Skip to content
 

7 estrategias para conducir en la lluvia y las carreteras mojadas

Por tu seguridad, concéntrate en una buena preparación y en las maniobras adecuadas.

Auto pasa por un charco de agua

Johner Images/Getty Images

In English

Puede ser difícil y peligroso conducir en la lluvia, ya sea una llovizna o un aguacero. La Administración Federal de Carreteras, del Departamento de Transporte de Estados Unidos, informa que la gran mayoría de accidentes automovilísticos relacionados con el clima (en inglés) ocurre en condiciones lluviosas o en el pavimento mojado.

Según esta dependencia, los caminos resbalosos son un factor en casi 1.2 millones de accidentes cada año. A continuación, te explicamos cómo mantener el control de tu auto y cómo protegerte cuando conduzcas esta primavera.

1. Prepárate —y prepara tu vehículo— para conducir

Antes de salir en la lluvia, el conductor debe tomar unas precauciones de seguridad, según William Van Tassel de Orlando, Florida, encargado de programas nacionales de capacitación de conductores para la American Automobile Association.

"Hay que estar bien descansado y tener la mente muy clara", dice Van Tassel. "Para conducir en condiciones difíciles, no se puede tener ningún tipo de impedimento". 

Asegúrate de que el auto pueda conducirse bien en la lluvia. Las llantas deben tener la presión adecuada —para optimizar la tracción sobre la vía— y tener suficiente banda de rodadura.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


"La banda de rodadura ayuda a desplazar el agua entre la llanta y la carretera, así que cuanto más profunda sea la banda de rodadura, mejor será la tracción", explica Van Tassel. "No solemos prestar atención a las llantas, pero son la parte más importante del vehículo. Si les falta aire o están muy desgastadas, tendrán menos tracción sobre la vía justamente cuando más la necesitan".

Si usas llantas de nieve durante el invierno, cámbialas una vez que se haya derretido la nieve, ya que las llantas de verano funcionan mejor en condiciones lluviosas, según Van Tassel.

2. Asegúrate de que puedas ver bien y que seas visible

Es más difícil manejar de forma segura en la lluvia debido a la falta de visibilidad —sobre todo de noche—, por lo que se recomienda probar los limpiaparabrisas. Estos deben limpiar el vidrio en una sola pasada, sin dejar marcas. Si no funcionan bien, tal vez necesites comprar e instalar nuevas escobillas. Es algo que puedes hacer fácilmente por tu cuenta, aunque también puedes pedir que las instalen en una gasolinera o una tienda de autopartes.

Si se esperan aguaceros fuertes y frecuentes, considera la posibilidad de aplicar al parabrisas un producto repelente de agua, para ayudar a que se formen gotas que se escurran más fácilmente por el vidrio.

Van Tassel aconseja encender el descongelador para que no se empañen las ventanas. También recomienda limpiar los faros delanteros y las luces de freno, direccionales y traseras para eliminar cualquier suciedad a fin de que los demás conductores te puedan ver mejor.

Muchos autos cuentan con configuraciones que encienden automáticamente los faros cuando está nublado o que hacen que se activen los limpiaparabrisas, pero aun así se recomienda revisar que los faros estén encendidos cuando está lloviendo.

Tu vehículo es aproximadamente dos veces más visible para otros conductores cuando los faros están encendidos, por lo que Van Tassel aconseja encenderlos cada vez que conduzcas, día o noche, llueva o no.

3. Mantén la distancia

En malas condiciones meteorológicas, el conductor debe mantener una mayor distancia con el auto que tiene delante.

"Es difícil que choques con algo si tienes suficiente espacio alrededor de tu vehículo. Por eso los conductores deben guardar aún más distancia —equivalente a cinco o seis segundos— con respecto al vehículo que va delante", dice Van Tessel.

Si estás en una autopista o en una carretera de varios carriles, procura tener un espacio libre por lo menos a un lado de tu vehículo en todo momento. Así, si algo sucede delante de ti y no tienes suficiente tiempo para frenar, podrás moverte inmediatamente hacia un lado u otro.

