Skip to content
 

10 medidas financieras que debes tomar después de los 60 años

Es hora de tomar decisiones importantes sobre dónde vivir y cuánto gastar.

Ejecutiva en su oficina sentada frente a su computadora mientras toma café y mira por la ventana.

STONE / GETTY IMAGES

In English

Ya está cerca...  muy cerca. Durante la mayor parte de tu vida adulta has hecho planes para la jubilación, y ahora que has pasado los 60 años, ese momento está realmente cerca. ¿Te estás preparando? ¿Tu transición será lo más tranquila posible? ¿Comenzarás este nuevo capítulo de tu vida con una sensación de optimismo?

Al igual que muchas personas, es posible que no lo sepas con certeza. Un estudio sobre el bienestar económico realizado en el 2019 y publicado por la Reserva Federal indicó que solo el 45% de los adultos no jubilados mayores de 60 años piensan que sus planes jubilatorios están bien encaminados. Lo que es más, el 60% de las personas no jubiladas que tienen un plan 401(k), una cuenta IRA u otras cuentas de ahorros jubilatorios autoadministradas no se sienten cómodas administrando sus inversiones.

Si aún no lo has hecho, los asesores financieros recomiendan hacer un inventario para planear cuidadosamente. Piensa en preparar dos listas —una para tu estilo de vida y otra para los asuntos financieros— a fin de evaluar la situación y determinar los pasos que debes tomar mientras sigue la cuenta regresiva. Asegúrate de buscar la ayuda de un asesor cuando la necesites y usa los puntos siguientes como guía.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Tu lista financiera

Cuando se trata de finanzas, tendrás otra larga lista de puntos para considerar. Hacer un desglose y trabajar en ciertas tareas una por una hará que el proceso sea más manejable. Según sea tu situación, querrás refinar la lista a medida que avanzas.

1. Ajusta tu cartera. “Infórmate antes de actuar”, aconseja Marianela Collado, una planificadora financiera certificada en Tobias Financial Advisors en Plantation, Florida. “Trabaja con un planificador financiero para comprobar la capacidad de tu cartera para satisfacer tus necesidades, no solo hasta tu expectativa [prevista] de vida, sino hasta los 100 años, ya que todos estamos viviendo más tiempo”.

Eso incluye evaluar el riesgo, explica. “¿Hace falta moderar un poco o hay que acelerar el ritmo antes del momento en que finalmente te jubiles?”. Uno de los mayores errores conceptuales de las personas es pensar que la porción de su cartera dedicada a los bonos debe reflejar su edad (por ejemplo, si tienes 60 años, el 60% de tus inversiones deberían estar en bonos). “Esa podría ser una manera segura de boicotear tus esfuerzos, considerando las [bajas] tasas de interés del entorno actual”, dice.

Además, querrás tener suficiente dinero seguro y de fácil acceso para cubrir entre tres y cinco años de gastos, dice Catherine Valega, una planificadora financiera certificada en Green Bee Advisory en Winchester, Massachusetts.

2. Proyecta tus ingresos. A continuación, haz un cálculo realista de tus gastos actuales y asegúrate de incluir todo, dice John Power, planificador financiero certificado y ejecutivo principal de Power Plans en Walpole, Massachusetts. “Luego, proyecta cuánto dinero de tu pensión, el Seguro Social y tus inversiones tendrás disponible el día que te jubiles”. AARP tiene varias herramientas para ayudarte a calcular el mejor momento para comenzar a recibir los beneficios del Seguro Social y para calcular también cuántos años de jubilación cubrirán tus ahorros (ver el recuadro).

¿Cuándo debería solicitar los beneficios del Seguro Social?

La respuesta breve: cuando sea apropiado para tu situación personal. Puedes comenzar a los 62 años, pero recibirás más dinero si esperas hasta la edad plena de jubilación, que es de 66 años, pero se va desplazando gradualmente hasta 67 para las personas que nacieron en 1960 o después. Recibirás la mayor suma posible si esperas hasta cumplir los 70 años.

Tus beneficios también dependen de cuánto tiempo has trabajado y cuál fue tu salario. La Administración del Seguro Social (SSA) (en inglés) basa los beneficios en los 35 años laborales con mayores ingresos. Puedes obtener tu historial salarial en el sitio web de la agencia.

Tu estado civil y tu condición de empleo también ayudan a determinar cuánto cobrarás. Parte del beneficio que recibes podría estar sujeto a impuestos, y parte del beneficio podría asignarse al pago de la Parte B de Medicare. Para ver aproximadamente cuánto dinero cobrarías, puedes usar la calculadora del Seguro Social, de AARP.

