Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Cómo saldar deudas por gastos médicos

Cuando nada te da resultado, estas herramientas pueden ayudarte a enfrentar grandes facturas.

Factura médica con un papel que dice deuda médica.

designer491 / Alamy Stock Photo

In English | Lo has intentado todo. Has negociado con tu médico o tu hospital. Has verificado varias veces tu documentación para corregir errores de facturación. Has hecho lo imposible para presentar apelaciones a tu compañía de seguros. Sin embargo, todavía tienes una enorme factura médica que hay que pagar.

No estás solo. Una encuesta realizada por Gallup y West Health, una organización sin fines de lucro centrada en reducir los costos de la atención médica y mejorar la atención de las personas de edad avanzada, determinó que en el 2018 las personas del país tomaron prestados aproximadamente $88,000 millones para cubrir costos de atención médica (en inglés).

Es importante comprender que la deuda médica es diferente a la deuda común. Las reglas del Gobierno y de las agencias de información crediticia con respecto a la deuda médica pueden afectar la forma en que manejas el pago, y hay ciertas herramientas destinadas especialmente a ayudar con las facturas de atención médica. Aquí hay algunos consejos con las ventajas y desventajas de varios métodos para cancelar deudas por gastos médicos.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Atención caritativa

La mayoría de los hospitales permiten que los pacientes soliciten asistencia financiera interna, a veces llamada atención caritativa, por lo que debes preguntar qué tipo de ayuda tienes a tu disposición. Los hospitales sin fines de lucro están obligados por ley a tener normas escritas de asistencia financiera y a informar a los pacientes que tal vez puedan contar con esa ayuda. Algunos hospitales con fines de lucro tienen programas de atención caritativa similares a los que ofrecen los hospitales sin fines de lucro. 

En general, los descuentos se basan en los ingresos económicos. Por ejemplo, MedStar Health, un sistema sin fines de lucro que opera 10 hospitales en Maryland y Washington, D.C., ofrece atención médica gratuita y necesaria a los pacientes con ingresos de hasta el doble del nivel federal de pobreza (en inglés) que no tienen seguro, y tratamiento con descuento a quienes tienen ingresos de dos a cuatro veces el nivel de pobreza y no tienen seguro.

Si no cumples con los requisitos escritos en cuanto a los ingresos o al seguro, no te des por vencido. Los hospitales tienen bastante flexibilidad para determinar quién recibe atención caritativa, indica Jennifer Bosco, abogada de planta del National Consumer Law Center (en inglés). Algunos te reducirán la deuda si puedes demostrar que tienes dificultades económicas, como por ejemplo si tu deuda médica supera la cuarta parte de los ingresos de tu unidad familiar.

Una gran ventaja: puedes solicitar asistencia financiera mucho después de recibir la factura (las normas federales que rigen los hospitales sin fines de lucro permiten hasta ocho meses). Puedes solicitar atención caritativa incluso si una factura ya se ha enviado a una agencia de cobranzas.

Programas de beneficio y asistencia

Muchas personas de bajos ingresos que enfrentan deudas médicas pueden reunir los requisitos para recibir Medicaid y no saberlo, indica Bosco. "Vale la pena averiguar, porque en algunos estados es posible solicitar Medicaid y obtener cobertura retroactiva para algunos tratamientos, lo que puede ayudar a reducir la deuda actual", explica. 

Tal vez también puedas obtener ayuda de grupos sin fines de lucro que prestan servicios a ciertas comunidades o a personas con diagnósticos de enfermedades como el cáncer o la diabetes. Puedes consultar el directorio nacional de recursos financieros (en inglés) de la Patient Advocate Foundation para encontrar organizaciones en tu estado que puedan ayudarte a pagar facturas o a administrar tus finanzas médicas.

Planes de pago de los gastos médicos

Muchos hospitales y médicos establecen planes de pagos mensuales para los pacientes que tienen facturas pendientes, en general sin intereses o con un interés muy bajo. Llama al departamento de facturación de tu hospital o tu proveedor para conocer los planes disponibles.

