Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Skip to content
Content starts here
CLOSE ×
Buscar
Leaving AARP.org Website

You are now leaving AARP.org and going to a website that is not operated by AARP. A different privacy policy and terms of service will apply.

¿Qué implica cumplir 65 años en el 2024?

A medida que se aproxima la cresta del “tsunami plateado” de los baby boomers, la edad que antes era sinónimo de jubilación ahora tiene un significado muy diferente.


spinner image Kathy Wheeler en algunas imágenes: pescando, con su marido al aire libre y en un partido de fútbol

Kathy Wheeler es una de las casi 4.1 millones de personas del país que en el 2024 cumplirán 65 años, pero no ve esa edad, que alguna vez se consideró la edad tradicional de jubilación, como un hito particularmente importante.

“Cumplir 65 años es un poco peculiar”, dice la nativa del norte de California, quien en el 2016 se mudó a Indiana, Pensilvania, una ciudad universitaria a unas 60 millas al este de Pittsburgh, para estar más cerca de su hijo y su familia extendida. “Por un lado, recibo toneladas de correspondencia sobre cómo prepararme para inscribirme en Medicare. Pero yo no tengo planes de dejar de trabajar”.

spinner image Image Alt Attribute

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso inmediato a productos exclusivos para socios y cientos de descuentos, una segunda membresía gratis y una suscripción a AARP The Magazine.
Únete a AARP

A los 65 años, el padre de Wheeler estaba jubilado, vivía en una comunidad de golf y se pasaba las tardes jugando al bridge. Ella encontró otras maneras de permanecer activa: pasa tiempo con sus nietos adolescentes, explora los parques de Pensilvania, va de pesca y asiste a eventos deportivos con un editor de periódicos jubilado con quien está saliendo (él es fanático de los Steelers; ella todavía es leal a los 49ers).

Dejar su puesto como banquera personal en un banco regional “no es algo que esté siquiera considerando”, dice. “No estoy cansada, tengo buena salud y me gusta mi trabajo”.

Wheeler es parte de la cresta del “tsunami plateado” de los baby boomers, el grupo más grande de personas que cumplen 65 años, una edad que durante mucho tiempo fue un hito simbólico de la jubilación y de convertirse en un “adulto mayor”.

El ingreso a la era de “Peak 65”

En el 2024 veremos “el comienzo de lo que llamamos la zona de Peak 65 (el pico de los 65), donde tendremos el mayor aumento en la cantidad de personas que cumplen 65 años en toda la historia del país”, explica Cyrus Bamji, director jefe de estrategia y comunicaciones de Alliance for Lifetime Income, una organización de educación financiera sin fines de lucro que promueve las anualidades como fuente de ingresos jubilatorios. Ellos acuñaron el término Peak 65 y lo han registrado como marca comercial.

En los últimos años, alrededor de 10,000 personas han cumplido 65 años cada día en el país. Bamji dice que las proyecciones recientes de la Administración del Seguro Social basadas en datos del Censo “indican que en el 2024 esa cifra será de aproximadamente 4.1 millones de personas” —más de 11,200 por día— “y nos mantendremos alrededor de esos 4.1 millones hasta el 2027”.

spinner image Fiesta de jubilación del teniente coronel Philip Sidmore de la oficina del médico del presidente John F. Kennedy en 1962
La jubilación antes: El teniente coronel Philip Sidmore corta el pastel en una fiesta que marca su salida de la Oficina del Médico de la Casa Blanca en 1962.
Gibson Moss / Alamy Stock Photo

Muchos de estos últimos boomers son ejemplo de cómo ha cambiado el significado de cumplir 65 años con respecto a lo que fue en generaciones anteriores, o incluso apenas 20 años atrás. A una edad en la que sus padres o abuelos podrían haber recibido un reloj de oro de su empleador al darles la despedida, las personas de 65 años del 2024 con frecuencia continúan trabajando, y algunas no tienen planes de dejar de hacerlo.

Además, generalmente gozan de mejor salud física y mental que sus predecesores y pueden esperar vivir más tiempo. Pero también enfrentan desafíos financieros potencialmente más difíciles.

Estas son algunas áreas clave en las que cumplir 65 años es diferente de lo que era.

Finanzas

“Históricamente, los 65 han sido una edad en la que las personas han fijado la expectativa de jubilarse y dejar de trabajar”, dice Jason Fichtner, economista principal del Bipartisan Policy Center en Washington D.C. y director ejecutivo del Retirement Income Institute de la Alliance for Lifetime Income. “En parte, eso era porque a los 65 años se podían solicitar los beneficios jubilatorios plenos del Seguro Social”.

