Skip to content
 

Fondos fiduciarios de Medicare y Seguro Social no se agotarán tan pronto como se temía

Las proyecciones de los fideicomisarios se ven mejor, pero el Congreso todavía necesita actuar para fortalecer las finanzas a largo plazo.

Una tarjeta Medicare y y otra del Seguro Social sobre una mesa

Getty Images

In English

La economía en recuperación significa que los fondos fiduciarios que ayudan a pagar el cuidado de la salud de 64 millones de beneficiarios de la Parte A de Medicare y de 65 millones de beneficiarios del Seguro Social se han vuelto un poco más saludables, según el informe anual de los fideicomisarios que supervisan los fondos de estos programas. 

Pero sin acción del Congreso, dicen los informes, publicados el 2 de junio, estos dos programas vitales todavía enfrentan déficits a largo plazo. “El Seguro Social y Medicare enfrentan déficits de financiamiento a largo plazo bajo los beneficios y el financiamiento actualmente programados”, advierten los síndicos de los dos programas. “Los costos de ambos programas aumentarán más rápido que el producto interno bruto (PIB) hasta mediados del 2030, principalmente debido al rápido envejecimiento de la población de Estados Unidos. Los costos de Medicare continuarán creciendo más rápido que el PIB hasta finales del 2070 debido a los aumentos proyectados en el volumen y la intensidad de los servicios brindados”. 

Los fideicomisarios también dicen que el impacto de la pandemia de COVID-19 sigue siendo desconocido, incluidos los efectos de la COVID-19 prolongada —una enfermedad en la que los síntomas de una infección por coronavirus persisten por semanas o incluso meses— tanto en los gastos de Medicare como en las tasas de expectativa de vida. Sin embargo, los síndicos agregan que “actualmente suponemos que la pandemia no tendrá ningún efecto neto en nuestras proyecciones de largo alcance”.


Oferta especial de la membresía de AARP durante la Semana Cibernética. Únete a AARP - Solo $9 al año cuando te inscribes por un período de 5 años.


“Los informes de los fideicomisarios del Seguro Social y de Medicare que se publicaron hoy envían un mensaje claro al Congreso: a pesar de la mejora a corto plazo, los congresistas deben actuar para proteger, tanto ahora como a largo plazo, los beneficios que las personas se han ganado y a los que han aportado”, dijo en una declaración la directora ejecutiva de AARP Jo Ann Jenkins después de que se publicaran los informes. Hay mucho en juego para los millones de personas en Estados Unidos que dependen de Medicare y del Seguro Social para su salud y bienestar financiero. 

En una llamada con los periodistas, un funcionario de la Administración Biden dijo que la recuperación económica de la recesión del 2020 “fue más fuerte y más rápida de lo que se había proyectado originalmente”, y eso llevó a proyecciones más optimistas, debido, en gran parte, a mayores ingresos de impuestos sobre la nómina. El funcionario también dijo que debido a los aumentos recientes en el índice de precios al consumidor (CPI), el principal indicador de inflación del Gobierno, el ajuste por costo de vida del Seguro Social (COLA) para el 2023 podría ser del 8%. Eso superaría el aumento del 5.9% —el mayor aumento anual a los beneficios mensuales en cuatro décadas— que los beneficiarios recibieron este año. 

Otro funcionario de la Administración dijo que los fideicomisarios calculan que la prima mensual básica de la Parte B de Medicare actual se mantendrá fija en $170.10 en el 2023. La Parte B cubre las visitas al médico, las pruebas diagnósticas y otros servicios ambulatorios. El secretario de Salud y Servicios Humanos, Xavier Becerra, dijo recientemente que podría haber ahorros para los beneficiarios de la Parte B el próximo año debido a los precios y gastos más bajos anticipados relacionados con Aduhelm, el nuevo medicamento para la enfermedad de Alzheimer. Tanto el ajuste por costo de vida como la prima de la Parte B para el 2023 no serán finales hasta el otoño, cuando haya más datos actualizados sobre el costo de vida y los gastos de Medicare. Las primas de la Parte B generalmente se deducen directamente de los beneficios del Seguro Social. 

Fondos fiduciarios de Medicare 

El informe del 2022 revela que el fondo fiduciario de la Parte A del Seguro Hospitalario (HI) de Medicare, que paga los gastos de hospitalización, podría quedarse sin dinero en el 2028, dos años después de la estimación del informe del año pasado. Según los síndicos, si nada cambia, en el 2028, los ingresos entrantes seguirían cubriendo el 90% de los costos de Medicare. 

Durante la pandemia, especialmente al principio, los hospitales estaban repletos de casos de COVID y muchos beneficiarios de Medicare en condiciones frágiles de salud sucumbieron a la enfermedad, y se suspendieron muchos procedimientos electivos. Debido a esto, dice el informe, el aumento en los gastos para atender a los beneficiarios de Medicare con COVID fue en gran medida compensado por la disminución en el cuidado no relacionado con este virus. Los síndicos esperan que los niveles de gastos del cuidado de la salud antes de la pandemia regresen para el 2024.  

El Fondo Fiduciario del Seguro Médico Complementario (SMI) para la Parte B de Medicare, que paga por los servicios médicos y ambulatorios y la Parte D, que cubre los beneficios de medicamentos recetados, es solvente indefinidamente, gracias al financiamiento de ingresos generales y las primas de los beneficiarios. 


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Fondos fiduciarios del Seguro Social 

Los síndicos también informaron sobre los dos fondos fiduciarios del Seguro Social (en inglés), el que ayuda a pagar los beneficios para envejecientes y sobrevivientes (OASI) y el fondo del Seguro por Incapacidad (DI). Según las proyecciones actuales de los síndicos, el fondo fiduciario de OASI podría quedarse corto de fondos en el 2034, un año después de lo que predijeron los síndicos en su informe del 2021. Después de eso, el programa podría pagar el 77% de los beneficios con los ingresos futuros. El informe dice que el fondo DI que cubre los beneficios por incapacidad no se agotará en absoluto durante al menos los próximos 75 años, la primera vez desde 1983 que este fondo será solvente durante todo el período de proyección. 

Los síndicos también emitieron un pronóstico sobre cuánto durarían los activos combinados de OASI y DI en los fondos fiduciarios del Seguro Social. Estiman que los fondos fiduciarios combinados podrían agotarse para el 2035, un año después de lo que esperaban en su informe del 2021. Después de eso, los fondos fiduciarios combinados, en teoría, podrían pagar alrededor del 80% de los beneficios de los ingresos entrantes. 

“Los fideicomisarios recomiendan que los legisladores aborden los déficits de fondos fiduciarios proyectados de manera oportuna para incorporar gradualmente los cambios necesarios y darles a los trabajadores y a los beneficiarios tiempo para adaptarse a ellos”, dice el informe del Seguro Social. 

Dena Bunis informa sobre temas relativos a Medicare, atención de la salud, políticas en materia de salud y el Congreso estadounidense. Además, es autora de la columna “Medicare Made Easy” para AARP Bulletin. Galardonada por su labor periodística, Bunis trabajó durante décadas para periódicos en grandes ciudades. Entre los puestos que ocupó se incluyen los de jefa de la oficina de Washington del Orange County Register y reportera sobre temas de salud y entorno laboral para Newsday.