Skip to content

Es el momento de reevaluar tu cobertura de Medicare: Revisa esta guía sobre el período de inscripción abierta.

 

¿Te preocupa la inflación? Qué deben hacer las personas que ahorran para la jubilación

La inflación no es inevitable, pero puedes proteger tus ahorros.

Nido con huevos de oro

ISTOCK / GETTY IMAGES

In English

La inflación hace de nuevo acto de presencia después de un largo período de inexplicable monotonía. El Índice de Precios al Consumidor para todos los consumidores urbanos aumentó un 0.4% en septiembre sobre una base ajustada estacionalmente, y un 5.4% en los últimos 12 meses. El llamado índice subyacente de precios al consumidor (CPI), el índice menos sus componentes más volátiles de alimentos y energía, aumentó un 0.2% en septiembre y un 4.0% durante el año.

Ambas medidas superan por mucho el objetivo del 2% de inflación de la Junta de la Reserva Federal. La labor de la junta es mantener la expansión económica, y lograrlo con un mínimo de inflación. La inflación menoscaba el valor de los ahorros cada año. Si ahorras para la jubilación, o si estás jubilado, la inflación es tu enemigo. La meta es que los ahorros para la jubilación mantengan su poder de compra a largo plazo, y preferiblemente que el valor aumente y no disminuya. No tienes que preocuparte demasiado por la inflación, pero puedes proteger tu jubilación contra los períodos ocasionales de aumento de precios.

¿Se mantendrá alta la inflación durante muchos años o es solo transitoria debido a la demanda latente, los problemas de la cadena de suministro y los pagos de estímulo económico? La gran mayoría de las personas con las que hablo creen que la inflación está aquí para quedarse. Dicen que el Gobierno de Estados Unidos imprime cada vez más dinero en busca de la misma cantidad de bienes y servicios, y por tanto la inflación es inevitable.

No estoy tan seguro de que sea ese el caso. Japón ha estado imprimiendo dinero durante décadas y ahora tiene una relación entre deuda y producto interno bruto del 237% en comparación con el 107% de Estados Unidos. En lugar de provocar alta inflación, Japón ha estado luchando contra la deflación durante las últimas tres décadas. Una posible explicación es que el pago de los intereses sobre la deuda de Japón ha reducido la expansión económica y esto frena la inflación. Otras explicaciones de la persistente deflación de Japón incluyen el envejecimiento de la población y el uso de mano de obra barata de otros países, como China y Vietnam.

Esto no quiere decir que lo que pasó en Japón sucederá en Estados Unidos. Lo que trato de plantear es que no debemos estar tan seguros de que la alta inflación sea inminente. La tasa de rendimiento de bonos es un barómetro sensible de la inflación futura. La mayoría de los bonos pagan una cantidad fija de intereses cada año; si los corredores esperan un aumento de la inflación, exigen mayores rendimientos en compensación. Los bonos a diez años del Tesoro de Estados Unidos produjeron un rendimiento del 1.48% a partir del 1.º de octubre del 2021, lo que significa un aumento comparado al 0.93% de fines del 2020. Aunque esto representa un aumento considerable, esperaría que el rendimiento fuera mucho mayor si el mercado creyera que la inflación anual del 5% o más está aquí para quedarse. Por supuesto, el mercado podría equivocarse, pero ha demostrado más astucia que las predicciones de los principales economistas del país.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Qué hacer​

Mi primer consejo es no estar tan convencidos de que tendremos alta inflación durante un período de tiempo prolongado. Aunque es posible, está lejos de ser seguro. Esto significa que lo apropiado es brindar cobertura a las inversiones, en lugar de hacer grandes apuestas en base a un falso sentido de certidumbre. Es probable que ser propietario de algunos de los siguientes bienes ayude a protegerte de la posible inflación alta; pero solo a largo plazo, en lugar de la inflación diaria o incluso anual.

  • Los fondos indexados: la inflación y las tasas de interés más altas podrían afectarlos a corto plazo, pero las acciones tienen una larga historia de superar la inflación.
  • Los bienes raíces: la inflación al fin dará lugar a una valorización más rápida de los precios y al aumento de los alquileres. Puedes adquirir bienes raíces a través de un fondo indexado de inversión inmobiliaria (REIT) de bajo costo. Si eres propietario de una vivienda, lo más probable es que aumente de valor a largo plazo; y puedes aprovechar el valor acumulado más adelante, bien sea al vender la vivienda o mediante una hipoteca inversa.
  • Los bonos de Tesorería indexados a la inflación (TIPS) o bonos de la serie I: el principal de estos instrumentos aumenta con la inflación y disminuye con la deflación, según se mida en el Índice de Precios al Consumidor.

Qué no comprar

Hay otras inversiones que no recomiendo que se hacen a menudo pensando que proporcionarán protección contra la inflación: las criptomonedas, el oro y las materias primas. Las criptomonedas no han probado su fiabilidad y son demasiado volátiles para ser más nada que una pequeña inversión por mera diversión. El oro ha tenido muy poca correlación con la inflación (proporciona poca protección) y no ha aumentado su poder adquisitivo desde los días del Imperio Romano. Se hace casi imposible poseer materias primas físicas (a menos que tengas una instalación de almacenamiento de aceite o maíz), por lo que la mayoría de los fondos de inversión en materias primas poseen futuros caros.

Soy de la opinión de que el equilibrio es clave. A pesar de que los bonos y los fondos de bonos que pagan una tasa de interés fija disminuirán si las tasas de interés continúan en aumento, recomiendo de manera enfática que formen parte esencial de la cartera típica de inversiones a fin de brindar protección cuando se desploman las acciones. Los mercados de acciones y bonos se mueven por lo general, aunque no siempre, en direcciones opuestas.

Recomiendo que te adhieras a un fondo de bonos de alta calidad y bajo costo, y que mantengas la duración a un plazo intermedio de entre cinco y siete años. La duración representa la medida de la sensibilidad del precio de los bonos y los fondos de bonos a las variaciones de las tasas de interés. Dos fondos son el iShares Core U.S. Aggregate Bond ETF (AGG) y el Vanguard Total Bond Market ETF (BND). Mientras mayor sea la duración, es probable que más se reduzca el fondo de bonos si las tasas aumentan. Pero el aspecto positivo de esto es que el fondo comenzará a rendir más con el tiempo a medida que reinvierta en bonos que pagan esas tasas más altas.

Los certificados de depósito (CD) son una buena alternativa a los fondos de bonos como parte de la cartera de inversiones. Pueden rendir más que los bonos del Gobierno y, si las tasas aumentan, es posible que merezca la pena pagar una multa y reinvertir a una tasa más alta, si la multa es lo bastante baja y la tasa es lo bastante alta. Esto también proporciona cierta protección contra la posibilidad de que aumenten las tasas.

Conclusión

En realidad, nadie sabe a qué nivel estará la inflación el próximo año o la próxima década. Desconfía de los expertos que suenan muy seguros de saber la respuesta. Ni la saben ellos, ni la sé yo; y te convendría darte cuenta de que tú tampoco la sabes. Así que mi consejo es crear reservas financieras para todo tiempo, lo que significa que resistirán la inflación alta o baja.

Allan Roth es un planificador financiero en actividad que ha enseñado finanzas y finanzas conductuales en tres universidades y ha escrito para publicaciones nacionales, entre ellas The Wall Street Journal. A pesar de sus muchas credenciales (planificador financiero certificado [CFP], contador público certificado [CPA], maestría en Administración de Empresas [MBA]), sigue estando convencido de que aún puede mantener la simplicidad a la hora de invertir.