Skip to content
 

Cuándo me afecta la multa por ganancias

¿Cuáles son los “pagos especiales” que tengo que informar al Seguro Social?

In English | P. Planeo comenzar a cobrar mi Seguro Social a los 62 años. Mi esposo y yo tenemos un ingreso mensual de cerca de $5.000 que proviene del alquiler de propiedades. Dado que presentamos la declaración de impuestos en forma conjunta, ¿se verán afectados por este ingreso mis beneficios del Seguro Social?

P. ¿Se cuenta el dinero que cobré de un juicio (accidente automovilístico) para los $14.160 que puedo ganar antes de alcanzar el límite para las reducciones del Seguro Social?

R. La respuesta para ambas preguntas es no. A continuación, les explicamos por qué.

El Seguro Social tiene una regla llamada “prueba de ganancias” que puede afectar el beneficio que algunos jubilados reciben cuando continúan trabajando después de haberse presentado para los beneficios de la jubilación.

Las pruebas de ganancias aplican a las personas que tienen entre 62 años y la edad de jubilación plena (actualmente, 66 años, para las personas nacidas entre 1943 y 1954).

Para el 2011, las normas señalan que, hasta el comienzo del año en el que usted alcanzará la edad plena de jubilación, usted tiene permitido ganar hasta $14.160 antes de enfrentar una pérdida temporaria de beneficios. Por cada $2 que usted gane por encima de los $14.160, el Seguro Social le retendrá $1 en beneficios.

Pero estos beneficios “perdidos” son finalmente devueltos después de que usted alcance la edad plena de jubilación. En ese momento, el Seguro Social revisará su registro de ganancias, y le aumentará el beneficio a fin de dar cuenta de todos los meses en los que no se le pagó el beneficio completo a causa de las ganancias por su trabajo.

Sin embargo, el factor clave de la prueba de ganancias es el siguiente: cuando el Seguro Social revisa su ingreso, cuenta solo las ganancias que usted ha obtenido como empleado, y también toda ganancia neta que haya obtenido como trabajador independiente.

Pero este no es el fin de la historia. El Social Security Handbook (Manual del Seguro Social, en inglés) enumera otros tipos de ingresos que cuentan para la prueba de ganancias.

Incluyen categorías como “todo pago por bonificaciones ocasionales o habituales” y “todo pago en concepto de incentivos, sugerencias o premios por trabajo sobresaliente”.

Sin embargo, y lo que es importante, el Seguro Social no contará otros tipos de ingresos, como ingresos por renta de propiedades o juicios. También están exceptuados los pagos por herencia, pensiones, ingreso por inversiones, distribuciones de cuentas personales de jubilación (IRA) e intereses.

Cuando llegue el año en el que usted alcance la edad plena de jubilación, hay una nueva vuelta en las reducciones, una fórmula nueva: las normas para el 2011 señalan que por cada $3 en ganancias, por encima del límite de $37.680, se deducirá $1 de los beneficios.

La buena noticia es que sus preocupaciones acerca de lo que cuenta y no cuenta terminan cuando llegue el mes en que cumpla la edad plena de jubilación. Después de esa fecha, puede ganar todo lo que quiera, sin sufrir reducciones en sus beneficios.

Si desea obtener detalles importantes acerca de las normas de la prueba de ganancias, lea el Capítulo 18, Secciones 1811 y 1812, del Social Security Handbook.

Mire cuáles son los pagos especiales que deberá hacer >>

P. Me han dicho que debo notificar al Seguro Social acerca de cualquier “pago especial” que reciba de mi empleador cuando me jubile y me presente para recibir los beneficios. ¿A qué se refieren con pagos especiales?

R. Pagos especiales son pagos que recibió después de haberse jubilado —por trabajos que realizó mientras todavía estaba empleado—. Por lo general, estos pagos no afectarán su beneficio del Seguro Social.

Estos pagos incluyen indemnizaciones por despido, bonificaciones, pagos por enfermedad acumulados, pagos atrasados, o pagos por vacaciones, comisiones por ventas u otras formas de compensación que hubiera recibido antes de jubilarse.

Si usted recibió pagos especiales, debe notificar al Seguro Social para que la agencia no cuente esos pagos como ganancias post-jubilación. De otro modo, podría entrar dentro del límite de ganancias y perder, en forma temporaria, algunos de sus beneficios. O podría recibir una carta del Seguro Social pidiéndole que reintegre el dinero que recibió.

Cuando llegue el momento de jubilarse, es buena idea pedirle a su empleador una carta que señale los distintos pagos que está recibiendo en concepto de trabajos realizados previamente o los beneficios acumulados mientras estuvo empleado. La carta debería ir al Seguro Social como prueba de los pagos especiales que recibió.

Stan Hinden es excolumnista del Washington Post, especializado en temas de jubilación. Es el autor de How to Retire Happy: The 12 Most Important Decisions You Must Make Before You Retire (Cómo jubilarse feliz: Las 12 decisiones más importantes que debe tomar antes de jubilarse).

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO