Skip to content

La vacuna contra la COVID-19: ¿Dónde vacunarte? Encuentra información en tu estado

 

6 errores frecuentes que se cometen al escribir un testamento

Prestar atención a los detalles puede asegurar que tus herederos reciban lo que quieres que reciban.

Formulario de un testamento con un lapicero llenando el nombre a mano.

ISTOCK / GETTY IMAGES

In English | ¿Tienes un testamento? Muchos no lo tienen, y el número de personas que lo tiene ha estado disminuyendo. Según una encuesta de Caring.com, en el 2020, solo el 32% de los adultos en el país dijeron que tenía un testamento u otro documento de planificación patrimonial, lo cual representa una disminución del 25% comparado con el año 2017.

La reducción resulta sorprendente, ya que crear un testamento es uno de los primeros pasos para establecer un plan financiero. ¿Por qué las personas no tienen testamentos? Poner una idea en acción puede ser un desafío: el 60% de los 2,400 encuestados dijeron que la planificación familiar es importante, pero un porcentaje considerablemente menor ha creado un testamento o plan patrimonial. Muchos se preocupan de que no sabrán cómo redactar estos documentos o que tal vez sea demasiado caro. Otros simplemente no se han dado el tiempo.

Aunque planear para el fin de la vida quizás no sea divertido, hacerlo ofrece tranquilidad, ya que elimina la incertidumbre de lo que ocurrirá con tu patrimonio cuando fallezcas, dice Hugh Drake, abogado de fideicomisos y sucesiones que es socio en la firma Brown, Hay & Stephens en Springfield, Illinois, y vicepresidente de la División de fideicomisos y sucesiones de la ABA (American Bar Association). Aun así, muchos de sus clientes dicen que no creen que un testamento sea necesario, porque su patrimonio es muy sencillo. “En realidad, no es el valor del patrimonio lo que determina la necesidad de un testamento”, explica. “Saber quién estará a cargo de resolver problemas administrativos y quiénes recibirán los bienes evitará mucha ansiedad, consternación y conflicto entre los familiares".


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


¿Qué sucede si no dejas un testamento?

Algunas personas creen equivocadamente que sus activos se convertirán en propiedad del estado, señala Drake. “Pero es verdad que hay leyes de sucesión intestada, las cuales dirigen a quién se distribuirán tus activos sucesorios si no existe un testamento. A menudo se dice que, si no tienes un testamento, el estado tiene uno para ti".

¿Hacer tu propio testamento es una opción?

Sí, “al menos en teoría”, indica David English, profesor de Derecho en University of Missouri y expresidente de la Comisión de derecho y envejecimiento de la ABA. “Cerca de la mitad de todos los estados permiten a una persona firmar un testamento ‘holográfico’, que es un testamento escrito a mano. Además, los programas de software para escribir tu propio testamento han mejorado en los últimos años. Sin embargo, con frecuencia, un gran problema no es el formulario sino las situaciones que deben tomarse en cuenta al preparar el testamento".

Drake está de acuerdo, y agrega que “trabajar con un abogado que se dedica a esto es muy valioso, ya sea para redactarlo desde el principio o simplemente para revisar un testamento que el cliente haya creado”.

Si tienes un testamento, o planeas hacer uno tú mismo, English y Drake aconsejan evitar estos errores frecuentes para evitarles confusión y sufrimiento innecesarios a tus seres queridos.

Errores frecuentes

  1. No está firmado correctamente. No solamente tú, como el escritor del testamento, debes firmarlo, sino que dos testigos presentes cuando tú lo firmes también deben firmarlo. Ninguno de ellos puede ser un beneficiario. En la mayoría de los estados, cualquier donación a un testigo-beneficiario se reducirá o incluso se anulará.
  2. No distribuye toda la propiedad. Con frecuencia, los testamentos que hace uno mismo omiten la “provisión residual”, lo cual incluye los bienes que tal vez hayan pasado desapercibidos y no se enumeraron específicamente en el testamento.
  3. Crea bienes de tenencia conjunta. Estos permiten a otra persona que, por ejemplo, ayude a escribir cheques en una cuenta bancaria o se convierta en el propietario de una pieza de bienes raíces, si el otorgante original fallece. Lamentablemente, las consecuencias no previstas de estos arreglos pueden crear un litigio. Por ejemplo, la persona que agregó a otra persona en una cuenta bancaria como propietario conjunto quizás no haya comprendido que toda la cuenta se transferirá al propietario conjunto en vez de dirigirse al patrimonio.
  4. Tiene descripciones que no son claras. Quizás tengas un objeto de recuerdo que quieras dar a un pariente en particular. ¿Qué sucede cuando tienes más de un artículo que sea similar, o parientes con nombres similares? Dichas situaciones pueden causar resentimientos.
  5. No toma en cuenta la propiedad que se transfiere fuera del testamento. Muchos activos (seguro de vida, pensiones, cuentas bancarias, etc.) pueden prepararse para que se transfieran directamente al beneficiario nombrado. Ya que estos activos no están controlados por el testamento, esta es un área donde la asesoría de un profesional puede ser útil.
  6. No anticipa el fallecimiento de beneficiarios o del albacea. Es importante nombrar beneficiarios alternos, o un albacea alterno, en caso de que alguna de estas personas fallezca antes que tú.

Ten en cuenta:

Si decides trabajar con un abogado, pregunta qué llevar a la primera reunión. Esto puede incluir una descripción de tus deseos y una lista de todos los activos y pasivos; detalles sobre beneficiarios potenciales; y todos los documentos relevantes, como escrituras, designaciones de beneficiarios, testamentos anteriores, valoraciones inmobiliarias y decretos de divorcio. Estar organizado puede hacer que la primera sesión sea más corta, más productiva y menos costosa.

Estos documentos también son importantes

Si ya tienes un testamento o estás en el proceso de crear uno. Qué bien, pero hay más cosas que hacer. Hay otros documentos que considerar; como un poder notarial, un testamento en vida y un representante para la atención médica.

El poder notarial designa a una persona que pueda actuar en tu nombre —por ej., tu “agente” o “apoderado legal”— en caso de que quedes discapacitado. Esta persona puede ayudar con todo, desde solicitar asistencia financiera o Medicaid hasta asegurar que se paguen tus cuentas e impuestos. Infórmate sobre los tres tipos diferentes: poderes notariales específicos, poderes notariales generales y poderes notariales durables, y cuáles permite el estado donde resides.

Un testamento en vida expresa tus deseos de atención médica y podría requerir que se designe a un representante de atención médica que pueda tomar decisiones por ti. Puede incluir una instrucción estándar acerca de si quieres o no que se administren, o se continúen, procedimientos para prolongar la vida, si no hay probabilidad de que sobrevivas. O qué cuidados específicos quieres o no quieres (diálisis, ventilación mecánica para asistir con la respiración, hidratación y nutrición artificial, resucitación cardiopulmonar, etc.). Puedes expresar tu deseo de ser un donante de órganos o tejido, donar tu cuerpo a la ciencia o educación, recibir o no atención paliativa, y cualquier consideración espiritual o religiosa. AARP ofrece formularios gratuitos de testamentos en vida para cada estado, así como para Washington, D.C., Puerto Rico y las Islas Vírgenes de Estados Unidos. 

Consulta cada uno antes de que ocurra una crisis. Si lo haces, hay una mejor probabilidad de que tus deseos se lleven a cabo y que puedas disminuir, al menos hasta cierto grado, el estrés por el que pasarán tus seres queridos si te ocurre algo.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.