Pero la edad plena de jubilación ha estado aumentando gradualmente desde el 2003 como parte de una serie de reformas del Seguro Social que el Congreso aprobó 20 años atrás. Quienes nacieron en 1959 no pueden solicitar el beneficio mensual pleno calculado sobre el historial de ingresos de toda la vida hasta los 66 años y 10 meses de edad, es decir, 23 meses más que la edad que les correspondió a sus padres. Si comienzan a cobrar el Seguro Social en el 2024, cuando cumplen 65 años, el pago mensual que recibirán de por vida será un 12% menor.

También es mucho menos probable que quienes integran el “pico de los 65” disfruten de una segunda fuente de ingresos garantizados de por vida: las pensiones con beneficios definidos que estaban ampliamente disponibles para las generaciones anteriores de jubilados.

spinner image AARP Membership Card

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

“Van a tener que retirar el dinero que ahorraron a lo largo de los años y hacerlo durar toda la vida”, dice Barbara O’Neill, exprofesora de la Universidad Rutgers y autora de Flipping A Switch: Your Guide to Happiness and Financial Security in Later Life. También van a ser más vulnerables a la erosión de sus ahorros que podrían generar las caídas del mercado en la etapa inicial de la jubilación, dice.

Esas presiones financieras pueden hacer que muchas personas de 65 años continúen trabajando tanto tiempo como puedan. “Anteriormente, para la mayoría de las personas, cumplir 65 años era la marca de referencia para jubilarse”, dice Steve Azoury, consultor financiero acreditado de Azoury Financial en Troy, Míchigan. “Hoy, parece ser el punto de partida para planificar la salida de la fuerza laboral”.

Trabajo y empleos

Lista de empleos, de AARP

Busca oportunidades de empleo para trabajadores con experiencia

See more Trabajo y empleos offers >

Salud y envejecimiento

En 1969, la proyección de vida para un hombre de Estados Unidos que cumple 65 años era de otros 13.1 años en promedio, mientras que el promedio para las mujeres era de otros 15.9 años, según cálculos de la Administración del Seguro Social. Las personas nacidas ese año y que cumplirán 65 años en 2024 tienen una esperanza de vida unos cinco años más, en promedio: 18.3 años más para un hombre y 20.9 para una mujer.

“Las personas ahora viven más y, en general, tienen menos discapacidades en comparación con 20 o 25 años atrás”, dice el Dr. Don Scott, director de Enseñanza de Medicina Geriátrica en la Universidad de Georgia. Él cita factores tales como la mayor cantidad de pruebas de detección de enfermedades —cáncer e hipertensión, por ejemplo— y más atención a la alimentación y los estilos de vida saludables.

“El énfasis en el ejercicio y en continuar con la actividad física ha aumentado mucho realmente en los últimos 20 o 30 años”, dice.

Con ese mayor nivel de actividad y la expectativa de que se mantendrá bien pasados los 65 años, muchos en este grupo etario han decidido someterse a un reemplazo de cadera o de rodilla, dice Tamara Huff, cirujana ortopédica en Columbus, Georgia. La edad promedio para un reemplazo de cadera es de 65.4 años, una disminución con respecto a 66.3 años en el 2000, según investigaciones de la Academia Estadounidense de Cirujanos Ortopédicos (AAOS).

Las personas de 65 años hoy “demandan más, ya se trate de jugar deportes o ser activas en el jardín con sus nietos... Son mucho más activas”, dice Huff. “Esperan tener esa calidad de vida, esperan viajar. Creo que esa es la principal diferencia que vemos, algunos cambios que se dan en este grupo de edad en particular”.

Y agrega que las probabilidades de que el reemplazo de las articulaciones tenga éxito son mayores porque las personas que se someten al procedimiento están en mejor condición física que en el pasado. “Una de las mejores predicciones de cómo le irá a un paciente después del reemplazo de una articulación es su nivel de actividad antes del procedimiento”.

Pero las personas de 65 años también enfrentan problemas de salud que no tenían sus padres, como dificultad para dormir, exacerbada por el mayor uso de los teléfonos inteligentes y otros dispositivos electrónicos; eso puede aumentar el riesgo de trastornos relacionados con la edad, como la demencia y las enfermedades cardíacas.

“Ahora es normal estar conectado constantemente y sentir que no puedes estar inactivo, y mirar la pantalla cuando te despiertas en medio de la noche”, dice Scott. “Creo que este problema va a ser cada vez peor, y ciertamente la respuesta no son más píldoras para dormir”.

Salud mental y bienestar

Una trayectoria más larga y gradual hacia la jubilación es buena para la salud mental de las personas de 65 años, dice Mary Alvord, una psicóloga de Rockville, Maryland: “Es una transición más fácil, en vez de lo que sucedía 20 años atrás, cuando la jubilación era una detención brusca”. Eso era especialmente difícil para los hombres, agrega, porque con frecuencia “su foco estaba exclusivamente en el trabajo”.

