Skip to content
 

El COLA del Seguro Social se fija en un 8.7% para el 2023

El mayor incremento desde 1981 aumentará el beneficio jubilatorio promedio en $146

Flechas verdes que apuntan hacia arriba sobre dólares, tarjeta del Seguro Social y un cheque

GETTY IMAGES/AARP

In English

La Administración del Seguro Social (SSA) anunció un ajuste por costo de vida del 8.7% para el 2023, el aumento más grande de los beneficios impulsado por la inflación en más de 40 años.

A partir de enero, el beneficio mensual promedio del Seguro Social para los trabajadores jubilados aumentará en $146, de $1,681 a $1,827.

El aumento “proporcionará un alivio muy necesario a millones de personas en el país”, dijo la directora ejecutiva de AARP, Jo Ann Jenkins, quien señaló que el Seguro Social “es la fuente más grande de ingresos jubilatorios para la mayoría de las personas en el país y representa casi la totalidad de los ingresos para uno de cada cuatro adultos mayores”.

“Los beneficios garantizados que proporciona el Seguro Social, incluido el COLA anual, son más cruciales que nunca, ya que la alta inflación sigue siendo un problema para los adultos mayores”, agregó Jenkins. “El ajuste automático es una parte esencial del Seguro Social que ayuda a asegurar que el beneficio no se reduzca con el tiempo debido al aumento de los precios”.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida. 


Cálculo del ajuste por costo de vida

Los beneficios del Seguro Social se han ajustado anualmente a la inflación desde 1975, utilizando el Índice de Precios al Consumidor para Trabajadores Asalariados Urbanos y Personal Administrativo (CPI-W), una canasta de productos y servicios de consumo rastreada por el Departamento de Trabajo de EE.UU.

La SSA basa el COLA en el cambio porcentual en el CPI-W para el tercer trimestre de un año al siguiente. El ajuste del 2023 representa la diferencia entre el CPI-W promedio en julio, agosto y septiembre del 2021 y el promedio de esos mismos meses en el 2022.

El aumento resultante, que también se aplica a los beneficios por discapacidad de veteranos, es el más grande desde 1981, cuando el COLA fue del 11.2%. El ajuste del 5.9% en el 2022 se produjo después de más de una década de baja inflación, cuando el COLA tuvo un promedio de menos del 1.4% entre el 2009 y el 2021.

Incremento por costo de vida por año
AÑO COLA % AÑO COLA %
1975 8.0 1999 2.5
1976 6.4 2000 3.5
1977 5.9 2001 2.6
1978 6.5 2002 1.4
1979 9.9 2003 2.1
1980 14.3 2004 2.7
1981 11.2 2005 4.1
1982 7.4 2006 3.3
1983 3.5 2007 2.3
1984 3.5 2008 5.8
1985 3.1 2009 0.0
1986 1.3 2010 0.0
1987 4.2 2011 3.6
1988 4.0 2012 1.7
1989 4.7 2013 1.5
1990 5.4 2014 1.7
1991 3.7 2015 0.0
1992 3.0 2016 0.3
1993 2.6 2017 2.0
1994 2.8 2018 2.8
1995 2.6 2019 1.6
1996 2.9 2020 1.3
1997 2.1 2021 5.9
1998 1.3 2022 8.7

Medicare y el impacto de la inflación

El COLA del 2022, que aumentó el beneficio promedio de jubilación en $92 al mes, se compensó en parte con un incremento récord de $21.60 al mes en la prima estándar de la Parte B de Medicare, que para la mayoría de los beneficiarios de Medicare se deduce directamente de los pagos del Seguro Social.

En el 2023 veremos el efecto opuesto, con un COLA más grande y una disminución poco común en las primas de la Parte B, la parte de Medicare que cubre los servicios ambulatorios, como las visitas al médico. “Eso significa que los beneficiarios del Seguro Social conservarán más dinero en sus bolsillos el próximo año”, dijo Nancy Altman, presidenta del grupo de defensa Social Security Works.

Los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid (CMS) anunciaron el mes pasado que la prima estándar de la Parte B disminuirá en enero de $170.10 a $164.90 al mes. La reducción refleja un gasto de Medicare más bajo de lo esperado en Aduhelm, el nuevo medicamento para el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer, un ahorro que la agencia había prometido traspasar a los consumidores.

La desaceleración de la inflación también podría aumentar el efecto del COLA en el poder de adquisitivo de los beneficiarios del Seguro Social. Si bien los precios al consumidor han aumentado a un ritmo más rápido que el COLA del 5.9% durante el 2022, los expertos predicen que la inflación se reducirá en el próximo año.

La pronosticadora financiera mundial Trading Economics proyecta que la inflación de EE.UU. disminuirá al 4.4% para mediados del 2023, y la editorial de finanzas personales Kiplinger predice una tasa del 3 al 4% para finales de año.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Según una nueva encuesta de AARP, dos tercios de las personas de 50 años o más están algo preocupadas o muy preocupadas por que los beneficios del Seguro Social no se mantengan al día con la inflación en los próximos años.

El COLA es “una de las características más importantes y únicas del Seguro Social” porque, a diferencia de otros recursos para la jubilación, como las cuentas 401(k) y las pensiones del sector privado, está diseñado para mantenerse al día con la inflación, dijo Altman. “Esto permite que los beneficiarios del Seguro Social —la mayoría de los cuales están a solo una crisis de caer en la pobreza— se mantengan a flote”.

El umbral del impuesto sobre la nómina también aumentará

El Seguro Social se financia con un impuesto sobre la nómina del 12.4% sobre los salarios que reúnen los requisitos: los empleados pagan el 6.2% y los empleadores pagan el otro 6.2%. (Los trabajadores independientes pagan el porcentaje completo del 12.4%). La cantidad máxima de ingresos sujetos al impuesto del Seguro Social aumentará el próximo año de $147,000 a $160,200.

Esas contribuciones se destinan a pagos mensuales para los beneficiarios actuales del Seguro Social, y cualquier exceso se deposita en dos fondos fiduciarios, uno para los beneficios jubilatorios y para sobrevivientes y el otro para los beneficios por discapacidad. Los fondos actualmente tienen un excedente de más de $2.8 billones, pero los administradores del Seguro Social calculan que la reserva se agotará para mediados de la década del 2030 si el Congreso no toma medidas para sanear las finanzas del sistema.

A falta de esa medida, los beneficios continuarían pagándose de los impuestos sobre la nómina entrantes, pero serían aproximadamente un 20% más bajos, según el informe anual más reciente de los administradores.

“AARP continúa exhortando al Congreso a colaborar de una manera bipartidista para proteger y fortalecer el Seguro Social a largo plazo”, dijo Jenkins. "Millones de personas en el país trabajan duro a lo largo de su vida para ganar sus beneficios, y el Seguro Social es una promesa que no se debe romper. Instamos a los líderes de ambos partidos a que trabajen juntos para proteger el Seguro Social durante muchos años. El riesgo es demasiado alto para conformarnos con menos”.

Andy Markowitz cubre temas relacionados con el Seguro Social y la jubilación para AARP. Es exredactor de The Prague Post y Baltimore City Paper.