Para negociar un plan de pagos con los proveedores debes estar preparado. Determina la cantidad que puedes pagar cada mes y el tiempo que te llevará saldar la deuda, y reúne documentación sobre tus ingresos y bienes para demostrar tu situación económica. Te conviene establecer un plan de pagos realista que responda a tus necesidades.

Puede ser tentador obtener un préstamo o utilizar el valor neto de tu vivienda o tus cuentas de jubilación para saldar una gran deuda por gastos médicos, pero hay posibles peligros.

Tarjetas de crédito para gastos médicos

El hospital, el médico u otro proveedor te puede ofrecer tarjetas de crédito para gastos médicos (creadas para pagar gastos médicos que cumplen los requisitos) como un modo de dividir tus facturas en pagos mensuales. Con frecuencia puedes obtener una oferta promocional sin intereses durante los primeros seis meses a dos años, o sin intereses en gastos considerables (por ejemplo, de más de $200) si pagas el total en un plazo establecido. 

Para los pacientes que enfrentan deudas médicas por operaciones optativas o que reciben facturas que si bien son inesperadas están dentro de sus posibilidades de pago, usar una tarjeta de crédito para gastos médicos puede ser una buena estrategia, dice Diane Pearson, asesora patrimonial de Pittsburgh. "En lugar de usar una gran parte de tu cuenta de ahorros o de inversión, puedes pagar la deuda conforme pasa el tiempo con tus ingresos mensuales sin tener que pagar intereses, y así dejar tus ahorros intactos para que sigan creciendo", indica.

Sin embargo, debes tener cuidado con lo siguiente:

  • Asegúrate de pagar el saldo durante el plazo sin intereses establecido. La mayoría de las tarjetas de crédito para gastos médicos tienen lo que se conoce como interés diferido: si no pagas el saldo original a tiempo, te cobran intereses retroactivos sobre el monto total, con frecuencia a tasas de interés más altas de lo habitual.
  • Asegúrate de poder hacer los pagos periódicos a tiempo. Los cargos por pagos atrasados son altos y puedes perder la tasa de interés de 0%.
  • La deuda de la tarjeta de crédito para gastos médicos sigue siendo una deuda de tarjeta de crédito. Si cargas tu factura a una tarjeta de crédito para gastos médicos, ya no podrás hacer uso de las herramientas disponibles para una deuda médica, como por ejemplo la asistencia financiera del hospital. Además, las deudas médicas se tratan con menos rigor que la deuda de la tarjeta de crédito en la calificación crediticia.

Financiación colectiva

Durante años, los sitios web de recaudación de fondos han sido una opción para las personas que enfrentan grandes facturas médicas. GoFundMe alberga más de 250,000 campañas médicas cada año. Una encuesta de otros cuatro sitios de financiación colectiva (FundRazr, GiveForward, Plumfund y Red Basket —en inglés—) de NerdWallet determinó que el 41% de las campañas estaban relacionadas con costos de atención médica.

Sin embargo, puede ser difícil reunir la cantidad necesaria. En el estudio de NerdWallet, solo una de cada nueve campañas médicas alcanzó la meta de recaudación. En GoFundMe, la campaña de recaudación de fondos médicos promedio aporta el 40% del dinero solicitado, según un estudio de University of Washington. (Los beneficiarios pueden quedarse con lo que recaudan, incluso si no se alcanza la meta).

La mejor manera de alcanzar una meta de financiación colectiva para gastos médicos puede ser que un amigo o familiar cercano patrocinen tu recaudación de fondos. "Esas campañas con frecuencia son las más exitosas", dice Sara Margulis, cofundadora de Plumfund.

También debes describir para qué se utilizará el dinero y ser sincero sobre las otras formas en que has intentado pagar la deuda y el motivo por el que no surtieron efecto. "Decirle a la gente que lo intentaste todo y que ahora recurres a ellos realmente puede motivarlos a ayudar", explica Margulis.