Consejo de expertos: el agua suele acumularse más en los carriles laterales, por lo que se recomienda conducir en el carril central.

4. Evita los movimientos bruscos

A la hora de acelerar el auto, girar, frenar o cambiar de dirección en condiciones lluviosas, conduce de forma suave para tener el máximo control, recomienda Van Tassel.

"Algunos conductores mueven bruscamente el volante, pisan con fuerza los pedales y esperan demasiado antes de frenar. Eso puede ser posible en condiciones secas, pero cuando empiezas a perder tracción en la lluvia, puedes enfrentar problemas si conduces de manera muy brusca", explica Van Tassel.

Cambia de velocidad o de dirección en forma gradual. Para empezar a disminuir tu velocidad, retira el pie del acelerador antes de lo que lo harías en condiciones normales, y luego aplica suavemente el freno.

5. No uses el control de velocidad

Normalmente, cuando la carretera está mojada y se retira el pie del acelerador, se transfiere el peso hacia la parte delantera del auto y se reduce la velocidad lo suficiente para que el vehículo recupere la tracción. Sin embargo, cuando el control de velocidad —también llamado control de crucero— está activado, el auto no responde hasta que apliques el freno, señala Van Tassel. Si evitas usar el control de velocidad en condiciones lluviosas, tendrás más opciones en caso de que pierdas tracción.

"Si no usas el control de velocidad, es probable que prestes más atención a la conducción, lo cual es siempre recomendable en condiciones de mal tiempo", dice Van Tassel.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


6. Reduce la velocidad

La mayoría conduce demasiado rápido sobre las vías mojadas, dice Van Tassel. A una velocidad de tan solo 35 millas por hora, las llantas pueden perder el contacto con una carretera mojada, lo cual hace más difícil controlar el auto. Reducir la velocidad permite maximizar tu seguridad.

"Las llantas tienen mucha menos tracción sobre el pavimento mojado que en condiciones secas, así que reduce tu velocidad antes de llegar a un lugar que parezca estar mojado y antes de girar a la izquierda o la derecha", dice Van Tassel.

7. No te alarmes

El hidroplaneo —cuando las llantas flotan sobre una capa de agua, en vez de estar en contacto con la vía— puede ser aterrador.

"Aunque gires el volante hacia un lado u otro, el auto no responderá, por lo que se trata de una situación muy peligrosa", dice Van Tassel. "La primera regla de oro es no perder la calma".

Si bien la mayoría de los conductores aplican los frenos por instinto, no es lo recomendable.

"Hay que recuperar lentamente la tracción de las llantas delanteras, así que retira el pie del acelerador. Con eso se transfiere más peso a la parte delantera del auto y se logra que las llantas vuelvan a estar en contacto con el pavimento", explica Van Tassel.

Si eso no funciona, aplica cuidadosamente los frenos. Si mantienes el talón del pie en contacto con el suelo y usas la parte anterior y los dedos del pie para manejar los pedales, tendrás más control a la hora de frenar. Si aplicas los frenos con demasiada fuerza, puede causar que las llantas traseras patinen, agrega Van Tassel. Para que el auto deje de patinar, sigue mirando y maniobrando el auto hacia donde quieres que vaya.

"Si mantienes los ojos fijos en el objetivo —el camino que tienes por delante—, le indicas al cerebro que ayude a las manos y los pies a hacer lo necesario para maximizar tus probabilidades de llegar al punto al que te diriges", explica Van Tassel.

Como el auto reacciona mucho más lentamente en condiciones resbalosas, reducir tu velocidad ayuda a evitar el hidroplaneo y que el auto patine.

"Si nos preparamos un poco, y pensamos en nuestra manera de conducir, podemos evitar muchos problemas", afirma Van Tassel.

Wendy Helfenbaum colabora con artículos sobre mejoras del hogar, jardinería, autos, bienes raíces y turismo. Sus trabajos han aparecido en medios como Apartment TherapyHouzz, BBC.com, WomansDay.com y Costco Connection.