el cuidado de un perro guía u otro animal que te ayude a superar los obstáculos para trabajar; esto incluye las licencias, el adiestramiento, la alimentación y los cuidados veterinarios.

Modificaciones en el hogar y tecnología de asistencia

  • Modificaciones exteriores que permitan el acceso a la calle o al transporte, como rampas y barandillas, si trabajas fuera de casa.
  • Modificaciones interiores para crear un espacio de trabajo que se adapte a tu discapacidad, si trabajas en casa.
  • Aplicaciones de software, servicios de apoyo informático y otras herramientas tecnológicas especialmente diseñadas para acomodar a un trabajador con discapacidad.

Ten en cuenta

  • Un IRWE no tiene por qué ser exclusivamente laboral. Si utilizas un audífono en tu vida diaria, pero también lo necesitas para comunicarte en tu lugar de trabajo, cuenta.
  • No puedes contabilizar el costo de las recetas, los procedimientos o los servicios médicos que cubra el seguro como un IRWE, pero sí puedes contabilizar los gastos compartidos por estos conceptos, como los copagos y los deducibles.

Publicado el 2 de julio del 2021

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.