El uso de tus bienes

Puede ser tentador utilizar el valor neto de tu vivienda o tus cuentas de jubilación para saldar una gran deuda médica, pero hay peligros considerables. Al igual que con las tarjetas de crédito para gastos médicos, renuncias a las protecciones que tiene una deuda que se clasifica como médica. Además, estos tipos de préstamo pueden ser costosos y arriesgados.

Una línea de crédito con garantía hipotecaria (HELOC) solía considerarse una forma viable de consolidar y saldar otras deudas debido a que los intereses de un crédito HELOC eran deducibles de impuestos. Eso cambió en el 2018 cuando entró en vigor la nueva ley de impuestos federales, ya que ahora el interés de los créditos HELOC es deducible solo si el préstamo se usa para hacer mejoras en el hogar. Además, por supuesto que la falta de pago podría llevarte a enfrentar una ejecución hipotecaria.

Hay dos formas de sacar dinero de un fondo de jubilación antes de tiempo (es decir, antes de los 59 años y medio): una extracción o un préstamo. Si efectúas una extracción anticipada de un plan 401(k) o una cuenta IRA tradicional, en general pagas una multa del 10% del monto que extraes más los impuestos sobre la renta. Puedes tratar de obtener una exención de la multa por dificultades económicas (los gastos médicos no reembolsados son uno de los criterios permitidos) pero se aplicará solo a una parte del dinero que retiras. 

Algunos planes 401(k) te permiten tomar dinero prestado de la cuenta (no así las cuentas IRA), y en general tienes hasta cinco años para devolverlo con intereses. Si no pagas antes del plazo, deberás pagar la multa por el retiro anticipado de dinero.

Bosco recomienda que las personas que consideren sacar una segunda hipoteca o extraer dinero de una cuenta IRA para saldar una deuda por gastos médicos consulten primero con un abogado “si la quiebra es la opción correcta para ellos. Sin duda no es algo a lo que deban precipitarse, pero en algunos casos puede ser la mejor opción".

Quiebra

En la encuesta de Gallup y West Health, el 45% de los encuestados indicaron que temían tener que declararse en quiebra si tuvieran un problema médico importante. Se trata de "un gran paso", reconoce Cara O'Neill, abogada de bancarrota de California y editora de Nolo, una editorial de libros y software de asesoramiento jurídico. "Pero puede ayudar si se trata de una deuda médica que podría arruinar la estabilidad económica que puedas tener".

Los consumidores pueden declarar dos tipos de quiebra: en virtud del Capítulo 7 y del Capítulo 13. Para las personas que no ganan mucho dinero y tienen pocos bienes, la quiebra según el Capítulo 7 eliminará las deudas que cumplen los requisitos, como por ejemplo las facturas médicas. No es necesario hacer pagos en un plan de devolución y el proceso lleva alrededor de cuatro meses, dice O'Neill. La quiebra según el Capítulo 13 es para las personas que tienen ingresos suficientes como para saldar una parte de la deuda, en general con un plan de devolución de cinco años. Protege bienes tales como una vivienda, que quienes se declaran en quiebra bajo el Capítulo 7 podrían perder, explica. 

Debes tener en cuenta que si bien puede ayudarte a saldar tus deudas, la quiebra tiene un importante efecto en tu crédito. Tu calificación crediticia disminuirá de inmediato, y más aún si era alta. Y una quiebra en virtud del Capítulo 7 o 13 puede permanecer en tu calificación crediticia hasta 10 años, más que las deudas individuales (siete años). 

Pero declararse en quiebra puede ayudar a evitar las demandas por deudas, y O'Neill indica que la mayoría de quienes se declaran en quiebra pueden restablecer el mal crédito con más rapidez que quienes "tratan de saldar las deudas, incluso las deudas médicas, durante un período largo”.

Aprende más de las facturas médicas inesperadas

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.