3. Investiga respecto a los seguros. Dado que con frecuencia el seguro de salud es caro, es buena idea investigar el costo, especialmente si planeas jubilarte antes de poder recibir Medicare a los 65 años. “Si puedes, busca un trabajo a tiempo parcial para ayudar a cubrir el costo”, recomienda Patti Black, una planificadora financiera certificada en Bridgeworth Wealth Management en Birmingham, Alabama. Para el 2021 y el 2022, la ley federal establece que nunca tendrás que pagar más del 8.5% de tus ingresos por una prima de la Ley ACA. En cuidadodesalud.gov puedes averiguar si tienes derecho a recibir un subsidio federal para pagar el plan de seguro médico y cuánto te costaría la cobertura.

4. Reduce tus deudas. Otra forma de aumentar el flujo de dinero a largo plazo, señala Collado, es pagar toda la deuda que tengas con tasas de interés altas, o tanto de ella como puedas. De lo contrario, podría consumir tus recursos. En igualdad de condiciones, pagar una tarjeta de crédito que cobre el 15% de interés es aproximadamente lo mismo que ganar el 15% en una inversión.

5. Pon a prueba tu presupuesto. En los doce meses anteriores a la jubilación, haz un ensayo para ver si puedes vivir de verdad con tu flujo fijo de dinero. Si no te alcanza, tendrás que hacer ajustes. “Revisa y confirma tu costo de vida real”, agrega Collado. “Sé realista en cuanto a lo que esperas que será tu costo de vida. ¿Incluirá más viajes y comidas afuera?”.

Lista de verificación del estilo de vida

Si comienzas a planificar la jubilación ahora, tendrás tiempo para pensar y debatir con detenimiento, y para equivocarte algunas veces. “La jubilación es una transición importante en la vida, y debes ser paciente contigo y con tu cónyuge”, dice Black. “La mayoría de las parejas jubiladas no se parecen a las que se ven en anuncios y comerciales. Es necesario que el matrimonio hable sobre sus expectativas para la jubilación”.

6. Pon a prueba tu visión. Para descubrir lo que sus clientes jubilados sabían (o no sabían) antes de dar el gran paso, Black realizó entrevistas. “De acuerdo con los resultados, aliento a las personas a ‘practicar’ la vida de jubilado”, comenta. Por ejemplo, una pareja que soñaba con comprar un vehículo recreativo y viajar por todo Estados Unidos alquiló uno y descubrió cuánto sentido tenía viajar —y pasar tiempo juntos—. “No es que se despertaron el primer día de jubilados y adoptaron la rutina ideal. Probaron muchas cosas, hablaron sobre lo que estaba funcionando y lo que no, e hicieron ajustes para lograr lo que era apropiado para ellos”.

7. Planifica tus días. Del mismo modo, Valega urge a las personas a imaginar lo que podría ser un día típico. “¿Trabajarás a tiempo parcial, harás tareas voluntarias, viajarás? Muchas personas se jubilan sin tener un plan para todas esas horas, y luego se sienten perdidas o deprimidas. Coordina con tu cónyuge o tu familia para que todos estén en sintonía”. Y agrega Black: “Tal vez tengas que buscar nuevos amigos si tu principal interacción social era con tus compañeros de trabajo”. Infórmate sobre grupos de voluntarios, clubes, clases que te interesen y que podrían ser una fuente de nuevos amigos. Encontrar una nueva “tribu” lleva tiempo y esfuerzo.

8. Piensa en dónde vivirás. De la misma manera, Austin Frye, planificador financiero certificado y fundador de Frye Financial en Aventura, Florida, dice que sus asesores les preguntan a los clientes sobre sus familiares y amigos, sobre lo que piensan hacer con su tiempo y si envejecerán en el lugar o se mudarán. Power está de acuerdo en que es importante pensar cuidadosamente en los arreglos de vivienda, y luego actuar. “¿Te mudarás a un espacio más pequeño? Comienza a prepararte para vender la casa y comprar una nueva”.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


9. Explora esos lugares nuevosSi mudarte es parte de tu plan, visita las áreas que estás considerando en su temporada alta y baja, sugiere Jeremy Finger, un planificador financiero certificado de Riverbend Wealth Management en Myrtle Beach, Carolina del Sur. “Hazte una idea de los distintos vecindarios en una zona y decide cuáles son tus favoritos”, sugiere. “Suscríbete a un periódico local para ver qué actividades hay durante el año”.

10. Ajusta los detalles. Antes de mudarte, ve si tu médico puede referirte a alguien en el nuevo lugar, agrega Finger. “Obtén tarjetas de cambio de domicilio y envíalas a tu contador, abogado, bancos, médicos, asesores financieros, la oficina del Seguro Social, tu compañía de seguros y el Departamento de Vehículos Motorizados. Una vez que te jubiles, actualiza tus testamentos y documentos legales en tu nuevo lugar de residencia. Establece una red local confiable de profesionales. Actualiza tu información de contacto, ¡y disfruta de la vida!”.

Patricia Amend es autora y editora de estilos de vida desde hace 30 años. Ha sido redactora de planta en la revista Inc., periodista en Fidelity Publishing Group y redactora principal en Published Image, una empresa de educación financiera que fue adquirida por Standard & Poor's.