Ahora, las personas en los años que preceden a la jubilación (en inglés) tienen más tiempo para hacer una exploración personal.

“Yo tengo desde los 65 hasta los 70 para comenzar a pensar realmente en qué quiero hacer”, dice Alvord. “¿Dónde quiero vivir?  ¿Cómo quiero vivir? ¿Quiero crear pasatiempos nuevos? ¿Qué me gustaría aprender?”.

spinner image AARP Membership Card

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

Al enfrentarse a estas preguntas, los adultos de alrededor de 65 años están más abiertos en estos tiempos a buscar ayuda para abordar los desafíos psicológicos y emocionales que pueden surgir, dice Alvord.

“Creo que el estigma ciertamente se ha reducido”, dice. “Lo ven como algo positivo, que no significa que están realmente enfermos, sino que están enfrentando ciertas dificultades y necesitan algo de ayuda. Se trata de hablar con alguien sobre eso e idear estructuras y estrategias definitivas”.

También es más probable que trabajen para preservar sus habilidades cognitivas, según Susan Albers-Bowling, una psicóloga de Cleveland Clinic.

“Ahora hay más énfasis en la salud cerebral, el entrenamiento cognitivo y las técnicas para mejorar la memoria”, dice. Las personas de 65 años de hoy en día “pueden tener más oportunidades de participar en actividades estimulantes para el cerebro, como rompecabezas, juegos y programas de aprendizaje de por vida, que pueden ayudar a mantener la función cognitiva y retrasar el deterioro cognitivo.”

Trabajo

Menos de la mitad de las personas de 65 años en Estados Unidos —el 45%— están jubiladas, en comparación con el 58% en el 2000, según un informe de febrero del 2023 (en inglés) del Banco de la Reserva Federal de Minneapolis. Actualmente, las personas de entre 65 y 69 años son más propensas que los adolescentes a tener un empleo.

“El interés en trabajar más allá de la edad usual de jubilación ha existido durante largo tiempo y continuará creciendo, a medida que mejoran tanto la expectativa de vida como la salud en general”, dice Peter Cappelli, profesor de Gestión en la Facultad Wharton de la Universidad de Pensilvania y director del Centro para Recursos Humanos de la institución.

“En parte eso se debió a tener que costear más años de vida, pero aún más al interés en tener una participación activa”, dice. “En Estados Unidos, gran parte de nuestras conexiones provienen del lugar de trabajo”.

spinner image kathy wheeler y su familia
Kathy Wheeler (centro) con su hijo, nuera y nietos. Se mudó de California a Pensilvania en 2016 para estar cerca de su familia.
Cortesía de Kathy Wheeler

Tal como sucedió con Kathy Wheeler, que trabajó en forma remota para su antiguo empleador durante varios años después de mudarse a Pensilvania, algunos trabajadores mayores se están beneficiando de las oficinas híbridas que permiten elegir dónde y cuándo realizar el trabajo. Pero otros van a la oficina y trabajan lado a lado con colegas que tal vez tengan 40 años menos, y se llevan sorprendentemente bien con ellos, según la consultora corporativa Erica Keswin, autora del libro The Retention Revolution: 7 Surprising (And Very Human) Ways to Keep Your Employees Connected to Your Company.

“Lo que las investigaciones indican es que la generación Z tiene mucho en común con los baby boomers en que, en muchos casos, lo que los motiva incluso más que la compensación es hallar un propósito en trabajos significativos”, dice Keswin.

En una encuesta de julio del 2023 (en inglés) de personas adultas en Estados Unidos realizada por la empresa de servicios financieros Empower, casi las dos terceras partes de los participantes baby boomers y de la generación X dijeron que estarían dispuestos a trabajar indefinidamente. Entre los encuestados, aproximadamente la misma proporción dijo que la motivación para seguir trabajando después de la jubilación era la satisfacción personal o un sentido de propósito (41% y 37%, respectivamente), o la necesidad financiera (40%).

Wheeler está tan ocupada con su vida actual que no ha creado ningún plan en firme para lo que hará cuando deje de trabajar, si es que alguna vez lo hace. Le encantaría viajar por Estados Unidos y visitar todas las canchas de béisbol de los equipos de las Grandes Ligas, y viajar a Italia, Grecia y algunos otros países que aún no conoce. Pero no vislumbra nada de eso en el horizonte todavía.

“Creo que mi esperanza para el futuro no tiene nada que ver con trabajar o no trabajar”, dice. “Se trata de mantenerme sana y poder participar en lo que sea que hagan mis nietos, mi hijo y mi nuera”.

Discover AARP Members Only Access

Join AARP to Continue

Already a Member?

spinner image AARP Membership Card

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.