Skip to content

Es el momento de reevaluar tu cobertura de Medicare: Revisa esta guía sobre el período de inscripción abierta.

 

Las ventajas y desventajas de tener una segunda casa en la jubilación

Los ingresos por alquiler y las exenciones de impuestos pueden ser beneficiosos, pero hay riesgos.

Pareja mira el paisaje desde la entrada de una cabaña en las montañas

DIGITALVISION / GETTY IMAGES

In English 

Como algunas compañías siguen permitiendo trabajar desde la casa, es posible que te visualices trabajando en tu computadora portátil desde un segundo hogar.

De ser así, no eres el único. De hecho, según la empresa de agentes de bienes raíces Redfin, el mercado de segundas propiedades experimentó un crecimiento del 128% entre marzo del 2020 y marzo del 2021.

Pero los beneficios de tener una segunda casa pueden ir más allá de darte un cambio de escenario. También puede ser una estrategia de jubilación sólida. Una encuesta realizada por la firma de gestión patrimonial de propiedades de inversión Realized halló que el 86% de las personas que actualmente tienen una o más propiedades de inversión se sentían seguras de que los bienes raíces les proporcionarán ingresos constantes una vez que se jubilen.

Sin embargo, una estrategia para la jubilación que incluya bienes raíces no está libre de riesgos. Aquí te mostramos cómo determinar si la recompensa potencial justifica el riesgo.

Evaluación de las ventajas y las desventajas

Antes de invertir tu dinero en una segunda casa, tienes que preguntarte cómo una segunda vivienda o propiedad de inversión encaja en lo que estás intentando lograr para tu jubilación, dice Shelly-Ann Eweka, directora sénior de Estrategia de Planificación Financiera de la empresa de inversiones TIAA.

Algunos inversionistas buscan invertir en bienes raíces como una manera de diversificar sus activos para contrarrestar algo de la volatilidad de la bolsa de valores, dice Rob Johnson, director de Gestión Patrimonial en Realized. “La gestión de bienes raíces se ha convertido en un componente cada vez más común en el plan de jubilación a largo plazo de las personas”, dice Johnson.

Una segunda propiedad también ofrece opciones para tener acceso a efectivo en caso de una emergencia, como gastos médicos. Si deseas recurrir al valor acumulado de tu propiedad mediante una línea de crédito o un préstamo sobre el valor acumulado de la vivienda a través de tu banco, no lo harás con tu residencia principal, sino con la propiedad de inversión, apunta Johnson.

Para quienes estén pensando en dejar un legado, una propiedad de inversión es “algo que podrías dejarles a tus hijos”, dice Michael Steven, autor de Build a Successful Retirement Plan Using Real Estate.

Pero hay algunas posibles desventajas. Si piensas en alquilar la segunda casa como una fuente de ingresos una vez que te jubiles, asegúrate de entender que no puedes contar con ello como sucede con una anualidad o una pensión, dice Eweka, “Habrá momentos en que la propiedad estará vacía”. Si tienes una hipoteca, tendrás que pagarla de tu bolsillo durante ese tiempo. Aunque puede que eso no sea un problema cuando aún trabajes, piensa en 10 o 15 años a partir de ahora, cuando te jubiles. “Cuando dejes de trabajar, ¿podrás pagar todo el mantenimiento, la hipoteca y los impuestos sobre la propiedad si no recibes ingresos?”, dice Eweka.

Luego, están los gastos. No solo los gastos de adquirir la casa, sino los que puede que tengas que pagar por el mantenimiento y las reparaciones, los gastos de mercadeo para atraer a los inquilinos y las cuotas de asociación de propietarios.

La administración de la propiedad también puede generar una cantidad de desafíos completamente nuevos. Puede que no quieras ocuparte de la búsqueda de inquilinos, la verificación de antecedentes y todos los deberes que conlleva alquilar una propiedad. Es posible contratar una compañía de administración para que se encargue de todo eso, pero tienes que considerar el costo, que puede ser hasta un 10% del alquiler, dice Steven.

Tampoco puedes saber cuándo el mercado inmobiliario estará en baja. Si necesitas vender, “no hay garantía de que el valor será más alto de lo que pagaste”, dice Eweka.

Elaboración de una estrategia de inversión en bienes raíces

Si decides que una segunda casa debe formar parte de tu plan a largo plazo, asegúrate de entender el compromiso que eso implica.

Hay diferencias entre comprar una segunda casa y comprar una residencia principal. Es probable que una segunda casa tenga tasas de interés más altas que una residencia principal porque es una inversión más riesgosa. Si el propietario enfrenta desafíos financieros, es más probable que prefiera que le embarguen la segunda casa y no la residencia principal.

Además, debes anticipar hacer un pago inicial más alto, dice Steven, quien recomienda prepararse para hacer un pago inicial de al menos el 20-25%.

También hay implicaciones impositivas y financieras si vas a usar la casa como una propiedad vacacional para tu familia o estrictamente como una propiedad de inversión.

Si la usas como tu casa lejos de tu hogar principal, puedes deducir el interés de la hipoteca y los impuestos sobre la propiedad como si fuera tu residencia principal. Sin embargo, si alquilas la casa por más de 14 días al año, debes reportar y pagar impuestos sobre todos los ingresos por alquiler. Si alquilas la casa por 14 días o menos al año, como en Airbnb o Vrbo, no tienes que reportar los ingresos por alquiler.

Cuando estés financiando una vivienda de inversión, puede que el prestamista compute los ingresos anticipados por alquiler como prueba de que puedes pagar la hipoteca.

Ya sea que compres una segunda casa para tu uso personal o con fines de inversión, hay medidas que puedes tomar para asegurarte de elegir la mejor opción para tu jubilación.

  • Conoce tus limitaciones financieras. “Los bienes raíces no son una inversión de bajo costo”, dice Johnson.
  • Piensa en el presupuesto anual que necesitarás para mantener la propiedad y asegúrate de que puedes costearlo.
  • Haz tus propias investigaciones. Si estás contando con los ingresos por alquiler para ayudar con tus fondos para la jubilación, piensa en la comunidad en la que planeas comprar y si los inquilinos querrán vivir ahí, dice Eweka. Las industrias en ese lugar, el índice delictivo y el sistema escolar pueden influenciar en si será fácil o difícil atraer inquilinos.
  • Considera las alternativas. Si deseas agregar bienes raíces a tu cartera de jubilación, no necesariamente tienes que comprar propiedades de inversión. Puedes invertir en un fondo mutuo de inversión inmobiliaria, apunta Eweka.

La decisión de comprar una segunda casa no debe tomarse de forma aislada, sino en relación con toda tu estrategia de jubilación. “Les recomendamos a las personas de entre 50 y 70 años, especialmente mientras siguen sumamente activas, pensar en una propiedad de inversión como un buen componente en su cartera”, dice Johnson.

Tamara E. Holmes es una autora y editora que vive en Washington D.C. Lleva más de dos décadas escribiendo artículos sobre dinero, emprendimiento y carreras laborales. Su trabajo se ha publicado en distintos medios, como USA Today, Working Mother y Essence.